Type to search

Brucelosis humana.

Categoría: ,
6 enero 2022

AUTORES

  1. María Clara Ormazábal Cundin. Técnico Superior de Laboratorio de Diagnóstico Clínico.
  2. Macarena Hidalgo De La Cruz. Técnico Superior de Laboratorio de Diagnóstico Clínico.
  3. Marta Salas Ostalé. Técnico Superior de Laboratorio de Diagnóstico Clínico.
  4. Sheila María Benito Galindo. Técnico Superior de Laboratorio de Diagnóstico Clínico.
  5. Aida Pérez Bona. Técnico Superior de Laboratorio de Diagnóstico Clínico.
  6. Carla del Amo Arregui. Técnico Superior de Laboratorio de Diagnóstico Clínico.

 

RESUMEN

La brucelosis es una enfermedad infecciosa causada por bacterias del género Brucella. La infección la poseen ciertos animales y se transmite a los humanos a través del contacto o por medio de productos contaminados, más comúnmente por la ingestión de leche cruda o queso. Los síntomas de la brucelosis pueden incluir fiebre, sudoración, dolores corporales y dolor en las articulaciones. En los humanos representa una enfermedad crónica y debilitante, que puede afectar gran variedad de órganos. El diagnóstico clínico no se logra fácilmente, por tanto, las pruebas de laboratorio son muy importantes para una correcta identificación de la enfermedad en humanos y para la detección y confirmación en animales. Sin embargo, el diagnóstico definitivo se realiza normalmente mediante el aislamiento y la identificación del agente causal. Normalmente se prefieren las pruebas serológicas, ya que este tipo de ensayos ha avanzado considerablemente en las últimas décadas y brindan pruebas muy sensibles y específicas. La infección por brucelosis se puede prevenir con medidas de control de enfermedades en los animales, evitando los productos lácteos no pasteurizados y medidas de protección ocupacional1.

 

PALABRAS CLAVE

Brucelosis, enfermedad infecciosa, serología.

 

ABSTRACT

Brucellosis is an infectious disease caused by bacteria of the genus Brucella. The property has certain animals and is transmitted to humans through contact or through contaminated products, most likely by ingestion of raw milk or cheese. Symptoms of brucellosis can include fever, sweating, body aches, and joint pain. In humans it represents a chronic and debilitating disease that can affect a wide variety of organs. Clinical diagnosis is not easily achieved, therefore, laboratory tests are very important for a correct identification of the disease in humans and for detection and confirmation in animals. However, the definitive diagnosis is usually made by isolating and identifying the causative agent. Serological tests are generally preferred, as these types of tests have advanced considerably in recent decades and provide very sensitive and specific tests. Brucellosis infection can be prevented with disease control measures in animals, avoiding unpasteurized dairy products and occupational protection measures.

 

KEY WORDS

Brucellosis, infectious disease, serology.

 

INTRODUCCIÓN

La brucelosis es una enfermedad de la categoría transmisible, del grupo de las enfermedades zoonóticas, causada por bacterias que pertenecen al género Brucella y que ocasiona problemas de salud importantes entre los individuos que ingieren alimentos contaminados o mantienen un estrecho contacto con el ganado infectado. Se comporta como una infección sistémica con un espectro clínico amplio y afecta a todos los grupos de edad, siendo altamente contagiosa. Existen diversidad de pruebas de laboratorio para su detección, pero la pluralidad de animales portadores de la bacteria responsable complica en gran medida las acciones de lucha contra esta infección, en especial las medidas preventivas.

 

OBJETIVO

El objetivo de este artículo es dar a conocer la infección por Brucella; una infección de distribución mundial, que a pesar de haber disminuido notablemente su frecuencia, representa un importante problema en países en vías de desarrollo.

 

MATERIAL Y MÉTODO

Esta revisión bibliográfica se ha llevado a cabo recopilando información considerada pertinente en distintas bases de datos como Elsevier, buscadores de bibliografía como Google Académico, así como guías relacionadas para equipos de salud.

 

RESULTADOS

Transmisión

Los animales pueden infectarse porque tienen la costumbre de lamer las membranas fetales, fetos abortados, crías recién nacidas y órganos genitales de otras hembras infectadas; esto propicia que de manera accidental el personal a cargo de los rebaños se contagie. Sin embargo, las principales formas de transmisión de Brucella al ser humano son la ingestión de productos de origen animal no pasteurizados como leche, quesos, mantequilla y helados, la ingestión de carne cruda y vísceras, además de la manipulación y contacto directo con animales infectados o por la inhalación de partículas.

La población que presenta mayor riesgo de infección son los trabajadores de mataderos, veterinarios, ganaderos y trabajadores de laboratorios, pues los animales infectados excretan gran cantidad de bacterias junto con los tejidos y productos de abortos en la leche y, en menor medida, en las secreciones genitales. De esta forma se produce también la contaminación significativa del suelo, los corrales, la paja de las camas y el agua de arroyos, canales, pozos, etc., Brucella es capaz de sobrevivir en el medio ambiente por períodos relativamente largos.

Aunque no se ha demostrado la infección entre seres humanos y además no se conocen por completo todos los reservorios de Brucella, se ha hablado ya de algunos casos reportados de transmisión de persona a persona, así como de la transmisión por leche materna y sexual. Sin embargo, es más significativa su transmisión por transfusiones sanguíneas, donación de órganos o trasplante de tejidos.

Las vías de contagio son: mucosas, heridas en la piel y la vía digestiva, puede incluso entrar por las vías respiratorias mediante aerosoles2.

 

Síntomas:

La brucelosis humana presenta manifestaciones clínicas muy polimorfas, siendo muchas de ellas asintomáticas. La brucelosis aguda típica se manifiesta como una enfermedad febril de inicio agudo, con sudoración profusa, desproporcionada a la fiebre existente y de predominio nocturno, con algias de localización articular (sin artritis), musculares o neurológicas. La fiebre, sudoración y las algias constituyen la tríada clásica de la brucelosis aguda. En el curso de la evolución pueden presentarse síntomas focales (orquiepididimitis, sacroileítis y espondilitis, e incluso bursitis y tenosinovitis). Otras localizaciones pueden ser la aparición de granulomatosis hepática y la neumopatía brucelar. La afectación del sistema nervioso central y la endocarditis son las complicaciones más graves de la enfermedad. La brucelosis tiene una marcada tendencia a producir recidivas, más frecuentes durante los tres primeros meses y en los casos sin tratamiento, pero que pueden ocurrir también tras terapia adecuada. En algunos pacientes, las consecuencias de la enfermedad se prolongan durante años, dando lugar a la “brucelosis crónica”, de difícil delimitación, con artralgias, impotencia funcional musculoesquelética, parestesias y alteraciones neurovegetativas. Así pues, la brucelosis es una enfermedad con una extraordinaria variedad de formas de presentación, pudiendo manifestarse como bacteriana asintomática, síndrome infeccioso inespecífico o bien cuadros focales con o sin síntomas sistémicos. La sospecha clínica y el diagnóstico de brucelosis, habituales y fáciles en zonas endémicas, son infrecuentes y, por tanto, raramente incluidos entre los diagnósticos diferenciales en aquellas zonas con tasas de morbilidad muy bajas, donde a veces se llega al diagnóstico cuando el proceso está muy evolucionado3.

 

Diagnóstico:

El diagnóstico de brucelosis se puede realizar de manera directa, aislando el microorganismo a partir de cultivos de sangre, médula ósea u otros tejidos o indirecta a través de métodos serológicos que detectan anticuerpos.

Pruebas serológicas que detectan anticuerpos anti S-Brucella (B. abortus, B. melitensis, B. suis).

• Técnica de aglutinación en placa (Huddleson).

• Técnica de aglutinación con antígeno tamponado (BPA).

• Técnica de aglutinación con Rosa de Bengala (RBT).

• Técnica de aglutinación en tubo (Wright).

• Prueba de aglutinación 2-mercaptoetanol (2-ME).

• Técnica de fijación del complemento.

• CELISA (ELISA de competición).

Pruebas serológicas que detectan anticuerpos anti R-Brucella (B. canis).

• Técnica de microaglutinación en portaobjeto (RSAT).

• ELISA indirecto (IELISA) Es una prueba muy sensible y específica utilizada como confirmatoria, para el diagnóstico de brucelosis humana, en casos de infección por B. canis. Tiene una sensibilidad y especificidad del 100%.

Diagnóstico bacteriológico Se considera caso confirmado de brucelosis a todo caso probable con confirmación por laboratorio de uno o más de los siguientes criterios:

a. Estudios bacteriológicos positivos: aislamiento de Brucella spp. de muestras clínicas: hemocultivo, mielocultivo, biopsias, etc.

b. Estudios serológicos positivos: aglutinación en tubo (Wright) y otras que permiten la detección de anticuerpos IgG específicos en el suero del paciente; Fijación de Complemento (FC), cELISA e IELISA.

c. presencia de nexo epidemiológico con un caso confirmado4.

 

Tratamiento:

El tratamiento debe ser combinado, ya que ningún antibiótico por si solo consigue la erradicación bacteriana, y debe, asimismo, prolongarse en el tiempo para disminuir el riesgo de cronicidad y de recidivas, que es máximo en la B. Mellitensis (la más frecuente en nuestro medio).

Las tetraciclinas (principalmente la doxiciclina) constituyen la base antimicrobiana para cualquier combinación con rifampicinao estreptomicina5.

 

CONCLUSIÓN

La brucelosis ha sido erradicada en varios países desarrollados, pero sigue siendo un problema en países en vías de desarrollo. Hay que tener en cuenta la importancia de la brucelosis como infección emergente y su prevalencia en los humanos, lo que hace necesario un diagnóstico certero y un tratamiento adecuado para frenar la infección lo antes posible. Por otra parte, es importante seguir las normas de prevención y cuidados oportunos que impidan el contagio de la enfermedad en personas expuestas. Hoy en día, existen variedad de programas de control y vigilancia con la finalidad de alertar en forma temprana acerca de la ocurrencia de casos e identificar posibles fuentes de contagio, y así, implementar acciones correctivas y de control lo antes posible.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Guerrero Casagualpa RL, Vélez Macías MA, Cevallos Bravo KA, Mendoza Intriago MA. Causas, síntomas y tratamiento a los pacientes contagiados por brucelosis. RECIMUNDO [Internet]. 15 de octubre de 2020 [consultado el 25 de noviembre de 2021];4(4):382-91. Disponible en: https://doi.org/10.26820/recimundo/4.(4).octubre.2020.382-391
  2. Álvarez-Hernández NE, Díaz-Flores M, Ortiz-Reynoso M. Brucelosis, una zoonosis frecuente. Medicina e Investigación [Internet]. Julio de 2015 [consultado el 26 de noviembre de 2021];3(2):129-33. Disponible en: https://doi.org/10.1016/j.mei.2015.07.002
  3. Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas Microbiología Clínica [Internet]. [Consultado el 26 de noviembre de 2021]. Disponible en: https://www.seimc.org/contenidos/ccs/revisionestematicas/serologia/diagbruce.pdf
  4. Ministerio de Salud | Argentina.gob.ar [Internet]. [Consultado el 27 de noviembre de 2021]. Disponible en: https://www.msal.gob.ar/images/stories/ryc/graficos/0000000525cnt-guia-medica-brucelosis.pdfMinisterio de la Salud. Presidencia de la Nación.
  5. Clínica Universidad de Navarra | Centrados en el paciente [Internet]. Clínica Universidad de Navarra; [consultado el 28 de noviembre de 2021]. Disponible en: https://www.cun.es/enfermedades-tratamientos/enfermedades/brucelosis