Type to search

Cuidados de enfermería en el síndrome confusional agudo en el anciano.

30 noviembre 2021

AUTORES

  1. Marta Villagrasa Alloza. Grado en enfermería. Hospital Universitario Miguel Servet, Zaragoza.

 

RESUMEN 

El síndrome confusional agudo se define como una alteración transitoria del estado mental, caracterizado por su reversibilidad, su inicio agudo, un curso fluctuante y una etiología orgánica.

Se trata de uno de los trastornos cognitivos que aparecen con mayor frecuencia en el anciano. Su incidencia es baja en la población general, pero aumenta de forma drástica con la edad.

Genera una serie de cambios en la vida del anciano que pueden traducirse como una disminución de su calidad de vida; aumenta el riesgo de caídas, la morbilidad y mortalidad del paciente, el tiempo de estancia hospitalaria, los gastos sanitarios, etc.

Dado que vivimos en una población marcadamente envejecida, se hace necesario que los profesionales sanitarios estén bien formados en este tipo de trastornos, tan comunes en el anciano, y sean capaces de detectarlos de forma precoz para actuar de forma preventiva.

 

PALABRAS CLAVE

Síndrome confusional agudo.

 

ABSTRACT 

Acut confusional syndrome is defined as a transitory alteration of the mental state, characterized by its reversibility, its acute onset, a fluctuating course, and an organic etiology.

It is one of the cognitive disorders that appear more frequently in the elderly. Its incidence is low in the general population, but increases dramatically with age.

It generates a series of changes in the life of the elderly that can be translated as a decrease in their quality of life; increases the risk of falls, patient morbidity and mortality, length of hospital stay, healthcare costs, etc.

Given that we live in a markedly aged population, it is necessary for health professionals to be well trained in these types of disorders, so common in the elderly, and to be able to detect them early in order to act preventively.

 

KEY WORDS

Acute confusional state.

 

DESARROLLO DEL TEMA

El síndrome confusional aguda se define como una alteración transitoria del estado mental, que cursa con fluctuación en el nivel de conciencia, alteraciones en el nivel de atención, la orientación, el pensamiento, el lenguaje, la memoria, el descanso nocturno, etc 1,2,3,4,5,6.

Presenta una serie de características típicas en su forma de presentación:

-Inicio brusco, aparición aguda o subaguda.

-Reversibilidad. Aunque la duración del síndrome es variable, se caracteriza por ser la mayoría de las veces que aparece de corta duración.

-Curso fluctuante. Es frecuente que los síntomas sean de predominio nocturno.

-Etiología orgánica1,2,3,6,7.

Aunque puede presentarse a cualquier edad, lo cierto es que su incidencia en la población general es baja, aumentando drásticamente con la edad. Además, puede aparecer en cualquier ámbito de asistencia, aunque lo hace con mayor frecuencia durante los ingresos hospitalarios. El adulto mayor o anciano presenta cambios fisiológicos que lo vuelven más vulnerable a este tipo de problemas; el riego sanguíneo que llega al cerebro disminuye, el número de neuronas es cada vez menor y las conexiones entre ellas más débiles1,2,3,4,6,7,8.

 

La duración del SCA trae consigo otros problemas asociados en el anciano, y es que aumenta la morbi mortalidad, el riesgo de caídas, la estancia hospitalaria (con el consiguiente aumento de los costes y recursos sanitarios), y disminuye la independencia del anciano a la hora de realizar las actividades básicas de la vida diaria y su calidad de vida. Todo ello hace que aumente la probabilidad de que el anciano termine institucionalizado 1,2,3,4,6,7,8.

Los factores que predisponen la aparición de síndrome confusional en el anciano son: edad avanzada, estado nutricional previo, deterioro cognitivo ya existente (demencias, ictus), haber sufrido con anterioridad episodios similares, déficits sensoriales (auditivos, visuales)., problemas de alcoholismo o abuso de otras sustancias nocivas.

Además, existen otros factores que desencadenan el SCA como son: las infecciones (sobre todo las del tracto urinario y las respiratorias), las enfermedades del sistema cardiovascular y las del sistema nervioso central. Otro factor importante es la relación que tiene el anciano con la medicación, en este tipo de pacientes suelen estar polimedicados, en ocasiones se auto medican y es bastante usual que se produzcan errores en la toma de los fármacos1,6.

Diferentes estudios muestran que actuando sobre estos factores podría disminuirse la aparición del SCA. La tendencia al aumento de población anciana que existe en nuestro sistema sanitario hace necesario un mayor conocimiento y formación en esta área de los profesionales de la salud6,7.

 

Cuidados de enfermería1,3,4,5,6:

  • Suplir al paciente en aquellas actividades de la vida diaria que el paciente no pueda realizar por sí mismo. Así pues, es importante también implicar a los familiares del paciente en este cuidado y enseñarles cómo hacerlo en el caso de ser necesario.
  • Control y registro de las constantes vitales durante su estancia hospitalaria por turno. Temperatura, tensión arterial, frecuencia cardiaca y saturación de oxígeno principalmente.
  • Canalización de una vía venosa periférica si fuese necesario.
  • Vigilancia y registro del nivel de conciencia del paciente. La alteración el mismo es una de las características principales de este síndrome. La persona que lo padece puede pasar por distintos estados: encontrarse somnoliento, estuporoso o todo lo contrario, presentando episodios de agitación o incluso agresividad.
  • Intentar que el paciente esté acompañado, si es de algún familiar o cuidador habitual mejor, pues ayudará a su orientación.
  • Corregir los déficits sensoriales cuando sea posible. Pedir a los familiares o a quien proceda que le traigan sus gafas, audífonos, etc.
  • Intentar restaurar el ciclo vigilia-sueño. Para ello es necesario favorecer el descanso nocturno, evitando siestas diurnas.
  • Realización de cambios posturales si fuese necesario.
  • Evitar, cuando sea posible, juntar a dos pacientes con SCA, pues va a agravarse el cuadro de ambos.
  • Utilizar elementos visuales que favorezcan la orientación como fotos, un reloj, calendarios.
  • Favorecer un ambiente tranquilo, dirigirse al paciente por su nombre, lentamente, mirándolo a los ojos. Utilizar frases simples, en un tono calmado y pausado. Nunca gritar ni mostrarse amenazante.
  • Eliminar objetos peligrosos o aquellos que favorezcan el riesgo de caídas.
  • Realizar educación sanitaria con los cuidadores principales, enseñarles a detectar los indicios de un nuevo cuadro confusional.
  • Intentar mantener un buen estado nutricional del paciente y una hidratación adecuada. Alimentarlos solo si el nivel de conciencia es el adecuado, con el paciente a 90º previniendo que se produzca una bronco aspiración.
  • Mantener la habitación bien iluminada durante el día, por la noche disminuir tanto la luz como el ruido intentando disminuir los estímulos que le impidan conciliar el sueño.
  • Contención mecánica. Se trata de una medida que no es conveniente utilizar ya que puede aumentar la agresividad la desorientación del paciente. En el caso de que sea necesario utilizarla, debe ser prescrita por el médico y colocada por personal con conocimientos suficientes. Deben utilizarse de forma temporal y comprobarse cada dos horas durante el día y cada cuatro durante la noche. Prestar especial atención a la integridad cutánea.
  • Evitar la automedicación en el anciano y los errores en la dosificación.
  • Administración de fármacos prescritos.

 

Los neurolépticos son los fármacos de elección, se suele optar por los atípicos porque presentan menos efectos secundarios. Entre ellos se encuentran el Haloperidol, la Risperidona, la Olanzapina, la Quetiapina y el Tiapride. En caso de insomnio o ansiedad, también es frecuente el uso de benzodiazepinas como el Bromazepam o el Lorazepam. El tratamiento farmacológico suele utilizarse como último recurso. La vía de elección será la vía oral en caso de ser posible, si el estado del paciente no lo permite o se niega a tomar la medicación puede utilizarse la vía intramuscular (que permite dosis mayores), o de forma excepcional la vía intravenosa.

  • En ocasiones, puede ser necesario la realización de pruebas complementarias prescritas por el médico:
  • Analítica completa con hemograma, bioquímica y coagulación.
  • Gasometrías.
  • Sedimento de orina y/o urocultivo (en caso de fiebre).
  • Hemocultivos (en caso de fiebre).
  • Electrocardiograma.
  • Radiografía de tórax.
  • TAC craneal.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. García Antelo MJ. Síndrome confusional agudo. Cad Aten Primaria. 2012; 18:303-305.
  2. Amado Tineo JP, Chucas Ascencio LA, Rojas Moya, CR, Pintado Caballero S, Cerrón Aguilar CA, Vásquez Alva R. Factores asociados a síndrome confusional agudo en adultos mayores internados en emergencia de un hospital terciario. An Fac med. 2013;74(3):193-197.
  3. Pérez Pérez Y, Turro Mesa LN, Mese Valiente R, Turro Caró E. Peculiaridades del síndrome confusional agudo en el anciano. Medisan. 2018;22(5):543-549.
  4. Lupiánez Seoane P, Muñoz Negro JE, Torres Parejo U, Gómez Jiménez FJ. Estudio descriptivo del síndrome confusional agudo en Urgencias. Atención Primaria. 2021;53:1-8.
  5. Jiménez Flores B. Sindrome confusional agudo. Rev Med Sinergia. 2018;3(2):7-11.
  6. Antón Jiménez M, Giner Santeodoro A, Villalba Lancho E. Delírium o síndrome confusional agudo. En: Síndromes Geriátricos. Tratado de geriatría para residentes. 2007. 189-198.
  7. Arrue M, Ruiz de Alegría B, Hoyos I, Zarandona J. La enseñanza de competencias para cuidar de pacientes con síndrome confusional agudo a través del Método del Caso en enfermería. Gerokomos. 2016;27(4):136-141.
  8. Heras M, Fernández-Reyes MJ, Guerrero MT, Sánchez R. Valoración del síndrome confusional agudo en pacientes ancianos ingresados en un servicio de medicina interna. Rev Esp Geriatr Gerontol. 2013;48(2):94–99.