Type to search

Enfermedad Graves Basedow.

Categoría: ,
30 octubre 2021

AUTORES

  1. Ana Lía Rodríguez Soto. Técnico Superior de Laboratorio de Diagnóstico Clínico, Hospital Universitario Lozano Blesa, Zaragoza.
  2. Marta Lafuente Gines. Técnico Superior de Laboratorio de Diagnóstico Clínico, Hospital Universitario San Jorge, Huesca.
  3. Nuria Pérez Lafuente. Técnico Superior de Laboratorio de Diagnóstico Clínico. Hospital Royo Villanova. Zaragoza.
  4. Susana Domínguez Berdejo. Técnico Superior de Laboratorio de Diagnóstico Clínico, Hospital Universitario Miguel Servet, Zaragoza.
  5. Marta Navarro Egea. Técnico Superior de Laboratorio de Diagnóstico Clínico. Hospital Nuestra Señora de Gracia, Zaragoza.
  6. Rosana Valero Rando. Técnico Superior de Laboratorio de Diagnóstico Clínico. Hospital Nuestra Señora de Gracia, Zaragoza.

 

RESUMEN

Es una enfermedad autoinmune en la cual el receptor de TSH (TSHR) actúa como autoantígeno. Su estimulación por anticuerpos TRAb causa una secreción excesiva de HT y síntomas de hipertiroidismo, estimula el aumento de tamaño de la glándula tiroides y su vascularización. La activación de los mecanismos de respuesta celular contra el mismo antígeno expresado por fibroblastos orbitales y cutáneos es responsable del desarrollo de los síntomas extratiroideos de la enfermedad1.

 

PALABRAS CLAVE

Autoinmune, síntomas de hipertiroidismo.

 

ABSTRACT

It is an autoimmune disease in which the TSH receptor (TSHR) acts as an autoantigen. Its stimulation by TRAb antibodies causes excessive secretion of HT and symptoms of hyperthyroidism, stimulates the increase in size of the thyroid gland and its vascularization. Activation of cellular response mechanisms against the same antigen expressed by orbital and cutaneous fibroblasts is responsible for the development of extrathyroid symptoms of the disease.

 

KEY WORDS

Autoimmune, symptoms of hyperthyroidism.

 

INTRODUCCIÓN

La glándula tiroides tiene forma de mariposa y normalmente se localiza en la parte de adelante del cuello. Su trabajo es formar las hormonas tiroideas, volcarlas al torrente sanguíneo y llevarlas a todos los tejidos del cuerpo.

Las hormonas tiroideas ayudan al cuerpo a utilizar energía, mantener la temperatura corporal y a que el cerebro, el corazón, los músculos y otros órganos funcionen normalmente2.

Estos son algunos signos y síntomas frecuentes de la enfermedad de Graves:

  • Ansiedad e irritabilidad.
  • Un temblor leve en las manos o los dedos.
  • Sensibilidad al calor y aumento en la sudoración, o piel caliente y húmeda.
  • Pérdida de peso, a pesar de hábitos alimentarios normales.
  • Dilatación de la glándula tiroides (bocio).
  • Cambios en los ciclos menstruales.
  • Disfunción eréctil o disminución de la libido.
  • Defecaciones frecuentes.
  • Ojos abultados (oftalmopatía de Graves).
  • Fatiga.
  • Piel gruesa y roja, por lo general sobre las espinillas o la parte superior de los pies (dermopatía de Graves).
  • Latidos del corazón irregulares o acelerados (palpitaciones).
  • Alteraciones del sueño.

 

Aproximadamente el 30 % de las personas con la enfermedad de Graves también tienen signos y síntomas de la oftalmopatía de Graves. En la oftalmopatía de Graves, la inflamación y otros signos del sistema inmunitario afectan a los músculos y a otros tejidos alrededor de los ojos. Estos son algunos de los signos y síntomas:

  • Ojos saltones.
  • Sensación de arena en los ojos.
  • Presión o dolor en los ojos.
  • Párpados hinchados o retraídos.
  • Ojos enrojecidos o inflamados.
  • Sensibilidad a la luz.
  • Visión doble.
  • Pérdida de la visión.

 

Una manifestación poco frecuente de la enfermedad de Graves, denominada dermopatía de Graves, es el enrojecimiento y engrosamiento de la piel, más a menudo en las espinillas o la parte superior de los pies3.

La enfermedad de Graves es iniciada por algún proceso en el sistema inmune del cuerpo, el cual normalmente nos protege contra invasores externos como las bacterias y los virus. El sistema inmune destruye invasores extraños con sustancias llamadas anticuerpos producidos por las células sanguíneas llamadas linfocitos. Muchas personas heredan un sistema inmune que puede producir problemas. Sus linfocitos producen anticuerpos contra sus propios tejidos, los cuales pueden estimularlos o causarles daño. En la enfermedad de Graves los anticuerpos se fijan a la superficie de las células tiroideas estimulándose para que produzcan exceso de hormonas tiroideas. Esto trae como resultado una tiroides hiperactiva. Los médicos han sospechado por mucho tiempo que un estrés emocional severo, como la muerte de un ser querido, puede precipitar la enfermedad de Graves en algunos pacientes.

 

OBJETIVO

El objetivo principal de esta revisión bibliográfica es conseguir una comprensión más precisa de la enfermedad Graves Basedow con la finalidad última de poder establecer un diagnóstico clínico y un tratamiento apropiados en el menor tiempo posible.

 

MATERIAL Y MÉTODO

Esta revisión bibliográfica se ha llevado a cabo recabando aquella información que se ha considerado relevante en distintas bases de datos como son Scielo, Elsevier y Medigraphic. Como buscadores de bibliografía se ha utilizado Google Académico y Pubmed lo que ha ofrecido la posibilidad de consultar contenidos de MEDLINE, así como una amplia gama de revistas científicas relacionadas con investigaciones biomédicas.

 

RESULTADOS

El diagnóstico de hipertiroidismo se hace en base a los hallazgos durante el examen físico y se confirma con pruebas de laboratorio que miden la cantidad de hormona tiroidea (tiroxina, o T4, y triyodotironina, o T3) y la hormona estimulante de la tiroides (TSH) en la sangre. Algunas veces su médico puede querer tomar unas imágenes radioactivas, o centellograma, de la tiroides para ver si toda la glándula tiroides está hiperactiva. Su médico también puede pedir una prueba de sangre para confirmar la presencia de anticuerpos estimuladores de la tiroides (TSAb) que causan la enfermedad de Graves, pero esta prueba generalmente no es necesaria2.

No existe un tratamiento único que sea el mejor para todos los pacientes con hipertiroidismo

Drogas antitiroideas: Drogas conocidas como agentes antitiroideos- metimazol (Tapazol) o propiltiouracilo (PTU) – pueden ser recetadas si su médico decide tratar el hipertiroidismo obstruyendo la capacidad de la glándula tiroides de producir hormona tiroidea. Estas drogas funcionan bien para controlar la glándula hiperactiva, controlar el hipertiroidismo rápidamente sin causar daño permanente a la glándula tiroides. En un 20-30% de pacientes con enfermedad de Graves, el tratamiento con drogas antitiroideas por un período de 12 a 18 meses resultará en una remisión prolongada de la enfermedad. Para los pacientes con bocio tóxico nodular o multinodular, las drogas antitiroideas se usan como preparación ya sea para tratamiento con yodo radiactivo o cirugía.

Yodo radiactivo: Otra manera de tratar el hipertiroidismo es dañando o destruyendo las células tiroideas que producen hormona tiroidea. Como estas células necesitan yodo para producir hormona tiroidea, ellas captarán cualquier forma de yodo que esté en la sangre, sea este radiactivo o no. El yodo radiactivo utilizado en este tratamiento se administra vía oral, usualmente en forma de una cápsula pequeña que se toma una sola vez. Una vez que se traga, el yodo radiactivo penetra en la corriente sanguínea y es captado rápidamente por las células tiroideas hiperactivas. El yodo radiactivo que no es captado por las células tiroideas desaparece del cuerpo en cuestión de días. Es eliminado en la orina o transformado por descomposición en un estado no radiactivo. En un período de varias semanas a varios meses (durante el cual se puede utilizar tratamiento con drogas para controlar los síntomas) el yodo radiactivo daña las células que lo han captado. Como resultado la tiroides o los nódulos tiroideos se reducen de tamaño, y el nivel de hormona tiroidea en la sangre vuelve a lo normal. A veces, los pacientes seguirán teniendo hipertiroidismo, pero generalmente menos severo que antes. Para estos pacientes, se puede utilizar un segundo tratamiento si es necesario. Más frecuentemente, después de unos pocos meses sobrevendrá el hipotiroidismo (una glándula hipoactiva). De hecho, la mayoría de los pacientes que son tratados con yodo radiactivo desarrollarán hipotiroidismo después de un periodo de meses a años. El hipotiroidismo puede ser tratado fácilmente con un suplemento de hormona tiroidea que se toma una vez al día.

 

Cirugía: Su hipertiroidismo puede ser curado en forma permanente removiendo quirúrgicamente la mayor parte de su glándula tiroides. La operación puede ser riesgosa a menos que su hipertiroidismo haya sido primero controlado por una droga antitiroidea o una droga betabloqueante. Durante unos días antes de la cirugía, su cirujano puede indicarle tomar unas gotas de yodo no radiactivo. Este yodo adicional reduce el suministro de sangre a la glándula tiroides haciendo la cirugía más fácil y más segura. Aunque cualquier cirugía conlleva riesgos, complicaciones importantes de la cirugía de tiroides ocurren en menos del 1% de los pacientes operados por un cirujano con experiencia. Estas complicaciones incluyen daño a las glándulas paratiroides que rodean a la tiroides y controlan sus niveles de calcio en el cuerpo (ocasionando problemas con niveles de calcio bajos) y daño a los nervios que controlan las cuerdas vocales (causando voz ronca). Después de que la glándula tiroides es extraída quirúrgicamente, la causa de su hipertiroidismo ha sido eliminada y probablemente usted desarrollará hipotiroidismo. Al igual que con el hipotiroidismo que ocurre después del tratamiento con yodo radiactivo, los niveles de hormona tiroidea en la sangre pueden normalizarse tomando una vez al día un suplemento de hormona tiroidea.

Betabloqueantes: Sin importar cual de estos tres métodos de tratamiento usted reciba para su hipertiroidismo, su médico podrá prescribir una clase de medicamentos conocidos como agentes betabloqueantes, los cuales obstruyen la acción de la hormona tiroidea en el cuerpo. Generalmente estos medicamentos le harán sentir mejor en cuestión de horas, aún cuando ellos no cambian los altos niveles de hormona tiroidea en la sangre. Estas drogas pueden ser extremadamente útiles en reducir su frecuencia cardíaca, los temblores y el nerviosismo hasta que una de las otras formas de tratamiento haya tenido la oportunidad de ejercer su efecto4.

 

CONCLUSIONES

A través de este artículo se pone de manifiesto la importancia de diagnosticar rápidamente este tipo de enfermedades y para ello es importante dotar de medios al Sistema de Atención Sanitaria.

Debido a que el hipertiroidismo, especialmente la enfermedad de Graves, puede ocurrir en familias, el examen de otros miembros de su familia puede ser importante para descubrir otros individuos con problemas de tiroides.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Empedium, https://empendium.com/manualmibe/chapter/B34.II.9.2.1.
  2. American Thyroid Association https://www.thyroid.org/enfermedad-de-graves/
  3. Mayo Clínic https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/graves-disease/symptoms-causes/syc-20356240
  4. American Thyroid Association https://www.thyroid.org/wpcontent/uploads/patients/brochures/espanol/hipertiroidismo.pdf