Type to search

¿Existe asociación entre el inicio de la rehabilitación y la pérdida de habilidades funcionales en el paciente anciano? “proyecto de investigación”.

Categoría: ,
2 julio 2020

AUTORES

  1. Almudena Giménez Franco. Enfermera del Servicio Aragonés de Salud, Hospital Universitario Miguel Servet. Máster en Iniciación a la Investigación en Ciencias de la Enfermería.
  2. María del Mar Bruna Martin. Enfermera del Servicio Aragonés de Salud, Subdirectora de Enfermería de Procesos Materno Infantiles en HUMS. Máster en Investigación. Enfermera Especialista en Pediatría.
  3. Ana María Latorre Izquierdo. Supervisora de Área y de Recursos Humanos y Cuidados del Hospital Materno-Infantil. Especialista en Enfermería Pediátrica
  4. Sandra Lafuente Tejero. Enfermera del Servicio Aragonés de Salud, Hospital Ernest Lluch planta de cirugía.
  5. María del Mar Navarro García. Enfermera del Servicio Aragonés de Salud. Máster en Iniciación a la Investigación en Ciencias de la Enfermería. Máster en Urgencias, Emergencias y Catástrofes.
  6. Tania Melero Zueco. Técnico en Cuidados Auxiliares de Enfermería del Servicio Aragonés de Salud, Hospital Universitario Miguel Servet.

RESUMEN

INTRODUCCIÓN: Las fracturas de cadera son graves y frecuentes en el paciente anciano. Su correcto tratamiento quirúrgico y rehabilitador podría suponer una mejora en la calidad de vida del paciente y su familia así como un importante ahorro económico.

OBJETIVO: El objetivo principal es determinar si existe asociación entre el inicio de la rehabilitación y una pérdida de habilidades funcionales en el paciente anciano. El objetivo secundario sería comprobar si estos pacientes siguen en riesgo de sufrir futuras caídas.

METÓDO: Se plantea un estudio de cohortes prospectivo. La muestra se seleccionaría de manera probabilística aleatoriamente (por estratos de edad y sexo). El error máximo global sería del 5%. La muestra se aumentaría en un 15% por las posibles pérdidas. Para la descripción de los pacientes estudiados, en el caso de variables cualitativas emplearíamos proporciones y valores absolutos. Para variables cuantitativas se utilizará media y desviación típica. Para comprobar el tipo de distribución y su ajuste a la normalidad, Kolmogorov-Smirnov. Para el cálculo de la asociación entre las variables se empleará regresión logística univariada y multivariada y se calcularían los riesgos relativos crudos y ajustados por otras variables. Para ello se emplearía el programa SPSS Statistics ® v.21.

APLICABILIDAD DE LOS RESULTADOS ESPERADOS: Al posible resultado serían la existencia, o no, de una relación entre en el inicio de la rehabilitación y una pérdida de habilidades funcionales en el paciente anciano. Otro resultado sería el posible incremento en el riesgo de caídas de estos pacientes.

CONCLUSIONES: El principal interés de este estudio es el gasto socioeconómico potencialmente evitable al iniciar los periodos de rehabilitación en el momento adecuado, esencialmente en el paciente anciano, ya que una fractura mal tratada puede conllevar al encamamiento, inmovilidad, úlceras por presión, depresión y otras muchas más consecuencias.

PALABRAS CLAVE

Fractura de cadera, paciente anciano, rehabilitación, cirugía, epidemiología, análisis de costos.

INTRODUCCIÓN

La fractura de fémur proximal o fractura de cadera es la causa más frecuente de ingreso hospitalario en los servicios de ortopedia1. Este tipo de fracturas son graves en el anciano ya que pueden dar lugar al fallecimiento o a la pérdida de independencia2. La literatura científica encontrada avala que en el año 2008 la incidencia de la fractura de cadera en España era de 104 casos por cada 100.000 habitantes, siendo la edad media 80 años y suponiendo los mayores de 75 años el 73% de los casos anuales3. De manera general, las fracturas de cadera se clasifican en intracapsulares y extracapsulares en función del riesgo de necrosis avascular, y a su vez, éstas se subdividen en otras clasificaciones más amplias4, 5.

El tratamiento de la fractura de cadera es, en la mayoría de los casos, quirúrgico, cuyo objetivo es reducir al máximo las complicaciones secundarias como el inmovilismo y el encamamiento6. Consecuentemente, es necesario iniciar precozmente una serie de ejercicios centrados en la movilización la cadera7, así como una rehabilitación fisioterápica tras el alta8. El reinicio de la deambulación así como la rehabilitación pertinente dependerá del tipo de cirugía y de fractura, así como la situación previa del paciente anciano8. Se considera rehabilitación precoz aquella que se inicia a las dos/tres semanas, cuando se ha cerrado la incisión y no hay riesgo de dehiscencia de la herida quirúrgica y rehabilitación tardía aquella cuyo inicio se retrasa hasta las 4 semanas o más2.

Parece ser, que el tipo de fractura no influye en los resultados posteriores9. Un estudio realizado por Ponten et al. en el año 2015 indica que la rehabilitación intensiva reduce en 4 semanas el tratamiento rehabilitador10 . El estudio realizado por Auais et al. En el año 2012 avaló que la fisioterapia tiene un impacto significativo en la mejora de varias habilidades funcionales11. Así mismo, los ejercicios domiciliarios mejoran moderadamente la funcionalidad a los 6 meses 12. Por otro lado, Daventport et al. concluyó en su estudio realizado en 2014 que los ejercicios que deben realizarse durante el ingreso hospitalario se efectúan con muy poca frecuencia y su consecuencia podría ser la dificultad en la realización de las actividades básicas de la vida diaria (AVDB) futuras 13.

Como justificación a este proyecto, las tasas de recuperación del estado funcional previo tras una fractura de cadera oscila entre un 20-35% a los tres meses post-tratamiento quirúrgico y alcanza su máximo a los seis meses, consiguiéndolo aproximadamente el 75% de los pacientes ancianos14-17. Además, económicamente, las fracturas de cadera conllevaron un coste sanitario en 2008, sin contar los gastos quirúrgicos el tratamiento rehabilitador posterior de 395,7 millones de euros, 8.365,25 euros por paciente anciano3. La rehabilitación es imprescindible a la hora de prevenir la rigidez articular, una segunda caída y el inmovilismo. Todo eso conlleva un elevado gasto socioeconómico debido a la incapacidad en los pacientes a la hora de realizar las AVDB18.

OBJETIVO

El objetivo principal del estudio es determinar si existe asociación entre el momento del inicio de la rehabilitación y la pérdida de habilidades funcionales en el paciente anciano. El objetivo secundario sería comprobar si estos pacientes siguen en riesgo de sufrir futuras caídas.

MÉTODO

Este estudio será de cohortes con temporalidad prospectiva. POBLACIÓN: personas de ambos sexos y edad mayor o igual a 70 años, que durante el año 2016 (1Ene.-31Dic.) sufran fractura de cadera y requieran cuidado enfermeros postoperatorios en cualquiera de los 48 centros de salud del Servicio Aragonés de Salud (SALUD) de la provincia de Zaragoza.

CRITERIOS DE INCLUSIÓN:

  • Pacientes de edad mayor o igual a 70 años (aumento exponencial de la incidencia de fractura a los 75 años) dados de alta en la base de datos de usuarios del SALUD que hayan sufrido fractura de cuello femoral durante el año 2016.
  • Pacientes con tratamiento quirúrgico consistente en el implante de prótesis parcial monopolar o bipolar.
  • Pacientes que den su consentimiento de forma escrita.
  • Personas cuya puntuación final en el Mini Examen Cognoscitivo de Lobo(35) sea inferior a 23 puntos22.
  • Pacientes institucionalizados.
  • Personas diagnosticadas de demencia, Parkinson y patología psiquiátrica19-20.
  • Personas que ingieran fármacos psicotrópicos por prescripción médica21.

MUESTREO

En septiembre de 2017 se recogerían los datos de todos los pacientes susceptibles de estudio (transcurso suficiente para que completen su rehabilitación) a partir de datos de registro en historia clínica OMI-AP cuidados de enfermería. Una vez conocida la población total con fractura de cadera del año de estudio, se seleccionaría la muestra de manera probabilística aleatoriamente (por estratos de edad y sexo) ya que la incidencia de fractura de cadera conserva una proporción hombre-mujer de 1:3 y la incidencia en mayores de 75 respecto a menores de 75 de 4:13). Se aceptaría un error máximo global del 5%. Para calcular la muestra final, nos basaríamos en estudios previos, que sugieren alrededor de 450 sujetos23-25. Habría que tener en cuenta, que debido a las posibles pérdidas esperadas habría que aumentar la muestra final en un 15%.

VARIABLES

  • Rehabilitación:
  • Rehabilitación precoz: aquella que se inicia a las dos/tres semanas, cuando se ha cerrado la incisión y no hay riesgo de dehiscencia de la herida quirúrgica2.
  • Rehabilitación tardía: aquella cuyo inicio se retrasa desde las 4 semanas o más2.
  • Escala Tinetti22: Para este estudio nos basaremos en el apartado de la marcha, descartando el apartado de equilibrio, ya que no es vinculante para el mismo. Los autores de este proyecto establecen los siguientes criterios:
  • 0-6 puntos: movilidad dependiente/mayormente dependiente
  • 7-12 puntos: movilidad independiente/mayormente independiente
  • Timed Up and Go Test22:
  • <20 segundos: movilidad independiente
  • >20 segundos: movilidad dependiente
  • Tiempo que pasó desde que se fracturó la cadera y le trataron de forma quirúrgica (nº de días).
  • Sexo ( hombre / mujer)
  • Edad en años
  • IMC masa/ talla en metros al cuadrado

ANÁLISIS ESTADÍSTICO

Para la descripción de los pacientes estudiados, en el caso de variables cualitativas emplearíamos proporciones y valores absolutos. Para variables cuantitativas se utilizaría la media y desviación típica. Para comprobar el tipo de distribución y su ajuste a la normalidad, Kolmogorov-Smirnov.

Para el cálculo de la asociación entre las variables explicativas y las dos variables de resultado (escalas funcionales) se emplearía la regresión logística univariada y multivariada y se calcularían los riesgos relativos crudos y ajustados por otras variables26.

El análisis de los datos se realizaría con el programa estadístico SPSS Statistics® v.21.

LIMITACIONES Y SESGOS

Entre las posibles limitaciones de este estudio encontramos el elevado coste que supone realizarlo, dificultades en su ejecución, necesidad de un tamaño muestral elevado, posibilidad de pérdidas en el seguimiento que originen sesgos de selección así como variabilidad en los métodos y criterios diagnósticos consecuentes al paso del tiempo. Los posibles sesgos serían:

  • De selección
  • De información
  • Del observador

Se acudiría al Comité Ético de Investigación Clínica de Aragón (CEICA) presentando la solicitud de evaluación del proyecto, así como todos los documentos requeridos27. En cuanto a los sujetos, en primer lugar se les daría un documento informativo sobre el proyecto de estudio y posteriormente el consentimiento informado cumpliendo con la Ley de Protección de Datos de Carácter Personal (Ley Orgánica 15/99 del 13 de diciembre de 1999), así como con las directrices de la declaración de Helsinki28.

El potencial beneficio que pueden obtener los participantes del estudio sería la posibilidad de conseguir una mayor rapidez en cuanto a rehabilitación se trata, de manera que no solo se beneficien de ello los pacientes con fractura de cadera sino todos aquellos que requieran rehabilitación. Se iniciaría el estudio tras el dictamen favorable del CEICA. Es conveniente esclarecer que ningún autor presenta conflictos de intereses.

APLICABILIDAD DE LOS RESULTADOS ESPERADOS

El principal resultado esperado en este estudio sería la existencia de una relación lineal entre el retraso en el inicio de la rehabilitación y la disminución de las habilidades funcionales a los 6 meses de la fractura de cadera. Otro resultado sería el posible incremento en el riesgo de caídas de estos pacientes.

En este estudio analítico observacional, se realizaría un muestreo aleatorio estratificado, cuyos resultados podrían ser extrapolables a la población.

En el año 2013 hubo más de 1.900 fracturas de cadera en Aragón, lo cual supone un elevado gasto económico a nivel sanitario29, 30. Un estudio de 201331 data de 12.559,7€ el coste por persona de una fractura de cadera solo atribuido a la estancia hospitalaria. Si a este coste sumamos el de una mala rehabilitación (úlceras por inmovilismo, recidivas de caídas, rigidez articular…) el coste sanitario se incrementaría significativamente.

Este estudio podría increpar un cambio en los protocolos de actuación del sistema sanitario, así como el importante ahorro económico que supondría realizar la rehabilitación en los periodos adecuados.

CONCLUSIONES

Se podría esperar que al retrasar el inicio de la rehabilitación post-quirúrgica disminuyan las habilidades funcionales e independencia de los pacientes ancianos que se fracturan la cadera. Uno de los principales intereses de este estudio es el gasto socioeconómico potencialmente evitable al iniciar los periodos de rehabilitación en el momento adecuado, esencialmente en el paciente anciano, ya que una fractura mal tratada puede conllevar al encamamiento, inmovilidad, úlceras por presión, depresión y otras muchas más consecuencias.

Como aprendizaje, hemos de decir que este trabajo ha sido con diferencia uno de los de mayor complejidad que hemos realizado hasta el momento. Esta dificultad se atribuye principalmente a la falta de conocimientos estadísticos necesarios para el planteamiento del material y métodos. Sin embargo, ha sido una experiencia enriquecedora para todos, ya que nos ha aportado experiencia suficiente para enfrentarnos al proyecto fin de grado con mayor tranquilidad.

BIBLIOGRAFÍA

  1. Parker M, Johansen A. Hip fracture. British Medical Journal. 2006; 333(7557):27-30.
  2. Pérez MI. Concepto y Generalidades. En: Fractura de cadera en el Anciano, Cuidados de Enfermería. Alcalá La Real (Jaén): Alcalá Grupo Editorial; 2013. 17-19.
  3. Instituto de Información Sanitaria. Estadísticas comentadas: La Atención a la Fractura de Cadera en los Hospitales del SNS. Madrid: Ministerio de Sanidad y Política Social; 2010. Disponible en: http://www.msssi.gob.es/estadEstudios/estadisticas/docs/Estadisticas_comentadas_ 01.pdf (Último acceso 10/3/2015)
  4. Cab-Chan E. Fractura de cadera. Revisión clínica. Revista Médica CMA. 2010; 3(1):17-22.
  5. Marimón P, Muñoz FL, Olivera D. Diagnóstico y tratamiento de las fracturas de cadera en el paciente geriátrico. Revista Multidisciplinar de Gerontología. 2011; 21(1): 7-21.
  6. García S, Plaza R, Popescu D, Esteban PL. Fracturas de cadera en las personas mayores de 65 años: diagnóstico y tratamiento. JANO Medicina y Humanidades. 2005; 69(1574):23-29.
  7. Arredondo-Gómez E. Fracturas de cadera en el anciano. Revista Médica CMA. 2010; 3(1):10-16.
  8. Suárez Monzón H, Águila Tejeda G, Delgado Figueredo R, Suárez Collado PO. Estrategia de tratamiento de las fracturas de la cadera, 2010. Revista Cubana de Ortopedia y Traumatología. 2012; 2(1):2-15.
  9. Mangram A, Moeser P, Corneille MG, Prokuski LJ, Zhou N, Sohn J, Chaliki S, Oguntodu OF, Dzandu JK. Geriatric trauma hip fractures: is there a difference inoutcomes based on fracture patterns?. World Journal of Emergency and Surgery. 2014; 9(1): 59.
  1. Ponten JB, Krug E, van Baardewijk LJ, van der Linden EH, Haas R, Krijnen P, Schipper IB. Intensive rehabilitation in selected hip fracture patients may optimize care efficiency: A retrospective comparison study. Journal of Rehabilitation Medicine. 2015; 47(3): 278-81.
  2. Auais MA, Eilayyan O, Mayo NE. Extended exercise rehabilitation after hip fracture improves patients’ physical function: a systematic review and meta-analysis. Physical Therapy. 2012; 92(11):1437-51.
  3. Latham NK, Harris BA, Bean JF, Heeren T, Goodyear C, Zawacki S, Heislein DM, Mustafa J, Pardasaney P, Giorgetti M, Holt N, Goehring L, Jette AM. Effect of a home-based exercise program on functional recovery following rehabilitation after hip fracture: a randomized clinical trial. Journal of the American Medical Association. 2014; 311(7):700-8.
  4. Davenport SJ, Arnold M, Hua C, Schenck A, Batten S, Taylor NF. Physical activity levels during acute inpatient admission after hip fracture are very low. Physiotherapy Research International. 2014.
  5. Muñoz S, Lavanderos J, Vilches L. Fractura de cadera. Cuadernos de Cirugía. Valdivia. 2008; 22(1): 73-81.
  6. Edea LP, García CP. La osteoporosis del anciano: prevención de caídas. http://test.elsevier.es/ficheros7sumarios/1/61/1405/69/1v61n1405a13021146pdf 001.pdf
  7. González-Montalvo JI, Alarcón-Alarcón T. Recuperar la función tras la fractura de cadera. Importancia de la nutrición…y de todo lo demás. Medicina Clínica. 2007; 128(19): 733-734
  8. Wolinsky F, Fitzgerald F, Stump T. The effect of hip fracture on mortality hospitalization, and functional status: a prospective study. American Journal of Public Health.1997; 87: 398.
  9. Juárez R. Comunicación personal. 2 de Marzo de 2015.
  10. Wang HK, Hung CM, Lin SH, Tai YC, Lu K, Liliang PC et all. Increased risk of hip fractures in patients with dementia: a nationwide population-based study. BMC Neurology. 2014; 14(1): 175.
  11. Huang SW, Lin JW, Liou TH, Lin HW. Cohort study evaluating the risk of hip fracture among patients with dementia in Taiwan. International Journal Geriatric Psychiatry. 2014.
  12. Sociedad Española de Geriatría y Gerontología, Sociedad Española de cirugía ortopédica y traumatológica. Guía de la buena práctica clínica. Anciano Afecto de Fractura de Cadera. Elsevier. 2007. http://www.segg.es/sites/default/files/page/guia_fractura_cadera.pdf (Último acceso 10/03/2015)
  13. Guerrero S. Comunicación personal. 27 de Febrero de 2015.
  14. Tarrant SM, Hardy BM, Byth PL, Brown TL, Attia J, Balogh ZJ. Preventable mortality in geriatric hip fracture inpatients. Bone Joint Journal. 2014; 96-B(9): 1178-84.
  15. Sáez López P, Madruga Galán F, Rubio Caballero JA. Detección de problemas en pacientes geriátricos con fractura de cadera. Importancia de la colaboración entre traumatólogo y geriatra. Revista de Ortopedia y Traumatología. 2007; 51(3): 144–151.
  16. Airam Pareja-Ríos P. Fractura de cadera en el anciano: a propósito de un caso. Ene Revista de Enfermería. 2014; 8(1).
  17. Lamas S. Comunicación personal. 12/3/2015
  18. Instituto Aragonés de Ciencias de la Salud, Gobierno de Aragón. Comité Ético de Investigación Clínica de Aragón. ¿Qué pasos debo seguir para la evaluación de Proyectos de investigación? 2015. http://www.iacs.aragon.es/awgc/inicio.estaticas.do?app=/investigacion/ofrecemo s/ceica/documentacion&file=proyecto.htmhttp://www.iacs.aragon.es/awgc/inicio.estati cas.do?app=/investigacion/ofrecemos/ceica/documentacion&file=proyecto.htmll (Último acceso 15 de marzo de 2015).
  19. Resolución de 13 de diciembre de 1999 de la Agencia Española de Protección de Datos, por la que se publica la Protección de Datos de Carácter Personal. Boletín oficial del Estado, 30 de Diciembre de 1999. art. 79 de la Ley 62/2003. http://www.boe.es/buscar/act.php?id=BOE-A-1999-23750 (último acceso 16 de Marzo de 2015)
  20. Informativostelecinco.com. La fractura de cadera tiene una mortalidad del 30% al año de producirse. 2015. http://www.telecinco.es/informativos/sociedad/fractura-cadera-mortalidad-ano-producirse_0_1946700233.html (Último acceso 11/3/2015)
  21. Gobierno de Aragón. Aragón_Hoy. El tratamiento multidisciplinar de los pacientes con fractura de cadera disminuye en un 39% la estancia pre y postquirúrgica.

2013. http://www.aragonhoy.net/index.php/mod.noticias/mem.detalle/id.132655 (Último acceso 11/3/2015)

  1. Etxebarría-Foronde I, Mar J, Arrospide A, Eguino JR. Mortalidad y costes asociados a la demora del tratamiento quirúrgico por fractura de cadera. Revista Española de Salud Pública. 2013; 87: 639-649.
  2. Azcano-Ponce E, Fernández E, Salazar-Martinez E, Hernández-Ávila M. Estudios de cohorte. Metodología, sesgos y aplicación. Salud Pública México. 2000; 42(3): 230-241.