Type to search

Cuidados de enfermería en la prevención del pie diabético.

Categoría: ,
15 octubre 2021

AUTORES

  1. Mirian Puyo Cebrián. Enfermera del Servicio de Urgencias del Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa, Zaragoza.
  2. Raquel Guerrero Sotillos. Enfermera del Servicio bloque B en Quirófano de Urgencias del Hospital Universitario Miguel Servet, Zaragoza.
  3. Olvido Ferrer Mayor. Enfermera del Servicio Bloque Quirúrgico del Hospital Universitario Miguel Servet, Zaragoza.
  4. María Magdalena Alvarenga Benítez. Enfermera en Medicina Interna del Hospital Nuestra Señora de Gracia, Zaragoza.
  5. Lara Guerrero Sotillos. Enfermera del Servicio de Urgencias del Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa, Zaragoza.
  6. Beatriz Muñiz Sola. Enfermera Centro Coordinación del 061, Zaragoza.

 

RESUMEN

La diabetes mellitus (DB), es una enfermedad crónica metabólica, que se caracteriza por unos niveles de glucosa (azúcar) en sangre elevados o hiperglucemia.

La prevalencia de la DM en España, se encuentra aproximadamente en un 13,8 %, siendo considerada la enfermedad metabólica crónica más frecuente en España.

Existen 2 tipos de DB: el tipo 1 y el tipo 2, siendo esta última la que afecta al 90% de la población.

Existe evidencia científica de que el tener unos niveles de glucemia descompensados en el tiempo, aumenta las probabilidades de desarrollar complicaciones, entre otras, el pie diabético.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el pie diabético es la infección, ulceración y destrucción de los tejidos profundos. Presencia de problemas neurológicos, vasculopatía periférica, daño articular, daño dermatológico y de tejidos blandos.

En la consulta de enfermería de Atención Primaria o en hospitalización, se le dará al paciente una serie de indicaciones, sobre cómo realizar una correcta valoración o autoexploración del pie, recomendaciones sobre cuál es el calzado más adecuado y posibles signos de alarma sobre los que prestar atención.

Para realizar una correcta valoración del PD, hoy en día se usa la escala de Wagner, que se divide en 6 grados.

Existe gran grado de evidencia que indica que un buen control metabólico de la propia enfermedad de DB, permite evitar o al menos en cierto modo, retrasar la aparición de úlceras, infección y complicaciones más graves.

Enfermería juega un papel muy importante tanto en el correcto control glucémico de la DB como en la prevención de las complicaciones.

 

PALABRAS CLAVE

Diabetes mellitus, hiperglucemia, pie diabético.

 

ABSTRACT

Diabetes mellitus (DB) is a chronic metabolic disease characterized by high blood glucose (sugar) levels or hyperglycemia.

The prevalence of DM in Spain is approximately 13.8%, being considered the most frequent chronic metabolic disease in Spain.

There are 2 types of BD: type 1 and type 2, the latter being the one that affects 90% of the population.

There is scientific evidence that having unbalanced blood glucose levels over time increases the chances of developing complications, including diabetic foot.

According to the World Health Organization (WHO), the diabetic foot is the infection, ulceration and destruction of deep tissues. Presence of neurological problems, peripheral vascular disease, joint damage, dermatological and soft tissue damage.

In the Primary Care nursing consultation or in hospitalization, the patient will be given a series of indications on how to perform a correct assessment or self-examination of the foot, recommendations on which is the most appropriate footwear and possible warning signs on which to provide attention.

To make a correct assessment of the PD, today the Wagner scale is used, which is divided into 6 degrees.

There is a large degree of evidence that indicates that a good metabolic control of the DB disease itself makes it possible to avoid, or at least to some extent, delay the appearance of ulcers, infection and more serious complications.

Nursing plays a very important role both in the correct glycemic control of DB and in the prevention of complications.

 

KEY WORDS

Diabetes mellitus, hyperglycemia, diabeticfoot.

 

INTRODUCCIÓN

La diabetes mellitus (DB), es una enfermedad crónica metabólica, que se caracteriza por unos niveles de glucosa (azúcar) en sangre elevados o hiperglucemia. El órgano encargado de la secreción de insulina es el páncreas, cuando este tiene dificultades a la hora de segregar insulina o la acción de esta es insuficiente, se desarrolla la enfermedad de la DB. 1,2,3

Existen 2 tipos de DM:

  • DB de tipo 1: Es idiopática. Hay disminución de la producción de insulina en el páncreas como consecuencia de la destrucción de las células beta. Afecta a gente más joven (antes de los 20 años). Es responsable de menos del 10 % de los casos de DM.
  • DB tipo 2: La secreción de la insulina es inadecuada, ya que se ha desarrollado una resistencia a la insulina. Las causas de su aparición son: obesidad e inactividad física entre otros. Esta aparece en edades más tardías (a partir de los 40 años). Es la responsable del 90 % de los casos de DB. 1,3

En cuanto a la etimología de la palabra diabetes mellitus, su nombre proviene de la palabra latina diabetes y esta, del griego diabetes.

La palabra mellitus (del griego melli (μέλι) = miel) hace referencia a que sabe dulce ó a miel. 2,4

La prevalencia de la DM en España se encuentra aproximadamente en un 13,8 %, siendo considerada la enfermedad metabólica crónica más frecuente en España. 3

Supone un problema grave de salud pública, ya que al padecer esta enfermedad puede haber varias complicaciones entre otras: afectación del pie o pie diabético(PD).

 

El PD es el conjunto de aquellas complicaciones que afectan al pie de una persona diabética. Inicialmente se muestran como unas pequeñas heridas o lesiones, que, en caso de no ser valoradas, diagnosticadas y tratadas a tiempo, pueden tener una evolución desfavorable, infectarse, con la destrucción de los tejidos e incluso gangrenar. 1,2

Una de las más graves y finales complicaciones del pie diabético es la amputación.

Estas complicaciones tienen dos causas principalmente: la nefropatía diabética y la arteriopatía periférica, siendo de 3 tipos: macrovascular, microvascular y neuropáticas.

Existe evidencia científica de que el tener unos niveles de glucemia descompensados en el tiempo, aumenta las probabilidades de desarrollar complicaciones. 4

Por todo ello, es fundamental el papel que desempeña el personal de enfermería, ya que logra detectar a tiempo y prevenir posibles complicaciones y riesgos y sobre todo impartir educación para lograr un buen mantenimiento de la salud. Enfermería deberá realizar una prevención secundaria con el objetivo de disminuir la prevalencia y la morbi-mortalidad mediante la interrupción o al menos el enlentecimiento de la progresión de la enfermedad. 3,4

Un buen control de la diabetes mellitus, logra disminuir la incidencia de la aparición de úlceras. 3

 

OBJETIVOS

  • Definir brevemente la enfermedad de la diabetes mellitus y su clasificación.
  • Definir qué es el PD.
  • Describir los cuidados de enfermería para la prevención del PD.
  • Destacar la importancia del papel de enfermería en la prevención.

 

MATERIAL Y MÉTODOS

En el presente artículo, se ha realizado una revisión bibliográfica sobre los cuidados de enfermería en la prevención del pie diabético, llevada a cabo durante el mes de agosto de 2021.

Se utilizaron como palabras clave: Diabetes Mellitus, hiperglucemia, pie diabético; previamente consultadas al DeCS (Descriptores de Ciencias de la Salud).

Se consultaron bases de datos como: Google académico, Pubmed, Scielo, Medline, entre otras, así como páginas específicas tales como: Sociedad Española de Angiología y Cirugía Vascular (SEACV), revistas de enfermería como: metas de enfermería, portales médicos, entre otras.

Como criterios de inclusión se tuvo en cuenta únicamente aquellos artículos en texto completo, de acceso gratuito, en idioma castellano y con una acotación temporal de 10 años, es decir solo se tuvieron en cuenta los artículos desde el año 2011 hasta la actualidad.

Como criterios de exclusión fueron aquellos artículos anteriores al año 2011, en otros idiomas que no fuesen castellano (inglés, francés o portugués), que no tuvieran acceso gratuito y en texto completo.

Para la realización de una búsqueda bibliográfica más exhaustiva se tuvieron en cuenta unos operadores booleanos: “AND, OR y NOT”.

 

RESULTADOS

Definición del pie diabético:

Hay diversas definiciones del PD, pero en este caso, se han tenido en cuenta especialmente dos.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), pie diabético es la infección, ulceración y destrucción de los tejidos profundos. Presencia de problemas neurológicos, vasculopatía periférica, daño articular, daño dermatológico y de tejidos blandos. 1

Según la Sociedad Española de Angiología y Cirugía Vascular (SEACV) dice que el PD es la alteración etiopatogénica neuropática causada por la hiperglucemia mantenida en el tiempo, en la que con o sin coexistencia de isquemia y con un desencadenante traumático previo, se produce la ulceración y/o lesión en el pie. 5

Personas de riesgo para el desarrollo del PD:

  • Antecedentes de episodio de ulceración previa.
  • Neuropatía periférica.
  • Enfermedad vascular isquémica.
  • Retinopatía.
  • Nefropatía.
  • Abuso de alcohol.
  • Tabaco.
  • Edad de más de 70 años. 5,6

Autocuidados de los pies a diario:

Es función del personal de enfermería la educación al paciente de cómo realizarse una autoexploración y autocuidados del pie.

 

En la consulta de enfermería de Atención Primaria o en hospitalización, se le dará al paciente una serie de indicaciones:

  • Cada día hay que realizar una valoración exhaustiva de los pies, con tal de identificar precozmente cualquier tipo de herida, flictena, rozadura, dureza, deformidad…incluso ayudándose si fuese preciso de un espejo o la presencia de otra persona para poder observar zonas que una persona sola no puede visualizar.

Realizar la valoración siempre con buena luz

  • Hay que palpar diariamente los pies, comparándolos para ver si existe inflamación local, enrojecimiento o cambio de temperatura.
  • Realizar higiene con agua templada y jabón neutro. Hay que evitar tener los pies en el agua durante más de 5 minutos seguidos.
  • Antes de introducir los pies en el agua comprobar con la mano previamente que la temperatura del agua sea la correcta, evitando temperaturas muy elevadas, que pudieran ocasionar quemaduras.
  • Tras terminar el lavado de pies, secar suavemente dando “golpecitos”, sin frotar, haciendo hincapié en las zonas interdigitales.
  • Realizar una buena hidratación de los pies, con crema sin perfumes ni alcohol. Así se evitará las grietas que se hacen por la piel seca.
  • No usar desodorantes, aerosoles o polvos.
  • Cortar las uñas de los pies rectas, siempre dejando que sobresalgan un poco de los bordes.
  • Es recomendable usar únicamente tijeras de punta roma para cortar las uñas y limas de cartón para retocar los bordes. 2,3,4,5,6

Insistir en la importancia del uso de un calzado adecuado (debe reunir las siguientes características o requisitos):

  • Antes de calzarse, hacer una buena revisión del calzado para comprobar que no haya ningún tipo de costura u otra cosa que pudiera hacer lesión.
  • Calzado que sea ajustado, ni demasiado ajustado ni demasiado ancho, pudiendo permitir el libre movimiento de los dedos. Preferencia a usar zapatos con velcro o cordones para adaptarse correctamente a la forma del pie.
  • Zapatos de materiales transpirables (preferiblemente de piel).
  • No usar zapatos que sean abiertos ni por delante ni por detrás.
  • No usar tacón alto.
  • No usar zapatos que tengan diseños con dedos en punta.
  • Hay evidencia de que es más recomendable realizar la compra del calzado por la tarde que por la mañana, ya que por la tarde es cuando los pies están más dilatados.
  • Cuando se vaya a estrenar un calzado nuevo, se aconseja hacer una adaptación al mismo, de forma lenta y progresiva, especialmente la primera semana.
  • Es recomendable intercalar zapatos nuevos con antiguos, evitando usar más de 2 horas seguidas el zapato nuevo.
  • Usar calcetines de fibras naturales: algodón, lana o hilos, que no tengan costuras. A su vez se recomienda que sean de tonos claros con el fin de detectar precozmente posibles heridas.3,4,5,6,7

 

Otras recomendaciones generales:

  • No caminar descalzo, ni tan siquiera en la playa.
  • Usar crema de protección solar para los pies (empeines y plantas).
  • No usar fuentes directas de calor o frío sobre los pies (bolsas de agua caliente, hielos…), ya que podrían provocar quemaduras sin darse cuenta.
  • En caso de detectar la presencia de durezas, uñas encarnadas, o cualquier otra lesión acudir inmediatamente a un profesional sanitario para evitar su avance y empeoramiento.
  • Para evitar que los pies se enfríen, se recomienda dormir con calcetines puestos.
  • Evitar realizar andadas o caminatas demasiado largas sin descanso. Hay que planificar las salidas de tal forma que cada cierto tiempo se vaya valorando la posible presencia de signos de presión (enrojecimiento) o incluso heridas.
  • Cambiar los calcetines y zapatos dos veces al día mínimo.
  • Evitar la presión de la ropa de cama sobre las puntas de los pies.
  • Establecer una rutina de visita al podólogo mínimo cada 2 -3 años. 2,3,5,6,7

Valoración del pie diabético:

Para la valoración del PD existen varias escalas disponibles, pero en este artículo se hace hincapié en una de las más empleadas hoy en día que es la escala de Wagner. Proporciona información acerca de la profundidad, infección y presencia de gangrena. Hay 6 grados o estadios.

Grado 0: No hay lesión, pero hay riesgo por la presencia de deformidades.

Grado 1: Existencia de úlcera superficial con afectación de la dermis. Habitualmente en la zona de la superficie plantar, cabeza de los metatarsianos o espacios interdigitales.

Grado 2: Presencia de úlcera profunda con afectación del tejido celular subcutáneo, tendones y ligamentos, pero sin llegar a tener afectación ósea.

Grado 3: Presencia de úlcera profunda con celulitis, absceso u osteítis.

Grado 4: Existencia de gangrena localizada, normalmente en talón o dedos o zonas distales del pie.

Grado 5: Existencia de gangrena extensa que afecta a la mayor parte del pie.

Cuando solicitar atención médica o posibles signos de alarma:

  • Ante la presencia de cualquier corte, flictena o hematoma que no se cure o cicatrice en pocos días.
  • Presencia de calambres, hormigueo, hinchazón, sensación de calor o dolor. (Posible presencia de infección).
  • Presencia de callos con sangre seca en su interior (indicativo de lesiones debajo de la piel)
  • Aparición de una úlcera que no se cura en unos días, se pone negra, con mal olor (podría ser indicativo de gangrena).

En definitiva, hay que recalcar que un buen control metabólico de la propia enfermedad de DB, permite evitar o al menos en cierto modo, retrasar la aparición de úlceras, infección y complicaciones más graves. 3,6,7

 

CONCLUSIONES

La diabetes mellitus (DB), es una enfermedad crónica metabólica, que se caracteriza por unos niveles de glucosa (azúcar) en sangre elevados o hiperglucemia. Existen 2 tipos de DB: el tipo 1 y el tipo 2, siendo esta última la que afecta al 90% de la población. Existe evidencia científica de que el tener unos niveles de glucemia descompensados en el tiempo, aumenta las probabilidades de desarrollar complicaciones, entre otras, el pie diabético. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el pie diabético es la infección, ulceración y destrucción de los tejidos profundos. Presencia de problemas neurológicos, vasculopatía periférica, daño articular, daño dermatológico y de tejidos blandos. En la consulta de enfermería de Atención Primaria o en hospitalización, se le dará al paciente una serie de indicaciones, sobre cómo realizar una autoexploración del pie, recomendaciones sobre cuál es el calzado más adecuado. Se le explicará al paciente cómo reconocer los signos de alarma precozmente: heridas que no cicatrizan a los días, hormigueos, hematomas, calambres…Para realizar una correcta valoración del PD se usa la escala de Wagner, que se divide en 6 grados. Existe gran grado de evidencia que indica que un buen control metabólico de la propia enfermedad de DB, permite evitar o al menos en cierto modo, retrasar la aparición de úlceras, infección y complicaciones más graves. Enfermería juega un papel muy importante tanto en el correcto control glucémico de la DB como en la prevención de las complicaciones, entre otras el pie diabético, mediante la explicación de las indicaciones con un lenguaje claro, comprensible y adaptado a las capacidades de cada persona.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Organización Mundial de la Salud. [Sede Web]. Suiza: Organización Mundial de la Salud; 2001 [actualizada 16 de agosto de 2021; acceso 15 de agosto de 2021]. Disponible en: https://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/diabetes
  2. Lozano del Hoyo Mª L. Evaluación de indicadores de pie diabético pre y post intervención de formación a profesionales de enfermería. Cuidando la salud [revista en Internet] 2021 agosto. [acceso 15 de agosto de 2021]. Vol 17. Disponible en: https://www.ocez.net/archivos/articulocientifico/1584-maria-luisa-lozano.pdf
  3. Fisterra.com, cuidado del pie diabético [sede Web]. La Coruña; Fisterra.com; 1990 [actualizada 27 de marzo de 2019; acceso 30 de agosto de 2021].Disponible en: https://www.fisterra.com/ayuda-en-consulta/informacion-para-pacientes/pie-diabetico/
  4. Blasco Gil S. Consulta de Enfermería para la valoración de pie diabético. Una oportunidad de mejora. Metas de enfermería [revista en Internet] marzo 2015 [acceso 15 de agosto de 2021] 18 (2). Disponible en: https://www.enfermeria21.com/revistas/metas/articulo/80707/consulta-de-enfermeria-para-la-valoracion-de-pie-diabetico-una-oportunidad-de-mejora/
  5. Sociedad Española de Angiología y Cirugía Vascular [sede web]. Madrid: SEACV; 2020 [actualizado a 20 de agosto de 2020; acceso 15 de agosto de 2021]. Capítulo de cirugía endovascular. Disponible en: https://seacv.es/la-sociedad/secciones/pie-diabetico/
  6. Ferrer Aguiló L. Abordaje enfermero del pie diabético, a propósito de un caso clínico. PortalesMedicos [revista en Internet] abril de 2021 [acceso 30 de agosto de 2021]. Disponible en: https://www.revista-portalesmedicos.com/revista-medica/abordaje-enfermero-del-pie-diabetico-a-proposito-de-un-caso-clinico/
  7. Benedito Pérez de Inestrosa T, Fernández Martín E, Torres Andrés B. Pie diabético. Medicina General de Familia [revista en Internet] 2014 [acceso 29 de agosto de 2021]. Disponible en: http://mgyf.org/wp-content/uploads/2017/revistas_antes/V3N10/V3N10_289_292.pdf