Type to search

Cuidados multidisciplinares para pacientes con enfermedad de Crohn. Artículo monográfico.

28 noviembre 2021

AUTORES

  1. Miriam Bellés Aranda. Máster Universitario en Deterioro de la Integridad Cutánea, Úlceras y Heridas. Máster en Integración en Cuidados y Resolución de Problemas Clínicos en Enfermería. Enfermera en Centro Asistencial El Pinar.
  2. Eva Negredo Rojo. Máster en Análisis Clínicos por la Universidad de Valencia. Experto Universitario en Enfermería en Alteraciones Vasculares y Arteriales por la Universidad de Antonio Nebrija. Experto Universitario de Enfermería Ante las Actuaciones en Urgencias y Emergencias por la Universidad Antonio Nebrija. Enfermera en el Hospital Obispo Polanco de Teruel.
  3. Rocío Bravo Adán. Máster en Cuidados Intensivos por la Universidad Católica de Valencia. Máster en Urgencias, Emergencias y Catástrofes por la Universidad CEU de Valencia. Enfermera en el Hospital Obispo Polanco de Teruel.
  4. Andrea Villanueva Mena. Máster en Urgencias, Emergencias y Catástrofes por la Universidad CEU de Valencia. Enfermera en la Residencia Javalambre de Teruel.
  5. Ana Mateo Abad. Enfermera Especialista en Geriatría. Máster Universitario en Deterioro de la Integridad Cutánea, Úlceras y Heridas por la Universidad Católica de Valencia. Enfermera en el Hospital San José.
  6. Ana María Sangüesa Lacruz. Experto Universitario en el Embarazo, Parto y Puerperio para Enfermería y Experto Universitario en Cuidados Pediátricos para Enfermería por la Universidad Antonio de Nebrija. Enfermera en el Hospital San José de Teruel.

 

RESUMEN

La enfermedad de Crohn es una enfermedad crónica inflamatoria intestinal que cursa con periodos de inactividad y de brotes. El desconocimiento de la evolución sobre enfermedad, la afectación a personas jóvenes en edad reproductiva, el uso de fármacos, la posibilidad de tratamiento quirúrgico sin curación, provoca efectos como ansiedad y estrés que deterioran la calidad de vida de los pacientes.

Los enfermos de esta patología necesitan cuidados multidisciplinares, por lo que la función de Enfermería es necesaria de forma asistencial, informativa y de apoyo al paciente y su entorno para mejorar la calidad de vida.

 

PALABRAS CLAVE

Enfermedad inflamatoria intestinal, enfermedad de Crohn, calidad de vida, cuidados de enfermería.

 

ABSTRACT

Crohn’s disease is a chronic inflammatory bowel disease that occurs with periods of inactivity and flare-ups. The ignorance of the evolution of the disease, the affectation of young people of reproductive age, the use of drugs, the possibility of surgical treatment without cure, causes effects such as anxiety and stress that deteriorate the quality of life of patients. Patients with this pathology need multidisciplinary care, so the Nursing role is necessary in a way that is caring, informative and supportive of the patient and their environment to improve the quality of life.

 

KEY WORDS

Inflammatory bowel disease, crohn`disease quality of life, nursing care.

 

DESARROLLO DEL TEMA

Las enfermedades Inflamatorias intestinales (EII), son patologías crónicas que conducen a la pérdida de funcionalidad y discapacidad, con etiopatogenia desconocida. Se caracterizan por presentar lesiones inflamatorias profundas de la pared del tubo digestivo. El comportamiento de estas enfermedades es crónico y recidivante afectando por igual tanto a hombres como a mujeres 1,2,3. Las enfermedades inflamatorias más conocidas son la colitis ulcerosa y la enfermedad de Crohn (EC).

El doctor Burill Crohn describió por primera vez en 1932 esta enfermedad inflamatoria que lleva su nombre. En España se describieron los primeros casos en el año 1970. Actualmente, la incidencia es superior a 200 casos por cada 100.000 habitantes. Este aumento puede deberse a un mejor diagnóstico o bien por el incremento en el hábito de fumar en los jóvenes 2, 4. Es más frecuente en las mujeres que en los hombres. En la mujer es más prevalente durante la edad reproductiva, entre 15-25 años 1, 2, 4, 5, 6.

La EC, es una enfermedad crónica con afectación en cualquier parte del tracto gastrointestinal, desde la boca hasta el ano. Se caracteriza por inflamación de todas las capas del intestino, con edema submucoso y úlceras que al cicatrizar formarán fisuras de cicatrización fibrosa. La localización más frecuente de la enfermedad, suele ser en el íleon terminal y/o colon, aunque puede aparecer en otras estructuras como en la piel, como eritema nodoso, o en la cavidad bucal en forma de aftas bucales.

La inflamación ocular y de los conductos biliares hepáticos, aunque no son hallazgos frecuentes se pueden dar en esta enfermedad 1, 6, 7.

La dispareunia y la candidiasis vaginal son más comunes que en mujeres sin la enfermedad 8.

En ocasiones se lesiona el ano y la zona perianal, apareciendo fisuras anales y fístulas.

 

Otros problemas asociados son las afectaciones de las articulaciones, la osteopenia y la osteoporosis. Las recomendaciones para los pacientes que tienen EC y osteoporosis son ejercicio isotónico, dejar de fumar, evitar el exceso de alcohol y mantener el calcio en la dieta (0.1g/día)9.

La enfermedad de Crohn cursa con episodios de remisión y con brotes cuando se encuentra activa. Dependiendo del segmento intestinal afectado, el paciente tendrá síntomas de dolor abdominal, aumento en el número de deposiciones y diarrea, pérdida de peso, cansancio y según la extensión de la enfermedad incluso fiebre, náuseas o vómitos. Cuando la enfermedad se encuentra en remisión, muchos pacientes no tienen molestias 6, 7.

Existen factores que pueden desencadenar un brote. Entre estos factores destacan: el tabaco, antiinflamatorios no esteroideos, antibióticos orales, infecciones, menstruación, embarazo y parto (si la enfermedad se encuentra activa en el momento de la concepción), alimentación irritable y el estrés psicológico. Aunque los datos sobre la asociación del estrés y la aparición de un brote son contradictorios6.

El objetivo del tratamiento de la enfermedad inflamatoria es la cicatrización de las úlceras, recuperar la calidad de vida, evitar las complicaciones reduciendo los signos y síntomas y mantener la remisión clínica. El tratamiento se basa en la adopción de hábitos de vida saludables, la cirugía y los fármacos.

 

La administración de los fármacos es por vía local, oral, subcutánea, intramuscular o intravenosa, siendo los fármacos utilizados los silicatos, corticoides, inmunosupresores y los agentes biológicos antiTNF. Los medicamentos inhibidores de Factor de Necrosis Tumoral o antiTNF, son tratamientos biológicos. Destacan Infliximab y Adalimumab.

Es importante la utilización de fármacos fuera del brote, ya que se ha comprobado que la frecuencia y la gravedad de los periodos de brote disminuyen si se mantiene el uso de los fármacos.

El tratamiento quirúrgico se reserva para las complicaciones de la enfermedad, por lo que se indicará cuando existan brotes graves refractarios a tratamiento médico incluyendo antiTNF. Un pequeño porcentaje de embarazadas, alrededor del 5%, podría requerir una intervención quirúrgica.

La cirugía consiste en la resección de la parte afectada por la enfermedad. La necesidad de cirugía aumenta con la antigüedad de la enfermedad. Tras 20-30 años de enfermedad, entre un 75-90% de los pacientes requieren cirugía. Pero esta cirugía no es curativa, solo paliativa, alivia el proceso inflamatorio. Los enfermos de Crohn tienen que continuar con el tratamiento médico tras la cirugía 2, 7.

 

Estos pacientes deben tener presente unas medidas higiénico-dietéticas para evitar desencadenar nuevos brotes. La dieta tiene que ser variada, equilibrada y sin exclusión de alimentos, ya que actualmente no existe evidencia de ningún alimento que empeore la enfermedad, aunque sí se aconseja una dieta que aporte todos los nutrientes, como la dieta mediterránea; rica en hierro, proteínas, calcio y vitamina D (ya que algunos pacientes presentan osteoporosis u osteopenia) y fibra (cuando hay estenosis o estrechamientos de la luz intestinal, la fibra insoluble debe evitarse, para seguir una dieta pobre en residuos).

Cuando está inactiva la enfermedad, los pacientes de Crohn pueden realizar ejercicios físicos de forma habitual.

La función de Enfermería en Unidades Inflamatorias Intestinales permite atención al paciente de forma personalizada. Enfermería junto con el paciente y familia pueden planificar cuidados ofreciendo la toma de decisiones. Es necesaria la educación sobre su enfermedad y manejo de tratamiento para poder evitar las complicaciones de la enfermedad.

 

CONCLUSIONES

La enfermedad de Crohn es una enfermedad crónica que conlleva a la pérdida de funcionalidad y discapacidad. Es importante el cumplimiento del tratamiento para poder reducir las exacerbaciones, por lo que es necesaria la educación de autocuidados por los profesionales de Enfermería.

El aumento de la incidencia y prevalencia de las Enfermedades Inflamatorias, el comportamiento crónico y recidivante de la enfermedad, el gran impacto psicológico del paciente y su entorno conlleva a la necesidad de unidades multidisciplinares para promulgar el autocuidado, mejorar la adhesión al tratamiento, apoyo psicológico y por tanto mejorar la calidad de vida de los pacientes con enfermedad de Crohn.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Moreira V, López A. Intestinal bowel disease and pregnancy. Revista Española de Enfermedades Digestivas. 2007; 99: 671-671.
  2. Moreira MC. Colitis ulcerosa y Enfermedad de Crohn. Instituto de formación continua. Universidad de Barcelona. (Internet) 2006-2007. (Consulta el 23 de octubre de 2021) Disponible en: http://diposit.ub.edu/dspace/bitstream/2445/7081/1/ENFERMEDAD%20DE%20CROHN.pdf
  3. Pariente B, Laharie D. Review article: why, when and how to de-escalate therapy in inflammatory bowel diseases. Alimentary Pharmacology & Therapeutics. 2014; 40: 338- 353.
  4. Sunanda K, M.D, FACG. Pregnancy in Gastrointestinal Disorders. (Consulta el 23 de octubre de 2021) Disponible en:http://gi.org/wp-content/uploads/2011/07/institute-PregnancyMonograph.pdf
  5. Khosla R, Willoughby C P, Jewell DP. Cohn’s disease and pregnancy. Gastroenterology Unit, Radcliffe Infirmary, Oxford. 1984; 25: 52-56.
  6. Mena J, Duque A, Cóndor L, Rrodríguez A. Enfermedad de Crohn y gestación. Clin Invest Gin Obst. 2004; 31(7): 263-5.
  7. D´Haens G, Sandborn WJ, Colombel JF, Rutgeerts P, Brown K, Barkay H, et al. A phase II study of laquinimod in Crohn’s disease. Inflammatory bowel disease. 2014; 0:1-9.
  8. Alstead EM. Inflammatory bowel disease in pregnancy. Postgraduate Medical Journal. 2002;78:23-26.
  9. Caprilli R, Gassull MA, Escher JC, Moser G, Munkholm P, Forbes A et al. European evidence based consensus on the diagnosis and management of Crohn’s disease: special situations. European Crohn’s and Colitis Organisation (ECCO). 2006; 55: 36-58.