Type to search

Caso clínico: Guillain-Barré

Categoría: ,
23 mayo 2021

AUTORES

  1. Gabriel Beltrán Puig.  Grado en Enfermería. Servicio Aragonés de Salud. Hospital Royo Villanova. Zaragoza.
  2. Laura Martín Serrano. Grado Universitario en Enfermería. Servicio Aragonés de Salud. Hospital Royo Villanova. Zaragoza.
  3. Sonia Serrano Hernández. Grado Universitario en Enfermería. Servicio Aragonés de Salud. Hospital Royo Villanova. Zaragoza.
  4. Silvia Jardiel Budria. Grado Universitario en Enfermería. Servicio Aragonés de Salud. Hospital Royo Villanova. Zaragoza.
  5. Miriam Soriano Juste. Grado Universitario en Enfermería. Servicio Aragonés de Salud. Hospital Royo Villanova. Zaragoza.
  6. Abel Pisa Mayoral. Grado Universitario en Enfermería. Servicio Aragonés de Salud. Hospital Royo Villanova. Zaragoza.

 

RESUMEN

Este artículo hablará sobre el caso de una paciente diagnosticada del síndrome de Guillain-Barré que precisa ingreso en UCI dada la rápida evolución de la enfermedad. Se realizará una valoración inicial según las necesidades de Virginia Henderson y a continuación un plan de cuidados enfermero valiéndonos de la taxonomía NANDA, NOC y NIC.

 

PALABRAS CLAVES

Síndrome, Guillain-Barré, UCI.

 

ABSTRACT

This article will discuss the case of a patient diagnosed with Guillain-Barré syndrome who requires admission to the ICU (intensive care unit) due to the rapid progression of the disease. An initial assessment will be made according to the needs of Virginia Henderson and a nursing care plan using the NANDA, NOC and NIC taxonomy.

 

KEY WORDS

Syndrome, Guillain-Barré, ICU.

 

INTRODUCCIÓN

El síndrome de Guillain-Barré (SGB) es un trastorno adquirido de los nervios periféricos descrito como una polineuropatía desmielinizante aguda inflamatoria de inicio súbito y de etiología generalmente autoinmunitaria. Se caracteriza por una debilidad muscular simétrica o parálisis motora flácida rápidamente progresiva y generalmente ascendente, acompañada de disminución o ausencia de reflejos osteotendinosos.1

En el 60 % de los pacientes con SGB se recoge el antecedente de una infección respiratoria o gastrointestinal, bacteriana o viral, varias semanas antes del comienzo de los síntomas neurológicos.2

Los síntomas iniciales consisten en sensación de adormecimiento y hormigueo en los dedos de los pies y en las manos, y en ocasiones por dolor en la región lumbar baja o en las piernas, seguido de debilidad muscular que suele iniciarse en los miembros inferiores para después afectar otros territorios. Esta debilidad es a veces progresiva y puede afectar sucesivamente piernas, brazos, músculos respiratorios y pares craneales,  llegando a precisar, en ocasiones, soporte ventilatorio. Todo lo cual configura el cuadro clínico de parálisis ascendente de Landry.1,2

El diagnóstico de SGB se basa en las manifestaciones clínicas ya descritas previamente, datos del laboratorio y estudios neurofisiológicos. El análisis del LCR es un criterio indispensable para el diagnóstico de SGB, se produce un incremento característico en la concentración de proteínas, además de un recuento celular inferior a 10 células.1

El tratamiento incluye la monitorización y mantenimiento de las funciones básicas del paciente, específicamente mediante la administración de gammaglobulinas IV y plasmaféresis se ha demostrado una aceleración y mejora en la recuperación respecto al tratamiento conservador, aunque no disminuye la mortalidad.1

El 80 % de los pacientes se recuperará completamente o con déficits pequeños. Entre el 10 y el 15 % quedarán con secuelas permanentes; el resto morirá a pesar de los cuidados intensivos.2

 

PRESENTACIÓN DEL CASO CLÍNICO

Paciente mujer de 77 años con cuadro clínico de dispepsia y vómitos el día 24/02/21 con resultado PCR COVID + el 25/02. El día 26/02 por la noche acude a urgencias por disnea y taquipnea, la saturación de oxígeno es de 97%. La paciente refiere que esa misma tarde había sufrido en su domicilio una caída al suelo, con gran dificultad para levantarse, al parecer se despertó de la siesta con parestesias en las 4 extremidades. A las pocas horas de su estancia en urgencias, y con una clínica de paraplejia, es enviada a neurología para su evaluación.

Se le había practicado TAC cerebral y cervical que habían sido normales. Tras una primera exploración sin movilidad de EEII y con movilidad reducida de extremidades superiores, se le practica RM cervical observándose enfermedad discovertebral degenerativa C4-C7 con estenosis de canal leve, posible hiperseñal medular por mielopatía; se consulta con neurocirugía que les sugiere contusión medular, recomiendan tratamiento con metilprednisolona 8 mg c/8h que ya inician allí y retirar Adiro. Descartan mielopatía compresiva subsidiaria de tratamiento quirúrgico. La paciente queda ingresada en planta de medicina interna.

Desde entonces, tras casi 24h de su hospitalización, la evolución ha sido mala, está tetrapléjica, con dificultad para gestionar secreciones que se le acumulan y no puede eliminar.

Hemodinámicamente estable, sin fiebre y con saturaciones de 96-97% con gafas nasales. Ante la duda diagnóstica y con una exploración neurológica tan característica, se practica en planta una punción lumbar por parte de anestesia, que resulta citología compatible con síndrome de Guillain-Barré, por lo que deciden iniciar tratamiento con IG (inmunoglobulinas). Empeoramiento respiratorio precisando el uso de mascarilla con reservorio por lo que acaba ingresando en UCI. A su llegada consciente aunque bradipsíquica, parece entender lo que se le explica. Con un cuadro de tetraplejia, incapacidad para tragar saliva ni para toser, muy cansada, se procede a realizar intubación orotraqueal.

 

Datos clínicos:

  • Sexo: Mujer.
  • Edad: 77 años.
  • Nacionalidad: Española.
  • Alergias conocidas: Ciprofloxacino, intolerancia augmentine (diarreas).
  • Antecedentes: HTA, DM2, dislipemia, obesidad, hiperuricemia, osteoporosis, coxartrosis (camina con muletas), hernia discal cervical C4-C5, LACI dcho en 2015 sin secuelas, mieloma múltiple quiescente desde 2015 en seguimiento por hematología, hematoma capsular izq en 2018, sospecha de miastenia bulbar (por disfagia) nunca confirmada.
  • Tratamiento habitual: Sevikar (olmesartan/amlodipino), trajenta, amlodipino 10 mg, atozet, mestinon, lyrica, ganfort, toviaz, adiro 100, nexium, pristiq.
  • Situación basal: Independiente para actividades básicas de la vida diaria.

Constantes al ingreso:

  • Fc: 96 lpm.
  • TA: 161/82 (105) mmHg.
  • Fr: 26 rpm.
  • SatO2: 96%.

 

NECESIDADES DE VIRGINIA HENDERSON

Necesidad de respiración y circulación:

Incapaz para el adecuado intercambio gaseoso por sí misma, precisa intubación orotraqueal de urgencia, una vez adaptada a la ventilación mecánica saturaciones de 96%. Circulatoriamente bien perfundida aunque es necesario iniciar perfusión continua de noradrenalina por hipotensión (al ingreso llega con TAS de 160 mmHg que luego decae bruscamente).

 

Necesidad de nutrición e hidratación:

Paciente intubada y sedada, para cubrir sus necesidades nutricionales se administra nutrición enteral (NE) por sonda nasogástrica, además de los fluidos continuos por vía venosa.

 

Necesidad de eliminación:

Cubierta mediante sondaje vesical para contabilización de pérdidas durante su estancia en UCI, deposiciones en pañal.

 

Necesidad de moverse:

Tetraplejia asociada al síndrome de Guillain-Barré, intubada y sedada. Se moviliza por parte del personal sanitario en cada turno y siempre que sea necesario.

 

Reposo/sueño:

Sedación moderada, no valorable.

 

Vestirse/desvestirse:

No valorable.

 

Termorregulación:

Temperatura corporal adecuada, no precisa medios externos.

 

Higiene/piel:

Aseo diario, piel íntegra e hidratada.

 

Evitar peligros/seguridad:

Paciente monitorizada, vigilancia constante por parte del personal de UCI.

 

Comunicación:

Mínima interacción al ingreso previa intubación orotraqueal. Marcada bradipsiquia.

 

Creencias/valores:

No se valora.

 

Trabajar/realizarse:

No se valora.

 

Ocio:

No se valora.

 

Aprender:

No se valora.

 

PLAN DE CUIDADOS SEGÚN LA TAXONOMÍA NANDA, NIC Y NOC

 

NANDA [00085] Deterioro de la movilidad física r/c trastorno neuromuscular, medicamentos m/p incapacidad para moverse intencionadamente dentro de un ambiente físico, disminución de la fuerza, el control y/o la masa muscular.

NOC [00208] Nivel de movilidad.

Indicadores:

  • 020803 Movimiento muscular.
  • 020804 Movimiento articular.
  • 020802 Mantenimiento de la posición corporal.

NOC [00300] Cuidado personal: actividades de la vida diaria.

Indicadores:

  • 030001 Come.
  • 030006 Higiene.
  • 030007 Higiene bucal.

NIC [1800] Ayuda al autocuidado.

Actividades:

  • Comprobar la capacidad del paciente para realizar autocuidados independientes.
  • Establecer una rutina de actividades de autocuidados.
  • Observar la necesidad por parte del paciente de dispositivos para la adaptación para la higiene personal, vestirse, el arreglo personal, el aseo y alimentarse.

NIC [4310] Terapia de actividad.

Actividades:

  • Colaborar con terapeutas ocupacionales, físicos y/o recreacionales, en la planificación y control de un programa de actividades.
  • Ayudar en las actividades físicas regulares (p.ej. deambulación, transferencias, giros y cuidado personal), si es necesario.
  • Disponer un ambiente seguro para el movimiento continuo de músculos grandes, si está indicado.

 

NANDA [00032] Patrón respiratorio ineficaz r/c trastorno neuromuscular m/p disnea, dificultad respiratoria, disminución de la ventilación por minuto.

NOC [00403] Estado respiratorio: ventilación.

Indicadores:

  • 040301 Frecuencia respiratoria en el rango esperado.
  • 040304 Expansión torácica simétrica.
  • 040319 Ruidos respiratorios a la auscultación.

NOC [00410] Estado respiratorio: permeabilidad de las vías respiratorias.

Indicadores:

  • 041001 Ausencia de fiebre.
  • 041005 Ritmo respiratorio.
  • 041006 Movilización del esputo hacia fuera de las vías respiratorias.

NIC [3140] Manejo de las vías aéreas.

Actividades:

  • Colocar al paciente en la posición que permita que el potencial de ventilación sea el máximo posible.
  • Identificar al paciente que requiera de manera real/potencial la intubación de vías aéreas.
  • Realizar la aspiración endotraqueal o nasotraqueal, si procede.

NIC [3350] Monitorización respiratoria.

Actividades:

  • Vigilar la frecuencia, ritmo, profundidad y esfuerzo de las respiraciones.
  • Controlar las lecturas del ventilador mecánico, anotando los aumentos y disminuciones de presiones inspiratorias en volumen corriente, si procede.
  • Instaurar tratamientos de terapia respiratoria (nebulizador), cuando sea necesario.

 

NANDA [00249] Riesgo de úlcera por presión r/c aumento del tiempo de inmovilización sobre superficies duras, inmovilización física, presión sobre prominencias óseas, escala Q de Braden menor de 18.

NOC [1101] Integridad tisular: piel y membranas mucosas.

Indicadores:

  • 110110 Ausencia de lesión tisular.
  • 110113 Piel intacta.
  • 110104 Hidratación.

NOC [1902] Control del riesgo.

Indicadores:

  • 190220 Identifica los factores de riesgo.
  • 190204 Desarrolla estrategias de control de riesgo efectivas.
  • 190205 Adapta las estrategias de control del riesgo.

NIC [0740] Cuidados del paciente encamado.

Actividades:

  • Colocar al paciente sobre una cama o colchón terapéutico adecuado.
  • Mantener la ropa de cama limpia, seca y sin arrugas.
  • Vigilar el estado de la piel.

NIC [3500] Manejo de presiones.

Actividades:

  • Facilitar pequeños cambios del peso corporal.
  • Observar si hay zonas de enrojecimiento o solución de continuidad en la piel.
  • Utilizar una herramienta de valoración de riesgo establecido para vigilar factores de riesgo del paciente (escala de Norton).
  • Utilizar los dispositivos adecuados para mantener los talones y prominencias óseas libres de presiones continuas.

 

CONCLUSIONES

El síndrome de Guillain-Barré es una enfermedad poco común que cursa con parálisis progresiva de los nervios periféricos, es importante un diagnóstico precoz para poner en marcha medidas terapéuticas tempranas, así como una vigilancia continua de la evolución de la patología prestando especial atención al apartado respiratorio, ya que la progresión puede originar una imposibilidad para movilizar los músculos respiratorios y el deterioro de la ventilación espontánea forzando a realizar técnicas de intubación orotraqueal para instaurar ventilación mecánica invasiva.

Será muy importante una vez llegados a este punto los constantes cuidados proporcionados por el personal sanitario, incluyendo la monitorización respiratoria y las actividades encaminadas a preservar la integridad e hidratación cutánea en pacientes inmovilizados. Si existe evolución favorable de la enfermedad cobra una especial relevancia el proceso de rehabilitación posterior al alta hospitalaria, en el que se pretende recuperar las habilidades previas del paciente con el mínimo posible de secuelas.

En nuestro caso la paciente diagnosticada de esta enfermedad, presenta abundantes antecedentes clínicos y factores de riesgo, así como una infección simultánea por COVID-19; la evolución es desfavorable con un empeoramiento respiratorio severo que finalmente conlleva a su fallecimiento.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Ortez-González, C.I. Díaz-Conradi, A. Síndrome de Guillain-Barré en la infancia. Revista anales de pediatría continuada (España) 2013; 11(2): 98-103. Disponible en:https://www.elsevier.es/es-revista-anales-pediatria-continuada-51-articulo-sindrome-guillain- barre-infancia-S1696281813701240
  2. Puga-Torres, M.S. Padrón-Sanchez, A. Bravo-Pérez, R. Síndrome de Guillain-Barré. Rev Cubana Med Milit. (Cuba) 2003; 32(2): 137-142. Disponible en: http://scielo.sld.cu/pdf/mil/v32n2/mil09203.pdf
  3. Herdman, H. Kamitsuru, S. NANDA diagnósticos enfermeros: definiciones y clasificación 2018-2020. 11 ed. Barcelona: Elsevier; 2019.
  4. Butcher, H.K. Bulechek, G.M. Dochterman, J.M. Wagner, C.M. Clasificación de Intervenciones de Enfermería (NIC). 7º ed. Elsevier; 2018.
  5. Moorhead, S. Swanson, E. Johnson, M. Maas, M. Clasificación de resultados de Enfermería (NOC). 6ª ed. Elsevier; 2018.