Type to search

Factores de riesgo asociados al meningioma.

Categoría: ,
2 agosto 2021

AUTORES

  1. Mario Ezquerra Lou. Graduado Universitario en Enfermería. Hospital Universitario Miguel Servet. Zaragoza, España.
  2. Ignacio Bruna Barranco. Graduado Universitario en Enfermería. Hospital Universitario Miguel Servet. Zaragoza, España.
  3. Laura Martínez Giménez. Graduada Universitaria en Enfermería. Hospital Universitario Miguel Servet. Zaragoza, España.
  4. Begoña López Zapater. Diplomada Universitaria en Enfermería. Hospital Universitario Miguel Servet. Zaragoza, España.
  5. Rubén Maestre Aguilar. Diplomado Universitario en Enfermería. Hospital Universitario Miguel Servet. Zaragoza, España.
  6. Adrián Valdrés López. Graduado Universitario en Enfermería. Hospital Universitario Miguel Servet. Zaragoza, España.

 

RESUMEN

El meningioma es un tipo de tumor que afecta a las meninges y que se engloba dentro de los tumores cerebrales, siendo el tipo de tumor primario más frecuente del sistema nervioso central. Existen varios tipos diferentes de meningiomas, ordenados según una gradación, del grado I al III, siendo el grado I el más frecuente, afectando en mayor medida a mujeres de avanzada edad. En este artículo se abordan los factores de riesgo asociados al meningioma recogidos en la literatura.

 

PALABRAS CLAVE

Meningioma, etiología, enfermedad, neoplasias del sistema nervioso central, neoplasias meníngeas.

 

ABSTRACT

Meningioma is a type of tumor that affects the meninges and is included within brain tumors, being the most common type of primary tumor of the central nervous system. There are several different types of meningiomas, ordered according to a gradation, from grade I to III, being grade I the most frequent ones, affecting older women to a greater extent. This article addresses the risk factors associated with meningioma collected in the literature.

 

KEY WORDS

Meningioma, etiology, disease, central nervous system neoplasms, meningeal neoplasms.

 

INTRODUCCIÓN

El meningioma es un tipo de tumor que tiene su origen en las meninges, las membranas que recubren el cerebro y la médula espinal. Al no formar las meninges parte del cerebro, el meningioma no se trata de un tumor cerebral propiamente dicho, pero se suele englobar dentro de estos tipos de cáncer pues su desarrollo puede afectar tanto al cerebro, como a los nervios y vasos adyacentes1. A pesar de ello, el meningioma es el tipo de tumor primario más común del sistema nervioso central, los cuales representan el 2% de todas las neoplasias2,3.

 

Los meningiomas se pueden clasificar en tres grados en dependencia de sus características:

-Grado I: es el más común, un tumor de grado bajo, de crecimiento lento. Varios tipos de meningiomas: meningotelial o sincitial, fibroso, psammomatoso, angiomatoso, secretor, microcístico, metaplásico o rico en linfoplasmocitos2,4.

-Grado II: se corresponde con el meningioma atípico. Tiene una alta probabilidad de volver a desarrollarse después de su extirpación. Se incluyen en este grado los meningiomas coroideos y los de células claras2,4.

-Grado III: incluye el meningioma anaplásico maligno. Su crecimiento es rápido. Se incluyen en el grado III los meningiomas papilares y rabdoides2,4.

 

El meningioma es una enfermedad más común en mujeres, pero los meningiomas de grado II y III son más frecuentes en hombres. Su aparición es más habitual en personas de raza negra y a partir de los 60 años2. Los tumores primarios del sistema nervioso central cuentan con una incidencia de 2,8-10,82 casos por cada 100.000 habitantes al año.3, 5, 6. Dentro de estos, los meningiomas suponen un 13-26% de los tumores intracraneales y tienen una incidencia anual en torno a 6 casos por cada 100.0007.

 

La clínica en los meningiomas se produce, de forma general, de una forma progresiva. Según dónde se origine y qué estructuras afecte, bien el cerebro o la médula, los signos y síntomas pueden ser: modificación de la visión (visión doble o borrosa), cefalea, pérdida auditiva o zumbidos, convulsiones, pérdida de memoria, pérdida del olfato, dificultades del lenguaje, debilidad de extremidades superiores e inferiores… Al ser el meningioma de grado I el más frecuente, su crecimiento lento puede retrasar la aparición de síntomas, lo que complica su diagnóstico precoz. Esto produce que muchos meningiomas sean descubiertos de forma casual, como resultado de exploraciones motivadas por otra causa, como traumatismos craneales, accidentes cerebrovasculares o estudios de cefaleas1.

 

OBJETIVO

Realizar una búsqueda bibliográfica de la literatura acerca de los factores de riesgo asociados al meningioma.

 

METODOLOGÍA

Para la realización del artículo se ha realizado una revisión bibliográfica sobre el meningioma en las bases de datos: Cuiden y Pubmed, acotando los resultados a los últimos quince años y escogiendo aquellos que contenían la información pertinente sobre los factores de riesgo. También se ha recogido información de diferentes páginas web nacionales e internacionales sobre el cáncer y se han consultado libros en Google Books y Google Académico.

 

RESULTADOS

Al igual que ocurre en otros tipos de cáncer, el meningioma no tiene una única causa conocida. Actualmente se atribuye su aparición y desarrollo a diversos factores:

  • Radiación: la exposición a altas dosis de radiaciones ionizantes localizadas en la cabeza, especialmente durante la juventud, aumenta el riesgo de desarrollar un meningioma. Es el único factor de riesgo ambiental que se conoce1,2,8.
  • Alteraciones genéticas: un trastorno hereditario del sistema nervioso que es poco frecuente, la neurofibromatosis tipo 2, se conoce que aumenta el riesgo de meningioma y otros tipos de tumores cerebrales1. Este trastorno se produce por una deleción (pérdida de ADN de un cromosoma), del gen NF2, del cromosoma 229. Aunque el 60% de los meningiomas presentan esta mutación del gen NF2, el 40% restante presenta una variedad de alteraciones genéticas: TRAF7, SMO, AKT1, PI3KCA, TERT y KLF4, que han sido observadas, en mayor medida, en meningiomas de grado I10,11.
  • Hormonas femeninas: debido a que el meningioma es más frecuente en la población femenina, en un principio se relacionó a las hormonas femeninas endógenas y exógenas, en mayor medida la progesterona y raramente los estrógenos8, 12, como posibles causantes del meningioma. También se han hecho estudios que sugerían una relación entre el cáncer de mama y el meningioma1.
  • Factores reproductivos: En relación a las hormonas femeninas, un estudio publicado en la revista Cancer Epidemiology, Biomarkers & Prevention, relaciona el aumento del riesgo del desarrollo del meningioma con el número de embarazos en mujeres menores de 50 años, en comparación con mujeres nulíparas13.
  • Obesidad: el IMC elevado es un factor de riesgo común para muchos tipos de cáncer, y en el caso del meningioma, se ha observado mediante estudios de prevalencia que hay mayor número de casos entre pacientes obesos. Esta afirmación ha sido avalada por la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC)14. A pesar de ello, no se ha llegado a establecer una relación clara en qué medida influye la obesidad1.
  • Otros factores: a lo largo del tiempo se han hecho hipótesis sobre otros factores de riesgo: campos electromagnéticos, factores nutricionales o intoxicación por pesticidas, pero no se han hecho estudios específicos al respecto.

 

CONCLUSIONES

El meningioma no es uno de los tipos de cáncer más frecuentes, pero tiene unos factores de riesgo asociados a su producción y desarrollo que son, en menor o mayor medida, evitables. Por un lado, las radiaciones ionizantes altas en edades tempranas y los factores hormonales, tanto endógenos como exógenos, son dos de los más importantes. Debemos tener en cuenta estos factores de riesgo para evitar así el mayor número de casos en el futuro y continuar investigando para reducir el impacto de estos sobre la salud de la población general, y la población femenina y de mayor edad en particular.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Meningioma [Internet]. Mayoclinic.org. [citado el 6 de junio de 2021]. Disponible en: https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/meningioma/symptoms-causes/syc-20355643
  2. Meningioma [Internet]. Cancer.gov. 2019 [citado el 8 de junio de 2021]. Disponible en: https://www.cancer.gov/rare-brain-spine-tumor/espanol/tumores/meningioma
  3. García-Meza CF, Reynaga-Ornelas L, Moreno-Pérez NE. Adaptación y afrontamiento de personas intervenidas quirúrgicamente por tumor cerebral: revisión de literatura. SANUS. 2019;(10):52–69. Disponible en: https://sanus.unison.mx/index.php/Sanus/article/view/133
  4. MA M. Tumors of the Central Nervous System. In: Damjanov I, Fan F, ed. by. Cancer Grading Manual. 2nd ed. Damjanov I, Fan F; 2021. p. 117-122.
  5. Central Brain Tumor Registry of the United States – CBTRUS [Internet]. Cbtrus.org. 2019 [citado el 10 de junio de 2021]. Disponible en: https://cbtrus.org/
  6. Arance Fernández A. Tumores cerebrales. En: Rozman C, director. Farreras-Rozman. Medicina Interna. Vol 1. 18ª ed. Barcelona: Elsevier; 2016. P-1111.
  7. Whittle IR, Smith C, Navoo P, y cols. Meningiomas. The Lancet 2004; 363(9420): 1535-1544.
  8. Wiemels J, Wrensch M, Claus EB. Epidemiology and etiology of meningioma. J Neurooncol. 2010;99(3):307–14.
  9. Marosi C, Hassler M, Roessler K, Reni M, Sant M, Mazza E, et al. Meningioma. Crit Rev Oncol Hematol. 2008;67(2):153–71.
  10. Birzu C, Peyre M, Sahm F. Molecular alterations in meningioma: prognostic and therapeutic perspectives. Curr Opin Oncol. 2020;32(6):613–22.
  11. Apra C, Peyre M, Kalamarides M. Current treatment options for meningioma. Expert Rev Neurother. 2018;18(3):241–9.
  12. Meningiomas [Internet]. Cun.es. [citado el 8 de junio de 2021]. Disponible en: https://www.cun.es/enfermedades-tratamientos/enfermedades/meningiomas
  13. Wigertz A, Lönn S, Hall P, Auvinen A, Christensen HC, Johansen C, et al. Reproductive factors and risk of meningioma and glioma. Cancer Epidemiol Biomarkers Prev. 2008;17(10):2663–70.
  14. Wiedmann MKH, Brunborg C, Di Ieva A, Lindemann K, Johannesen TB, Vatten L, et al. Overweight, obesity and height as risk factors for meningioma, glioma, pituitary adenoma and nerve sheath tumor: a large population-based prospective cohort study. Acta Oncol. 2017;56(10):1302–9.
  15. Baldi I, Engelhardt J, Bonnet C, Bauchet L, Berteaud E, Grüber A, et al. Epidemiology of meningiomas. Neurochirurgie. 2018;64(1):5–14.