Type to search

Efectividad del vendaje neuromuscular en el tratamiento fisioterapéutico de la fascitis plantar.

23 septiembre 2021

AUTORES

1. Esther Méndez Adé. Fisioterapeuta en el Servicio Aragonés de Salud. C.S. La Almozara (Zaragoza, España).

2. David Cabeza Bernardos. Fisioterapeuta en el Servicio Aragonés de Salud. C.S. Las Fuentes Norte (Zaragoza, España).

3. Inés Martín Nuez. Fisioterapeuta en el Servicio Aragonés de Salud. C.S. Valdespartera (Zaragoza, España).

4. María Pilar Cuartero Usan. Fisioterapeuta en el Servicio Aragonés de Salud. Hospital La Defensa (Zaragoza, España).

5. Isabel Badía Lázaro. Graduada en Fisioterapia por la Universidad de Zaragoza. Fisioterapeuta Hospital Miguel Servet (Zaragoza, España).

6. María Sanmartín Xifre. Fisioterapeuta en el Servicio Aragonés de Salud. Hospital La Defensa (Zaragoza, España).

 

RESUMEN

El dolor localizado en la planta del pie, es motivo frecuente de visita en las consultas médicas. La causa más frecuente de esta algia es la inflamación del tejido denso que ocupa la parte anterior del tubérculo interno del calcáneo, lo cual se conoce como fascitis plantar (FP). El pico de incidencia en la población general ocurre entre los 40 y los 60 años de edad. El tratamiento conservador, es la principal herramienta para resolver la sintomatología de la FP, tanto en sujetos deportistas como en la población sedentaria. El objetivo de este artículo es revisar la aplicación individual del vendaje neuromuscular o kinesiotaping en la fascitis plantar y determinar la efectividad cuando se usa en personas con esta patología. Dentro de los diferentes tratamientos de la FP está el tratamiento fisioterapéutico donde destacamos el uso del vendaje neuromuscular o kinesiotaping (KT). La aplicación de este vendaje tiene como objetivo principal la preservación del movimiento y la actividad muscular para la recuperación de cualquier lesión. La técnica de KT más utilizada en la FP es la técnica en abanico o también conocida como “técnica en pulpo” combinada con la “técnica muscular en I”. La aplicación del vendaje neuromuscular alivia en muchas ocasiones de manera inmediata los síntomas de esta patología, como el dolor y la impotencia muscular. Son numerosos los estudios donde se demuestra la eficacia de los tratamientos convencionales para tratar la fascitis plantar, sin embargo, el uso individual del vendaje neuromuscular también resulta muy efectivo, aunque los estudios que demuestren su validez son escasos.

 

PALABRAS CLAVE

Fascitis plantar, tratamiento fisioterapéutico, vendaje neuromuscular, kinesiotaping, efectividad.

 

ABSTRACT

Localized pain on the sole is a frequent reason for visiting a doctor. The most common cause of this pain is inflammation of the dense tissue that occupies the anterior part of the internal tubercle of the calcaneus, which is known as plantar fasciitis (FP). The peak of incidence in the general population occurs between age 40 and 60. Conservative treatment is the main tool to resolve the symptoms of PF, both in sports subjects and in the sedentary population. The objective of this article is to review the individual application of neuromuscular bandage or kinesiotaping in plantar fasciitis and to determine the effectiveness when it is used in people with this pathology. Among the different treatments of FP is the physiotherapeutic treatment where we highlight the use of the neuromuscular bandage or kinesiotaping (KT). The main objective of the application of this bandage is to preserve movement and muscle activity for recovery from any injury. The KT technique most used in FP is the fan technique or also known as the “octopus technique” combined with the “muscle technique in I”. The application of the neuromuscular bandage on many occasions immediately relieves the symptoms of this pathology, such as pain and muscle impotence. There are numerous studies where the efficacy of conventional treatments to treat plantar fasciitis is demonstrated, however, the individual use of the neuromuscular bandage is also very effective, although the studies that demonstrate its validity are scarce.

 

KEY WORDS

Plantar fasciitis, physiotherapeutic treatment, neuromuscular bandage, kinesiotaping, effectiveness.

 

INTRODUCCIÓN

El dolor localizado en la planta del pie, es motivo frecuente de visita en las consultas médicas de atención a adultos en nuestro país y en todo el mundo. La causa más frecuente de esta algia es la inflamación del tejido denso que ocupa la parte anterior del tubérculo interno del calcáneo, lo cual se conoce como fascitis plantar (FP), aunque algunos autores la citan como miotendinitis calcánea o inflamación de la aponeurosis de inserción1,2.

La fascia plantar es un tejido fibroso, tenso, no elástico situado en la planta del pie que se inserta en el hueso del talón (calcáneo) y se despliega hacia delante para anclarse en la base de los dedos3. Se divide en cinco bandas digitales que se insertan a la base del periostio de la falange proximal de cada dedo del pie y las cabezas de los metatarsianos. Las fibras de la fascia plantar también se mezclan con la dermis, el ligamento metatarsiano transverso y la vaina flexora. Incluye un componente central grueso y unos componentes mediales y laterales más delgados4.

 

La fascia plantar tiene un papel esencial de transmisión de fuerzas del tríceps sural hacia los dedos y su viscoelasticidad permite restituir por soporte elástico, una gran cantidad de energía en cada paso o salto. Durante esta fase de apoyo de los diferentes gestos de la marcha, la fascia plantar está sometida a tracciones y traumatismos repetidos que la colocan en tensión de forma brusca1.

Al sobrecargarse, puede provocar desgarros en su inserción posterior con inflamación de los tejidos que la rodean incluyendo el hueso. Esto puede originar la aparición de un espolón, que aparece en un 50% de los casos, siendo este un fenómeno secundario y no el origen del dolor3.

Que la fascia entre en estado patológico o no dependerá de varios factores predisponentes expuestos en la Tabla 15,6 (véase Anexo I).

En cuanto a la prevalencia de la FP se estima que aproximadamente una de cada diez personas puede sufrir en algún momento de su vida una talalgia3,7. El pico de incidencia en la población general ocurre entre los 40 y los 60 años de edad3,8, aunque en atletas lo es en edades más tempranas y en un tercio de los casos es bilateral9.

 

La FP es una lesión bastante incapacitante y recurrente, de larga evolución, con tendencia a la cronicidad, por lo que cuanto antes se realice el diagnóstico y se inicie el tratamiento, mayor será la probabilidad de éxito. El diagnóstico principal se realiza a través de la clínica mediante la anamnesis y la exploración física adecuadas10. Los estudios radiológicos, utilizados juiciosamente, pueden resultar una alternativa importante y por lo general facilitan un enfoque escalonado del tratamiento11.

El buen conocimiento y comprensión por parte del paciente permitirá escoger la mejor opción de tratamiento, ya que existen múltiples tratamientos que pueden ser aplicados en este tipo de lesión.

El tratamiento conservador, es la principal herramienta para resolver la sintomatología de la FP, tanto en sujetos deportistas como en la población sedentaria. Es el tratamiento de primera elección por su gran eficacia, ya que el 80% de los síntomas se resuelven en un período de 12 meses y el 90% de los casos remiten en un período de 10 meses, de manera que, solo un 1% de los pacientes que presentan FP, requieren tratamiento quirúrgico12.

Dentro del tratamiento conservador de la FP se pueden diferenciar distintos métodos de tratamiento como pueden ser la administración de fármacos antiinflamatorios no esteroides (AINE), utilización de órtesis plantares, terapia manual, acupuntura, terapia con ondas de choque extracorpóreas o el uso de vendajes entre otros13. Las inyecciones de esteroides locales y el tratamiento quirúrgico están recomendados para los casos en los que el tratamiento conservador no ha sido efectivo5.

 

OBJETIVO

El objetivo de este artículo es revisar la aplicación individual del vendaje neuromuscular o kinesiotaping en la fascitis plantar y determinar la efectividad cuando se usa en personas con esta patología.

 

RESULTADOS-DISCUSIÓN

Dentro de los diferentes tratamientos de la FP está el tratamiento fisioterapéutico donde destacamos el uso del vendaje neuromuscular o kinesiotaping (KT). Es una técnica que se utiliza de forma habitual en clínica, pero la bibliografía que respalde su efectividad es todavía muy limitada, ya que se considera una técnica reciente14.

El KT se diferencia de otro tipo de vendaje en que es elástico y puede ser estirado un 140% de su longitud original antes de ser aplicado sobre la piel15.

La aplicación de este vendaje tiene como objetivo principal la preservación del movimiento y la actividad muscular para la recuperación de cualquier lesión, y es precisamente el mantenimiento de las amplitudes de movimiento lo que diferencia a esta técnica del resto de vendajes. Su principio de acción se basa en el estímulo ejercido sobre los receptores sensoriales, el aumento del espacio entre la piel y el músculo lesionado, el aumento de la irrigación, la facilitación del drenaje linfático, la disminución de la inflamación y la descompresión, que tiene como consecuencia la disminución del dolor16,17,18.

 

La técnica de KT más utilizada en la FP es la técnica en abanico o también conocida como “técnica en pulpo” combinada con la “técnica muscular en I”. Para la técnica en abanico se utiliza una tira de 5 centímetros de ancho dividida en 4. Se mide con la planta del pie estirada desde el calcáneo hasta la terminación distal de los metatarsianos. El origen del KT es aplicado en el calcáneo con la planta del pie y los dedos estirados, llevando las 4 tiras en forma de abanico hacia las terminaciones distales de los metatarsianos. Una vez colocado este vendaje, se añade una segunda tira de 5 centímetros de ancho que tiene su origen en el dorso del pie, proximal a la 5ª articulación metatarsofalángica. A partir de allí es aplicado hacia la parte medial de la articulación entre el astrágalo y el escafoides pasando por la planta, entonces se lleva el pie a flexión dorsal máxima y finaliza sobre el maléolo medial. La “técnica en I” es la que mayores efectos beneficiosos produce en el tratamiento de las lesiones agudas19.

Aunque la fascitis plantar puede ser muy complicada y resistente a tratar, la aplicación del vendaje neuromuscular alivia en muchas ocasiones de manera inmediata los síntomas de esta patología, como el dolor y la impotencia muscular.

 

CONCLUSIÓN

Son numerosos los estudios donde se demuestra la eficacia de los tratamientos convencionales para tratar la fascitis plantar, sin embargo, el uso individual del vendaje neuromuscular también resulta muy efectivo, aunque los estudios que demuestren su validez son escasos.

Tras una amplia revisión bibliográfica, los autores concluyen que a pesar de que el vendaje neuromuscular es una técnica novedosa, se muestra eficaz en la resolución de diversas dolencias músculo esqueléticas, entre ellas la fascitis plantar. Se observa que el uso individual del vendaje, disminuye el dolor al dar los primeros pasos tras su aplicación20. Aunque podemos añadir, que dicha técnica combinada con otras, presenta un mayor beneficio para el paciente en su curación.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Rumbaut Reyes M, Cañizares Betancourt D, Cuní Frontera R, Uranga Gafa JC, García Fresnillo E. El strapping como coadyuvante en el tratamiento ortopédico de la fascitis plantar. Rev Haban Cienc Med. 2009; 8 (2).
  2. Artidiello Bustio D, Hernández Echevarría DC, Aguilar Artidiello H, Salazar Camacho MC. Fascitis plantar. Rev Cienc Med. 2015; 19 (2): 206-213.
  3. Cerdeño Arconada JD, Casas Requejo C. Revisión bibliográfica de la fascitis plantar. New England Journal of Medicine. 2004; 350: 2159-2166.
  4. Cutts S, Obi N, Pasapula C, Chan W. Plantar fasciitis. Ann R Coll Surg Engl. 2012; 94(8).
  5. Schwartz, EN y Su, J. (2014). Fascitis plantar: una revisión concisa. The Permanente journal. 2014; 18 (1): 105 – 107.
  6. Luis Oliva A, Llanos González L. Técnicas de tratamiento fisioterapéutico y su efectividad en el abordaje de la fascitis plantar: una revisión bibliográfica. Elsevier. 2020. Disponible en: http://riull.ull.es/xmlui/handle/915/19842
  7. Crawford F, Thomson C. Interventions for treating plantar heel pain. Cochrane Database Syst. Rev. 2003; 3: CD000416.
  8. Riddle DL, Schappert SM. Volume of ambulatory care visits and patterns of care for patients diagnosed with plantar fascitis: A national study of medical doctors. Foot Ankle Int. 2004; 25: 303-310.
  9. Lareau, Craig R. MD; Sawyer, Gregory A. MD; Wang, Joanne H. BA; DiGiovanni, Christopher W. MD, Revista de la Academia Estadounidense de Cirujanos Ortopédicos. 2014; 22 (6): 372-380.
  10. Díaz López AM, Guzmán Carrasco P. Efectividad de distintas terapias físicas en el tratamiento conservador de la fascitis plantar: revisión sistemática. Rev Esp Salud Pública. 2014; 88 (1): 157-178.
  11. Bustos Armas MF, Merchan Garcia PO, Lara Alvarado NM, Quito Espinoza AA, Pelaez Oñate EP, Baquerizo Suarez CA. Fascitis plantar. Criterios y experiencias sobre la infiltración con anestésicos locales y corticoesteroides. Rev Cuba Reumatol. 2019; 21 (3): e102.
  12. Domínguez Rey B. Actualización del tratamiento conservador de fisioterapia en la fascitis plantar [Trabajo fin de grado]. Universidad de A Coruña, Facultad de Fisioterapia; 2016.
  13. Goff JD, Crawford R. Diagnosis and treatment of plantar fasciitis. Am Fam Physician. 2011; 15; 84 (6): 676-82.
  14. Parreira P, Costa L, Hespanhol Junior L, Lopes A, Costa L. Current evidence does not support the use of Kinesio Taping in clinical practice: a systematic review. J Physiother. 2014; 60 (1): 31-39.
  15. Collins DF, Refshauge KM, Todd G, Gandevia SC. Cutaneous receptors contribute to kinesthesia at the index finger, elbow, and knee. J Neurophysiol. 2005;94 (3): 1699-706.
  16. Calero PA, Cañón GA. Efectos del vendaje neuromuscular: una revisión bibliográfica. Rev Cienc Salud. 2012; 10 (2):273-284.
  17. Vázquez Amela FX, Verdaguer Sanmarti J, Lluch Fruns J, Genís Barniol S. El vendaje neuromuscular en podología. Rev Esp de Pod. 2008; 19 (6): 240-243.
  18. Espejo L, Apolo MD. Revisión bibliográfica de la efectividad del kinesiotaping. Elsevier. 2011; 45 (2): 148-158.
  19. Sánchez González M. Intervención fisioterápica con kinesiotaping en pacientes con fascitis plantar. Rev Prof de Invest, Doc y Rec Hum. 2016; (196-202):72. Disponible en: https://publicacionesdidacticas.com/hemeroteca/articulo/072036/articulo-pdf
  20. Torrijos A, Abián-Vicen J, Abián P, Abián, M. Plantar fasciitis treatment. J Sport Health Res. 2009; 1(2):123-131.

 

ANEXOS

ANEXO I

Tabla 1. Factores de riesgo para el desarrollo de fascitis plantar5,6.
Factores intrínsecos
  • Edad.
  • Obesidad.
  • Enfermedades sistémicas (artritis reumatoide, espondilitis anquilopoyética o diabetes).
  • Infecciones (retroviral y raramente infección gonocócica o tuberculosis).
  • Fármacos (fluoroquinolonas y quimioterapia).
  • Pies planos o cavos, ángulo de dorsiflexión del pie limitado, musculatura intrínseca del pie y flexora plantar débil, acortamiento del tendón de Aquiles, hiperpronación del tobillo.
Factores extrínsecos
  • Carga de pesos prolongada.
  • Microtraumatismos.
  • Realización de deporte con mal entrenamiento y uso de zapatos inadecuados para ello.
  • Posturas durante el sueño que favorezcan la contractura de los músculos de las piernas.