Type to search

Fisiopatología y diagnóstico de la tuberculosis.

Categoría: ,
27 mayo 2021

AUTORES

  1. Silvia Lozano Alonso. Centro de Salud Barbastro.
  2. Miguel Juez Jiménez. Centro de Salud Perpetuo Socorro.
  3. Lucía Alamán Gallego. Centro de Salud Barbastro.
  4. Ana Pilar Lisa Elvira. Centro de Salud Barbastro.
  5. Mónica Moreno Los Arcos. Centro de Salud Barbastro.
  6. Marta Lozano Ruiz. Hospital Ernest Lluch.

 

RESUMEN

Introducción: La tuberculosis (TBC) es una infección crónica que afecta a los pulmones y otros órganos, producida por el Mycobacterium tuberculosis. Según la OMS, la TBC es una de las 10 primeras causas de mortalidad mundial. Más del 95% de las muertes se producen en países en desarrollo, siendo a India el país más infectado.

Objetivo: El objetivo es conocer la última evidencia científica sobre la fisiopatología y el diagnóstico de la tuberculosis.

Metodología: Se ha realizado una revisión narrativa de la última evidencia científica de revistas indexadas en las bases de datos Cochrane Library, Pubmed, Cuiden y Medline.

Resultados: Las personas infectadas eliminan bacilos mediante la tos, estornudos o al escupir. La cantidad de bacilos eliminados depende de la infección. La mayoría de las personas infectadas no desarrolla enfermedad, quedando en estado latente. Es lo que se denomina infección tuberculosa. Luego está la tuberculosis primaria o primoinfección y la tuberculosis secundaria.

Conclusión: La tuberculosis tiene un gran impacto en la sociedad y población mundial debido a su todavía alta prevalencia y la sintomatología que produce.

 

PALABRAS CLAVE

Tuberculosis, fisiopatología, diagnóstico.

 

ABSTRACT

Introduction: Tuberculosis (TB) is a chronic infection that affects the lungs and other organs, caused by Mycobacterium tuberculosis. According to the WHO, TB is one of the top 10 causes of mortality worldwide. More than 95% of deaths occur in developing countries, with India being the most infected country.

Objective: The objective is to know the latest scientific evidence on the pathophysiology and diagnosis of tuberculosis.

Methodology: A narrative review of the latest scientific evidence from journals indexed in the Cochrane Library, Pubmed, Cuiden and Medline databases has been carried out.

Results: Infected people shed bacilli by coughing, sneezing, or spitting. The number of bacilli shed depends on the infection. Most infected people do not develop disease, remaining in a latent state. This is what is called a tuberculosis infection. Then there is primary tuberculosis or primary infection and secondary tuberculosis.

Conclusion: Tuberculosis has a great impact on society and world population due to its still high prevalence and the symptoms it produces.

 

KEY WORDS

Tuberculosis, pathophysiology, diagnosis.

 

INTRODUCCIÓN

La tuberculosis (TBC) es una infección crónica que afecta a los pulmones y otros órganos, producida por el Mycobacterium tuberculosis. Actualmente, la TBC sólo designa la enfermedad producida por este bacilo. Es de declaración obligatoria. Es un bacilo aerobio estricto, ácido alcohol-resistente (BAAR) que se transmite de persona a persona por vía aérea1,2.

Una tercera parte de la población mundial está infectada por el Mycobacterium tuberculosis, aunque no tengan la enfermedad activa ni la puedan transmitir 3.

Según la OMS, la TBC es una de las 10 primeras causas de mortalidad mundial. Más del 95% de las muertes se producen en países en desarrollo, siendo a India el país más infectados4, 5.

El VIH es el principal factor de riesgo de TBC en los países desarrollados. Las personas con VIH tienen un 20-30% de desarrollar una TBC activa tras la infección 6.

La OMS ha publicado en 2014 la estrategia “Fin a la tuberculosis” con el objetivo de reducir un 95% el número de muertes y un 90% de incidencia antes de 20357.

 

OBJETIVO

El objetivo es conocer la última evidencia científica sobre la fisiopatología y el diagnóstico de la tuberculosis.

 

METODOLOGÍA

Se ha realizado una revisión narrativa de la última evidencia científica de revistas indexadas en las bases de datos Cochrane Library, Pubmed, Cuiden y Medline. Las palabras clave para la búsqueda fueron “Tuberculosis”, “fisiopatología” y “diagnóstico”, combinándolos con los operadores booleanos AND y OR. Se establecieron unos límites para la búsqueda de información: artículos publicados en los últimos 10 años, a texto completo, escritos en español o en inglés. Una vez seleccionados los artículos se ha procedido a su lectura crítica para posteriormente sintetizar la información encontrada.

 

RESULTADOS

Las personas infectadas eliminan bacilos mediante la tos, estornudos o al escupir. La cantidad de bacilos eliminados depende de la infección: las personas con lesiones pulmonares cavitarias eliminan un mayor número de bacilos.

La mayoría de las personas infectadas no desarrolla enfermedad, quedando en estado latente. Es lo que se denomina infección tuberculosa.

En la infección tuberculosa, tras el contacto con el M. tuberculosis, el sistema inmune del paciente es casi siempre capaz de controlar la infección. Los macrófagos ingieren los bacilos y destruyen la mayor parte de ellos. Los bacilos que no son destruidos pueden replicarse dentro de los macrófagos y diseminarse a otras zonas a través de la sangre. En el 95% de los casos, el sistema inmune logra inhibir la replicación de los bacilos. La única prueba de infección en este momento es un resultado positivo en el Mantoux. La persona no es contagiosa.

Entre un 5-10% de las personas infectadas desarrollan la enfermedad tuberculosa de manera activa. En algunos casos, se desarrolla en el momento de la infección, y en otros más tardíamente.

Por un lado la tuberculosis primaria o primoinfección afecta a personas que no han estado previamente expuestas al bacilo. La mayoría de los pacientes no presentan síntomas y la enfermedad pasa inadvertida. Si se realiza un Mantoux, el resultado es positivo. En algunos casos aparece un infiltrado en la radiografía de tórax y adenopatías. En los pasos más graves provoca derrame pleural o neumonía. Como complicación extrapulmonar grave puede aparecer meningitis. Estas formas de evolución son más frecuentes en niños pequeños y en inmunodeprimidos, siendo en VIH uno de los principales factores de riesgo. Los focos infecciosos pueden dejar cicatrices en los pulmones o pequeñas zonas de consolidación llamadas focos de Ghon. Si se calcifican, reciben el nombre de nódulos de Ranke.

Por otro lado, la tuberculosis secundaria se produce por reactivación de una infección latente o por una reinfección. En el 50-80% de los casos, la reactivación ocurre en los dos primeros años tras la infección, aunque puede manifestarse décadas más tarde. Las personas con VIH son las más susceptibles de reactivación de TBC y desarrollo de la enfermedad activa. Cualquier órgano en el que se hayan depositado los bacilos puede ser susceptible de desarrollar la enfermedad, aunque lo más frecuente es que ésta se limite a los vértices pulmonares (lóbulos superiores).

En la TBC pulmonar los bacilos producen necrosis caseosa de los tejidos pulmonares, pudiendo formar cavidades, especialmente en los pacientes más inmunocomprometidos. En los pacientes con enfermedad tuberculosa pulmonar el Mantoux y la baciloscopia son positivos y la radiografía de tórax presenta cavernas. También puede aparecer la TBC en localizaciones extrapulmonares, a consecuencia de su diseminación hematógena. Las zonas más afectadas son los ganglios (la más frecuente), vías urinarias, meninges, peritoneo, pericardio, huesos y articulaciones, sistema gastrointestinal e hígado. La TBC miliar o diseminada aparece cuando una lesión tuberculosa lesiona un vaso sanguíneo, diseminado los bacilos a través de la sangre por todo el cuerpo. Es más frecuente en menores de cuatro años, inmunodeprimidos y ancianos.

Las manifestaciones clínicas de la TBC pulmonar activa pueden presentarse de manera asintomática. En caso de producir signos y síntomas, la clínica típica es sensación de no sentirse bien, anorexia y cansancio, perdida de peso gradual a lo largo de semanas, tos poco productiva al inicio, pero que se va tornando más productiva con el tiempo, especialmente por la mañana, con esputo amarillo o verde. En caso de la TBC cavitaria puede acompañarse de hemoptisis. Fiebre, con sudoración nocturna profusa y disnea por lesión del parénquima pulmonar, neumotórax, o derrame pleural. En las personas con VIH la clínica puede ser atípica. La TBC extrapulmonar puede producir dolor y otros síntomas sistémicos o locales según los órganos afectados.

 

CONCLUSIÓN

La tuberculosis tiene un gran impacto en la sociedad y población mundial debido a su todavía alta prevalencia y la sintomatología que produce.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Organización Mundial de la Salud [Internet]. Ginebra: OMS; 2018 [acceso el 26 de Enero de 2018]. Temas de salud. Tuberculosis [1 pantalla]. Disponible en: https://bit.ly/PY8ur4
  2. Varma-Basil M., Nair D.. Molecular epidemiology of tuberculosis: Opportunities & challenges in disease control. Indian J Med Res. 2017 Jul; 146 (1): 11-14.
  3. Organización Mundial de la Salud. Más sano, más justo, más seguro: La travesía de la salud mundial 2007–2017 [Healthier, fairer, safer: the global health journey, 2007– 2017]. Ginebra: OMS; 2017.
  4. Organización mundial de la Salud. Informe mundial sobre la tuberculosis 2017. Ginebra: OMS; 2016
  5. Centro Nacional de Epidemiología. Instituto de Salud Carlos III. Informe epidemiológico sobre la situación de la tuberculosis en España. Año 2014. Madrid: 2015.
  6. Dorronsoro I., Torroba L., Microbiología de la tuberculosis. Anales Sis San Navarra [Internet]. 2007 [acceso el 25 de Enero de 2018]; 30(Suppl 2): 67-85. Disponible en: https://bit.ly/2HmRgQ1
  7. 7.Vargas R., Bayona M. Ante L. Tuberculosis: Una enfermedad de ayer, de hoy y del futuro. Revista medicina. 2013; 35(3): 227-236.