Type to search

El síndrome de burnout en los profesionales de enfermería.

28 diciembre 2020

AUTORES

  1. Jéssica Asín Valimaña, Diplomada Universitaria en Enfermería, Hospital Miguel Servet, Zaragoza.
  2. Nadia Hamam Alcober, Diplomada Universitaria en Enfermería. Hospital Materno Infantil, Zaragoza.

 

RESUMEN

Hoy por hoy, ante la gran demanda asistencial, existe una elevada sobrecarga de trabajo para enfermería. Todo ello es el resultado del empeoramiento que han sufrido las condiciones laborales para este colectivo, las elevadas ratios de pacientes de los que los profesionales se hacen cargo y un largo etcétera de condiciones, que hacen que enfermería esté sometida a un elevado índice de estrés. Esta situación mantenida en el tiempo puede conllevar al desarrollo del Síndrome de Burnout, que no sólo es ya muy frecuente1, sino que puede llegar a ser un gran problema, tanto a nivel social, como sanitario.

 

PALABRAS CLAVE

Agotamiento psicológico, enfermeras clínicas, estrés psicológico.

 

INTRODUCCIÓN

El Síndrome de Burnout o también conocido como el Síndrome del Quemado se produce tras la exposición continuada al estrés, en este caso laboral, derivado del ambiente laboral, las relaciones interpersonales y la sobrecarga de tareas, entre otros muchos factores. Esto puede llevar a una situación de agotamiento emocional2 y una baja sensación de autorrealización cuando el profesional se ve superado por las demandas.

La presión laboral actual genera múltiples exigencias que terminan provocando dificultades a la adaptación y hace que el profesional de enfermería presente agotamiento mental, físico y emocional, afectando no sólo a la atención hacia el paciente, sino también a su esfera privada3.

Al parecer la OMS (Organización Mundial de la Salud) lo ha incorporado a la CIE (Clasificación Internacional de Enfermedades) en su última versión para entrar en vigor en 20224.

Las fases que se suceden en el Burnout son: entusiasmo (cuando se comienza un nuevo trabajo), estancamiento, frustración, apatía y por último la fase de estar quemado. Pero estas fases pueden convertirse en cíclicas5.

Son varias las técnicas encontradas para hacer frente a este Síndrome, consistentes en el desarrollo de estrategias cognitivas y conductuales.

El Programa Iris6 es un método de intervención psicológica centrado en:

  • El control del estrés, reconociendo tanto su aumento, como su causa y afrontación mediante técnicas de relajación.
  • Apoyo social como base terapéutica.
  • Aprendizaje y entrenamiento de habilidades sociales y comunicación, para capacitar al profesional de habilidades de interacción.
  • Desarrollar un autocontrol emocional.
  • Aprender estrategias para resolución de conflictos.
  • Cambio de actitud para afrontar los cambios que se necesitan.

Cuanto más aumenta el Burnout menos satisfacción laboral se encuentra en el profesional. Lo más significativo para que esto ocurra es el agotamiento emocional y la despersonalización, como medida de afrontamiento.

Ante tal horizonte se puede producir un aumento del absentismo laboral, una disminución en la calidad de la atención al paciente o incluso el desarrollo de somatización.

Por ello es muy importante trabajar las aptitudes, las actitudes y las habilidades anteriormente nombradas.

Esto nos lleva al término resiliencia, el cual hace referencia a la capacidad que posee una persona para hacer frente a las adversidades y superarlas, tratando de encontrar algo positivo en ellas7.

Sería interesante incluir una formación continuada sobre la resiliencia entre el personal de enfermería para intentar reducir el nivel de vulnerabilidad, ansiedad o estrés percibido, así como potenciar el resto de habilidades citadas anteriormente.

 

CONCLUSIONES

Enfermería es la proveedora de cuidados, habilidades, conocimientos, pero no puede continuar siendo el objeto de un vacío asistencial.

Para prevenirlo sería necesario dotarse de estrategias, no sólo individuales mediante el trabajo de la resiliencia, la asertividad, la relajación, etcétera, sino también por parte de las instituciones sanitarias, fomentando el sentimiento de pertenencia de los trabajadores, mejorando el ambiente laboral, disminuyendo las ratios para mejorar la calidad en la asistencia y disminuir las cargas de trabajo, trabajando en un ambiente lo menos hostil posible. Es importante evitar que, sí se percibe la existencia de niveles bajos de estrés, estos aumenten, apoyando psicológicamente al personal de enfermería, cuidándolo y evitando tanto un desgaste prematuro8, como el empeoramiento de la situación.

Se trata de un gran paso el reconocimiento del Síndrome de Burnout en la CIE, pero como ante cualquier enfermedad, lo óptimo es la prevención.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Cañadas-de la Fuente GA, Vargas C, San Luis C, García I, Cañadas GR, De la Fuente EI. (2015). Risk factors and prevalence of burnout syndrome in the nursing profession. Int J Nurs Stud, 52 (1): 240-249.
  2. Vidotti, Viviane; Martins, Júlia. Síndrome de burnout, estrés laboral y calidad de vida en trabajadores de enfermería; Enfermería Global Out 2019, Volume 18 Nº 55 Páginas 344 – 376
  3. Arias, W. L. Síndrome de burnout y afrontamiento, Adrus Editores, 2015
  4. Sociedad española de salud y seguridad en el trabajo. El síndrome del quemado, es registrado por la OMS como enfermedad laboral. Disponible en: https://www.sesst.org/el-sindrome-del-quemado-es-registrado-por-la-oms-como-enfermedad-laboral
  5. Gil-monte, P. R. y Peiró, J. M., Desgaste psíquico en el trabajo: el síndrome de quemarse Madrid, Ed. Síntesis, 1997.
  6. Párraga, J.M. Programa IRIS: intervención psicológica para reducir el burnout y mejorar las disfunciones emocionales en profesionales sanitarios. Editorial Académica Española, 2011.
  7. Torres Suárez, CY; Galvis Bautista, I. La resiliencia como alternativa terapéutica en paciente oncológico. Pamplona, Colombia: Universidad de Pamplona, 2007.
  8. Guadalupe, S., Fernández M. Nieto, Herrera, J.L. ¿En el personal de enfermería existe Burnout? Enfermería Investiga: Investigación, Vinculación, Docencia y Gestión, Vol. 1, Nº. 1 (Enfermería Investiga), 2016, págs. 20-25.