Type to search

Empatía y asertividad, la clave de enfermería.

Categoría: ,
8 enero 2021

AUTOR

  1. Jéssica Asín Valimaña. Diplomada Universitaria en Enfermería, Hospital Miguel Servet, Zaragoza.

 

RESUMEN

En la atención sanitaria es importante visualizar la delgada línea que separa paciente y persona. El paciente es el individuo que necesita atención sanitaria por un problema relacionado con la salud o una patología y la persona es un ser biopsicosocial. Efectivamente ambos van unidos siempre, pero en la frenética dinámica diaria a veces solamente se visualiza la parte referente a paciente, llegando incluso a privar al paciente de su identidad, y reducirlo a un número o una patología.

En el medio sanitario donde existe una relación enfermera-paciente, a veces se encuentran situaciones de conflicto, provocadas por el paciente, por nerviosismo, dolor, desesperación, o en ocasiones provocado por el personal sanitario, que a veces puede verse rebasado por múltiples causas.

Es importante el trabajo de la empatía y la asertividad para establecer una buena relación y calidad en la atención.

 

PALABRAS CLAVE

Inteligencia emocional, empatía, asertividad.

 

ABSTRACT

In health care it is important to visualize the thin line that separates patient and person. The patient is the individual who needs health care for a health-related problem or pathology and the person is a bio-psycho-social being. In effect, both are always linked, but in the frenetic daily dynamics sometimes only the part referring to the patient is visualized, even going so far as to deprive the patient of his or her identity, and reduce him or her to a number or a pathology.

In the healthcare environment where there is a nurse-patient relationship, sometimes situations of conflict are found, caused by the patient, by nervousness, pain, desperation, or sometimes provoked by the healthcare professionals, which can sometimes be overwhelmed by multiple causes.

It is important to work with empathy and assertiveness to achieve a good relationship and quality of care.

 

KEY WORDS

Emotional Intelligences, empathy, assertiveness.

 

DESARROLLO DEL TEMA

La humanización en la atención, requiere de ciertas habilidades e inteligencia emocional.

La asertividad es aquella conducta que permite a una persona actuar de determinada manera para implantar sus intereses, sin invadir los derechos de los demás y defenderse si es necesario expresando sus derechos sin ansiedad1. La clave es no manipular al otro, ni dejarse manipular2.

Empatía se define como “la apreciación de los sentimientos de otra persona”3, lo que se traduce en la capacidad que presenta el individuo para comprender tanto las preocupaciones, como las experiencias del otro, además de saber comunicar tal entendimiento4.

La relación enfermera-paciente es una relación de ayuda. Puesto de manifiesto por Dorothea Orem5: Enfermería no solo actúa como factor totalmente compensador de un enfermo cuando éste no puede valerse, ayuda y orienta al paciente, lo apoya física y psicológicamente, promueve un entorno favorable para su desarrollo personal y se le proporciona educación para la mejora de su salud y su bienestar.

Es cierto que, ante el aumento de cargas de trabajo, no se dispone de mucho tiempo para otra cosa que no sea administrar cuidados técnicos, pero no se debe olvidar, que mientras se realizan, se puede explicar al paciente el procedimiento que se está realizando, se le puede preguntar por cómo se encuentra, si tiene preguntas, etcétera… de manera que no se invierte más tiempo del que se tiene, pero se aprovecha del que se dispone. De esta manera, disminuirá parte del estrés del paciente, sus miedos, sus incógnitas, la desconfianza y creará un vínculo con el profesional, viéndolo como un pilar fundamental para su mejoría o curación y como una referencia a la que puede acudir en caso de necesidad. Todo esto hace que disminuyan conflictos y dificultades en el feedback de las relaciones interpersonales. De ello deriva que mejore el manejo del paciente para el profesional, que disminuya parte de la tensión y el estrés, y que mejore la calidad de sus cuidados, lo que también mejorará la percepción de sí mismo y lo que hace.

Cuando un paciente demanda atención constante se le considera problemático, pero únicamente se piensa en lo que el paciente debería corregir, siendo necesaria una introspección asumiendo que a veces tanto nuestras palabras, como gestos incrementan el problema, provocando un diálogo imposible o poco productivo y respetuoso (6) y repercutiendo también en el entorno. Es importante situarse en la realidad individual de cada paciente y si el profesional se pone en la piel del paciente, marcando siempre una distancia de ayuda terapéutica, el paciente reacciona de una manera diferente al sentirse arropado, cuidado, asesorado e integrado, eliminando todas las connotaciones negativas que rodeaban al paciente conflictivo.

 

CONCLUSIÓN

Es comprensible que en todas las situaciones no se puede ser asertivo y empático, pero es una habilidad y como todas las habilidades, requiere de práctica.

Para una atención de calidad es necesario humanizar a los profesionales enseñándoles a comprender a la persona que se tiene delante, su situación, sus circunstancias, sin privarle jamás de su identidad como persona. La vorágine del día a día no debe ser causa de un detrimento en el trato personal bajo ningún concepto.

Es por ello que el personal de enfermería debería ser partícipe de formación continuada sobre técnicas de comunicación, pero también sobre inteligencia emocional.

La asertividad ayuda al profesional a enfrentarse al paciente de una manera sana, correcta, expresando los límites y las acciones con corrección; y, por otro lado, la empatía proporciona a enfermería el ponerse en el lugar del paciente, mejorando el trato humano, creando una buena relación, siendo todo esto fundamental para el entendimiento entre ambos.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Flores MM, Díaz R. Escala multidimensional de asertividad. México: Manual Moderno; 2003.
  2. Castanyer O. La asertividad: expresión de una sana autoestima. 31ª edición Bilbao (ES): Desclée de Brower; 2010.
  3. Hojat M. Empatía en el cuidado del paciente: antecedentes, desarrollo, medición y resultados. México D.E: El Manual Moderno; 2012.
  4. Moser DK, Chung ML, McKinley S, Riegel B, An K, Cherrington CC et al. Critical care nursing practice regarding patient anxiety assessment and management. Intensive Crit Care Nurs [serial on the Internet]. 2003 [access: 2017 Jul 20];19(5):276-288.
  5. Taylor SG. Dorothea E. Orem, teoría del déficit de autocuidado. En: Marriner A, Raile M. Modelos y teoría en enfermería. 6ª ed. España: Elsevier; 2007, p. 267-295.
  6. Rosario Galarce E. ¿Por qué una ética profesional en nuestros tiempos?. Revista Exégesis nº27. Disponible en <http://www.uprh.edu/exegesis/ano10/v27/erosario.html