Type to search

Comparación del desarrollo psicomotor en prematuros frente a niños nacidos a término en los 30 primeros meses de vida.

Categoría: ,
4 mayo 2021

AUTORES

  1. Elisa Peñalva Boronat. Enfermera especialista en Pediatría. Enfermera del Servicio Aragonés de Salud.
  2. María Dácil Lorenzo Ramírez. Enfermera del Servicio Aragonés de Salud.
  3. Cristina Cases Jordán. Enfermera del Servicio Aragonés de Salud. cristina.
  4. Carla María Morte Cabistany. Enfermera del Servicio Aragonés de Salud.
  5. María Eugenia Milagro Jiménez. Enfermera especialista en Pediatría. Enfermera del Servicio Riojano de Salud.
  6. María Navarro Torres. Enfermera especialista en Pediatría. Enfermera del Servicio Aragonés de Salud.

 

RESUMEN

Los recién nacidos prematuros son una población cada vez más numerosa ya que representan el 10% de los partos y presentan un riesgo aumentado de alteraciones del desarrollo en comparación con los nacidos a término. Justifican el 50% de la discapacidad infantil. Sin embargo, la literatura concluye que el desarrollo psicomotor de los pretérmino es similar al de los a término, utilizando diferentes escalas de valoración. Es necesario seguir investigando si los riesgos corresponden a toda la población de prematuros en general o si existen factores biológicos o antecedentes perinatales que los hacen más vulnerables.

 

PALABRAS CLAVE

Recién nacido prematuro, desarrollo infantil, discapacidades del desarrollo, desempeño psicomotor, edad gestacional.

 

ABSTRACT

Preterm newborns are an increasingly numerous population as they represent 10% of deliveries and present an increased risk of developmental disorders compared to those born at term. They justify 50% of childhood disability. However, the literature concludes that psychomotor development of preterm is similar to full-term, using different assessment scales. It is necessary to continue investigating if the risks correspond to the entire population of premature infants in general or if there are biological factors or perinatal antecedents that make them more vulnerable.

 

KEY WORDS

Premature newborn, child development, developmental disabilities, psychomotor performance, gestational age.

 

INTRODUCCIÓN

Actualmente, los recién nacidos (RN) prematuros representan el 8-10% de los nacimientos en España, causando un 75% de la mortalidad perinatal y un 50% de la discapacidad infantil1. Los bebés nacidos pretérmino tienen más riesgo de padecer problemas en su desarrollo al principio de la vida o más tardíamente. Numerosos estudios han señalado la presencia de retraso cognitivo, problemas neurosensoriales, parálisis cerebral, discapacidades menores del neurodesarrollo, trastornos del comportamiento, etc., problemas que serían más acusados cuando aumenta la prematuridad y disminuye el peso2.

 

OBJETIVO

Describir el desarrollo psicomotor de los niños prematuros a los 30 meses de vida en comparación con los niños a término.

 

METODOLOGÍA

Se ha realizado una revisión bibliográfica de la evidencia científica disponible hasta la actualidad sobre la evolución del desarrollo psicomotor en niños prematuros frente a niños nacidos a término. Para ello, se han utilizado las bases de datos Pubmed, Cochrane Library, Embase y Google Académico. Las palabras clave fueron “desarrollo infantil”, “discapacidades del desarrollo”, “recién nacido” “recién nacido prematuro” “desempeño psicomotor” y todas sus múltiples asociaciones, tanto en inglés como en castellano. Los artículos anteriores al año 1997 fueron excluidos. También se consultaron las páginas web de la Sociedad Española de Neonatología (SEEN) y de la Asociación Española de Pediatría.

 

RESULTADOS-DISCUSIÓN

El aumento de los nacimientos de niños prematuros en las unidades neonatales ha hecho aparecer nuevos problemas sanitarios, entre ellos los retrasos en el desarrollo psicomotor (DPM)1. El retraso psicomotor significa una demora o lentitud en la secuencia normal de adquisición de los hitos del desarrollo. El desarrollo del niño prematuro puede estar marcado tanto por la vulnerabilidad biológica como por los factores ambientales.2

El cerebro del RN prematuro tiene una gran sensibilidad a merced de una inmensa información sensorial, y es incapaz de emplear mecanismos inhibitorios protectores. Para lograr un desarrollo adecuado, los estímulos deben estar presentes en cantidad, calidad y momento adecuados. La estimulación fluctuante, a destiempo y/o la hiperestimulación son tan nocivos para los sistemas funcionales como la sub o hipo-estimulación. Los RN prematuros, lejos de presentar privación sensorial, son materialmente “bombardeados” por estímulos del entorno tecnológico y de la asistencia médica3. La atención hospitalaria prolongada supone para el niño prematuro enfrentarse a estímulos para los que aún no está preparado2. Estas influencias del medio actúan sobre su desarrollo cerebral. En referencia a esto, Coughlin4 señala el papel traumático de la unidad de cuidados intensivos neonatales, lo que estaría en el origen de algunas secuelas.

 

El impacto de la prematuridad en la evolución física y mental de los niños se ha estudiado en varios trabajos. En el estudio de Schonhaut et al., mediante un estudio analítico prospectivo, de lactantes y preescolares de 8, 18 ó 30 meses de edad gestacional corregida, se comparó el DPM de los RN prematuros, con niños nacidos a término sin corregir la EG y posteriormente corrigiéndola. Los niños fueron evaluados mediante la Escala de Bayley III de desarrollo Infantil 3ª edición, 2005 (Bayley-III)5, aplicada por una terapeuta ocupacional capacitada. Esta escala evalúa el desarrollo en niños de 1 a 42 meses. Consta de tres subescalas diferenciadas, que miden separadamente tres áreas del desarrollo: cognitiva, comunicación (comprensiva y expresiva) y motora (gruesa y fina)6 y es considerada como el estándar para la evaluación completa del desarrollo en niños pero requiere, para su aplicación universal, un alto coste en tiempo y personal altamente especializado.7 Los RN prematuros presentaron un coeficiente de desarrollo significativamente inferior al no corregir EG, equiparándose con los RN a término al corregirla. Al comparar el DSM de los pretérminos, con niños nacidos a término sin corregir EG, los prematuros presentaron un desempeño inferior. No obstante, cuando corregimos la EG, el rendimiento fue equivalente en ambos grupos. Se concluye que, durante los primeros 30 meses de vida, al corregir la EG, los prematuros tienen un DPM global equivalente a los RNT, no obstante, el desempeño cognitivo es inferior6.

 

En el documento aportado por Demestre et al., evaluaron mediante un cuestionario respondido por sus padres, concretamente el Ages and Stages Questionnaires® (ASQ), el desarrollo psicomotor a los 48 meses de edad de los RN prematuros nacidos en su centro durante el año 2009 y compararlo con el de RNT sanos, con el fin de comprobar la hipótesis de que los PT presentan el doble de riesgo de dificultades en su DPM que los RNT. Este cuestionario debe ser respondido por los padres, es muy fácil de comprender y rápido para completar. Existen 21 versiones, adecuadas a cada edad, desde los 2 a los 60 meses. Cada una de ellas consta de 5 dominios del desarrollo: comunicación, motor grueso, motor fino, resolución de problemas y sociabilidad. En cada apartado se formulan 6 preguntas sobre actuaciones del niño. El resultado se obtiene por la suma de cada dominio y la global. Así mismo, constan 9 preguntas que los padres deben responder de forma directa y subjetiva, acerca de algunos aspectos del desarrollo y conducta de su hijo. Las puntuaciones medias de cada dominio y de la puntuación global del ASQ-3 no mostraron diferencias entre ambos grupos. Al hacer un gráfico de la densidad de probabilidades para una puntuación total del ASQ-3, se observó que ambos grupos tienen una distribución equivalente a partir de los 251 puntos de puntuación total, y que, bajo ese punto, hay más prematuros con puntuaciones bajas. Al dicotomizar los grupos según el punto de corte, 19 niños aparecen con riesgo de déficit del DPM, de ellos 15 son pretérmino (16,67%) y 4 RNT (4,5%). Para concluir, considera que hay una mayor prevalencia de riesgo de déficit del DPM en los prematuros comparados con los RNT, y que prematuridad tardía y morbilidad neonatal y posnatal parecen significativamente asociadas al riesgo de déficit del DPM, siendo mayor cuanto menor sea la edad gestacional7.

 

En el estudio del equipo de Cortada-Esteve, cogieron una muestra de 359 bebés (187 niños y 172 niñas) a los que se dividió en grupos: 116 fueron prematuros tardíos (34-36,6 semanas); 106, prematuros moderados (32-33,6 semanas); 111, muy prematuros (28- 31,6 semanas); y 26, prematuros extremos (< 28 semanas). El objetivo era analizar la trayectoria del desarrollo mental de un grupo de estos niños prematuros en tres momentos de su desarrollo (entre 1 y 9 meses, entre 10 y 18 meses, y entre 19 y 30 meses de edad), evaluado con las escalas Bayley de desarrollo infantil (EBDI), e identificar si la edad gestacional es un predictor significativo de la evolución de estos niños. Aunque las puntuaciones medias de los niños prematuros extremos y muy prematuros fueron más bajas que las de los prematuros moderados y tardíos en el segundo y tercer período de evaluación, estas diferencias no fueron estadísticamente significativas. Se observa el peor funcionamiento en los niños prematuros extremos y muy prematuros en la franja de 1-9 meses y cómo esta brecha en las puntuaciones con respecto a los niños prematuros moderados y tardíos disminuye con el paso del tiempo. Concluyeron que son los niños con puntuaciones iniciales más bajas los que más las incrementan con la edad. Estas discrepancias en la forma de evolucionar, más acelerada en los niños con puntuaciones iniciales más bajas, son un dato importante de cara a la predicción del desarrollo futuro en edades muy tempranas, y previenen sobre la realización de pronósticos negativos en el primer año de vida2.

 

Por último, en el trabajo de Casado Sánchez et al., en el que se estudiaron 186 niños pretérmino de los que se seleccionaron 58 mediante un método de aleatorización, frente a 58 RN a término, utilizaron para detectar la existencia de retraso del desarrollo el Inventario de desarrollo de Battelle, que cuenta con una prueba de cribado que evalúa mediante 96 ítems los hitos fundamentales del niño en las áreas personal y social, adaptativa, motora, de comunicación y cognitiva, de 0 a 8 años. Establecieron como resultados que no hubo diferencias en las medias de la puntuación total de ambas poblaciones ni por áreas de desarrollo ni con respecto a las desviaciones típicas (-1,-1,5 y -2) frente a la no desviación. La prevalencia de retrasos del desarrollo obtenida tras evaluar a los sujetos es muy similar para ambas poblaciones2.

 

CONCLUSIÓN

Según la bibliografía consultada, no existen diferencias significativas entre el desarrollo psicomotor en RN a término y prematuros. En varios de los artículos considera importante dividir a los RN pretérmino en grupos según la edad gestacional para obtener unos resultados más precisos, ya que la edad gestacional es un predictor significativo de la puntuación inicial en la escala mental que explica el 34% del total de la variabilidad interindividual de las puntuaciones. Como han señalado la mayoría de estudios, puede ser un predictor del rendimiento intelectual más importante incluso que las variables médicas y neonatales. En cada trabajo se ha utilizado una escala de valoración o test de desarrollo diferente, esto podría generar diferencias en los resultados obtenidos. Serían necesarios más estudios con muestras más amplias para poder generalizar y extrapolar los resultados y habría que seguir investigando si los riesgos corresponden a toda la población de prematuros en general o si existen factores biológicos o antecedentes perinatales que los hacen más vulnerables.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Casado Sánchez ML, Gutiérrez García Á, Ruiz Contreras J. Evaluación del desarrollo de un grupo de recién nacidos prematuros frente a niños nacidos a término TT – Assessment of the development of a group of children born preterm compared to children born to term. Pediatría Atención Primaria [Internet]. 2018;20(78):121–31. Available from: http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1139-76322018000200002&lang=pt%0Ahttp://scielo.isciii.es/pdf/pap/v20n78/1139-7632-pap-20-78-121.pdf
  2. Cortada-Esteve M, Fernández-Nistal MT, Tuset-Bertrán AM. Mental development trajectories of a group of preterm babies from 1 to 30 months of age. Rev Neurol. 2019;68(8):315–20.
  3. Schapira IT, Roy E, Coritgiani MR, Aspres N, Benitez A, Galindo A, et al. Estudio prospectivo de recién nacidos prematuros hasta los 2 años. evaluación de un método de medición del neurodesarrollo. Rev Hosp Mat Inf. 1998;17(2):52–8.
  4. Coughlin ME. Transformative nursing in the NICU. Trauma. informed age-appropriate care. New York: Springer; 2014.
  5. Bayley N: Bayley Scales of Infant and Toddler Development. Socio-Emotional Scale.Third Edition. PsychCorp. 2005.
  6. Schonhaut L, Perez M, Schonstedt M, Armijo I, Delgado I, Cordero M, et al. Moderately and late preterm newborns, a risk group for low cognitive development in the first years of life. Rev Chil Pediatr [Internet]. 2012;83(4):358–65. Available from: http://www.scielo.cl/pdf/rcp/v83n4/art06.pdf%5Cnhttp://ovidsp.ovid.com/ovidweb.cgi?T=JS&PAGE=reference&D=emed10&NEWS=N&AN=2012681776
  7. Demestre X, Schonhaut L, Morillas J, Martínez-Nadal S, Vila C, Raspall F, et al. Riesgo de déficits en el desarrollo en los prematuros tardíos: evaluación a los 48 meses mediante el Ages & Stages Questionnaires®. An Pediatr. 2016;84(1):39–45.
  8. Pereira-Cerro AV, Lanzarote-Fernández MD, Barbancho-Morant MM, Padilla-Muñoz EM. Evolution of psychomotor development in pre-school children born prematurely. An Pediatr. 2020;93(4):228–35.