Type to search

Esclerosis múltiple. Características y diagnóstico.

Categoría: ,
4 enero 2022

AUTORES

  1. Sheila María Benito Galindo. Técnico Superior en Laboratorio de Diagnóstico Clínico. Servicio Aragonés de Salud. Hospital Clínico Lozano Blesa. Zaragoza.
  2. Aída Pérez Bona. Técnico Superior en Laboratorio de Diagnóstico Clínico. Servicio Aragonés de Salud.
  3. Carla del Amo Arregui. Técnico Superior en Laboratorio de Diagnóstico Clínico. Servicio Aragonés de Salud.
  4. María Clara Ormazabal Cundin. Técnico Superior en Laboratorio de Diagnóstico Clínico. Servicio Aragonés de Salud.
  5. Macarena Hidalgo de la Cruz. Técnico Superior en Laboratorio de Diagnóstico Clínico. Servicio Aragonés de Salud.
  6. Marta Salas Ostale. Técnico Superior en Laboratorio de Diagnóstico Clínico. Servicio Aragonés de Salud. Hospital Clínico Lozano Blesa. Zaragoza.

 

RESUMEN

La esclerosis múltiple (EM) se caracteriza por su anatomía patológica, consistente en la aparición de lesiones focales, múltiples y distribuidas en la sustancia blanca de todo el sistema nervioso central, denominadas placas, en las que los más llamativo es la pérdida de mielina (desmielinización) con preservación relativa de los axones. Se piensa que intervienen factores genéticos para su desarrollo y un factor ambiental desconocido que originaría un amplio espectro de alteraciones en la respuesta inmunitaria1. Para su diagnóstico se tiene en consideración la existencia de criterios clínicos y se complementa con pruebas de laboratorio.

 

PALABRAS CLAVE

Esclerosis múltiple, desmielinización, EM, diagnóstico.

 

ABSTRACT

Multiple sclerosis (MS) is characterized by its pathological anatomy, consisting of the appearance of focal, multiple and distributed lesions in the white matter of the entire central nervous system, called plaques, in which the most striking is the loss of myelin (demyelination) with relative preservation of axons. It is thought that genetic factors intervene for its development and an unknown environmental factor that would cause a wide spectrum of alterations in the immune response1. For its diagnosis, the existence of clinical criteria is taken into account and complemented by laboratory tests.

 

KEY WORDS

Multiple sclerosis, demyelination, MS, diagnosis.

 

INTRODUCCIÓN

La esclerosis múltiple es una patología de enorme importancia social porque supone una de las causas más frecuentes de incapacidad por enfermedad neurológica en personas jóvenes. Por otra parte, es una de las enfermedades que más se ha estudiado epidemiológicamente sin llegar a identificar los factores etiológicos.

Para diagnosticar a un paciente de esclerosis múltiple se tiene que cumplir el requisito imprescindible de que presente lesiones del neuroeje, espaciadas física y temporalmente.

La EM es de carácter autoinmune atacando a la mielina de la sustancia blanca del eje neural que recubre los axones, cursa con la aparición de lesiones inflamatorias focales (placas) en la sustancia blanca cerebral.

 

OBJETIVO

El principal objetivo es dar a conocer esta enfermedad, esclerosis múltiple, así como dar importancia al hecho de su compleja sintomatología y su escaso tratamiento, pero sobre todo, nos centraremos en su diagnóstico.

 

METODOLOGÍA

Esta revisión bibliográfica se ha realizado consultando información considerada relevante en distintas bases de datos como son Scielo, Medline y Elsevier. Se han utilizado Google Académico y Pubmed como buscadores de bibliografía para poder comparar los diferentes artículos y publicaciones.

 

RESULTADOS

Se desconoce la causa de la enfermedad, aunque se sabe que su desarrollo se asocia a una combinación de factores genéticos que predisponen a padecer la enfermedad, y factores ambientales e infecciosos que favorecen la aparición de la esclerosis múltiple.

El 90% de los pacientes con EM presentan un curso clínico caracterizado por la aparición de episodios o brotes de disfunción neurológica que, a medida que se repiten, van dejando secuelas funcionales neurológicas1,2. La característica clínica que mejor la define es la variabilidad, al depender de la localización de las lesiones desmielinizantes. Así, es frecuente la aparición de parestesias, debilidad, diplopía, alteraciones de la visión, nistagmo, disartria, ataxia, alteraciones de la sensibilidad profunda, disfunción vesical, alteraciones emocionales y deterioro cognitivo.

El diagnóstico clínico de la EM se realiza tomando en consideración la existencia de cuadros clínicos de diseminación espacial y de dispersión temporal. La clínica se complementa con métodos de investigación paraclínicos (líquido cefalorraquídeo, potenciales evocados y resonancia magnética2).

  • LCR: macroscópicamente normal. Se observa un aumento de las inmunoglobulinas (principalmente la IgG). Además, pueden aparecer bandas de células plasmáticas, las denominadas bandas oligoclonales (BOC), detectadas por isoelectroenfoque en gel de poliacrilamida, que se pueden observar hasta en un 95% de los pacientes3.
  • Potenciales evocados: son registros de potenciales eléctricos que se generan en el sistema nervioso central tras la estimulación de un órgano sensitivo/sensorial periférico. Probablemente, se trata de la prueba más determinante, junto con la resonancia magnética, para establecer un diagnóstico definitivo de esclerosis múltiple.
  • Resonancia magnética nuclear (RMN): sirve para determinar la extensión de las lesiones, y diferenciar la naturaleza aguda o crónica. En muchas ocasiones estas imágenes preceden a la aparición de síntomas clínicos. Por las características de la sustancia blanca, se trata de la prueba más fiable para el diagnóstico. La RMN craneal detecta lesiones hasta en un 95% y la cervicomedular hasta en un 75% de los casos. Es una técnica que informa indirectamente acerca de la histopatología, puesto que el paso de contraste a través de la barrera hematoencefálica significa que está permeable, y que se está produciendo inflamación. La RMN debe realizarse conjuntamente a la vez que la clínica3.

 

Una vez que el diagnóstico se ha establecido, es necesario determinar si los pacientes tienen factores de mal pronóstico, los cuáles, van a generar un impacto en el tipo de tratamiento a elegir. Al momento, se han estudiado factores pronósticos epidemiológicos, clínicos, biomoleculares y de imagen, los cuales, nos permiten predecir si la enfermedad tiene un comportamiento agresivo o por el contrario un curso benigno. El número de lesiones en las imágenes de la resonancia magnética cerebral, la presencia de lesiones en tronco encefálico y médula espinal son los factores que han demostrado tener un impacto en la progresión de discapacidad. La presencia de bandas oligoclonales en el líquido cefalorraquídeo tiene un rol fundamental en la conversión de un síndrome clínico aislado en esclerosis múltiple clínicamente establecida.

A pesar de disponer de fármacos modificadores de la enfermedad, todavía no hay ninguno que frene su evolución, si no que se orientan a paliar la sintomatología de brotes4. Mientras se investiga sobre la posibilidad de un tratamiento curativo efectivo para la EM, el médico debe tratar de aliviar los síntomas de la enfermedad con un enfoque multidisciplinar de cada síntoma, incluyendo fármacos, rehabilitación, fisioterapia, terapia ocupacional, etc.

 

CONCLUSIONES

La esclerosis múltiple presenta una sintomatología muy diversa, afectando a distintos órganos a la vez, lo cuál hace más difícil su diagnóstico. Es necesario utilizar diferentes pruebas para su identificación pero no hay ningún marcador específico de esta enfermedad.

La EM, que a menudo pasa desapercibida en nuestra sociedad, es una patología con una gran importancia social ya que es una de las causas más frecuentes de incapacidad por enfermedad neurológica en personas jóvenes.

Así mismo, es de suma importancia los estudios que se llevan a cabo día a día de esta enfermedad ya que no hay un tratamiento efectivo para combatirla, si no que la terapia seguida sirve para paliar los síntomas derivados de esta patología.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Óscar Fernández Fernández, V.E. Fernández Sánchez. Enfermedades del sistema nervioso. Medicine: Programa de Formación Médica Continuada Acreditado. Serie 9, nº 76, 2007.
  2. O. Fernández, V.E. Fernández, M. Guerrero. Esclerosis múltiple. Medicine: Programa de Formación Médica Continuada Acreditado. Volumen 11, nº 77, 2015.
  3. J.L. Carretero Ares, W. Bowakin Dib, J.M. Acebes Rey. Actualización: Esclerosis Múltiple. Medifam. Volumen 11, nº 9, 2001.
  4. M.C. Martinez, Altarriba, O. Ramos-Campoy, I.M. Luna-Calcaño, E. Arrieta Antón. Revisión de la esclerosis mútiple. Diagnóstico y tratamiento. Semergen-Medicina de Familia. Volumen, nº 6, 2015.