Type to search

Efectividad de los probióticos en el cólico del lactante.

Categoría: ,
4 febrero 2021

AUTORES

  1. María Navarro Torres. Enfermera Especialista en Pediatría. Enfermera del Servicio Aragonés de Salud.
  2. Carla María Morte Cabinasty. Enfermera del Servicio Aragonés de Salud.
  3. Elisa Peñalva Boronat. Enfermera Especialista en Pediatría. Enfermera del Servicio Aragonés de Salud.
  4. María Eugenia Milagro Jiménez. Enfermera Especialista en Pediatría. Enfermera del Servicio Riojano de Salud.
  5. María Dácil Lorenzo Ramírez. Enfermera del Servicio Aragonés de Salud.
  6. Cristina Cases Jordán. Enfermera del Servicio Aragonés de Salud.

 

RESUMEN

El cólico del lactante es uno de los principales motivos de consulta en pediatría. A pesar de ser una patología benigna y que se resuelve espontáneamente crea gran ansiedad a los padres. La etiología es multifactorial y existen múltiples enfoques terapéuticos. En los últimos años se ha estudiado el papel de la microbiota intestinal en esta patología y asociada a ella el efecto de los probióticos para su tratamiento. Tras realizar una revisión bibliográfica concluimos que el Lactobacillus reuteri DSM 17938 disminuye el tiempo de llanto en los niños amamantados con lactancia materna exclusiva.

 

PALABRAS CLAVE

Lactante, cólico, probióticos.

 

ABSTRACT

Infant colic is one of the main reasons for pediatrics consults. Nevertheless of benign pathology that resolves spontaneously, the parents develop anxiety because of it. The etiology is multifactorial and there are multiple therapeutic approaches. In recent years, the role of the intestinal microbiota in this pathology has been studied and the probiotics effect has been used as a treatment. After conducting a literature review, we concluded that Lactobacillus reuteri DSM 17938 reduces crying time in exclusively breastfed children.

 

KEY WORDS

Infant, colic, probiotics.

 

INTRODUCCIÓN

Los cólicos se dan en aproximadamente en el 20% de los recién nacidos sanos menores de tres meses,1-3 afectando a todos los estratos socioeconómicos, sin evidencia de historia familiar y con la misma prevalencia entre ambos sexos.4 Es una de las causas mas frecuente de consulta por los padres y crea gran preocupación familiar.2,5,6 Se define clínicamente según los criterios de Wessel de llanto y/o malestar más de 3 horas al día durante más de 3 días a la semana durante más de 3 semanas.1,3,4,6,7 Actualmente se utilizan los criterios modificados por razones prácticas, siendo estos los mismos pero durante una semana.1,3,6 Es un proceso benigno y autolimitado que tiende a la autorresolución en un 60% de los casos a los 3 meses y en un 80-90% a los 4 meses.8,9 A pesar de se resuelve espontáneamente está asociado con depresión materna, interrupción temprana de la lactancia, y síndrome del bebé sacudido.5

La etiología del cólico infantil es multifactorial; hay teorías psicosociales, gastrointestinales o nutricionales entre otras y existen múltiples enfoques terapéuticos con resultados poco concluyentes, siendo el apoyo y la tranquilidad a los padres el pilar del tratamiento.2,4,5,9

La investigación reciente se ha centrado en el papel fisiopatológico de la microbiota intestinal en la exacerbación del llanto infantil, confirmándose distinta microbiota en los niños con y sin cólicos.1,7,8 Los cambios en esta pueden provocar alteraciones mecánicas del intestino, como la producción de gases, hinchazón o dismotilidad intestinal que a su vez provocan el llanto del recién nacido.1,8

Por ello un nuevo enfoque prometedor para el tratamiento es el uso de probióticos. Estos son microorganismos vivos que colonizan el intestino, inhiben competitivamente la adhesión de otras bacterias, estimulan la respuesta inmunitarias y pueden modular la microbiota intestinal infantil entre otros.1,7 Actualmente la cepa que ha mostrado más evidencia científica en el tratamiento del cólico del lactante es el Lactobacillus reuteri DSM 17938.3,8,9

 

OBJETIVO

Examinar la efectividad terapéutica de los probióticos en los cólicos del recién nacido.

 

METODOLOGÍA

Se realiza una revisión bibliográfica de la evidencia científica disponible hasta el momento actual del uso de probióticos en el tratamiento de cólicos en recién nacidos sanos. Las bases de datos utilizadas han sido PubMed, SciELO y Dialnet; usando como palabras clave “cólico”, “lactante”, “probióticos” y sus múltiples asociaciones, tanto en inglés como en español. Se excluyen aquellos que son anteriores a 2010, utilizándose 14 artículos que cumplían con los criterios de búsqueda.

 

RESULTADOS

Varios autores han estudiado la efectividad y seguridad del uso de probióticos en los recién nacidos. Savino et al asignó aleatoriamente a 50 lactantes alimentados con LM exclusiva en dos grupos, uno recibió reuteri DSM 17938 y el otro placebo durante 21 días. En los lactantes del primer grupo disminuyó significativamente el tiempo de llanto. No hubo diferencia en el peso o la frecuencia de deposiciones entre ambos grupos, concluyendo que dicho probiótico a una dosis de 1×108 unidades formadoras de colonias mejoró los síntomas del cólico y fue bien tolerado y seguro.10

Resultados similares obtuvo Szajewska et al en su estudio con 80 lactantes menores de 5 meses con cólico infantil que se alimentaban exclusiva o predominantemente (> 50%) con LM. Al igual que el anterior autor se les asignó en dos grupos, uno recibió 5 gotas de reuteri DSM 17938 y el otro placebo durante 21 días. Los niños asignados al grupo de probióticos respondieron al tratamiento disminuyendo significativamente el llanto en comparación con el placebo.11

En la misma línea Baldassarre et al realizan un ensayo aleatorizado, a doble ciego y controlado con placebo en 53 lactantes con cólico amamantados exclusivamente, asignados al azar para recibir en este caso una mezcla de probióticos o placebo durante 21 días. En aquellos que recibieron la mezcla de probióticos disminuye los minutos de llanto por día y los padres de este grupo informaron de una mayor calidad de vida. No se encontraron diferencias respecto a los datos antropométricos, las deposiciones, la consistencia de las heces o la composición de la microbiota. No se reportó ningún evento adverso.12

Llerena E en una revisión sistemática seleccionó tres estudios que incluían 220 lactantes sanos, de los cuales 209 eran alimentados con LM exclusiva. Se administró Lactobacillus reuteri comparado con placebo y simeticona. Se objetivó que los probióticos reducen el llanto a los siete días de tratamiento alcanzando a los 21 días una reducción de 56,03 minutos sin registrarse efectos adversos. Concluyo por tanto que L. reuteri reduce de manera significativa el tiempo de llanto en los lactantes alimentados mayormente con LM afectos de cólico infantil.2

La revisión sistemática publicada por Xu et al que incluyó seis ensayos controlados aleatorios de 423 lactantes con cólicos a los cuales se les administró L. reuteri o placebo expuso que el probiótico aumenta la efectividad del tratamiento y reduce el tiempo de llanto a las dos o tres semanas, sin causar eventos adversos. Sin embargo, estos resultados beneficiosos pueden estar sesgados por la mejoría fisiológica de esta patología con el tiempo.9

En 2018 Aparicio R en una revisión bibliográfica concluyo que Lactobacillus reuteri parecía ser beneficioso en el tratamiento del cólico del lactante moderado-grave en niños a término, mayores de 2500 gramos, sin otras enfermedades y alimentados exclusiva o predominantemente con LM. Expone que los estudios sugieren que uno de cada 3-4 lactantes tratados podría beneficiarse, siendo un tratamiento a priori coste-eficiente. Si bien es cierto que el efecto comienza entre los 7-14 días no se mantiene a los 28 días, por ello no parece indicado prolongar el tratamiento más de 21 días.13

En el estudio de Sung publicado en 2014 cuyo objetivo era determinar si reuteri DSM 17938 reduce el llanto en 167 lactantes menores de 3 meses con cólicos amamantados y alimentados con fórmula comparado con placebo no obtuvo resultados beneficiosos del uso de probióticos. El tiempo medio diario de llanto disminuyó en ambos grupos y al mes, el grupo de probióticos lloró 49 minutos más que el que recibió placebo; especialmente aquellos bebés alimentados con fórmula.5 Sin embargo, el mismo autor llevo a cabo un metaanálisis en 2018 en el que observo que el promedió del tiempo de llanto era menor en los lactantes amamantados que recibieron probióticos, siendo estos resultados insignificantes en los lactantes alimentados con fórmula.14

Por último una revisión Cochrane de 2019 que evaluó la eficacia y seguridad de los probióticos de forma profiláctica para prevenir o reducir la gravedad de los cólicos del lactante concluyó que no existe evidencia clara de que los estos sean más efectivos que placebo para prevenir los cólicos infantiles; aunque el tiempo de llanto diario parece reducirse.7

 

CONCLUSIÓN

Tras la revisión llevada a cabo podemos concluir que la administración de Lactobacillus reuteri DSM 17938 (5 gotas) durante 21 días disminuye en la mayoría de los estudios el tiempo de llanto en niños que toman LM exclusiva lo que mejora la calidad de vida de las familias. Sin embargo no parece efectivo en aquellos lactantes alimentados con fórmula artificial por lo que no se debe dar probióticos como recomendación general. Tampoco se ha visto beneficioso su uso de forma profiláctica para prevenir los cólicos infantiles.

Se ha visto que es seguro y los estudios no reportan efectos adversos siendo bien tolerado. No afecta a la ganancia ponderal ni al ritmo de deposiciones. Se necesitan más estudios que incluyan a niños alimentados con biberón y grupos específicos de población como lactantes prematuros.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Sung V, Hiscock H, Tang M, Mensah FK, Heine RG, Stock A, et al. Probiotics to improve outcomes of colic in the community: Protocol for the Baby Biotics randomised controlled trial. BMC Pediatrics. 2012;12:135.
  2. Llerena E, Jullien S. ¿Qué impacto clínico tiene la utilización de probióticos en los cólicos del lactante? Rev Pediatr Aten Primaria. 2014;16:155-158.
  3. Murugu J, Narang M, Shah D. Infantile Colic: An Update. Indian Pediatr. 2018;55:979-987.
  4. González S, Brochet C. Opciones de tratamiento del cólico del lactante. Pediatr. 2015;48(3):61-67.
  5. Sung V, Hiscock H, Tang M, Mensah FK, Nation ML, Satzke C, et al. Treating infant colic with the probiotic Lactobacillus reuteri: double blind, placebo controlled randomised trial. BMJ. 2014;348.
  6. Wolke D, Bilgin A, Samara M. Systematic Review and Meta-Analysis: Fussing and Crying Durations and Prevalence of Colic in Infants. J Pediatr. 2017 Jun;185:55-61.
  7. Ong  TG, Gordon  M, Banks  SSC, Thomas  MR, Akobeng  AK. Probiotics to prevent infantile colic. Cochrane Database of Systematic Reviews. 2019;3.
  8. Pérez J, Taboada L, Tolín M, Sánchez C, Álvarez G. Probioticoterapia en el cólico del lactante: caso clínico. Nutr Hosp. 2015;31(Supl. 1):78-82.
  9. Xu M, Wang J, Wang N, Sun F, Wang L, Liu XH. The Efficacy and Safety of the Probiotic Bacterium Lactobacillus reuteri DSM 17938 for Infantile Colic: A Meta-Analysis of Randomized Controlled Trials. PLoS One. 2015;10(10):e0141445.
  10. Savino F, Cordisco L, Tarasco V, Palumeri E, Calabrese R, Oggero R, et al. Lactobacillus reuteri DSM 17938 in infantile colic: a randomized, double-blind, placebo-controlled trial. Pediatrics. 2010;126(3):526-33.
  11. Szajewska H, Gyrczuk E, Horvath A. Lactobacillus reuteri DSM 17938 for the management of infantile colic in breastfed infants: a randomized, double-blind, placebo-controlled trial. J Pediatr. 2013;162(2):257-262.
  12. Baldassarre ME, Di Mauro A, Tafuri S, Rizzo V, Gallone MS, Mastromarino P, et al. Effectiveness and Safety of a Probiotic-Mixture for the Treatment of Infantile Colic: A Double-Blind, Randomized, Placebo-Controlled Clinical Trial with Fecal Real-Time PCR and NMR-Based Metabolomics Analysis. Nutrients. 2018;10(2):195.
  13. Aparicio M. ¿Son eficaces los probióticos para tratar el cólico del lactante? Evid Pediatr. 2018;14:13.
  14. Sung V, D’Amico F, Cabana MD, Chau K, Koren G, Savino F, et al. Lactobacillus reuteri to Treat Infant Colic: A Meta-analysis. Pediatrics. 2018;141(1):e20171811.