Type to search

Evaluación de la carga mental laboral, artículo monográfico.

Categoría: ,
1 marzo 2021

AUTORES

  1. Carlos Lastanao Cortés. Graduado en fisioterapia.
  2. Luis Varga Rodríguez. Diplomado en fisioterapia.
  3. Anchel Mérida Donoso. Diplomado en enfermería.
  4. Lydia Elguea Sarto. Graduada en fisioterapia.
  5. María Pilar Cambra Linés. Diplomada en fisioterapia.
  6. Azahara Contreras Martínez. Diplomada en enfermería.

 

COMUNICACIÓN BREVE

 

Trabajo y su relación con la salud:

Según la OIT, el trabajo es el conjunto de actividades humanas, remuneradas o no, que producen bienes o servicios en una economía, o que satisfacen las necesidades de una comunidad o proveen los medios de sustento necesarios para los individuos. Existe una relación evidente entre el trabajo y la salud, tanto desde un aspecto negativo (lesión y pérdida de la salud física y mental) como positivo (componente social de la salud).1,2

De lo anterior se deduce, que habrá una serie de condicionantes que pueden ser susceptibles de mitigar el estado de salud de los trabajadores, los cuales se conocen como factores de riesgo. Entre ellos, podemos encontrar la carga de trabajo.2

 

Carga de trabajo:

Se define la carga de trabajo como el conjunto de requerimientos psico-físicos a los que el trabajador se ve sometido a lo largo de la jornada laboral.3 Por tanto, para poder valorar la carga o actividad que soporta un trabajador en su puesto de trabajo se deben de considerar dos aspectos:

  • Carga física: Corresponde a las demandas físicas dinámicas (moverse), transporte o movimiento de cuerpos (acarrear objetos) y demandas físicas estáticas (posturas) que debe realizar el trabajador para poder desempeñar sus tareas laborales.
  • Carga mental: Corresponde al nivel de atención (capacidad de estar alerta) y de concentración (estar pendiente de una actividad) continuadas que debe llevar a cabo el trabajador en función de; las señales que deben tenerse en cuenta, precisión de la respuesta, interferencias que deben realizarse.3-4

 

Evaluación de la carga mental:

No existen métodos específicos para valorar la carga mental, por lo que se aplican medidas de forma indirecta. Debido a que es un concepto complejo, se hace indispensable que exista una complementariedad entre distintos indicadores:

 

  • Factores de carga del puesto: Se relacionan con las exigencias de la tarea relacionados con la carga mental. Estos métodos se centran principalmente en si el trabajo exige un nivel de atención elevado y si esta atención debe mantenerse a lo largo de la jornada laboral. Alguno de éstos son:

 

    • Método L.E.S.T: Ha sido desarrollado por el Laboratorio de Economía y Sociología del Trabajo francés, con el cual se valora la carga mental a partir de cuatro indicadores que se valoran en una hoja de campo. Una vez recogidos todos los datos, se administra una puntuación a cada variable (0-10, 0 situación satisfactoria hasta 10 que es la situación nociva) para conocer de forma rápida el estado de las condiciones de trabajo. 5-7

 

    • Método de R.N.U.R o de Perfil del Puesto: Es desarrollado por la empresa Renault, modificando el concepto de carga mental por carga nerviosa (exigencias del Sistema Nervioso Central durante una tarea). Su método de evaluación es similar al L.E.S.T, existen una serie de ítems a los que se les asigna un valor entre 1-5 en función de las condiciones laborales.5,6

 

    • Método de Evaluación de Factores Psicosociales del INSHT: Obtiene información sobre las condiciones psicosociales desfavorables en una situación de trabajo, entre las que se encuentra la carga mental.5

 

  • Incidencia sobre el trabajador: Corresponden a los efectos de las exigencias de la tarea sobre el trabajador. Se centra más en las reacciones de los trabajadores a la carga mental que las características propias del trabajador: 8

 

    • Evaluación de las alteraciones fisiológicas: Cuando existe una carga mental inadecuada, se dan las siguientes reacciones fisiológicas:
      • Actividad cardíaca: se producen alteraciones del ritmo y frecuencia cardíacos que pueden registrarse con un electrocardiograma. Puede verse afectado por algunos factores externos como el ruido, el calor, las emociones…
      • Actividad ocular: se alteran los ciertos indicadores de la actividad ocular (movimientos, diámetro pupilar, frecuencia de parpadeo…) y se registran mediante la medición de la Frecuencia Crítica de Fusión Óptica (FCF).
      • Actividad muscular: existe una relación entre la fatiga y el grado de contracción muscular. Se pueden aplicar aquí algunos de los métodos mencionados en la carga física como la electromiografía cinesiológica.
      • Actividad cortical: pueden verse afectadas las ondas cerebrales, cuyas variaciones se pueden interpretar con un electroencefalograma. Otro método, sería a través de los Potenciales Evocados, cuanto mayor sea la fatiga cerebral, menos será la respuesta del cerebro a estos estímulos.
      • Actividad respiratoria: la carga mental puede alterar el ritmo respiratorio, así como la capacidad de oxigenar la sangre en cada movimiento ventilatorio.5,9,10

 

    • Evaluación de las alteraciones psicológicas:
      • Métodos subjetivos: Recogen la impresión subjetiva del trabajador mediante diferentes técnicas, como entrevistas, escalas y cuestionarios. Se realiza una batería de preguntas que guardan relación con una serie de condiciones de trabajo para poder poner de manifiesto diferentes situaciones en las que exista una carga mental inadecuada para el trabajador. Se recomienda complementar con métodos objetivos.
      • Métodos objetivos: Detectan diferentes alteraciones en las funciones cognitivas (atención, memoria, concentración) y psicomotoras (tiempo de reacción, coordinación de movimientos) mediante test psicológicos.

 

    • Evaluación de las alteraciones del comportamiento: Afecta a numerosos terrenos del comportamiento, pero dentro del mundo laboral, el más relevante es el rendimiento de trabajo:
      • Indicadores de rendimiento: Se pretende analizar las respuestas de un trabajador en el curso de su trabajo en base a su rendimiento en la tarea, pudiéndose utilizar diferentes índices; frecuencia de respuesta correcta, tasa de error y/o el tiempo de reacción. Cada uno de ellos tendrá un uso mejor en base a cuál sea la tarea laboral a analizar.
      • Estudio de los métodos operacionales: se refiere a aquellos métodos o estrategias que usa el trabajador para la realización de una tarea. Una carga inadecuada en una situación habitual no se traduce en una saturación brusca del trabajador, si no que el trabajador produce una adaptación de su comportamiento mediante diferentes estrategias y nuevas formas operativas que sean más compatibles a su capacidad de trabajo.
      • Método de doble tarea: Se analizan varios procedimientos en los que se pide a los trabajadores que realizan dos tareas a la vez, de las cuales existe una principal efectuada con prioridad (primaria) y otras más simple con menos relevancia (secundaria).5,9

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. OIT. ¿Qué es el trabajo decente? Disponible en: https://bit.ly/3oqkl0T
  2. Benlloch López MC, Ureña Ureña Y. El trabajo y la salud: los riesgos profesionales. Factores de riesgos. INVASSAT. 2018.
  3. Chavarría Cosar R. La carga física de trabajo: definición y evaluación. INSHT, NTP 177.
  4. Montiel M, Romero J, Palma AL, Quevedo AL, Rojas L, Chacin B et al. Valoración de la carga postural y riesgo musculoesquelético en trabajadores de una empresa metalmecánica. Salud de los Trabajadores. 2004; 14 (1).
  5. Sebastián García O, Del Hoyo Delgado MA. La carga mental de trabajo. INSHT.
  6. Rivas Pérez A. Estudio comparativo de los principales métodos de evaluación de carga física y mental en el trabajo. Premio Mapfre 2004.
  7. Diego-Mas JA. Análisis ergonómico global mediante el método LEST. Ergonautas, Universidad Politécnica de Valencia, 2015.
  8. 38 Lara Ruíz A. La carga mental de trabajo. INSHT.
  9. Nogadera Cuixart C. La carga mental del trabajo: definición y evaluación. INSHT, NTP 179.
  10. Lara Ruíz A. La carga mental de trabajo. INSHT.