Type to search

Cambios posturales en la prevención y tratamiento de úlceras por presión.

Categoría: ,
7 julio 2021

AUTORES

  1. Nuria Garín Portero. Diplomada en Fisioterapia por la Universidad de Zaragoza. Máster en Terapia Manual Ortopédica. Centro de Salud María de Huerva (Zaragoza, España).
  2. Silvia Gran Embid. Diplomada en Fisioterapia y Graduada en Enfermería por la Universidad de Zaragoza. Máster en Gerontología Social y Máster en Osteopatía Estructural. Centro de Salud de Borja (Zaragoza, España).
  3. María Egea Auría. Graduada en Enfermería por la Universidad de Zaragoza. Máster en Gerontología Social. Centro de Salud Parque Goya (Zaragoza, España).
  4. Gloria Cucalón Leciñena. Graduada en Enfermería por la Universidad de Zaragoza. Máster en Biología Molecular y Biomedicina. Centro de Salud Valdespartera (Zaragoza, España).
  5. Patricia García Lucas. Graduada en Enfermería por la Universidad de Zaragoza. Máster en Gerontología Social. Hospital Universitario Miguel Servet (Zaragoza, España).
  6. Eva Monge Pelegrín. Diplomada en Fisioterapia por la Universidad de Zaragoza. Máster en Osteopatía Estructural. Hospital Universitario Miguel Servet (Zaragoza, España).

 

RESUMEN

Las úlceras por presión se consideran un problema de salud pública que implican un deterioro en la calidad de vida del paciente, un aumento de la morbilidad y un incremento del gasto socio-sanitario. Los cambios posturales han formado parte de las medidas prevención y tratamiento de UPP. Revisando la bibliografía publicada los estudios con mejor evidencia relacionan mayor efectividad con cambios posturales cada 3-4 horas y utilización de superficies especiales para el manejo de la presión.

 

PALABRAS CLAVE

Úlcera por presión, posicionamiento del paciente, movimiento y levantamiento de pacientes.

 

ABSTRACT

Pressure ulcers are considered a public health problem that implies a deterioration in the quality of life of the patient, an increase in morbidity and an increase in social and health costs. Postural changes have been part of the UPP prevention and treatment measures. Reviewing the published bibliography, the studies with the best evidence relate greater effectiveness to postural changes every 3-4 hours and the use of special surfaces for pressure management.

 

KEY WORDS

Pressure ulcer, patient positioning , moving and lifting patients.

 

INTRODUCCIÓN

La úlcera por presión (UPP) se considera un problema de salud pública por el deterioro en la calidad de vida del paciente, el aumento de la morbilidad y el incremento del gasto sociosanitario.1,2,3

 

En España en el año 2013 según el Grupo Nacional para el Estudio y Asesoramiento en Úlceras por Presión y Heridas Crónicas (GNEAUPP) la prevalencia de UPP se mantiene estable entre el 7% y el 8% en hospitales, ha aumentado a un rango del 7,9% al 9,1% entre personas en atención domiciliaria en atención primaria, y aumenta bastante, a un 12,6-14,2%, en centros sanitarios y sociosanitarios3.

 

La etiología de las UPP es un fenómeno multifactorial en el que se relacionan el entorno, los cuidados de enfermería y el paciente. Otros aspectos como presión, inmovilidad, cizallamiento, fricción, falta de higiene, hipertermia, edades extremas, deterioro a nivel de conciencia, alteraciones neurológicas, alteraciones bioquímicas, utilización de fármacos vaso activos o enfermedades crónicas, también pueden contribuir a la formación de UPP.2

 

El factor causal más importante para ocasionar desgarro en capilares y escoriaciones en la piel es la presión que ejerce el cuerpo sobre los objetos.2

 

Según la demostración de Landis4 en 1930 se puede producir una lesión si se supera una presión en el tejido capilar arterial de 32 mmHg8.

 

Kosiak6 investigó la etiología de las UPP de manera experimental utilizando modelos animales: perros y ratas. En el experimento con ratas, se mostró que la aplicación de una presión de 70 mmHg durante 2 horas produjo cambios microscópicos moderados tanto en el músculo parapléjico de la rata como en el normal. En el experimento con perros se constataron cambios a nivel microscópicos, como degeneración hialina, edemas, extravasación e infiltración celular. y degeneración hialina con la aplicación de una presión de 60 mmHg durante 1 hora.5

 

Guerrero M7 en 2008, constata que la aplicación de presiones den de 60-70 mmHg mantenidas durante 2 horas condicionan el comienzo de la isquemia y por consecuencia el deterioro tisular.

 

Los hallazgos de Kosiak6 y Landis4 se trasladaron a la práctica clínica habitual con pacientes y se convirtió el cambio de postura cada 2 horas como algo habitual5.

 

Los cambios posturales constituyen, sin lugar a duda, una de las medidas básicas para la prevención de las UPP8. Actualmente, se está planteando la pregunta de si los cambios posturales son efectivos en la prevención de UPP1, 5 ya que la evidencia que la sostiene es de carácter empírico o consensual. El cambio postural ha sido lo que se ha enseñado en las formaciones medias y superiores y luego se ha llevado a la práctica.1, 5

 

No existe la suficiente investigación de calidad que compare la efectiviadad1,5,9-11 en la realización de los cambios posturales o no ni en su frecuencia.5,11

 

OBJETIVO

Este trabajo tiene como objetivo principal realizar la revisión de la literatura científica existente respecto a la asociación entre los cambios posturales y la prevención y tratamiento de las UPP. Asimismo, se plantea encontrar el consenso en la frecuencia más adecuada de los cambios posturales en el paciente con riesgo de UPP.

 

METODOLOGÍA

Se ha realizado una revisión bibliográfica principalmente consultando las bases de datos Pubmed, Google Académico y páginas web oficiales (GNEAUPP). Las palabras clave en la lengua española son: Úlcera de presión, posicionamiento del paciente, cambio postural, intervención, frecuencia. En lengua inglesa, las palabras han sido: Pressure ulcer, patient positioning, repositioning, intervention, frequency.

 

RESULTADOS-DISCUSIÓN

En su estudio de cohorte, Rich et al11 (2011) no encuentran relación en la prevención eficaz de UPP y el reposicionamiento manual cada 2 horas durante 5 días. Sugiere que la literatura y el hallazgo aluden que las recomendaciones clínicas para el cambio postural manual no están bien fundamentadas, por lo que se necesitan más estudios para ver si es eficaz.

 

Gillespie et al9 (2014), sitúan los cambios posturales como un componente integral en la prevención y tratamiento de UPP. Siendo necesarios ensayos de alta calidad y poder estadístico en las frecuencias de reposicionamiento y sus efectos sobre los pacientes.

 

Por otra parte, Moore Z. et al10 (2015), necesitan más ensayos para evaluar el efecto sobre la cicatrización de los cambios posturales, por ese motivo no puede concluir si un cambio postural mejora la tasa de curación de UPP.

 

La Guía de Actuación para la prevención y Cuidados de las Úlceras por presión(2017) , del Departamento de Salud del Gobierno Vasco- Osakidetza8 , recomienda por norma general realizar cambios posturales a los encamados cada 2-3 horas siguiendo la rotación programada, alternando entre decúbito lateral derecho , decúbito supino , decúbito lateral izquierdo y decúbito prono si se puede. Teniendo en cuenta en las posiciones de decúbito lateral izquierdo y derecho no sobrepasar los 30º de lateralización, a fin de evitar apoyar el peso sobre los trocánteres.

 

Martínez et al1 (2018), recomiendan los cambios posturales cada 3-4 horas en vez de cada 2 horas, ya que disminuye el coste de trabajo enfermero, incrementan el sueño y la calidad de vida del paciente y siendo la medida más eficaz en la prevención de UPP En decúbito lateral con una inclinación de 30º frente a la estándar de 90º. Destacando la cierta mejoría para la prevención con superficies de apoyo (aire, fluidos, etc.) frente a el colchón estándar.

 

Otro estudio de López-Casanova et al5 (2018), concluyen que no existen estudios que comparen la efectividad de los cambios posturales frente a no hacerlos, por otro lado si existe efectividad en la prevención de UPP y superficies especiales para el manejo de la presión (SEMP) a diferentes intervalos de cambios posturales. En su discusión se muestra que la mejor evidencia es en intervalos de 3-4 horas junto a SEMP visco elástica, incidiendo en decúbito lateral con rotación de 30º.

 

En su análisis de costo-utilidad Pechlivanoglou et al12 (2018) concluyen que la estrategia dominante en cuanto coste-efectividad es el reposicionamiento cada 3 horas.

 

Sharp CA et al13 (2019), en su análisis costo-utilidad analizan con una encuesta transversal de ochenta registros médicos seleccionados al azar de residentes de 65 años o más de ocho centros de atención residencial para ancianos australianos para determinar el número de residentes en riesgo de UPP, el uso de reposicionamiento cada dos horas y la presencia de UPP en la última semana de vida. Pese a realizarles el protocolo de cambios posturales cada 2 horas , 24 horas, durante 7 días  el 91% de los residentes fue identificados como en riesgo de UPP, y un 34% murió con una o más UPP. Esto concluyó que el cambio postural no previno la aparición de UPP a un tercio de los residentes.

 

CONCLUSIONES

Los autores coinciden en la importancia del cambio postural en la prevención y el tratamiento de UPP, siendo necesaria más evidencia científica en cuanto a esta afirmación. Los estudios de las frecuencias entre los cambios posturales tienen poco poder estadístico y crean incertidumbre a la hora de realizar una elección para el coste-beneficio.1,5,10,11

 

Existen estudios con mejor evidencia relacionando los cambios posturales cada 3-4 horas combinados con superficies especiales para el manejo de la presión (SEMP) 1,512. En las posiciones de decúbito lateral derecho e izquierdo no se recomienda sobrepasar los 30º de lateralización, a fin de evitar apoyar el peso sobre los trocánteres.5,8

 

En líneas generales, no existen estudios de alta calidad estadística que comparen la efectividad entre hacer cambios posturales o no.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Martínez M, García D. ¿Qué es más eficaz para la prevención de úlceras por presión: cambios posturales o superficies de apoyo? Gerokomos vol.29 no.3 Barcelona sep. 2018.
  2. Nivel de riesgo y aparición de úlceras por presión en pacientes en estado crítico A. Tzuc-Guardiaa ,E. Vega-Moralesc , L. Collí-Novelob Enfermería universitaria . Enferm. univ vol.12 no.4 Ciudad de México oct./dic. 2015. https://doi.org/10.1016/j.reu.2015.10.004
  3. Pancorbo-Hidalgo PL , García-Fernández FP, Torra i Bou JE, Verdú Soriano J, Soldevilla-Agred JJ. Epidemiología de las úlceras por presión en España en 2013: 4.º Estudio Nacional de Prevalencia. Gerokomos. 2014;25(4):162-170. ISSN 1134-928X
  4. Landis E. Micro-injection studies of capillary blood pressure in human skin. Heart. 1930;15:209-28. https://doi.org/10.1152/ajplegacy.1927.82.2.217
  5. López P, Verdú J , Berenguer M , Soldevilla J . Prevención de las úlceras por presión y los cambios de postura. Revisión integrativa de la literatura. Gerokomos vol.29 no.2 Barcelona jun. 2018
  6. Kosiak M. Etiology and pathology of ischemic ulcers. Arch Phys Med Rehabil. 1959;40(2):62-69. Recuperado a partir de: https://europepmc.org/article/med/13618101
  7. Guerrero M. Úlceras por presión: un problema potencial en los servicios de urgencias colapsados. Gerokomos [online]. 2008, vol.19, n.2, pp.55-62. ISSN 1134-928X.
  8. GUÍA DE ACTUACIÓN PARA LA PREVENCIÓN Y CUIDADOS DE LAS ÚLCERAS POR PRESIÓN. Departamento Salud Gobierno Vasco. Osakidetza
  9. Gillespie BM , Chaboyer WP , McInnes E , Kent B, Whitty JA ,Thalib L . Reposicionamiento para la prevención de úlceras por presión en adultos. Cochrane Database Syst 2014 doi: 10.1002 / 14651858.CD009958.pub2
  10. Moore Z, Cowmn S. Reposicionamiento para el tratamiento de las úlceras por presión. Cochrane Library 2015. doi: 10.1002 / 14651858.CD006898.pub4
  11. Rich SE 1, Margoli D , Shardell M , Hawkes WG , RR , Amr S , Baumgarten M .Reposicionamiento manual frecuente e incidencia de úlceras por presión entre pacientes ancianos con fractura de cadera en cama. Wiley Online Library. 2011 Jan; 19 (1): 10–18. doi: 10.1111 / j.1524-475X.2010.00644.x
  12. Pechlivanoglou P, Paulden M, Pham BA, Wong J, Horn SD, Krahn M. Cambio de personas de alto riesgo: una evaluación económica de la frecuencia de reposicionamiento en la atención a largo plazo J Am Geriatr Soc. Julio de 2018; 66 (7): 1409-1414. doi: 10.1111 / jgs.15387.
  13. Sharp CA, Schulz Moore JS , McLaws ML. Reposicionamiento cada dos horas para la prevención de las úlceras por presión en los ancianos: ¿seguridad del paciente o abuso de ancianos? J Bioeth Inq . 2019 Mar; 16 (1): 17-34. doi: 10.1007 / s11673-018-9892-3.