Type to search

E-Salud, herramienta de cambio. Artículo monográfico.

26 septiembre 2021

AUTORES

  1. Cristina Pérez Albors. Enfermera Quirófano del Hospital Infantil. Hospital Universitario Miguel Servet. Zaragoza. España.
  2. Irene Jiménez Ramos. Enfermera en unidad de neonatos. Hospital Universitario Miguel Servet. Zaragoza. España.
  3. Ruth Anquela Gracia. Enfermera en unidad de neonatos. Hospital Universitario Miguel Servet. Zaragoza. España.
  4. Paloma Carreras Palacio. Enfermera en Medicina Interna. Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa. Zaragoza. España.
  5. 5.Maite Galduroz Arcelus. Enfermera en Servicio de urgencias. Complejo Hospitalario de Navarra. Pamplona. España.

 

RESUMEN

En dos mil uno, Eysenbach definía por primera vez el concepto de e-salud, para hacer referencia a las tecnologías en el ámbito de la salud. Desde dos mil cuatro con el Plan de acción sobre e-salud europeo, se han venido intensificando iniciativas enfocadas hacia la digitalización sanitaria en toda la Unión. Todo ello con unos fines claros, incentivar la metamorfosis digital de la salud, empoderar a los ciudadanos y el fomento una sociedad más sana. La salud digital ha aumentado la eficiencia y la eficacia de los diferentes sistemas de salud, así como disminuye los gastos que se derivan de la actividad en sí. Junto con el desarrollo de las nuevas tecnologías y la creciente necesidad de humanizar los sistemas sanitarios, son necesidades ya latentes en nuestra actual sociedad.

El concepto de salud ha ido evolucionando de forma precipitada durante el último siglo y medio al abrigo de los distintos cambios paradigmáticos. La e-salud actúa como un catalizador de la atención sanitaria integral, que conlleva la nueva cultura digital, permitiendo de una forma fácil y rápida la interacción entre los distintos protagonistas. Diversos estudios definen el gran impacto de componentes de la e-salud en las áreas de eficiencia y efectividad. La digitalización de la salud, no ha de olvidar que el usuario es el centro de la atención, comportándose siempre por tanto como facilitador y no como excluyente o limitante.

La e-salud, con sus distintas vertientes, se muestran como herramientas facilitadoras y que impactan sobre la mejora y la calidad de la atención sanitaria de forma positiva, favoreciendo el cuidado integral, mejorando la atención sanitaria, disminuyendo el gasto sanitario y facilitando el trabajo de los profesionales implicados.

 

PALABRAS CLAVE

E-Salud, salud 2.0, TIC y salud, ciencia de la información, gestión de la calidad.

 

ABSTRACT

In 2001, Eysenbach first defined the concept of e-health to refer to technologies in the field of health. Since 2014, with the European e-Health Action Plan, initiatives focused on the digitalization of healthcare have been intensifying throughout the Union. All with the clear aims of encouraging the digital metamorphosis of health, empowering citizens and promoting a healthier society. Digital health has increased the efficiency and effectiveness of different health systems, as well as decreasing the costs associated with the activity itself. Together with the development of new technologies and the growing need to humanize healthcare systems, these are already latent needs in today’s society.

The concept of health has evolved precipitously over the last century and a half in the wake of the various paradigm shifts. E-health acts as a catalyst for the integrated health care brought about by the new digital culture, enabling easy and fast interaction between the different actors. Several studies define the great impact of e-health components in the areas of efficiency and effectiveness. The digitalization of healthcare must not forget that the user is the center of attention, and therefore always behaves as a facilitator and not as an exclusionary or limiting factor.

E-health, with its different aspects, is shown to be a facilitating tool that has a positive impact on the improvement and quality of healthcare, promoting holistic care, improving healthcare, reducing healthcare costs and facilitating the work of the professionals involved.

 

KEY WORDS

EHealth, health 2.0, ICT healthcare, information science, quality management.

 

DESARROLLO DEL TEMA

Si tuviéramos que poner un punto de inicio en la telemedicina, ese punto sería la década de los cincuenta. La transmisión de las primeras imágenes radiológicas por teléfono entre West Chester y Filadelfia (E.E.U.U). fue el cómo.

No sería hasta mil novecientos sesenta y nueve, con la llegada de Internet, con la primera conexión entre ordenadores, donde comenzaba lo que se puede denominar como un cambio de era, la era digital.1

Todo ello permitiría la extensión, modernización y normalización del uso de internet durante las siguientes décadas, llegando sin duda hasta el ámbito de la salud, obligando al lenguaje a satisfacer, a través de neologismo, palabras que definieron esas nuevas realidades.

En dos mil uno, Eysenbach definía por primera vez el concepto de e-salud, para hacer referencia a las tecnologías en el ámbito de la salud. La OMS definió el término como: “el uso de las tecnologías de la información y las comunicaciones aplicadas a la salud”.1,2

Íntimamente relacionados con la e-Salud están otros conceptos como son: las TIC’s y la m-salud. Las TIC’s se definen como: “las tecnologías de la información y la comunicación”, siendo estas un pilar fundamental de la digitalización de la salud. Por otro lado, el concepto m-salud abarca todo lo relacionado con la tecnología móvil en simbiosis con la salud. La normalización de internet, ha llevado a que existen 6 mil millones de móviles en el mundo. Casi el 75% de la población mundial posee uno, permitiendo una vertiginosa evolución para dar servicio al usuario en las nuevas formas de uso de la red a través de smartphones y wearables (pulseras, relojes…) que permiten la diversificación de sus usos.3,4

Desde dos mil cuatro con el Plan de acción sobre e-salud europeo, se han venido intensificando iniciativas enfocadas hacia la digitalización sanitaria en toda la Unión.5 El Plan de acción sobre la salud electrónica 2012-2020 europeo: atención sanitaria innovadora para el siglo XXI (2013/2061(INI))6 junto con el programa Horizonte 2020, “financiación de proyectos de investigación e innovación en el contexto europeo” nacen con la intención de avalar las actividades encaminadas a fomentar la cultura sanitaria digital entre los ciudadanos de sus estados miembros.7

El Sistema Nacional de Salud, siguiendo las líneas estratégicas europeas iniciadas sobre el uso de las nuevas tecnologías en España, desarrolló el Plan Avanza en “un intento por buscar la convergencia con Europa en la implantación de las TIC” (vigencia 2006-2010) y Sanidad en Línea (la estrategia 11ª del Plan de Calidad para el Sistema Nacional de Salud (2019). Permitiendo todo ello: la implantación prácticamente en la totalidad del territorio español de la cita electrónica, la receta electrónica en las CCAA, la historia clínica digital, así como la telemedicina en diferentes proyectos, con distintos grados de instauración. Los avances cualitativos y ante todo cuantitativos de la e-salud estatal se produjeron con la transferencia de las competencias a las CCAA, las cuales realizaron un gran esfuerzo en hacerlo posible.8,9

Todo ello con unos fines claros, incentivar la metamorfosis digital de la salud, empoderar a los ciudadanos y el fomento de una sociedad más sana.1

Pero el reto del avance digital continua, y así se mostró en la IV Jornada Nacional de la Asociación de Salud Digital Española (2019), donde se recordó la importancia de navegar hacia “hospitales inteligentes”. Mediante la implementación de avances tecnológicos, informáticos y robóticos que generen la consiguiente mejora en la calidad asistencial a los pacientes/usuarios y faciliten las actividades de los profesionales sanitarios.1,10

La situación actual de pandemia (Covid-19) ha dejado patente la gran ayuda que ofrecen las nuevas tecnologías en el área sanitaria. Claro ejemplo es el proyecto “Abrazando Corazones” del Hospital Universitario Miguel Servet de Zaragoza, donde las nuevas tecnologías jugarán un papel imprescindible en la humanización de la atención sanitaria.11

La salud digital ha aumentado la eficiencia y la eficacia de los diferentes sistemas de salud, así como disminuye los gastos que se derivan de la actividad en sí.12

La calidad en la atención en sus distintas vertientes(organizativa/percibida) de la salud es un objetivo hoy ya implícito a conseguir dentro de todos los sistemas de salud como parte del éxito del mismo. Incluso en las definiciones más clásicas de la calidad se contempla la evaluación de la misma siendo los sistemas digitales grandes herramientas de evaluación, dada la cantidad de datos que se pueden obtener a través de ellas para un posterior análisis.3,13

La aplicación de la e-salud se muestra de forma positiva sobre las estructuras organizacionales, fomentando la accesibilidad al Sistema Nacional de Salud, disminuye las cargas asistenciales, el estrés, mejora la comunicación interprofesional, así como, el ahorro en recursos humanos y/o materiales durante todo el proceso (impacto en el área de eficiencia).3

Todo ello promueve una transformación, para asegurar una atención de calidad y más segura para los ciudadanos, reforzando así, la transparencia y capacitación, sistemas sanitarios más fuertes y sustentables, administraciones más involucradas, nuevos horizontes de negocio y una economía europea a la vanguardia del comercio internacional en el sector de la e-salud.5

Junto con el desarrollo de las nuevas tecnologías y la creciente necesidad de humanizar los sistemas sanitarios, son necesidades ya latentes en nuestra actual sociedad.1

La enfermería tiene un papel crucial en el desarrollo de modelos innovadores de atención a la salud, centrados en el paciente y la familia.14,15

 

CUERPO:

La salud 2.0.

El concepto de salud ha ido evolucionando de forma precipitada durante el último siglo y medio al abrigo de los distintos cambios paradigmáticos. El concepto de salud digital, es una consecuencia de ese proceso evolutivo, donde el usuario es el centro de la atención, el responsable de su salud, donde los profesionales actúan como asesores, y donde los cuidados son procesos de interacción y consenso entre paciente y profesional.1,16

Se han desarrollado herramientas digitales, como son los programas informáticos de seguimiento de pacientes en el área quirúrgica, equipamiento inteligente digital en las instalaciones de los hospitales para el ahorro energético, aplicaciones informáticas para la adecuada programación de guardias presenciales de los profesionales sanitarios y programas informáticos para la gestión de pacientes (ingresos hospitalarios). Todos los recursos digitales mencionados favorecen la calidad de la asistencia sanitaria, la humanización de los cuidados y la optimización de los recursos materiales y humanos. Dedicar más recursos a la salud digital se muestra de forma positiva en los sistemas sanitarios.10

La e-salud actúa como un catalizador de la atención sanitaria integral, que conlleva la nueva cultura digital, permitiendo de una forma fácil y rápida la interacción entre los distintos protagonistas. Se muestra como un pilar fundamental, permitiendo el mejor uso de los recursos materiales, humanos y logísticos.1,4

 

Componentes de la e-salud:

Diversos estudios definen el gran impacto de componentes de la e-salud en las áreas de eficiencia y efectividad.1,3 Entrelazando los diferentes componentes, se generan exponencialmente un abanico de posibilidades:4

  • Historia clínica electrónica: se abandona la forma tradicional en papel del registro de la evolución, tratamiento y cuidados sanitarios de los pacientes, sustituido todo ello por programas informáticos. Ayuda en la mejor atención al paciente ya que el acceso es más fácil y rápido, llegando a un número mayor de profesionales sin la necesidad de encontrarse físicamente en el mismo centro sanitario. Potencia la toma de decisiones del equipo involucrado.
  • Tele-salud: se ofrece asistencia sanitaria por medio del uso de las nuevas tecnologías de la información y comunicación, donde la separación física deja de ser un impedimento para profesionales y pacientes atendidos. Se ofrece servicio de prevención, promoción y fomento de la salud. Hay diversas especialidades médicas bastante desarrolladas en este punto como serían la radiología, dermatología, oftalmología, entre otras. Se comparten imágenes, claves para el diagnóstico y tratamiento, a grandes distancias.
  • M-salud: es la salud administrada a través de dispositivos móviles (teléfonos, tablets, relojes…). El desarrollo en los dispositivos móviles, ha sido un antes y un después, en gran parte de las sociedades modernas. Se considera que hay alrededor de 6 millones de teléfonos móviles funcionando en el planeta, 75% de la población mundial. Podemos deducir de estos datos, que muchos usuarios de los sistemas sanitarios y los propios profesionales sanitarios son habituales consumidores de esta tecnología móvil. Coyuntura ideal para utilizar, este creciente uso, para mejorar la salud de la población.
  • E-learning: utilización de las TIC’s para el aprendizaje y estudio en el ámbito de la salud. Esta se podría dividir en dos grandes bloques. El primero sería el gran impacto en educación sanitaria a los usuarios del sistema sanitario, mediante el uso de las nuevas tecnologías, fomentando estilos de vida saludables a la población con acceso a estos medios, podrían acceder a ellos simplemente con unos toques en sus pantallas, de esta forma también involucraríamos mucho más a los pacientes, empoderados, y haciéndolos partícipes de su propia salud, en las decisiones relacionadas con esta, creación de una relación de confianza entre ellos y sus entornos más cercanos relacionados con la salud (familia y equipo sanitario básico), donde la comunicación sea totalmente eficaz. Incluso un paso más allá sería la interrelación de pacientes, fomentando el apoyo entre ellos, si comparten las mismas experiencias con respecto a su estado de salud, aquí cabría definir un nuevo concepto que surge en relación a esta situación específica, donde el centro de la asistencia sanitaria es el paciente, la e-paciente. El siguiente gran bloque sería la utilización de este recurso para formar a profesionales sanitarios o aumentar sus conocimientos en un área específica, sin la necesidad de estar en el mismo centro físicamente. Aquí se abre un abanico inmenso de posibilidades, aprendiendo de diferentes zonas del mundo sin necesidad estricta de viajar.

 

El paciente como esencia del cuidado en la e-salud.

La digitalización de la salud, no ha de olvidar que el usuario es el centro de la atención, comportándose siempre por tanto como facilitador y no como excluyente o limitante por razones de edad, género, profesión, economía, estado de salud o familia. Atendiendo al paradigma emergente, donde el usuario es el centro, como ser integral que es, se apuesta por la atención sanitaria colaborativa, entre el paciente y los profesionales sanitarios que interactúan con él, donde la toma de decisiones referentes a la atención sanitaria del paciente lleva por estandarte la autonomía del individuo, pero las decisiones son reflexionadas y meditadas por el entorno sanitario-familiar del paciente implicado, también, favoreciendo el empoderamiento del paciente.1,3

 

La calidad en la e-salud:

Conceptos estrechamente asociados con estándares de calidad serían la seguridad, satisfacción, eficiencia, accesibilidad, equidad y por último efectividad. La e-salud ha demostrado aportar mejoras sobre la calidad, como sería: el perfeccionamiento de métodos de gestión, acopio de datos sanitarios, dirección de recursos económicos, humanos e instrumentales, digitalizando la mayor cantidad de procesos relacionados con estos.3,4

 

CONCLUSIONES

La e-salud, con sus distintas vertientes, se muestran como herramientas facilitadoras y que impactan sobre la mejora y la calidad de la atención sanitaria de forma positiva, favoreciendo el cuidado integral, mejorando la atención sanitaria, disminuyendo el gasto sanitario y facilitando el trabajo de los profesionales implicados.

El concepto de e-salud, forma parte del proceso evolutivo paradigmático, donde el concepto de salud es un concepto positivo y el proceso de atención es un proceso reflexivo e interactivo entre los profesionales y usuarios, con la finalidad de brindar un cuidado holístico.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. De Lima D. Informe sobre transformación digital en salud en España. Compromiso vs realidades. Asociación Salud Digital. Noviembre 2018. Madrid.
  2. Organización Panamericana de la Salud. Paho.org [Internet]. [Acceso el 20 mayo de 2020]. Disponible en: https://www.paho.org/ict4health/index.php?option=com_content&view=article&id=32:ehealth-and-health-informatics-whohq-by-najeeb-al-shorbaji-director-of-the-department-of-knowledge-management-and-sharing-world-health-organization-who&Itemid=226&lang=es
  3. Díaz de León-Castañeda C. Salud electrónica (e-salud): un marco conceptual de implementación en servicios de salud. Gaceta médica de México. Artículo de revisión. Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT), Centro de Investigación e Innovación en Tecnologías de la Información y Comunicación (INFOTEC), Aguascalientes, México. 2019.
  4. Fernández Silano M. La Salud 2.0 y la atención de la salud en la era digital. Rev médica Risaralda. Artículo de reflexión. 2014;20(1):41–6. [Acceso el 10 de agosto de 2021]. Disponible en: http://www.scielo.org.co/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0122-06672014000100009
  5. Plan de acción sobre la salud electrónica 2012-2020: atención sanitaria innovadora para el siglo XXI. Europa.eu. [Internet] [acceso el 10 de julio de 2021]. Disponible en: https://ec.europa.eu/health//sites/health/files/ehealth/docs/com_2012_736_es.pdf
  6. Informe sobre el Plan de acción sobre la salud electrónica 2012-2020: atención sanitaria innovadora para el siglo XXI [Internet]. Europa.eu. [Acceso el 17 de agosto de 2021]. Disponible en: https://www.europarl.europa.eu/sides/getDoc.do?pubRef=-//EP//TEXT+REPORT+A7-2013-0443+0+DOC+XML+V0//ES
  7. Horizonte2020. Portal español del programa marco de investigación e innovación de la Unión Europea [Internet]. España. [Acceso el 26 de junio de 2021]. Disponible en: https://eshorizonte2020.es/
  8. Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social – Organización Institucional – Tecnología de la Información y las Comunicaciones [Internet]. Gob.es. España. [Acceso el 9 de mayo de 2021]. Disponible en: https://www.mscbs.gob.es/organizacion/sns/planCalidadSNS/tecInfo/home.htm
  9. E-Salud Informe Anual del Sistema Nacional de Salud 2018 [Internet]. Gob.es. España. [Acceso el 27 de agosto de 2021]. Disponible en: https://www.mscbs.gob.es/estadEstudios/estadisticas/sisInfSanSNS/tablasEstadisticas/InfAnualSNS2018/Cap.8_e_Salud.pdf
  10. Camino hacia los Hospitales inteligentes [Internet]. Campussanofi.es. 2019. [Acceso el 27 de abril de 2021]. Disponible en: https://campussanofi.es/smart-hospital/noticias/camino-hacia-los-hospitales-inteligentes/
  11. Pérez R. Enfermeras de cuerpos y de almas en las UCI del Covid-19 [Internet]. ABC.es. 2020 [Acceso el 29 de marzo de 2021]. Disponible en: https://www.abc.es/salud/enfermedades/abci-enfermeras-cuerpos-y-almas-covid-19-202011201421_noticia.html
  12. Economic Impact of Interoperable Electronic Health Records and e-Prescription in Europe. Europa.eu. [Internet]. (1-2008/2-2009). [Acceso el 10 de agosto de 2021]. Disponible en: http://ec.europa.eu/information_society/activities/health/docs/publications/201002ehrimpact_study- final.pdf).
  13. Boogerd EA, Arts T, Engelen LJ, van de Belt TH. “what is eHealth”: Time for an update? JMIR Res Protoc. 2015;4(1): e29. Publicado en línea el 12 de marzo de 2015 doi: 10.2196 / resprot.4065. [Acceso el 10 de abril de 2021]. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4376129/
  14. Nursing Now Challenge [Internet]. Nursingnow.org. [Acceso el 27 de agosto de 2020]. Disponible en: https://www.nursingnow.org
  15. CECOVA. ¿Qué es Nursing Now? [Internet]. Portalcecova.es. [citado el 27 de septiembre de 2020]. Disponible en: http://portalcecova.es/nursing_intro
  16. Mínguez I, Siles J. Pensamiento crítico en enfermería: de la racionalidad técnica a la práctica reflexiva. Aquichan. 2014; 14 (4): 594-604.