Type to search

El uso de las pantallas en la infancia.

12 diciembre 2021

AUTORES

  1. Sandra Tundidor Sebastián. Residente de Enfermería Pediátrica. Hospital Universitario Miguel Servet, Zaragoza.
  2. Paula Manero Montañés. Enfermera Especialista en Pediatría. Hospital Universitario Miguel Servet, Zaragoza.
  3. Rosa Ángela Pazos Espínola. Enfermera Especialista en Pediatría, Hospital Universitario Miguel Servet, Zaragoza.
  4. Jesica Calleja Bonet. Enfermera, Hospital Universitario Miguel Servet, Zaragoza
  5. Alicia Garzón Montero. Residente de Enfermería Pediátrica, Hospital Universitario Miguel Servet, Zaragoza.
  6. Esther Aladrén Hernando. Enfermera Especialista en Pediatría, Hospital Universitario Miguel Servet, Zaragoza.

 

RESUMEN

El tiempo de pantalla es todo aquel que se invierte con un dispositivo electrónico que la incluya. Actualmente, el uso de pantallas está integrado en la mayoría de las familias, comenzando su uso desde edades muy tempranas. El 65% de los niños pasan más tiempo del recomendado delante de una pantalla, lo que reduce el tiempo de actividad social e influye negativamente en su desarrollo psicomotor y la calidad del sueño. El aumento de casos de adicción a los móviles en adolescentes y la alteración en el desarrollo de los niños, ha hecho que el papel de pediatría en este ámbito es imprescindible para ayudar a las familias a adquirir hábitos saludables respecto al uso de la tecnología, dando las recomendaciones adecuadas a cada tipo de familia según sus necesidades.

 

PALABRAS CLAVE

Pantallas, dispositivos electrónicos, niños.

 

ABSTRACT

Screen time is all that is invested with an electronic device that includes it. Nowadays, the use of screens is integrated in most families, starting their use from a very early age. 65% of children spend more time than recommended in front of a screen, which reduces the time of social activity and has a negative influence on their psychomotor development and the quality of sleep. The increase of addiction to mobile phones in adolescents and the alteration in the children’s development, has made the role of paediatrics essential in this area to help families acquiring healthy habits regarding the use of technology, giving the appropriate recommendations for each type of family according to their needs.

 

KEY WORDS

Screens, electronic devices, children.

 

DESARROLLO DEL TEMA

Se define tiempo de pantalla como aquel que se invierte con cualquier dispositivo que la incluya, que incluye desde televisión y ordenador, hasta teléfonos y videojuegos. Este tiempo está instaurado en gran parte de la vida de las familias actuales, el cual además se ha visto aumentado desde que la tecnología se ha ido integrando cada vez más en mayor número de ámbitos de la vida cotidiana1,2. De entre todos los dispositivos con pantalla, son la televisión y los videojuegos los que tienen mayor relación con efectos indeseables en el desarrollo psicomotor3.

Es evidente que las pantallas y medios tecnológicos han llegado a nuestra sociedad para quedarse. Es necesario destacar que han supuesto un gran avance en muchos ámbitos del modo de vida actual, si bien es cierto que su uso es en su mayoría inadecuado, sobre todo en edades tempranas, relacionado incluso con problemas de salud y el desarrollo psicomotor de los más pequeños. Se ha demostrado en diversos estudios, que el uso excesivo de las mismas se relaciona con obesidad, trastorno del patrón del sueño y problemas en la atención y desarrollo del lenguaje, sin olvidar que reduce en gran medida la interacción padres-hijos tanto en cantidad como en calidad2,3. Las pantallas en la infancia causan la pérdida de oportunidades de adquirir y dominar, además de habilidades interpersonales, habilidades motoras, de comunicación y la motricidad gruesa como caminar y correr debido al mayor sedentarismo que conlleva el exceso de tiempo ante dispositivos tecnológicos2.

Diversos estudios realizados demuestran que hasta el 66% de la población infantil no cumple las recomendaciones respecto al uso de pantallas, sobrepasando las 2 horas diarias recomendadas por diversas organizaciones, como la Asociación Española de Pediatría. Dichas recomendaciones tampoco se cumplen en la adolescencia, puesto que se calcula que hasta un 15% de los adolescentes presenta una relación inadecuada e incluso dependiente de las tecnologías, en concreto con su móvil3,4. Es conveniente destacar que el 75% de los jóvenes tienen pantallas en su dormitorio, siendo un 60% los que confirman que utilizan su teléfono de forma regular el tiempo inmediato antes de acostarse, siendo esta una de las principales causas de alteración del sueño5. Si durante la semana se sobrepasan las horas diarias que se recomienda pasar expuestos a las pantallas, este tiempo llega incluso a duplicarse en el fin de semana, puesto que se dispone de mayor tiempo libre3.

 

CÓMO AFECTAN LAS PANTALLAS AL SUEÑO:

De un tiempo a esta parte, el uso de pantallas ha desplazado y disminuido el tiempo de sueño. Esto se debe a diversos factores como la excitación fisiología y física producida por los medios de comunicación y la interacción social en redes sociales, causantes de aumentar el tiempo necesario para conciliar el sueño y también para mantenerlo, junto con la alteración del ritmo circadiano por efecto de la luz azul de las pantallas. Respecto a la medida en la que los diferentes dispositivos afectan a la calidad del sueño, destacar que los que mayor alteración producen, en parte por su mayor frecuencia de uso, son la televisión, los videojuegos y los teléfonos móviles, en este orden5,6.

 

QUÉ HACER DESDE EL ÁMBITO PROFESIONAL:

El papel como profesionales es hacer ver el efecto negativo del abuso de las pantallas interactivas e incidir en la importancia de que el tiempo que los niños y adolescentes pasan delante de las pantallas sea de calidad, usarse con moderación y potenciar el desarrollo infantil a través de interacciones cara a cara de calidad entre el niño y su familia, evitando usar las pantallas como distracción. Realizar planes personalizados para cada familia por parte de los profesionales de la salud permitiría garantizar un tiempo limitado de pantalla que no interfiriera con el tiempo de actividades físicas en familia2,3.

En el ámbito de pediatría se puede recomendar que si en la familia se utilizan pantallas y los niños pasan tiempo con las mismas, el tiempo que le dediquen, nunca antes de los 2 años, sean programas diseñados y apropiados para la edad. Así podrán fomentar ciertos aspectos cognitivos que fomenten el lenguaje y la alfabetización temprana, sin olvidar la importancia de combinar este tiempo con juegos creativos y activos1.

 

RECOMENDACIONES:

Si los niños y adolescentes van a pasar tiempo delante de dispositivos con pantallas, es importante hacer recomendaciones para que estos tiempos sean formativos y de calidad, sobre todo en aquellas edades donde comienza el desarrollo psicomotor1.

Desde diversos estudios y asociaciones se han ido realizando diversas recomendaciones que pueden aplicarse a las familias y sus hijos en relación con el uso de tecnología2:

  • Con respecto a la edad, los menores de 2 años no deberían pasar tiempo delante de las pantallas, recomendándole como máximo 1 hora diaria para los niños de entre 2 y 5 años2.
  • Elegir contenidos que tengan un propósito concreto para poder limitar y concretar aquellos contenidos a los que se exponen los niños. Los contenidos serán adecuados para su edad y se prestará atención al lenguaje que utilizan y el mensaje que transmiten. Seleccionar fuentes no comerciales para evitar contenido publicitario y co-visualizar los contenidos siempre que sea posible como método de supervisión2.
  • Establecer horarios diarios sin pantallas a lo largo del día y evitar su uso mínimo 1 hora antes de acostarse 2.
  • Limitar su uso en lugares públicos y durante la rutina familiar, como son las comidas, el tiempo de aseo y de conciliación del sueño. Aumentar el aprendizaje social pasando tiempo en familia y limitar el uso propio de la pantalla para que los más jóvenes de la casa tomen ejemplo y lo integren en su rutina diaria2.

 

CONCLUSIONES

Durante los últimos 10 años, el uso excesivo de las pantallas ha supuesto consecuencias negativas para quienes hacen uso de ellas, atrayendo la atención de los profesionales de diferentes ámbitos de la salud. Los niños y adolescentes aprenden en mayor medida a través de sus familias y cuidadores. Cuando el aprendizaje se experimenta en vivo y de forma interactiva, el mismo resulta más sencillo y eficiente que a través de dispositivos electrónicos1,2.

En el ámbito sanitario, resulta primordial el papel de los profesionales de la pediatría en cuanto a la instrucción de padres en el uso de los diferentes dispositivos electrónicos con sus hijos, para así asegurar su correcto desarrollo y promover su salud. Sin embargo, es igual de importante hacer recomendaciones positivas como poner sobre la mesa los efectos nocivos del uso de las pantallas para que exista conciencia real sobre ello1,2. Conseguir un correcto asesoramiento, adaptado a la situación de cada familia y apoyado por la evidencia científica, ayudará a los profesionales de la salud a apoyarles adecuadamente en cada momento y resolver toda clase de dudas4.

Para finalizar, destacar la delgada línea que existe entre el uso responsable de las pantallas del perjudicial, lo que convierte en imprescindible una vez más la actuación de los profesionales de la salud para concienciar a la población, y en especial a los padres, de los efectos nocivos de la exposición incontrolada de los niños pequeños a las pantallas.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Pons M, Bordoy A, Alemany E, Huget O, Zagaglia A, Slyvka S, Yáñez AM. Hábitos familiares relacionados con el uso excesivo de pantallas recreativas (televisión y videojuegos) en la infancia Rev Esp Salud Pública. 2021 Jan 14 [citado 2021 Nov 09]; 95. Spanish. Disponible en: https://www.mscbs.gob.es/biblioPublic/publicaciones/recursos_propios/resp/revista_cdrom/VOL95/ORIGINALES/RS95C_202101002.pdf
  2. Canadian Paediatric Society, Digital Health Task Force, Ponti M et al. Screen time and young children: Promoting health and development in a digital world. Paediatr Child Health. Ottawa, Ontario: Paediatr Child Health [internet]. 2017 Nov [consultado 2021 Nov 08]. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5823000/
  3. Madigan S, Browne D, Racine N, Mori C, Tough S. Asociación entre el tiempo frente a la pantalla y el rendimiento de los niños en una prueba de detección del desarrollo. JAMA Pediatr. 1 de mar de 2019 [consultado 2021 Nov 11]; 173 (3): 244-250. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6439882/
  4. Melamud A, Waisman I. Pantallas: discordancias entre las recomendaciones y el uso real. Arch. argent. pediatr. [Internet]. 2019 Oct [citado 2021 Nov 10]; 117 (5): 349-351. Disponible en: http://www.scielo.org.ar/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0325-00752019000500029&lng=es
  5. Zapata-Lamana R, Ibarra-Mora J, Henriquez-Beltrán M, Sepúlveda-Martin S, Martínez-González L, Cigarroa I. Aumento de horas de pantalla se asocia con un bajo rendimiento escolar. Andes pediatr. [Internet]. 2021 Ago [citado 2021 Nov 11]; 92 (4): 565-575. Disponible en: http://www.scielo.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S2452-60532021000400565&lng=es
  6. Hale L, Guan S. Screen time and sleep among school-aged children and adolescents: a systematic literature review. Sleep Med Rev. 2015 Jun [consultado 2021 Nov 10] 21:50-8. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4437561/