Type to search

¿Cómo recoger orina de forma no invasiva en lactantes?

Categoría: ,
15 julio 2021

AUTORES

  1. María Navarro Torres. Enfermera especialista en Pediatría. Enfermera del Servicio Aragonés de Salud.
  2. Loreto Martínez Hernando. Enfermera especialista en Pediatría. Enfermera del Servicio Aragonés de Salud.
  3. Elisa Peñalva Boronat. Enfermera especialista en Pediatría. Enfermera del Servicio Aragonés de Salud.
  4. Alicia Ballarín Ferrer. Enfermera del Servicio Aragonés de Salud.
  5. Natalia Sanz Peña. Enfermera del Servicio Aragonés de Salud.
  6. Ana Carmen Aguado Jiménez. Enfermera especialista en Pediatría. Enfermera del Servicio Aragonés de Salud.

 

RESUMEN

La obtención de una muestra de orina limpia es necesaria para diagnosticar varias enfermedades en los lactantes. Los métodos invasivos de recogida como el sondaje vesical y la punción suprapúbica son dolorosos y agresivos para los niños. En este artículo analizamos las técnicas no invasivas en lactantes no continentes. Dentro de estos métodos encontramos la obtención mediante la colocación de una bolsa adherida que tiene altas tasas de contaminación y la recogida al acecho que implica mucho tiempo de espera hasta que se produce la micción. Por su parte, la técnica de estimulación vesical y lumbar es rápida, directa y segura; no es dolorosa y tiene bajas tasas de contaminación. El método Quick-Wee requiere recursos mínimos y es también una forma sencilla y rápida de obtener orina.

 

PALABRAS CLAVE

Toma de muestra de orina, orina, lactante, enfermería pediátrica.

 

ABSTRACT

Obtaining a clean urine sample is necessary to diagnose various diseases in infants. Invasive collection methods such as bladder catheterization and suprapubic puncture are painful and aggressive for children. In this article we analyze non-invasive techniques in non-continent infants. Among these methods we find the collection by placing an attached bag that has high rates of contamination and the clean-catch urine that involves a long waiting time until urination occurs. For its part, the bladder and lumbar stimulation technique is fast, direct and safe; it is not painful and has low contamination rates. The Quick-Wee method requires minimal resources and is also a quick and easy way to obtain urine.

 

KEY WORDS

Urine specimen collection , urine, infant, pediatric nursing.

 

INTRODUCCIÓN

La obtención de una muestra de orina limpia es necesaria para diagnosticar múltiples enfermedades en los lactantes.1 La infección del tracto urinario (ITU) es frecuente en la edad pediátrica y viene definida por la existencia de bacterias en el tracto urinario en presencia de síntomas compatibles.2,3 En los lactantes existe gran variación en la presentación clínica desde una bacteriuria sin síntomas, hasta irritabilidad, vómitos, rechazo del alimento y estancamiento ponderal. La fiebre suele estar presente pero en neonatos puede no haber.3 Aproximadamente el 7% de los niños de 2 a 24 meses de edad que presentan fiebre sin foco son diagnosticados de una ITU.4-7

 

Un diagnóstico rápido y un tratamiento apropiado pueden evitar morbilidad y secuelas a largo plazo.6,8-10 Resulta fundamental una adecuada recogida de la muestra de orina para evitar un falso positivo, utilizando un método lo más estéril posible.2 La obtención eficiente de la micción permite el análisis con tira reactiva y la detección microscópica para ayudar en la toma de decisiones clínicas.6 Sin embargo, la recogida de orina puede ser molesta para los niños precontinentes y difícil para los padres y profesionales. 7,10,11

 

La micción es espontánea durante la primera infancia. Involucran varios músculos estriados y lisos y requiere la integridad del sistema nervioso central y autónomo para obtener el reflejo miccional innato. Dos nervios sacros son importantes en la función de la vejiga: el nervio pudendo y el pélvico esplácnico. El vaciado de la vejiga por un reflejo sacro está presente desde la vigésima semana de edad gestacional.  El patrón natural de micción en los recién nacidos (RN) se caracteriza por micciones pequeñas y frecuentes, orinando una vez por hora (20 a 24 veces al día). Antes de los 2 años de edad, el reflejo de protección para evitar la micción no está controlado y el nervio pudendo es incapaz de evitar la micción en caso de aumento de la presión abdominal o estimulación de la vejiga.8 Por todo ello, en los niños que carecen de control de esfínteres la recogida de orina es más difícil, puede conllevar mucho tiempo y en ocasiones se necesitan métodos invasivos.1,6

 

La mejor técnica para obtener muestras de orina no contaminadas es la aspiración directa de la vejiga mediante punción suprapúbica con una tasa de éxito variable de éxito (23-90%). En segundo lugar, se encuentra el sondaje vesical que consiste en la introducción de una sonda hasta llegar a la vejiga.2,3,12,13 Estos métodos para la obtención de orina son agresivos, invasivos y dolorosos.6,8 Además, tienen una alta tasa de fracaso en el RN debido a sus características anatómicas y su patrón miccional irregular.1

 

Por su parte los métodos de recogida no invasivos parecen convenientes, pero pueden consumir mucho tiempo, resultar infructuosos o estar contaminada la muestra.13 La contaminación ocurre cuando la orina que fluye sobre la piel perigenital acumula flora cutánea accidental, o por contacto entre la piel y el frasco de recogida de la muestra. La limpieza de la zona genital previa y el cuidado con la técnica pueden ayudar a minimizar la contaminación.13

 

A pesar de ser tan comúnmente requerido para los niños pequeños la obtención de una muestra de orina existe una variación significativa en las recomendaciones de las guías sobre el método más óptimo para ello.13 Se debe encontrar el método de recogida menos invasivo para los pacientes y simultáneamente con menor riesgo de contaminación para mejorar el manejo clínico de la ITU en lactantes.2,10

 

OBJETIVO

Analizar las técnicas de recogida de orina no invasivas en lactantes no continentes.

 

METODOLOGÍA

Se realiza una revisión bibliográfica de la evidencia científica disponible hasta el momento actual de las distintas técnicas no invasivas para la obtención de una muestra de orina en lactantes no continentes. Las bases de datos utilizadas han sido PubMed y SciELO; usando como palabras clave “orina”, “infección de orina”, “toma de muestra de orina” y sus múltiples asociaciones, tanto en inglés como en español. Se excluyen aquellos que son anteriores a 2011, utilizándose 14 artículos que cumplían con los criterios de búsqueda.

 

RESULTADOS

Los métodos de recogida no invasivos implican esperar a que el niño orine espontáneamente y luego recoger la orina en una bolsa o un recipiente limpio estéril. A continuación, se detallan las distintas intervenciones para ello, así como sus beneficios, inconvenientes y efectividad de las mismas.

 

Bolsa de orina:

Es la técnica no invasiva más común de recogida de orina, mediante bolsas estériles de plástico que se adhieren a la zona genital y se colocan dentro del pañal.2,13 Son distintas para niños y niñas por la morfología genital.3 Se asocian con incomodidad para el lactante (sobre todo al retirarla), requiere mucho tiempo para su obtención y tiene un alto índice de contaminación de la muestra (44-62,8%) y falsos positivos.2,4,7,8,13 No es útil para la recogida de urocultivos.3,6,12

 

Mediante algodón:

El algodón se coloca dentro del pañal hasta que el niño hace pis, luego se extrae la orina con una jeringa o exprimiéndolo. Se requiere un control frecuente para evitar la contaminación fecal, se ha reportado que esta es mayor del 60% incluso con un cuidado meticuloso.13

 

Recogida de orina al acecho:

Este método consiste en quitarle el pañal al niño y obtener una muestra de orina limpia cuando micciona.4,6,13 Es impredecible y requiere mucho tiempo, atención y paciencia.1 Es un método incruento y fácil de llevar a cabo, aunque se debe tener en cuenta la necesidad de colaboración por parte de la familia.2,4 Es necesario mantener una supervisión continua hasta que la micción se produce y tener reflejos rápidos.11,13

 

Es más fiable que la recogida con bolsa adhesiva. No se objetiva un aumento de diagnósticos falsos de ITU en los pacientes con muestra recogida por este método en comparación con los recogidos por bolsa adhesiva.2 Se han reportado tasas de contaminación del 5-27%.6 Sin embargo, puede inmovilizar recursos valiosos en entornos clínicos, con tiempos de espera promedio de 30 a 71 minutos para la micción; solo el 64% de los primeros intentos tienen éxito.6 Davies et al informó de un tiempo medio de 1 hora para obtener una muestra de orina utilizando este método.8

 

Estimulación vesical y paravertebral lumbar:

Esta técnica implica la combinación de ingesta de líquidos y maniobras de estimulación de la vejiga no invasivas. En primer lugar, se ofrece pecho o fórmula adecuada a la edad y el peso del RN. Veinticinco minutos después se limpian los genitales con agua tibia y jabón y se seca con una gasa estéril. Luego se sostiene al bebé por debajo de las axilas con las piernas colgando y se estimula la vejiga con golpes suaves en el área suprapúbica con una frecuencia de 100 golpes por minuto durante 30 segundos. Por último, se estimula la zona paravertebral lumbar con un ligero masaje circular durante otros 30 segundos. Ambas maniobras de estimulación se repiten hasta que comienza la micción y se recoge la muestra de orina en un recipiente estéril.1,4,9 La micción se produce como resultado de la provocación del reflejo medular del arco simple que contrae el músculo detrusor inervado por los nervios parasimpáticos pélvicos.1,3 Puede utilizarse para recoger muestras de sedimento y urocultivo.3

 

Sobre este método Herreros et al llevaron a cabo un estudio prospectivo en 80 niños menores de 30 días, el tiempo medio de recogida de la muestra fue de 57 segundos. No hubo complicaciones, pero el llanto controlado ocurrió en el 100% de los bebés.1 Otro estudio que aplicó esta intervención en 126 lactantes menores de 6 meses, el 49% consiguió recoger una muestra en menos de 5 minutos. La edad (bebés menores de 90 días) fue un fuerte predictor de éxito. La proporción de contaminación fue del 16%. 4 Tran et al evaluaron también el éxito de esta técnica en 142 lactantes menores de 2 años que no caminaban todavía, siendo efectiva en el 55,6%. El tiempo medio de recogida fue de 63,6 segundos. La tasa de éxito disminuyó con la edad, del 88,9% en RN al 28,6% en lactantes mayores de 1 año. Además documentaron que el procedimiento causa malestar leve-moderado de corta duración a los niños, aumentado con la edad y el peso.8

 

Altuntas et al incluyó 127 RN en un estudio que recogía orina mediante estimulación de la vejiga y masaje paravertebral lumbar. La tasa de éxito fue del 78% dentro de los 5 minutos posteriores al inicio de la intervención.14 Peche et al llevó a cabo un ensayo clínico aleatorio, ligado a la recogida de orina por estimulación vesical (grupo a estudio) frente al sondaje vesical (grupo control y patrón de referencia) en menores de 3 meses. En el grupo experimental, un 85% obtuvo una muestra de orina con un tiempo medio de 61,63 segundos. Las niñas tardaron más tiempo en iniciar la micción tras la estimulación. Los urocultivos contaminados validados por laboratorio fueron 3 por la técnica de estimulación, frente a 2 de sondaje. La intervención experimental fue más económica que el sondaje vesical.5

 

Método Quick-wee:

Es una intervención novedosa en la que se ofrece el pecho o leche de fórmula al lactante, se limpia la zona genital y se frota el área suprapúbica con una gasa empapada en 10 ml de solución salina fría (almacenada en nevera) con un patrón circular hasta que se obtiene una muestra de orina.5,6 Se llevó a cabo un estudio con 344 participantes de 1 a 12 meses. Los lactantes en los que se usó el método quick-wee presentaron una probabilidad de realizar una micción en los primeros 5 minutos tres veces superior (31%) en comparación con aquellos a los que se les aplicaron solamente las técnicas habituales estandarizadas (12%). El método Quick-Wee tuvo mayor satisfacción en los padres. La tasa de contaminación entre los grupos no fue estadísticamente significativa.6 Es un método sencillo que utiliza un equipo simple que está disponible de forma rutinaria en la mayoría de los entornos de atención primaria o urgencias.6,10

 

CONCLUSIONES

La recogida de muestras de orina en niños pequeños no continentes es un desafío. La elección del método de recogida en estos pacientes debe tener en cuenta el tiempo necesario, los recursos, la contaminación, la invasividad y las preferencias del médico y los padres. La obtención mediante bolsa tiene altas tasas de contaminación y la recogida al acecho implica mucho tiempo para ello. Por su parte, la técnica de estimulación vesical es un método rápido, directo y seguro; no es dolorosa para el lactante, evita riesgos y tiene bajas tasas de contaminación. El método Quick-Wee requiere recursos mínimos y es una forma sencilla y rápida de obtener una micción, aunque hay pocos estudios que hayan estudiado esta intervención. Estos dos últimos métodos podrían incorporarse a las estrategias de recogida de orina en las guías y protocolos de las unidades pediátricas.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Herreros ML, González N, Tagarro A, Pérez B, de la Serna M, Contreras MT, et al. A new technique for fast and safe collection of urine in newborns. Arch Dis Child. 2013;98(1):27-9.
  2. Roncalés MP, Caudevilla P, Sancho E, Gómez V, Pérez R, Campos C. Recogida de orina en el lactante febril para el diagnóstico de la infección urinaria en Urgencias. Rev Pediatr Aten Primaria. 2015;17:205-11.
  3. Peche JJ, Gómez MC, Herranz MP, Martín E, Cala R, Castro S. Efectividad de la técnica de estimulación vesical frente al sondaje vesical en lactantes menores de 3 meses. Nure Inv. 2020;105.
  4. Labrosse M, Levy A, Autmizguine J, Gravel J. Evaluation of a New Strategy for Clean-Catch Urine in Infants. Pediatrics. 2016;138(3):e20160573.
  5. Kaufman J, Fitzpatrick P, Tosif S, Hopper S, Bryant PA, Donath SM, et al. The QuickWee trial: protocol for a randomised controlled trial of gentle suprapubic cutaneous stimulation to hasten non-invasive urine collection from infants. BMJ Open. 2016;6:e011357.
  6. Kaufman J, Fitzpatrick P, Tosif S, Hopper S M, Donath S M, Bryant PA, Donath SM et al. Faster clean catch urine collection (Quick-Wee method) from infants: randomised controlled trial. BMJ. 2017; 357:j1341.
  7. Morris L. PURLs: An easy approach to obtaining clean-catch urine from infants. J Fam Pract. 2018;67(3):166-69.
  8. Tran A, Fortier C, Giovannini-Chami L, Demonchy D, Caci H, Desmontils J, et al. Evaluation of the Bladder Stimulation Technique to Collect Midstream Urine in Infants in a Pediatric Emergency Department. PLoS One. 2016;11(3):e0152598.
  9. Demonchy D, Ciais C, Fontas E, Berard E, Bréaud J, Rohrlich PS, et al. Evaluation of bladder stimulation as a non-invasive technique for urine collection to diagnose urinary tract infection in infants under 6 months: a randomized multicenter study. Trials. 2019;20(1):783.
  10. Kilonback A. Obtaining a clean catch urine sample from a baby. BMJ. 2017; 357:j1684.
  11. Barroso D. Aplicar una gasa humedecida sobre la piel del abdomen acelera la obtención de muestras de orina en lactantes. Evid Pediatr. 2018;14:41.
  12. Cousin E, Ryckewaert A, de Jorna Lecouvey C, Arnaud AP. Urine collection methods used for non-toilet-trained children in pediatric emergency departments in France: A medical practice analysis. Arch Pediatr. 2019;26(1):16-20.
  13. Kaufman J, Temple-Smith M, Sanci L. Urine sample collection from young pre-continent children: common methods and the new Quick-Wee technique. Br J Gen Pract. 2019;70(690):42-43.
  14. Altuntas N, Tayfur AC, Kocak M, Razi HC, Akkurt S. Midstream clean-catch urine collection in newborns: a randomized controlled study. Eur J Pediatr. 2015;174(5):577-82.