Type to search

Envejecimiento facial.

Categoría: ,
28 agosto 2021

AUTOR

  1. María Rosana Hernández Vicente. Facultativo especialista del Servicio de Cirugía Plástica del Complejo Asistencial Universitario de Salamanca.

RESUMEN

Introducción: El envejecimiento refleja los efectos dinámicos y acumulativos del tiempo en la piel, los tejidos blandos y las estructuras profundas como los ligamentos de retención y los huesos. Son los efectos combinados de la gravedad, la reabsorción ósea progresiva, la disminución de la elasticidad del tejido y la redistribución de la grasa.

Métodos: Se ha realizado una investigación consistente en una revisión bibliográfica de la literatura científica existente. Se ha realizado una búsqueda sistemática de libros y se han consultado artículos en las principales bases de datos: Pubmed, Medline y Scielo, seleccionando artículos científicos de publicaciones académicas revisadas, y se han utilizado los siguientes descriptores o palabras clave: envejecimiento facial, envejecimiento, gordo.

Resultados: La revisión comprendió 93 artículos review y free full text. Divididos en estudios realizados en las diferentes partes anatómicas, piel, compartimentos grasos, ligamentos de retención, músculos y estructura ósea. El envejecimiento ocurriría en una secuencia de eventos. El inicio más temprano del envejecimiento probablemente sea el resultado de una reducción del volumen óseo, tanto maxilar como mandibular, que sigue a una cascada de cambios secundarios debido a la interconexión de las capas de tejido. En consecuencia, la grasa, preperióstica y bucal, también tiene menos proyección.

Conclusiones: El conocimiento del proceso de envejecimiento ayuda a planificar nuevas técnicas de cirugía estética. Además de evaluar la necesidad de diferentes opciones de tratamiento para diferentes grados de envejecimiento. Los grandes retos de la Medicina Estética no son solo eliminar las arrugas, sino reposicionar y elevar los tejidos.

PALABRAS CLAVE

Envejecimiento facial, envejecimiento, envejecimiento de la grasa facial.

 

ABSTRACT

Aging will reflect the dynamic and cumulative effects of time on the skin, soft tissues and deep structures such as retention ligaments and bone. They are the combined effects of gravity, progressive bone resorption, a decrease in the elasticity of the tissue and the redistribution of fat.

Methods: An investigation consisting of a bibliographic review on the existing scientific literature has been carried out. A systematic search for books has been carried out and articles have been consulted in the main databases: Pubmed, Medline, and Scielo, selecting scientific articles from reviewed academic publications, and the following descriptors or keywords have been used: facial aging, agein , facial fat.

Results: The review comprised 93 studies articles reviews. Divided into studies carried out in the different anatomical parts, skin, fat compartments, retention ligaments, muscles and bone structure. Aging would occur in a sequence of events. The earliest onset of aging probably results from a reduction in bone volume, both maxillary and mandibular, which follows a cascade of secondary changes due to the interconnection of the tissue layers. Consequently, the fat, preperiosteal and buccal, also has less projection

Conclusions: Knowledge of the aging process helps in planning new cosmetic surgery techniques. As well as assessing the need for different treatment options for different degrees of aging. The great challenges of Aesthetic Medicine are not only to remove wrinkles, but to reposition and elevate the tissues.

 

KEY WORDS

Facial aging, aging, facial fat aging.

 

INTRODUCCIÓN

El envejecimiento conlleva cambios morfológicos y funcionales en estructuras faciales. Implica pérdida progresiva de soporte de tejidos blandos y una progresiva flacidez muscular e involución de la estructura ósea. El envejecimiento facial es un proceso único y particular de cada individuo y está condicionado por factores externos (exposición solar, hábitos tóxicos…) y factores internos, en especial, por su carga genética.

Es posible distinguir el envejecimiento cronológico, asociado a nuestra edad, y el producido por el foto daño debido a la radiación actínica solar, en la piel expuesta de la cara, cuello, escote y dorso de manos. Muchos han sido los autores que han estudiado el envejecimiento facial a lo largo de la historia, podemos destacar los siguientes:

González Ulloa en 1987 lo definió como un complejo proceso multifactorial, gracias al estudio de aspectos como: cambios en la piel; el grosor cutáneo y distribución grasa según el grupo etario. Gonzalez-Ulloa y Flores presentaron su teoría sobre el envejecimiento facial y la “senilidad del rostro” hace ya más 30 años. En 1989 Furnas hace la descripción de los ligamentos de retención o de sostén a nivel facial, y sobre los cuales la gravedad juega el papel determinante en el descolgamiento que se produce.

Ya en los 90 autores como Shaw y colaboradores determinaron con la ayuda de estudios radiológicos que con el envejecimiento ocurre un proceso de «resorción ósea craneofacial» que tampoco es simultáneo en todos los huesos faciales, y que se encuentra diferencias según sexo. Una de las piedras angulares para la técnica de lifting facial ha sido la teoría hecha por Bessins sobre los sectores fijos y móviles de la cara, y su relación con el descolgamiento “sectorizado” en el envejecimiento facial.

Rohrich y Pessa concibieron en 2007 la teoría de que el envejecimiento facial no ocurría en bloque, sino sectorizado gracias a la presencia de compartimientos grasos que sufrían atrofia y descolgamiento no simultáneo.

 

MATERIAL Y MÉTODO

Para la elaboración del presente trabajo, se ha llevado a cabo una investigación consistente en una revisión bibliográfica sobre la literatura científica existente. Se ha realizado una búsqueda sistemática de libros y se han consultado artículos en las principales bases de datos: Pubmed, Medline, y Scielo, seleccionando artículos científicos procedentes de publicaciones académicas revisadas, y se han usado los siguientes descriptores o keywords: facial aging, ageing, facial fat aging. Revisando artículos de los últimos 10 años hasta enero de 2020, seleccionando artículos con características de reviews y full text free.

 

RESULTADOS

Obtenemos un total de 93 artículos revisados. Dividimos en estudios realizados en las distintas partes anatómicas, piel, compartimentos grasos, ligamentos de retensión, músculos y estructura ósea.

El envejecimiento se produciría en una secuencia de acontecimientos. En realidad el inicio más temprano del envejecimiento probablemente resulta de una reducción del volumen óseo, tanto del maxilar y mandibular , que sigue una cascada de cambios secundarios debido a la interconexión de las capas de tejido. En consecuencia, la grasa, preperiosteal y bucal, también tiene menos proyección; con la laxitud de ligamentos de retensión como el orbicularis1. La contracción dinámica muscular da arrugas de expresión. Que se acentúan por un deterioro dérmico asociado a la edad o al fotoenvejecimiento.

Las múltiples estructuras de la cara están interconectadas en varios niveles y cambios en una estructura tendrá un impacto en las demás y cambios simultáneos en más de un componente producirá un efecto acumulativo sumatorio2.

Los tejidos blandos faciales pueden ser divididos en cinco capas concéntricas:. la piel, la grasa subcutánea, la capa músculo- aponeurótica, el tejido areolar laxo donde están los ligamentos de retensión y los espacios faciales , y la fascia profunda y el periostio. La grasa subcutánea se encuentra dentro de compartimientos anatómicos separados por septos fibrosos que llevan a su vascularización.

 

La Piel:

Se produce el adelgazamiento de la epidermis y de la dermis y una disminución de la vascularización subcutánea con atrofia dermopapilar3. Existe una gradual disminución del colágeno y alteración de las fibras elásticas y se traduce en una atrofia cutánea, piel flácida y arrugada , a esta condición se la denomina “elastosis cutánea”. Además se presenta una reducción del colágeno tipo I y tipo III4 . Los fibroblastos de la dermis papilar disminuyen en función. Actualmente se ha descubierto que los fibroblastos sufren una atrofia grasa5.

 

Ligamentos de retensión facial:

Los tejidos blandos están adheridos por un sistema de soporte fibroso facial descrito por Furnas en 1989, y Stuzin et al. en 1992, con forma de árbol.

El “tronco” de los ligamentos unen los tejidos blandos al periostio o fascia muscular profunda y los ligamentos pasan como múltiples ramas a través del SMAS para insertarse en la dermis6. El componente ligamentoso en la capa subcutánea se ve como la cutis retinacular6.

Los ligamentos de retensión tienen su origen en la fascia profunda y morfológicamente forman Septum (temporal superior e inferior), adhesiones (temporal y orbitaria lateral) y verdaderos ligamentos: Cigomático, masterico superior e inferior y mandibular. Mendelson describió los ligamentos de la región periocular y de la cara media. Postuló que la laxitud ligamentaria puede ser principalmente responsable del envejecimiento facial7. El origen esquelético de los ligamentos continúa desde la línea temporal , órbita lateral, cigoma y al ligamento mandibular. Una línea vertical de ligamentos de retención separa la cara lateral zona fija, descrita por Bessines en 2004 de la cara media o anterior que es la zona más móvil. Los ligamentos más fijos al hueso no sufrirían tanta laxitud. Con el envejecimiento se observa una atenuación de los ligamentos de retención cigomático-cutáneo, orbitomalar y mandibular con descenso de los tejidos blandos deformidad del surco lagrimal, las bolsas malar y la papada8.

 

Compartimentos grasos faciales:

Respecto a la grasa facial ésta se encuentra dentro de compartimientos anatómicos separados por láminas de tejido conectivo verticales. Se distinguen unos compartimentos grasos faciales superficiales y otros profundos. Rohrich y Pessa demostraron las divisiones anatómicas reales de la grasa facial inyectando un tinte azul de metileno en una muestra facial de cadáver. Estudios posteriores de Rohrich et al. y otros grupos validaron la división anatómica de la grasa facial y también identificaron compartimentos distintos9,10.

El grupo profundo sufre más atrofia que el superficial. Esta atrofia da lugar a una pseudoptosis. Cambios ptósicos hipertróficos se dan en la grasa nasolabial y mejilla media e hipotróficos lateral temporal y la grasa profunda de la mejilla medial11.

 

Envejecimiento muscular:

Los músculos esqueléticos (masetero y temporal), se atrofian un 50% con la edad. Mientras que los músculos miméticos como el orbicularis oris disminuye de grosor, mientras que el orbicularis oculi no lo hace . Elevadores del labio superior y cigomático mayor permanecen sin cambios. La contracción repetida muscular puede dar una hiperlaxitud y un descenso de la bolsa grasa malar este hecho fue descrito por Oswley.

El movimiento en la cara lateral es pasivo solamente, secundaria a desplazamientos importantes de tejido que se extiende desde la cara anterior, o al movimiento de la mandíbula o el cuello subyacente.

 

Cambios óseos:

Se produce una resorción ósea en la cara media; maxilar, el área piriforme, el reborde superomedial e inferolateral orbitario y el área de la mandíbula12. Este fenómeno se denominó “efecto concertina” debido a la disminución de la capacidad de los huesos para soportar y dar volumen a los tejidos blandos que lo recubren13.

La retrusión de los ligamentos desplazará posteriormente la grasa malar y provocará la marcación del SNG14. Existe una pérdida de soporte en el labio superior y arrugas perilabiales. En otro estudio, Pessa et al. demostró que el globo se vuelve relativamente proptótico con respecto a las alteraciones del envejecimiento del borde orbital inferior y la masa de la mejilla. El cambio más significativo es la retrusión del maxilar superior, que contribuye a la pérdida de apoyo de la mitad de la mejilla y afecta el borde orbital inferior, piriforme y cavidades orales, conduce a la ‘caída’ de los tejidos blandos de la región suborbital medial. Como cambio global hay una migración inferior con una inversión de la V facial. Los rostros jóvenes tienen un tercio facial medio lleno y un tercio inferior con menos volumen.

 

CONCLUSIONES

El envejecimiento se produce por efectos combinados de la gravedad, la reabsorción ósea progresiva, la elasticidad del tejido disminuida y la redistribución de la grasa subcutánea
El conocimiento del proceso de envejecimiento ayuda en la planificación de las nuevas técnicas de cirugía estética. Así como valorar la necesidad de distintas opciones de tratamiento para distintos grados de envejecimiento. Los grandes retos de la Medicina Estética, no es solo quitar arrugas, sino reposicionar y elevar los tejidos.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. 1.Barry M.Jones (Rajiv Grover) : Cirugía de rejuvenecimiento facial.Elsevier. Barcelona 2009.
  2. 2.Nahai Foad, Saltz Renato,Thaunar Borba: The Art of Plastic Surgery. Chapter 7 (170-193). QMP, Inc. St. Louis, Missouri 2005.
  3. Wang Z, Man MQ, Li T, Elias PM, Mauro TM. Aging-associated alterations in epidermal function and their clinical significance. Aging (Albany NY). 2020 Mar 27;12(6):5551-5565.
  4. Farage MA, Miller KW, Elsner P, Maibach HI. Intrinsic and extrinsic factors in skin ageing: a review. International Journal of Cosmetic Science. 2008;30:87–95.
  5. Kruglikov IL, Scherer PE. Skin aging: are adipocytes the next target? Aging (Albany NY). 2016 Jul;8(7):1457-69
  6. Schaverien MV, Pessa JE, Rohrich RJ. Vascularized membranes determine the anatomical boundaries of the subcutaneous fat compartments. Plast Reconstr Surg. 2009;123:695–700.
  7. Alghoul M, Codner MA. Retaining ligaments of the face: review of anatomy and clinical applications. Aesthet Surg J. 2013;33:769–782.
  8. Rossell-Perry P, Paredes-Leandro. Anatomic study of the retaining ligaments of the face and applications for facial rejuvenation . P. Aesthetic Plast Surg. 2013 Jun;37(3):504-12.
  9. 9.- Rohrich RJ, Pessa JE, Ristow B. The youthful cheek and the deep medial fat compartment. Plast Reconstr Surg 2008; 121:2107.
  10. – Wetterau M, Szpalski C, Hazen A, Warren SMAutologous fat grafting and facial reconstruction.J
  11. Greco TM, Antunes MB, Yellin SAInjectable fillers for volume replacement in the aging face.Facial Plast Surg2012288–20.
  12. Shaw RB Jr, Katzel EB, Koltz PF, et al. Aging of the mandible and its aesthetic implications. Plast Reconstr Surg 2010; 125:332. Craniofac Surg201223315–318.
  13. Mendelson B, Wong CH. Changes in the facial skeleton with aging: implications and clinical applications in facial rejuvenation. Aesthetic Plast Surg. 2012 Aug;36(4):753-60.
  14. Matros E, Momoh A, Yaremchuk MJ. The aging midfacial skeleton: implications for rejuvenation and reconstruction using implants. Facial Plast Surg. 2009 Nov;25(4):252-9.