Type to search

Estado actual y conflictos ético/morales de las vacunas en niños.

Categoría: ,
6 abril 2021

AUTORES

  1. Marina Mairal Buera. Enfermera Urgencias Hospital Universitario Miguel Servet.
  2. Anna Atarés Pérez. Enfermera en Vigilancia de la Salud. Servicio de Prevención MAS.
  3. Miriam Piqueras García. Enfermera Localizada Servicios Especiales Hospital Universitario Miguel Servet.
  4. Tania Miñes Fernández. Enfermera de Urgencias en el Hospital universitario Miguel Servet.
  5. Vanesa Palomares García. Enfermera Urgencias Hospital Universitario Miguel Servet.
  6. Natalia del Barrio Aranda. Enfermera Medicina Interna Hospital General de la Defensa de Zaragoza.

 

RESUMEN

La vacunación infantil constituye la medida preventiva más eficaz de todos los tiempos. Por ello, a lo largo de los últimos años se ha invertido un gran esfuerzo en hacer posible que la inmunización llegue a todos los niños del mundo. Al mismo tiempo, han ido extendiéndose creencias sin base científica en contra de las vacunas. La negativa a la vacunación no es algo nuevo, se remonta a la introducción de la primera vacuna en el siglo xviii. Pero lo que hace unos años era anecdótico, hoy en día se extiende a través de los movimientos antivacunas, que siembran dudas acerca de la seguridad y la efectividad de las vacunas infantiles provocando la negativa de algunos padres a vacunar a sus hijos. Dicha negativa plantea un conflicto de valores entre el derecho de los padres a la crianza de sus hijos según sus creencias y el de justicia, al poner en riesgo la inmunidad del grupo1.

 

PALABRAS CLAVE

Vacunas, niños, ética, caso clínico, profesionales.

 

ABSTRACT

Childhood vaccination is the most effective preventive measure of all time. For this reason, in recent years a great effort has been invested in making it possible for immunization to reach all the world’s children. At the same time, unscientific beliefs against vaccines have been spreading. The refusal to vaccinate is not something new, it dates back to the introduction of the first vaccine in the 18th century. But what was anecdotal a few years ago is now spreading through anti-vaccine movements, which raise doubts about the safety and effectiveness of childhood vaccines, causing some parents to refuse to vaccinate their children. Said refusal raises a conflict of values between the right of parents to raise their children according to their beliefs and that of justice, by jeopardizing the immunity of the group.

 

KEY WORDS

Vaccines, children, ethics, clinical case, professionals.

 

INTRODUCCIÓN

En la actualidad, los profesionales sanitarios desempeñamos un papel fundamental en la decisión de los padres acerca de la vacunación ya que, incluso los padres que prefieren no vacunar a sus hijos, toman a los profesionales sanitarios como su fuente de información principal. Por ello debemos estar bien formados y concienciados acerca de la importancia de la vacunación para saber dar respuesta a las preocupaciones de los padres, que aunque rechacen nuestras recomendaciones no se convierten en «nuestros enemigos». Se ha de ofrecer información verídica, actualizada, comprensible y adecuada a las necesidades y requerimientos de los padres, para ayudarles a tomar decisiones de manera autónoma 1.

 

Asimismo, es imprescindible identificar e integrar los valores a nuestra práctica clínica basada en la evidencia, para lograr así una mayor calidad profesional. Se deben explorar los valores y creencias de los pacientes en la toma de decisiones sanitarias. Sus motivos de rechazo van desde el temor a reacciones adversas reales o imaginarias hasta creencias culturales, religiosas o de otro tipo. Entre los temores manifestados por los padres cabe destacar: dudas sobre la necesidad y la eficacia de las vacunas; que las vacunas (o sus aditivos) no sean seguras y causen complicaciones serias; que le hagan pasar la enfermedad para la que se supone deben proteger; el número de inyecciones en cada consulta; la sobrecarga del sistema inmunitario, y la edad, el dolor o la fiebre por la vacuna. Algunos consideran que pasar la enfermedad natural es más saludable y natural. Por otra parte, la generalización del uso de Internet con tanta cantidad de información no contrastada o los movimientos antivacunas que difunden argumentos ya desmentidos por la ciencia contribuyen a difundir ideas erróneas y mitos sobre las vacunas.

 

Existen diversas tipologías de padres que rechazan las vacunas. Un grupo de padres suele aceptar la información que les dan los profesionales, que demandan para contrarrestar los mensajes antivacunas o bien no están completamente al tanto de los beneficios de las vacunas. Otro grupo dispone de información tanto de mensajes pro como antivacunas y antes de decidir, desean contrastar, pero su relación de confianza con su pediatra, inclina la balanza a favor de la vacunación. Otros rechazan las vacunas pero están en predisposición de escuchar los argumentos de la otra parte. Y finalmente, está el grupo de padres militantes, que quiere convencer al sanitario de sus argumentos contra las vacunas. Su cualificación suele ser superior a la media, reclaman que se les respete su derecho a decidir y no se les discrimine por ello. Es difícil que los dos últimos grupos cambien su posición, aunque el diálogo respetuoso y repetido y las experiencias posiblemente hagan sus creencias menos firmes con el paso del tiempo1.

 

Para poder entender los valores de los pacientes, sus motivaciones, preferencias y limitaciones, debemos mejorar nuestras habilidades de comunicación y adquirir hábitos deliberativos, ser empáticos frente a la confrontación aunque no estemos de acuerdo con sus puntos de vista y no limitarnos a informar sin más por temor a no respetar su autonomía, ya que, de ese modo podríamos no lograr los objetivos de educación en salud. Comprender y no juzgar son las bases para cooperar y tomar decisiones conjuntas con las familias buscando acuerdos, en un clima de respeto y progresiva confianza. Hay que estar dispuestos a ofrecer una respuesta individual y diferenciada, así como ser capaces de negociar y establecer plazos, por ejemplo si unos padres no quieren que su hijo reciba una vacuna, lograr que reciba otras, y dejar abierta la posibilidad de reconsiderar el tema más adelante1. Hay que dedicar tiempo a estas familias pues, generalmente, la decisión de no vacunar no ha sido tomada de forma frívola e irracional y en una consulta rápida de 5-10min los padres no van a cambiar de opinión2.

 

En definitiva, se deben buscar puntos de equilibrio prudentes, que respeten en lo posible todos los valores en conflicto y sólo cuando sea imposible el respeto de todos, se priorizará y cederá uno u otro sobre los demás. Como opción extrema, si nuestra tolerancia no nos permite aceptar el seguimiento de un paciente cuando existen estos desacuerdos, podríamos pedirles que se cambien de pediatra. Aunque la opción de cambio de médico sólo es responsable cuando se ha perdido la relación de confianza requerida entre el paciente y el médico, puesto que nuestra obligación es no abandonar al paciente1.

 

La Comisión Europea pretende elaborar propuestas para fortalecer las vacunaciones en Europa. Para ello ha lanzado una consulta pública con el propósito de recabar opiniones de los ciudadanos, administraciones sanitarias, entidades y organizaciones involucradas. No se trata de un debate sobre los beneficios de la vacunación, pero el creciente escepticismo hacia las vacunas amenaza con revertir los avances que se han ido logrado en la salud pública, y por ello con esta consulta se ofrece a los ciudadanos europeos la oportunidad de expresar y compartir sus opiniones y propuestas en relación con el fortalecimiento de las vacunaciones en el ámbito europeo3.

 

DESARROLLO DEL CASO CLÍNICO

Esperanza García es pediatra en una zona de nueva construcción, con el Centro de Salud recién abierto. Todo va bien con el programa de vacunación hasta que viene a su consulta una pareja joven, universitarios ambos, que traen a los dos hijos por catarro. Al abrir la historia piden que se haga constar que los niños, de tres meses y cuatro años, no están vacunados ni lo van a estar nunca, pues “ya sabemos la causa del autismo y lo que hay detrás de ello” 4.

 

DISCUSIÓN-CONCLUSIONES

En este caso el problema radica en la negativa de unos padres a vacunar a sus hijos, utilizando argumentos con poca base científica pero que están muy extendidos socialmente. La vacunación, además del beneficio individual que supone, tiene un efecto beneficioso en el ámbito comunitario al limitar el número de personas susceptibles a una determinada enfermedad. Los valores en cuestión van, desde la libertad de los padres respecto a las decisiones que afectan a la salud de sus hijos, a la salud de la población, que resulta afectada cuando se debilita el efecto de defensa comunal (inmunidad de grupo) que conllevan la mayor parte de las vacunas.

 

Las familias que deciden no vacunar a sus hijos constituyen un reto para los profesionales sanitarios, al que tenemos que hacer frente con decisión. Existe información suficiente para saber cómo manejarnos en esta situación. Los profesionales sanitarios debemos adoptar una actitud positiva, dejando a un lado la crítica no constructiva en la que a veces nos enredamos2.

 

Es necesario explorar los valores y las creencias de los padres reticentes a vacunar a sus hijos, que van desde el temor a reacciones adversas reales o imaginarias hasta creencias culturales, religiosas o de otro tipo. Con frecuencia estos padres disponen de mucha información, aunque no suele ser correcta. La generalización del uso de Internet con cantidad de información no contrastada contribuye a difundir ideas erróneas y mitos sobre las vacunas. Los movimientos antivacunas difunden argumentos ya desmentidos por la ciencia, como la supuesta relación del autismo con la vacuna del sarampión, entre otros1.

 

La vacunación forma parte importante de la actividad preventiva realizada por los pediatras y profesionales de enfermería en Atención Primaria. La medicina preventiva necesita tanto de la ética como de la técnica porque debe tener en cuenta las opciones vitales, las decisiones personales y el estilo de vida, así como el ámbito de las libertades.

 

En una sociedad plural como la actual, debemos asumir que en ocasiones se producirán desacuerdos con los padres, y no solo en el tema de las vacunaciones, debido a las diferentes formas de entender el contenido de la beneficencia para los niños. El respeto a la autonomía no nos exime de argumentar e intentar persuadir (siempre que haya evidencia científica del beneficio de nuestra recomendación, como en este caso) para conseguir actitudes y decisiones saludables para los niños1.

 

Es indispensable la actitud de respeto y empatía, así como evitar la confrontación, con el objetivo de buscar acuerdos, fomentando la responsabilidad compartida5.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Riaño Galán I, Martínez González C, Sánchez Jacob M. Recomendaciones para la toma de decisiones ante la negativa de los padres a la vacunación de sus hijos: análisis ético. An Pediatría [Internet]. 2013 Jul 1; 79(1):50. e1-50. e5. Disponible en: https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S1695403313000210?via%3Dihub
  2. Piñeiro Pérez R, Hernández Martín D, Carro Rodríguez MÁ, de la Parte Cancho M, Casado Verrier E, Galán Arévalo S, et al. Consulta de asesoramiento en vacunas: el encuentro es posible. An Pediatría [Internet]. 2017 Jun; 86(6):314–20. Disponible en: http://linkinghub.elsevier.com/retrieve/pii/S1695403316302089
  3. Comisión Europea. La Unión Europea lanza una consulta pública para reforzar las vacunaciones | Comité Asesor de Vacunas de la AEP [Internet]. 2018. Disponible en: http://vacunasaep.org/profesionales/noticias/la-ue-lanza-una-consulta-publica-para-reforzar-las-vacunaciones
  4. J. Gérvas Camacho, A. Segura Benedicto MG-OA. Ética y vacunas: más allá del acto clínico. In Disponible en: http://equipocesca.org/new/wp-content/uploads/2010/07/25-bioetica.pdf
  5. Carmen Martínez González Pediatra EAP SBlas Parla Madrid Magíster en Bioética D. PROBLEMAS ETICOS EN PEDIATRIA.; Disponible en: http://www.avpap.org/documentos/alava2007/etica.pdf