Type to search

Estratégias de “empowerment” como instrumento de mejora en los pacientes con osteoporosis.

Categoría: ,
26 marzo 2021

AUTORES

  1. Anna María Atarés Pérez. Enfermera en Vigilancia de la Salud, Servicio de Prevención MAS, Zaragoza.
  2. Vanesa Palomares García. Enfermera Urgencias Hospital Universitario Miguel Servet, Zaragoza.
  3. Natalia del Barrio Aranda. Enfermera de Procesos Médicos Hospital General de la Defensa, Zaragoza.
  4. Marina Mairal Buera. Enfermera Urgencias Hospital Universitario Miguel Servet, Zaragoza.
  5. Miriam Piqueras García. Enfermera Localizada servicios especiales Hospital Universitario Miguel Servet.
  6. Tania Miñes Fernández. Enfermera Urgencias Hospital Universitario Miguel Servet, Zaragoza.

 

RESUMEN

 

Las expectativas de conocimiento y el conocimiento recibido son componentes importantes de la mejora de la calidad en la educación del paciente1.

 

El proceso de empoderamiento implica la movilización y mejora de los propios pacientes.

 

recursos que les permitan sentirse en control de sus vidas, capaces de satisfacer sus propias necesidades y resolver sus propios problemas2.

 

La osteoporosis (OP) se define como una enfermedad generalizada del sistema esquelético caracterizada por la pérdida de masa ósea y el deterioro de la microarquitectura del tejido óseo, que compromete la resistencia ósea y condiciona como consecuencia una mayor fragilidad ósea y mayor susceptibilidad a fracturas 7.

 

La educación es esencial para los pacientes con osteoporosis por varias razones. La osteoporosis es clínicamente silenciosa hasta que ocurren las fracturas, mientras que los cambios en el riesgo de fractura no necesariamente hacen que los pacientes “se sientan diferentes físicamente”. La provisión de educación para la salud puede aliviar la ansiedad y el miedo al futuro, brindando conocimiento sobre la afección y confianza para tomar buenas decisiones sobre los comportamientos relacionados con la salud. De esta manera, la educación también mantiene el interés del paciente y ayuda a mejorar los resultados del paciente 3.

 

El comportamiento (Blalock SJ, DeVellis RF, Giorgino KB. 1996 y PiaseuN, Schepp K, Belza B. 2002) sobre la osteoporosis es importante, pero los cambios en la autoeficacia son cruciales para cambiar el comportamiento relacionado con la salud, lo que puede conducir a una reducción en riesgo de fractura.

 

Además, los cambios en el estilo de vida, como el abandono del hábito de fumar y los programas de ejercicio (Gold DT, et al. 2004 y Mayoux-Benhamou MA, et al. 2005) son difíciles de mantener. Los elementos clave para la adherencia a la terapia y los cambios en el estilo de vida parecen ser el nivel educativo del paciente y la información proporcionada por los proveedores de atención médica (Gold DT, McClung B. 2006). Por lo tanto, el conocimiento del paciente sobre la osteoporosis debe considerarse como un requisito previo para el empoderamiento.

 

La relación entre los pacientes y los profesionales sanitarios puede, por tanto, ser un factor importante para mantener los cambios en el estilo de vida y mejorar el conocimiento de los pacientes sobre la osteoporosis4.

 

Los grupos de apoyo tienen una larga historia en pacientes con enfermedades graves y se ha demostrado que mejoran varias dimensiones de la calidad de vida relacionada con la salud y reducen la depresión y la ansiedad. Lorig y sus colegas inscribieron a pacientes con diferentes enfermedades crónicas, en un programa de autocontrol de enfermedades crónicas, y después de 1 año, los participantes en el programa habían mejorado significativamente los comportamientos de salud (Lorig KR, Sobel DS, Ritter PL, Laurent D, Hobbs M. 2001).

 

PALABRAS CLAVE

Osteoporosis, educación al paciente, sesiones educativas, empoderamiento.

 

ABSTRACT

Knowledge expectations and knowledge received are important components of quality improvement in patient education1.

 

The process of empowerment implies mobilization and enhancement of patients own resources to enable them to feel in control of their lives, able to meet their own needs and solve their own problems2.

 

Osteoporosis (OP) it is defined as a generalized disease of the skeletal system characterized by the lost of bone mass and the deterioration of the bone´s tissue microarchitecture, which compromises bone resistance and conditions as a consequences a major bone fragility and greater susceptibility to fractures7.

 

Education is essential for patients with osteoporosis for several reasons. Osteoporosis is clinically silent until fractures occur, while changes in fracture risk don’t necessarily make patients feel different physically. Provision of health education can allay anxiety and fear of the future, providing knowledge about the condition, and confidence in making good choices about health-related behaviors. In this way, education also maintains patient interest and helps improve patient outcomes3

 

Behavior (Blalock SJ, DeVellis RF, Giorgino KB. 1996 & PiaseuN, Schepp K, Belza B. 2002) about osteoporosis is important, but changes in self- efficacy are crucial to changing the health-related behavior, which may lead to a reduction in fracture risk.

 

Moreover, lifestyle changes such as cessation of smoking and exercise programmes (Gold DT, et al. 2004 and Mayoux-Benhamou MA, et al. 2005) are difficult to maintain. Key elements for adherence to therapy and lifestyle changes seem to be the patient’s educational level and the information provided by the healthcare providers (Gold DT, McClung B. 2006), Thus, the patient’s knowledge of osteoporosis must be considered as a prerequisite for empowerment.

 

The relationship between patients and healthcare professionals may thus be an important factor in maintaining lifestyle changes and improving patients’ knowledge of osteoporosis3.

 

Support groups have a long history in patients with serious disease and have been shown to improve several dimensions of health-related quality of life and to reduce depression and anxiety. Lorig and colleagues enrolled patients with different chronic illnesses, in a chronic disease self-management programme, and after 1 year, participants in the programme had significantly improved health behaviours (Lorig KR, Sobel DS, Ritter PL, Laurent D, Hobbs M. 2001).

 

KEYWORDS

Osteoporosis, educación al paciente, sesiones educativas, empowerment.

 

INTRODUCCIÓN

 

La OP es la enfermedad metabólica más frecuente. Es una enfermedad asintomática hasta la aparición de complicaciones, esto dificulta la identificación de los pacientes que la padecen7.

 

Según la Organización Mundial de la Salud, la osteoporosis es un problema de salud importante que afecta a alrededor de 75 millones de personas en Europa, Japón y Estados Unidos. La morbilidad de la osteoporosis es causada por fracturas asociadas con dolor y disminución de la función física, la función social y el bienestar.

 

Se estima que entre el 30-40% de las personas mayores de 60 años tiene osteoporosis.

 

La importancia de la osteoporosis no reside en que origine una menor masa ósea o una alteración en la calidad del hueso, sino que ambas circunstancias son causas favorecedoras de las fracturas (Trigueros J.A, 2004). La calidad ósea engloba características estructurales del hueso, tanto macroscópicas como microscópicas, y del tejido óseo en sí mismo (Melton LJ, et al. 1993 & Gonzalez J, et al. 2008).

 

 

Se estima que anualmente se producen unas 30.000 fracturas de fémur en España, y su frecuencia es doble en las mujeres con relación a los hombres11. A partir de los 50 años, una mujer de raza blanca tiene aproximadamente un 40% de posibilidades de sufrir alguna fractura durante el resto de su vida, mientras que este riesgo en el varón es del 13%. (Trigueros JA, 2004 y Toquero, F. Rodríguez JC, 2008).

 

La fractura osteoporótica presenta un impacto sanitario y económico de gran magnitud en las sociedades actuales de los países desarrollados, ya que deteriora la calidad de vida, y el coste económico que provoca sobrecarga a cualquier sistema de salud. (González J, et al. 2008). Por esta razón y para evitarlo en la medida de lo posible, en salud pública es necesario implementar proyectos de trabajo grupal que ayuden al cambio de valores, actitudes, creencias y comportamientos de pacientes y profesionales en todo lo relativo al proceso salud / enfermedad12.

 

Los expertos llegaron a un consenso de que los objetivos de las escuelas de osteoporosis son prevenir las caídas y fortalecer el propio poder de los participantes5. OPSMC (Curso de autocontrol de osteoporosis) es una pequeña intervención educativa grupal que actualmente se lleva a cabo en entornos comunitarios por organizaciones como Osteoporosis Australia, esta es una organización nacional que brinda información, recursos, apoyo y educación sobre la osteoporosis, con miras a reducir la incidencia de fracturas osteoporóticas. Otros grupos de investigación australianos han descubierto que las mujeres que recibieron el OPSMC tienen un mayor aumento en el conocimiento de la osteoporosis, tanto a corto como a largo plazo, en comparación con las mujeres que solo reciben un folleto informativo sobre la osteoporosis3. En un ensayo controlado aleatorio realizado en el hospital de la Universidad de Odense (Dinamarca) se concluyó que un programa educativo multidisciplinario basado en grupos para pacientes con osteoporosis puede aumentar el conocimiento del paciente sobre la enfermedad. Queda por demostrar si el efecto es duradero, seguido de una mejor calidad de vida y asociado con una mayor adherencia a la terapia farmacológica y cambios en el estilo de vida4. Un estudio de Suecia investigó la educación del paciente sobre la osteoporosis, y los resultados mostraron que los propósitos de las escuelas de osteoporosis son reducir el riesgo de caídas, facilitar el empoderamiento, aumentar los niveles de funciones y actividad y enseñar a los participantes a dominar o reducir el dolor y los estudios han mostrado resultados positivos en pacientes. La educación mejora el uso de medidas preventivas no farmacológicas para la osteoporosis5. En un taller de educación para la salud realizado en Madrid (España), para aumentar el conocimiento y promover estilos de vida saludables para mejorar la calidad de vida y el autocuidado de las mujeres que reciben educación para la salud sobre la osteoporosis, los resultados fueron los esperados6. Existe una conciencia generalizada en la comunidad acerca de la osteoporosis (ciertamente entre las mujeres) y muchos están preocupados por las medidas preventivas pero los niveles de conocimiento y autoeficacia son bajos. Muchos factores de riesgo son modificables, como la ingesta de calcio y la actividad física, y las estrategias educativas para prevenir o reducir el impacto de la osteoporosis se centran en estos factores de riesgo. Los tratamientos de la Osteoporosis tienen como objetivo la reducción del número de fracturas por esta enfermedad. La herramienta fundamental para conseguirlo consiste en la construcción de un hueso resistente y fuerte, y evitar la pérdida de masa posterior 9.

 

El tratamiento farmacológico con bisfosfonatos (Chapurlat RD & Delmans PD. 2006), raloxifeno (Ettinger B, et al. 1999), estroncio (Reginster JY, et al. 2004) y hormona paratiroidea (Neer RM, et al. 2001) reduce la incidencia de fracturas en pacientes con osteoporosis. De manera similar, el aumento de la actividad física (Gregg EW, Pereira MA, Caspersen CJ. 2000), el abandono del hábito de fumar (Vestergaard P, Mosekilde L. 2003) y los programas de prevención de caídas (Skelton D, et al. 2005) pueden reducir el riesgo de fracturas.

 

Factores de riesgo no modificables en la osteoporosis:

 

  • Edad;
  • Sexo femenino (menopausia)
  • Alguna enfermedad
  • Algunos fármacos (corticoides)

 

Factores de riesgo modificables8:

 

  • Consumo excesivo de alcohol: Tiene un efecto supresor directo de la función osteoblástica, con una disminución de la formación ósea y la síntesis de colágeno. Por otro lado, se asocia a la enfermedad hepática crónica y la enfermedad pancreática que altera el metabolismo de la Vitamina D y produce la absorción intestinal.
  • Fumadores: Los fumadores tienen una desmineralización y osteoporosis acelerada en comparación con los no fumadores.
  • Nutrición: (Déficit de Vitamina D y Calcio).
  • Baja actividad física: El ejercicio es imprescindible porque frena la pérdida ósea, mejora la fuerza muscular, mantiene la agilidad y la estabilidad corporal, disminuye el dolor crónico y el riesgo de fracturas y caídas.

 

Tratamiento de la osteoporosis:

 

  • La ingesta de Calcio o suplementos: La ingesta de Calcio recomendada es de aproximadamente 1000-1200 mg al día y se recomienda hacerlo con la dieta, en caso de que no sea suficiente pueden indicar suplementos de calcio.
  • Vitamina D La ingesta recomendada es de 800-1000 al día. La fuente más importante de Vitamina D es la que recibimos de la energía solar. Se recomienda una exposición diaria de alrededor de 30 minutos, pero depende de diferentes factores como la latitud geográfica o la edad del paciente y el riesgo de padecer cáncer de piel. Se recomienda tratar el agua con suplementos de vitamina D en caso de mantener niveles bajos de vitamina D en sangre.
  • La ingesta de Calcio o suplementos. La ingesta de calcio aconsejable es de aproximadamente 1000-1200 mg día, y se recomienda realizarla a través de la dieta, en caso de que esta sea insuficiente se pueden indicar suplementos de calcio.
  • Vitamina D. El aporta recomendado es de 800-1000UI al día. la fuente más importante de vitamina D es la que recibe la exposición solar. Se recomienda una exposición diaria de unos 30 min para activar la síntesis adecuada de vitamina D, pero depende de diversos factores como la latitud geográfica o la edad de la persona y su riesgo a padecer cáncer de piel. Se recomienda el tratamiento con suplementos de vitamina D en caso de mantener niveles bajos de Vitamina D en sangre.
  • Estilo de vida saludable: Se recomienda mantener una vida saludable en todos los pacientes con osteoporosis. También para seguir una dieta rica en calcio, se recomienda hacer ejercicio físico, no fumar y no beber alcohol.
  • Prevención de caídas: Iluminación de la casa, el calzado, útiles domésticos y una actividad física razonable, adaptada a la edad y las características de la persona9.
  • Tratamiento farmacológico: Dirigido a reducir el riesgo de fracturas.

 

OBJETIVO

El objetivo es brindar conocimientos y promover formas de vida saludables orientadas a lograr una mejor calidad de vida y el autocuidado en las personas que reciben educación sanitaria sobre la osteoporosis.

 

METODOLOGÍA

Los motores de búsqueda de literatura para citas y resúmenes de artículos de investigación biomédica utilizados fueron; Medline Pubmed, Shohlar Google y Scielo.

 

RESULTADOS-DISCUSIÓN

El paciente podría obtener una mejora de su salud y calidad de vida, no solo por el tratamiento farmacológico, también fomentando su autonomía y en esto es muy importante el papel de la enfermera en colaboración con el paciente y su propia toma de decisiones.

Proporcionando al paciente una buena información y educación podemos ayudarle a manejar sus expectativas y a llevar de forma óptima el proceso de la osteoporosis, reduciendo el estrés que pueda presentar, controlando sus síntomas y, sobre todo, mejorando su calidad de vida.

 

CONCLUSIÓN

La educación sanitaria para personas con osteoporosis modifica su percepción de la calidad. Además, este tipo de actividad aumenta la comprensión de la enfermedad.

 

El paciente asume una mayor responsabilidad para su cuidado y esto ayuda a que pueda tener una mejor calidad de vida, gracias a los conocimientos adquiridos, que los profesionales de la salud, de la mejor manera posible podemos enseñar o transmitir, dándole una educación e información de calidad sobre lo que es la osteoporosis, consejos saludables, dieta, ayudas, facilidades para su día a día en las actividades básicas de la vida diária y para que el paciente presente las menos dudas posibles y el máximo conocimiento.

 

El “empowerment “es el hilo conductor en la educación y asesoramiento del paciente. Es el propio paciente quién debe experimentar la importancia que tienen sus propias habilidades y de esta manera aplicar el conocimiento que ha obtenido, y con los instrumentos apropiados podemos conseguir este objetivo.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Leino-Kilpi H, Vuorenheimo J. 1994. The patient’s perspective on nursing quality: developing framework for evaluation. Qual Assur Health care. 1994 6:1-11.
  2. Nygardh, 2011, The experience of empowerment in the patient staff encounter the patient´s perspective. Journal of Clinical Nursing, 21, 897-904.
  3. Laslett L, McNeil D, Lynch J. 2004. Patient education–the forgotten link in managing osteoporosis. Reprinted from Australian Family Physician Vol. 33, No. 3. Australia.
  4. Nielsen D, Ryg J, Nissen N, Nielsen W, Knold B & Brixen K. 2008. Multidisciplinary patient education in groups increases knowledge on osteoporosis: A randomized controlled trial. Department of Endocrinology and Physiotherapy. Odense University Hospital, Odense Denmark. Scandinavian Journal of Public Health, 2008; 36:346-352.
  5. Bangsbo A, Björklund A. 2010. Professional views on patient education in osteoporosis. University of Boräs and School of Health Science, Department of Rehabilitation, Jönköping University. Sweden. Arch osteoporos (2010) 5:101-110.
  6. López L, Castillón JR, López Á, Cordero B, Lumbreras G, Somoza MÁ. 2012. Workshop on health education on prevention of osteoporosis in women. Effectiveness of an intervention in primary care nurse. Centro de salud de Moralzarzal. Madrid. Nutr.clin. diet. hosp.2012; 32(2):75-85.
  7. Hermoso de Mendoza M.T. 2003. Classification of osteoporosis. Risk factors, Clinical manifestations, and differential diagnosis. Anales del Sistema Sanitario de Navarra vol.26 supl.3 Pamplona.
  8. López JE, López Salazar JE, López Salazar Y, Fasanella H. 2007. Osteoporosis: alimentación, vitamina D y ejercicio. gaceta médica de Caracas. V.115 n.4. Caracas. versión impresa ISSN 0367-4762.
  9. www.lire.es http://portal.hospitalclinic.org/enfermedades/osteoporosis
  10. De Felipe R, Cáceres C, Comas M, Dávila G, Fernández S and Ruiz T. 2010. Características clínicas de los pacientes con tratamiento para la osteoporosis en un centro de Atención Primaria: ¿A quién tratamos en nuestras consultas? Centro Salud Pintores, Parla, Madrid, España. Aten Primaria.2010; 421(11):559-563.
  11. Duro Martínez, JC, 2003. El discurso de los profesionales de la Comunidad de Madrid acerca del trabajo con grupos: Sobre técnicas y técnicos. Madrid. Red Revista Española de Salud Pública, 2003. [615]-627.