Type to search

Envejecimiento y soledad,un reto para el sistema: revisión sistemática.

30 agosto 2021

AUTORES

  1. María Onieva Martín. Grado de Trabajo Social, C.S. Sagasta, Zaragoza.
  2. José Antonio Ortín Clavería. Grado de Fisioterapia, Hospital Universitario Miguel Servet, Zaragoza.
  3. Estela Meléndez Sánchez. Grado en Enfermería, Hospital Clínico Universitario, Lozano Blesa, Zaragoza.
  4. Ainhoa Bartumeus Bartolomé. Licenciada en Psicología, C.S. San José Norte, Zaragoza.
  5. Lorena Cartiel Marina. Grado en Fisioterapia, C.S. Sagasta, Zaragoza.
  6. Francisco Javier Monserrat Cantera. Grado de Fisioterapia, Hospital Universitario Miguel Servet, Zaragoza.

 

RESUMEN 

La organización mundial de la salud (OMS) nos avisa de la importancia de que los gobiernos vayan adaptándose a esta situación, desde la realización de presupuestos adecuados a las necesidades reales de esta población, pasando por la organización de los diferentes sistemas de servicios sociales y sanitarios a la gran demanda de recursos que año tras año irá incrementándose. Hay una previsión de que los habitantes del planeta con una edad superior a sesenta años pasarán de un 12% en el año 2015 a un 22% en el año 2050.El objetivo principal o general podemos determinar que es: mantener y mejorar el estado físico y psicológico de las personas mayores de 65 años. El envejecimiento de la sociedad mundial y más concretamente la española está poniendo a los diferentes gobiernos ante la encrucijada tanto a nivel económico como social, dar un trato y cuidado digno y adecuado a nuestros mayores.

 

PALABRAS CLAVE

Envejecimiento, soledad, tercera edad, problemas físicos, problemas psicológicos.

 

ABSTRACT

The world health organization (WHO) advises us of the importance of governments adapting to this situation, from the realization of adequate budgets to the real needs of this population, through the organization of the different systems of social services and toilets to the great demand for resources that year after year will increase. There is a forecast that the inhabitants of the planet over sixty years of age will go from 12% in 2015 to 22% in 2050.The main or general objective we can determine is: to maintain and improve physical condition and psychology of people over 65 years. The aging of world society, and more specifically that of Spain, is putting the different governments at the crossroads, both economically and socially, to provide dignified and adequate treatment and care to our elders.

 

KEY WORDS

Aging, loneliness, old age, physical problems, psychological problems.

 

INTRODUCCIÓN 

Con este trabajo vamos a tratar de dar a conocer dos grandes conceptos como son la soledad y el envejecimiento de la sociedad.

En este trabajo también valoraremos si se puede actuar de una manera mínimamente eficaz para atenuar los problemas relacionados con estos dos conceptos ya mencionados.

El envejecimiento de la sociedad se está produciendo a nivel mundial. Actualmente no se entiende que una persona, independientemente del lugar donde resida, no alcance una edad de sesenta años1.

La organización mundial de la salud (OMS) nos avisa de la importancia de que los gobiernos vayan adaptándose a esta situación, desde la realización de presupuestos adecuados a las necesidades reales de esta población, pasando por la organización de los diferentes sistemas de servicios sociales y sanitarios a la gran demanda de recursos que año tras año irá incrementándose.

Hay una previsión de que los habitantes del planeta con una edad superior a sesenta años pasarán de un 12% en el año 2015 a un 22% en el año 20502.

Un dato todavía más preocupante es que el 80% de esas personas mayores vivirá en países de ingresos bajos o medios2.

Estos datos a nivel de España empeoran todavía más ya que según el Instituto Nacional de Estadística (INE) en 2015 el 18,5% de la población en España era mayor de 65 años mientras que en 2021 con los últimos datos oficiales estamos en un 19,77%. Todos estos datos no son sólo superiores a la previsión mundial, sino que además abarca cinco años menos de los que la OMS ofrecía (franja de edad de la OMS era para mayores de 60 años, mientras que la franja de edad para España era de mayores de 65 años).

En el mapa de España podemos observar el porcentaje de población de personas mayores de 65 años que hay en las diferentes Comunidades Autónomas con los últimos datos ofrecidos por el INE a fecha del año 2021.

Observamos como las regiones más cercanas al mar mediterráneo son las que tienen índices porcentuales menores y que estos van aumentando cuando nos vamos desplazando hacia el noroeste del país. Es un dato que convendría analizar y comparar en relación a la dependencia que exista en esas comunidades y el estado de salud que presentan.

A simple vista podemos pensar que el hecho de encontrarse en unas zonas con un clima más suave y con menos variabilidad podría ayudar a que todos los grupos de personas puedan realizar mayor actividad física y relación social, repercutiendo de algún modo en el estudio que estamos realizando.

La tasa de dependencia en España está en un 30,46% en personas mayores de 65 años, diez comunidades autónomas están por encima de este porcentaje, siendo la de mayores tasas de dependencia Galicia, Castilla León y Principado de Asturias.

En contraposición nos encontramos que las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla tienen unas tasas respectivas de 19.22% y 17.67%, las Comunidades Autónomas con menores tasas de dependencia son La Región de Murcia e Islas Baleares con un 24,37% y 23,78%.

Esas tasas de dependencia van a generar un aumento sustancial de los presupuestos para llegar a todas estas personas y darles una ayuda necesaria tanto a nivel social como sanitario, tanto para ellos como para sus cuidadores.

Con el envejecimiento de la sociedad aparece un problema asociado que es la soledad. En España en el año 2020 había cerca de cinco millones de personas viviendo solas, un 10,4% de los hogares, de estas el 43,6% tenía 65 o más años3.

La soledad no deseada genera un sentimiento de vacío, un problema real que poco a poco se va convirtiendo en una epidemia4.

La soledad es una cuestión de salud, el 39,8% de las personas mayores de 65 años sufren la denominada soledad emocional según un estudio de la obra social de la Caixa en el cual también se alerta de un aislamiento como consecuencia de una pérdida de la red social de amigos, nos es más complicado mantener contacto por diversos motivos como la muerte o un estado de salud más dependiente entre otros5.

El 72% de estas personas mayores de 65 años que viven solas son mujeres6.

Los problemas de salud que pueden aparecer relacionados con esta epidemia son la depresión, la mortalidad prematura5, la hostilidad, la tristeza o la ansiedad4. Todo esto reactiva mecanismos neurobiológicos que pueden acabar generando entre otras cosas conductas de salud inadecuadas como puede ser caer en el riesgo a adicciones, empeorar la calidad de sueño e incluso incrementar las posibilidades de ideales suicidas o morir de manera prematura4.

El envejecimiento de la sociedad, la soledad y todos los problemas relacionados con los mismos nos llevan a una encrucijada, un círculo vicioso en el que en caso de no cuidar y poner atención en estos grupos de edad podemos generar mayores necesidades sanitarias y de servicios sociales.

Debemos estudiar medios y métodos que ayuden a estas personas en su día a día mejorando su estado anímico y físico, aumentando y manteniendo su autonomía.

Todo esto repercutirá de manera positiva tanto en las personas de más de 65 años como en la economía de los países ya que pueden verse abocados a no poder dar atenciones adecuadas por falta de recursos.

Una atención específica adecuada tanto a nivel de atención primaria, especialidad o Servicios Sociales puede repercutir de manera positiva y reducir por ejemplo las estancias en los centros hospitalarios.

La estancia media en España de una hospitalización es de 7,8 días, en los hospitales de agudos es de 6,5 días y el coste medio de cada hospitalización conforme a los datos dados por el ministerio de Sanidad asciende a 4746 euros7.

El Estado de Bienestar no va a poder dar una atención directa a las necesidades que están surgiendo8. Se deberá trabajar en encontrar los mejores medios tanto para las personas mayores como para los cuidadores de las mismas, ya sea en ámbito familiar como profesional.

La formación de los profesionales sanitarios en compromiso ético y moral a la par que especializarse en geriatría será fundamental para dar unos cuidados de mayor calidad8.

Como trabajo transversal a nivel sanitario y social deberemos fomentar unos mejores hábitos de vida que ayuden a mantener un mejor estado de salud que acompañe a esa longevidad. Vivir más años, pero en mejor estado de salud, fomentando una alimentación adecuada, mayor actividad física adaptada a la edad de las personas, por un lado, mientras que por el otro evitar hábitos relacionados con el tabaco, bebidas alcohólicas, drogas y sedentarismo9.

Importante también es determinar el grado de ingresos de las personas mayores para poder evaluar si lo que buscamos o intentamos fomentar en ellas como puedan ser unos hábitos saludables entre los que se encuentran unas dietas basadas en frutas, verduras, pescados o carnes están a su alcance o es algo totalmente inalcanzable para ellos.

Intentar realizar actuaciones adecuadas supone ser coherentes en que se tengan los medios para alcanzarlos. En los diferentes gobiernos empiezan a hablarse de incremento o reducción de los impuestos derivados en según qué tipo de alimentos como puede ser los saludables o los menos adecuados como las bebidas carbonatadas o el alcohol.

Se debe valorar que queremos o cómo queremos que nuestros mayores y futuros mayores tengan menos problemas mediante la famosa y codiciada dieta mediterránea, productos frescos, frutas y verduras, pero todo esto cae en un simple deseo al ver la revalorización de las pensiones que este año ascenderá en 0,9%10, mientras que la bolsa de la compra según la Organización de Consumidores (OCU) ha subido en torno a un 2,8%11 en tiempos de coronavirus.

Todas las comunidades autónomas excepto Navarra y Asturias12 han reducido el presupuesto que destinan a Políticas Sociales. Cinco de ellas, como es el caso de Madrid, Aragón, Canarias, Castilla-La Mancha y Cataluña, han disminuido también la inversión por habitante.

Podemos observar que en diez años hay comunidades que no han podido mantener su presupuesto y este ha llegado a disminuir.

El gasto social por habitante fue de 2.498,5 euros en 2019, 36,8 euros inferior al de 2009 y 11,75 euros inferior al de 201812.

El presupuesto destinado a protección social ha sido 6.3 puntos inferior en 2019 con respecto a una década atrás y una diferencia con respecto al año 2018 de 1,2 puntos inferior12.

 

OBJETIVOS 

En esta revisión sistemática se pretende demostrar si se puede influir sobre la soledad y el envejecimiento de la sociedad mediante diferentes tipos de actividades y proyectos.

El objetivo principal o general podemos determinar que es:

  • Mantener y mejorar el estado físico y psicológico de las personas mayores de 65 años

Como objetivos específicos propondremos:

  • Fomentar y desarrollar actividades de ejercicio terapéutico adaptado a las personas, principalmente de este grupo de edad
  • Fomentar hábitos de salud favorables para este colectivo
  • Fomentar actividades grupales que fomenten la lucha contra la soledad y ampliar redes sociales en su entorno cercano.
  • Crear una red por Servicios Sociales y Sanitarios que puedan controlar y atender las necesidades que puedan surgir a las personas que sufren la soledad pudiendo actuar ante cualquier signo de alarma.

 

METODOLOGÍA 

Basaremos nuestra búsqueda principal en bases de datos MEDLINE (Pubmed), Organización Mundial de la Salud (OMS), Google y datos ofrecidos por el Instituto Nacional de Estadística de España (INE).

∙ Tipo de estudios incluidos: Revisiones sistemáticas.

∙ Artículos y datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

∙ Artículos y datos del instituto nacional de estadística (INE).

∙ Artículos y publicaciones de asociaciones de carácter sanitario relacionadas con la geriatría incluidos Ministerio de Sanidad.

∙ Publicaciones de periódicos y diarios.

En la base de datos PUBMED utilizaremos los siguientes filtros o limitaciones:

∙ Especie: humana.

∙ Publicaciones: restringidas a los últimos 5 años.

∙ Disponibilidad de texto: texto completo gratis (Free full text).

∙ Tipos de artículos: revisiones sistemáticas (Systematic Reviews).

∙ Lenguajes: español e inglés.

∙ Edad: 65 años o más.

Los términos MESH que vamos a utilizar son: isolation loneliness, elderly, group activities, health expenditure.

Los criterios de búsqueda en buscador Pubmed una vez aplicados los filtros y términos MESH mencionados son:

A. elderly 3499.

B. Isolation loneliness 6.

C. group activities 278.

D. Health expenditure 12.

Cruzamos los términos “Elderly” e “Isolation loneliness” consiguiendo un total de 6 revisiones sistemáticas.

Las revisiones elegidas son:

A. Fakoya OA, McCorry NK, Donnelly M. Loneliness and social isolation interventions for older adults: a scoping review of reviews. BMC Public Health. 2020 Feb 14;20(1):129. doi: 10.1186/s12889-020-8251-6. PMID: 32054474; PMCID: PMC7020371.

B. Noone C, McSharry J, Smalle M, Burns A, Dwan K, Devane D, Morrissey EC. Video calls for reducing social isolation and loneliness in older people: a rapid review. Cochrane Database Syst Rev. 2020 May 21;5(5):CD013632. doi: 10.1002/14651858.CD013632. PMID: 32441330; PMCID: PMC7387868.

C. Mikkelsen ASB, Petersen S, Dragsted AC, Kristiansen M. Social Interventions Targeting Social Relations Among Older People at Nursing Homes: A Qualitative Synthesized Systematic Review. Inquiry. 2019 Jan-Dec;56:46958018823929. doi: 10.1177/0046958018823929. PMID: 30791836; PMCID: PMC6376508.

D. Davies LE, Spiers G, Kingston A, Todd A, Adamson J, Hanratty B. Adverse Outcomes of Polypharmacy in Older People: Systematic Review of Reviews. J Am Med Dir Assoc. 2020 Feb;21(2):181-187. doi: 10.1016/j.jamda.2019.10.022. Epub 2020 Jan 8. PMID: 31926797.

E. Valtorta NK, Moore DC, Barron L, Stow D, Hanratty B. Older Adults’ Social Relationships and Health Care Utilization: A Systematic Review. Am J Public Health. 2018 Apr;108(4):e1-e10. doi: 10.2105/AJPH.2017.304256. Epub 2018 Feb 22. PMID: 29470115; PMCID: PMC5844393.

De esta búsqueda se descarta la siguiente revisión como consecuencia de tener una edad media los participantes de 50 años. F. Ige J, Gibbons L, Bray I, Gray S. Methods of identifying and recruiting older people at risk of social isolation and loneliness: a mixed methods review. BMC Med Res Methodol. 2019 Aug 29;19(1):181. doi: 10.1186/s12874-019-0825-6. PMID: 31464586; PMCID: PMC6714404.

Por otro lado, cruzaremos group activities y health expenditure consiguiendo un total de una revisión sistemática.

La revisión elegida es: A. Migueles JH, Cadenas-Sanchez C, Ekelund U, Delisle Nyström C, Mora González J, Löf M, Labayen I, Ruiz JR, Ortega FB. Accelerometer Data Collection and Processing Criteria to Assess Physical Activity and Other Outcomes: A Systematic Review and Practical Considerations. Sports Med. 2017 Sep;47(9):1821-1845. doi: 10.1007/s40279-017-0716-0. PMID: 28303543; PMCID: PMC6231536.

 

RESULTADOS

La primera revisión que hemos analizado es “Loneliness and social isolation interventions for older adults: a scoping review of reviews”.

Esta revisión sistemática se realizó sobre un total de 33 estudios que cumplieron el proceso de inclusión, todos ellos se basaban en intervenciones para la soledad y el aislamiento social en personas mayores.

Se dividió en intervenciones dirigidas a personas mayores que residen en la comunidad o en entornos institucionalizados13.

Las intervenciones se clasificaron en:

o Actividad grupal o individual.

o Objetivo de la intervención.

o Tipo de intervención.

En esta revisión sistemática se puede intuir que las intervenciones grupales parecen más apropiadas a este tipo de personas que las individuales, ya que generalmente se interviene sobre personas con vínculos sociales denominados insuficientes.

Por otro lado, hay algunos aspectos a mejorar en futuros estudios, lo que se denomina debilidades.

El primero sería una definición común para el término soledad y aislamiento social,

Otro tema sería una definición y desarrollo pormenorizado del tipo de actividades que se propone en el estudio para poder incidir con las intervenciones que sean más apropiadas y poder realizar estudios adecuados con conclusiones avaladas por la evidencia científica.

Buscar e invertir en una descripción más adecuada al tipo de personas que se incluyen en el estudio, se pueden establecer muchos subgrupos y las actividades recomendables para cada uno de ellos pueden ser diferentes.

La segunda revisión analizada es “Video calls for reducing social isolation and loneliness in older people: a rapid review”

Esta revisión se realizó con motivo de la actual crisis generada por el Covid-19, en ella se buscó evaluar la posible idoneidad y efectividad de las videollamadas para reducir el aislamiento social y la soledad en las personas mayores, con una edad media de 65 años, y como objetivos específicos valorar si se podía con ello también reducir los casos de depresión y mejorar la calidad d de vida en los mismos14.

Se incluyó en el estudio cualquier tipo de intervención en la que se buscará la actuación sobre la soledad y el aislamiento social mediante el uso de internet, llamadas telefónicas o videollamadas.

Cada estudio midió la soledad utilizando la Escala de Soledad de UCLA.

En este estudio fue patente la necesidad de delimitar o hacer subgrupos de personas mayores, ser más rigurosos con participantes más diversos y representativos.

La tercera revisión analizada es “Social Interventions Targeting Social Relations Among Older People at Nursing Homes: A Qualitative Synthesized Systematic Review”.

Las relaciones sociales son un factor que afecta a la salud y el bienestar social a lo largo de la vida y mucho más en el periodo de la vejez.

Este estudio busca encontrar el respaldo de la evidencia científica en las diferentes intervenciones sociales que se proponen, todas ellas en residencias y hogares para personas mayores15.

Se incluyeron intervenciones diez estudios los cuales se centraban en las relaciones sociales o intervenciones sobre la soledad, apoyo social, aislamiento social, red social o estar solo involuntariamente.

Las personas que participaron en el estudio podían hacerlo de manera física o mediante videoconferencia o similar. Las actividades se consideran de tipo narrativo.

Se ofrecieron intervenciones entre otras de la terapia de reminiscencia, intervenciones cognitivas y grupos de apoyo.

Todas las intervenciones sociales provocaron tendencias positivas tanto a nivel social como en la mejoría de la salud, todos consiguieron algún efecto positivo entre los diferentes participantes, aunque solamente la mitad de ellos estudios consiguió resultados positivos estadísticamente significativos.

Implementar intervenciones sociales entre este tipo de personas es positivo seguro en las residencias y centros de mayores, pero también deben rediseñar estudios futuros con el fin de establecer una base de conocimientos más sólida.

La cuarta revisión analizada es “Adverse Outcomes of Polypharmacy in Older People: Systematic Review of Reviews”.

Este estudio se realizó sobre 26 revisiones en los que se tenía en cuenta la denominada polifarmacia. Este término trata de describir a las personas que tienen una prescripción o uso continuo de cinco o más medicamentos16.

Aunque en las personas mayores se visualiza la polifarmacia como algo normalizado, como consecuencia de las diferentes patologías que van surgiendo con la edad, y positivo, pero también aparecen efectos negativos como son una falta de adherencia, efectos adversos, deterioro cognitivo o caídas entre otras.

Ha falta de estudios en los que se realice una comparativa entre resultados de carácter social adversos como consecuencia de la polifarmacia, pero se puede vislumbrar que puede afectar conduciendo al individuo hacia la soledad y aislamiento social como consecuencia de algunos efectos secundarios que limitan la capacidad de interactuar, la alteración del equilibrio o la desnutrición.

La quinta revisión analizada es “Older Adults’ Social Relationships and Health Care Utilization: A Systematic Review”.

En este estudio se intenta actuar o encontrar alguna evidencia sobre la afirmación de que las deficiencias en las relaciones sociales de las personas mayores que nos llevan a un aislamiento social o la soledad son una causa de aumento en morbilidad y de una mortalidad prematura entre los mismos17.

La edad media de los participantes el este estudio era mayor de 60 años, también se buscó la inclusión de una medición del tipo social y percepción de la misma y se contabilizaron datos cuantitativos relacionados con la utilización de los servicios de salud por los participantes.

La sexta y última revisión analizada en este artículo es “Accelerometer Data Collection and Processing Criteria to Assess Physical Activity and Other Outcomes: A Systematic Review and Practical Considerations”.

En este estudio se utiliza el uso del denominado acelerómetro para poder medir y evaluar los tiempos sedentarios de sueño y de actividad física en todos los rangos de edad para poder realizar un estudio amplio sobre el cual poder actuar en siguientes estudios18.

Resulta importante muchos factores para su uso en futuras investigaciones como la ubicación del mismo o el criterio de procesamiento de los datos.

 

CONCLUSIONES 

El envejecimiento de la sociedad mundial y más concretamente la española está poniendo a los diferentes gobiernos ante la encrucijada tanto a nivel económico como social, dar un trato y cuidado digno y adecuado a nuestros mayores.

En los estudios analizados hemos encontrado diferentes aportaciones que nos indican en la mayoría de los casos que trabajar sobre las personas mayores desde diferentes ámbitos como la Medicina, Trabajo Social, Fisioterapia y Terapia Ocupacional entre otros, nos puede aportar diversidad de beneficios como puede ser que su nivel de dependencia sea menor.

Luchar contra la soledad no buscada o no querida hace que la situación se recrudece más y hemos podido encontrar diversas aportaciones en los estudios que nos indican que existe un camino con buena perspectiva, aunque deben centrarse y concretarse más esos estudios empezando por no ver a las personas mayores como un solo grupo, sino analizar en menores grupos viendo las características propias de los mismo.

Hay que examinar y valorar las diferentes características de cada persona, abriendo más la visión y teniendo en cuenta desde el sexo de estas personas, encontrando que las mujeres son más participativas en hábitos como la solidaridad, pasando por sus limitaciones y gustos personales en relación a actividades que se pueden realizar para intentar socializar y ampliar o abrir nuevas redes sociales mediante diferentes actividades

dirigidas y grupales mejor que individuales.

Las nuevas tecnologías están a la disposición también de nuestros mayores ayudándoles con mayor o menor fortuna, ya que falta evidencia científica en muchos de los estudios.

Poder estar más cerca de sus seres queridos mediante teléfonos móviles, “tablets” u ordenadores personales y las llamadas por videoconferencias o meramente telefónicas, en tiempos Covid-19 aunque no fuera lo más idóneo se convirtió en las únicas vías de mantener el contacto con su red social, con sus familiares y seres queridos.

Con las nuevas tecnologías también podemos tener un seguimiento mucho mayor sobre las personas pudiendo estar al tanto de la calidad de su sueño, de la actividad física que desarrolla o de la aparición de conductas sedentarias pudiendo buscar corregir de algún modo los déficits o desajustes.

Existe una necesidad imperiosa de adaptar las intervenciones para satisfacer las necesidades individuales, pero como ya hemos dicho antes priorizando intervenciones grupales para encaminar hacia una socialización ampliando con ello la red social cada vez más escasa en estos casos.

También se deben de tener en cuenta la polifarmacia, intentar que exista un control médico sobre el tipo de medicaciones que se toman y que pueden afectar en sus relaciones interpersonales como consecuencia de efectos adversos e incluso también por la toma inadecuada de estos medicamentos por parte de las propias personas ancianas.

Los resultados adversos de la polifarmacia en personas mayores son complejos, extensos y contradictorios.

Se encontró una fuerte asociación de hasta el 75% de los estudios de una de las revisiones sistemáticas analizadas, que determinaba una relación entre las relaciones sociales más escasas o débiles y las mayores tasas de reingreso en el centro hospitalario.

Las personas con una red social más pequeña se asociaron con una estancia hospitalaria más larga.

En contraposición no se pudo encontrar asociación al diferenciar entre el apoyo social percibido y el recibido, y la afluencia mayor o menor al centro sanitario, generando con ello una duda sustancial que nos invita a buscar o establecer más estudios para obtener datos con mayor evidencia científica.

Tenemos medios con los cuales poder influir sobre la mejor salud física, psicológica y socializadora de nuestros mayores y con ello buscar una menor demanda sanitaria de los mismos lo cual era el objetivo general que buscamos en esta revisión sistemática y podemos determinar alcanzado.

Se llega a la conclusión de que se debe realizar estudios especializados en geriatría por los profesionales sanitarios y sociosanitarios para poder dar una respuesta más adecuada a las necesidades que surjan en este ámbito.

Crear una red por Servicios Sociales y Sanitarios que puedan controlar y atender las necesidades que puedan surgir a las personas que sufren la soledad pudiendo actuar ante cualquier signo de alarma al detectarse e ir ampliando redes sociales en el entorno cercano de estas personas mayores.

Se debe trabajar en estudios que nos ayuden a afianzar y conseguir esa evidencia científica que buscamos mediante el trabajo en los diferentes objetivos específicos, desde el trabajo en grupos que ayuden a generar una red social más amplia para los ancianos, como el ejercicio terapéutico para mantenerlos más activos y en condiciones físicas mejores lo cual les ayudará a desarrollar más fácilmente actividades propias de la vida diaria evitando o reduciendo el riesgo a caídas.

También es recomendable que las administraciones y los centros destinados al cuidado de personas mayores creen una red mediante la cual compartir experiencias e ir buscando soluciones a las necesidades comunes que les vayan surgiendo, creciendo y formando a su personal en el ámbito de la geriatría.

Como idea nueva para actuar contra la soledad de nuestros mayores mediante las nuevas tecnologías proponemos el ejemplo de un joven ingeniero informático que ha empezado a hacerse realidad, se trata del proyecto Maximiliana19, un móvil pensado para personas mayores y como idea consolidada encontramos el famoso botón rojo de teleasistencia de Cruz Roja Española.

 

BIBLIOGRAFÍA 

  1. Informe mundial sobre el envejecimiento y la salud. [Nueva York]: Organización Mundial de la Salud; 2015.
  2. Envejecimiento y salud [Internet]. Who.int. 2021 [cited 2 July 2021]. Available from: https://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/envejecimiento-y salud.
  3. Crece la soledad: 96.200 personas más viviendo solas [Internet]. ELMUNDO. 2021 [cited 2 July 2021]. Available from: https://www.elmundo.es/espana/2021/04/07/606db15121efa0b8458b4678.html.
  4. La soledad no deseada en los mayores. Un problema de todos. – Blog de Psicología del Colegio Oficial de la Psicología de Madrid [Internet]. Blog de Psicología del Colegio Oficial de la Psicología de Madrid. 2021 [cited 2 July 2021]. Available from: https://www.copmadrid.org/wp/la-soledad-no-deseada-en-los-mayores-un problema-de-todos/
  5. La soledad está directamente relacionada con la ansiedad y la depresión [Internet]. Geriatricarea. 2021 [cited 2 July 2021]. Available from: https://www.geriatricarea.com/2021/06/29/la-soledad-provocada-el confinamiento-triplico-los-casos-de-ansiedad-y-duplico-los-de-depresion/
  6. Más de dos millones de personas mayores viven solas en España [Internet]. Geriatricarea. 2021 [cited 2 July 2021]. Available from: https://www.geriatricarea.com/2019/10/02/mas-de-dos-millones-de-personas mayores-viven-solas-en-espana-la-mayoria-mujeres/
  7. Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social – Portal Estadístico del SNS – Sanidad en datos [Internet]. Mscbs.gob.es. 2021 [cited 3 July 2021]. Available from: https://www.mscbs.gob.es/estadEstudios/sanidadDatos/home.htm
  8. Abades Porcel M, Rayón Valpuesta E. El envejecimiento en España: ¿un reto o problema social?.2021.
  9. Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social – Portal Estadístico del SNS – Sanidad en datos [Internet]. Mscbs.gob.es. 2021 [cited 3 July 2021]. Available from: https://www.mscbs.gob.es/estadEstudios/sanidadDatos/home.htm
  10. Cuándo y cuánto: así es la subida de las pensiones en 2021 – Jose Trecet – Finect [Internet]. Finect. 2021 [cited 4 July 2021]. Available from: https://www.finect.com/usuario/Josetrecet/articulos/cuando-cuanto-asi-sera subida-pensiones-2018-2019
  11. Estudio de supermercados 2020 de OCU. La cesta de la compra sube un 2,8% en tiempos del coronavirus # [Internet]. Ocu.org. 2021 [cited 4 July 2021]. Available from: https://www.ocu.org/organizacion/prensa/notas-de prensa/2020/estudiosupermercados261020
  12. Gasto social autonómico en servicios públicos esenciales, en gráficos [Internet]. Epdata.es. 2021 [cited 4 July 2021]. Available from: https://www.epdata.es/datos/gasto-sanidad-educacion-servicios-sociales comunidades-autonomas-datos-graficos/564
  13. Fakoya OA, McCorry NK, Donnelly M. Loneliness and social isolation interventions for older adults: a scoping review of reviews. BMC Public Health. 2020 Feb 14;20(1):129. doi: 10.1186/s12889-020-8251-6. PMID: 32054474; PMCID: PMC7020371.
  14. Noone C, McSharry J, Smalle M, Burns A, Dwan K, Devane D, Morrissey EC. Video calls for reducing social isolation and loneliness in older people: a rapid review. Cochrane Database Syst Rev. 2020 May 21;5(5):CD013632. doi: 10.1002/14651858.CD013632. PMID: 32441330; PMCID: PMC7387868.
  15. Mikkelsen ASB, Petersen S, Dragsted AC, Kristiansen M. Social Interventions Targeting Social Relations Among Older People at Nursing Homes: A Qualitative Synthesized Systematic Review. Inquiry. 2019 Jan-Dec;56:46958018823929. doi: 10.1177/0046958018823929. PMID: 30791836; PMCID: PMC6376508.
  16. Davies LE, Spiers G, Kingston A, Todd A, Adamson J, Hanratty B. Adverse Outcomes of Polypharmacy in Older People: Systematic Review of Reviews. J Am Med Dir Assoc. 2020 Feb;21(2):181-187. doi: 10.1016/j.jamda.2019.10.022. Epub 2020 Jan 8. PMID: 31926797.
  17. Valtorta NK, Moore DC, Barron L, Stow D, Hanratty B. Older Adults’ Social Relationships and Health Care Utilization: A Systematic Review. Am J Public Health. 2018 Apr;108(4):e1-e10. doi: 10.2105/AJPH.2017.304256. Epub 2018 Feb 22. PMID: 29470115; PMCID: PMC5844393.
  18. Migueles JH, Cadenas-Sanchez C, Ekelund U, Delisle Nyström C, Mora Gonzalez J, Löf M, Labayen I, Ruiz JR, Ortega FB. Accelerometer Data Collection and Processing Criteria to Assess Physical Activity and Other Outcomes: A Systematic Review and Practical Considerations. Sports Med. 2017 Sep;47(9):1821-1845. doi: 10.1007/s40279-017-0716-0. PMID: 28303543; PMCID: PMC6231536.
  19. Aragón H. Maximiliana, el móvil aragonés pensado para la tercera edad [Internet]. heraldo.es. 2021 [cited 4 July 2021]. Available from: https://www.heraldo.es/noticias/aragon/2020/07/24/tecnologia-movil-aragones tercera-edad-1387443.html