Type to search

Biopsia de médula ósea desde el servicio de hematología.

Categoría: ,
6 octubre 2021

AUTORES

  1. Sandra Santander Jorge. Enfermera del Hospital Universitario Miguel Servet (Zaragoza).
  2. Elena Laura Badescu Pirvulescu. Enfermera del Hospital Universitario Miguel Servet (Zaragoza).

 

RESUMEN

Introducción: La biopsia es un procedimiento quirúrgico que permite el estudio de la médula ósea en pacientes hematológicos. Es una prueba de gran utilidad para el diagnóstico de enfermedades benignas o malignas, primarias o secundarias, que junto con los frotis de sangre periférica y las manifestaciones clínicas permitirán el estudio completo del proceso hematológico.

Objetivos: Describir a qué pacientes está indicado y cómo se realiza la biopsia de médula ósea. Conocer el papel que realiza la enfermera que colabora en el procedimiento para que las muestras lleguen en condiciones óptimas. Y mejorar la calidad de la atención al paciente desde la consulta de hematología cuando se solicita dicha prueba.

Metodología: Se explica los pacientes que tienen indicación de realizar la biopsia de médula ósea, provenientes de la consulta de hematología y se describe el material y la técnica del procedimiento. Además, se muestra el papel de enfermería desde la consulta de hematología y el papel de la enfermera que colabora en la realización de la prueba.

Conclusión: La biopsia de médula ósea es útil para la evaluación de pacientes con diferentes procesos benignos y malignos, primarios y secundarios. Además, se ha observado que al dar confort y mayor información al paciente desde la consulta de hematología se controla mejor el miedo o la ansiedad que se produce antes de realizar la prueba, así como ofrecer unos cuidados adecuados durante el procedimiento para mejorar la calidad de la atención al paciente.

 

PALABRAS CLAVE

Medula ósea, biopsia, enfermería, hematología.

 

ABSTRACT

Introduction: Biopsy is a surgical procedure that allows the study of the bone marrow in hematological patients. It is a very useful test for the diagnosis of benign or malignant, primary or secondary diseases, which together with peripheral blood smears and clinical manifestations will allow the complete study of the hematological process.

Objectives: To describe which patients it is indicated for and how the bone marrow biopsy is performed. Know the role of the nurse who collaborates in the procedure so that the samples arrive in optimal conditions. And improve the quality of patient care from the hematology consultation when such a test is requested.

Methodology: The patients who have an indication to perform a bone marrow biopsy, coming from the hematology consultation, are explained and the material and technique of the procedure are described. In addition, the role of nursing from the hematology consultation and the role of the nurse who collaborates in the performance of the test is shown.

Conclusion: Bone marrow biopsy is useful for the evaluation of patients with different benign and malignant, primary and secondary processes. In addition, it has been observed that by providing comfort and more information to the patient from the hematology consultation, the fear or anxiety that occurs before performing the test is better controlled, as well as offering adequate care during the procedure to improve the quality of patient care.

 

KEY WORDS

Bone marrow, biopsy, nursing, hematology.

 

INTRODUCCIÓN

La médula ósea es el tejido hematopoyético que se encuentra en la cavidad esponjosa de los huesos, principalmente del cráneo, columna vertebral y epífisis de los huesos largos1.

La biopsia de la médula ósea (BMO) es un pilar fundamental del diagnóstico, el seguimiento y el pronóstico de los pacientes hematológicos en el estudio de las enfermedades hematológicas. Consiste en la extracción de un pequeño fragmento de hueso que contiene en su interior una pequeña cantidad de médula ósea mediante el uso de una aguja de biopsia para su análisis2,3,4.

Habitualmente la realizan los hematólogos y la muestra suele obtenerse de la cresta ilíaca (hueso de la cadera). Aunque se utiliza anestesia local, el estudio puede ser molesto y doloroso para el paciente. Para un correcto estudio, el especialista tiene que hacer una valoración previa de la historia clínica, exploración física y las pruebas complementarias disponibles2,3,4.

Para confirmar la sospecha de los procesos hematológicos malignos (leucemias, linfomas, síndromes mieloproliferativos o mielodisplásicos) es obligado el estudio citológico de la médula ósea. Más concretamente, las indicaciones de la realización de BMO incluyen el estudio de extensión de linfomas tanto Hodgkin como no Hodgkin, el estudio de los síndromes mieloproliferativos crónicos, así como en estudio de extensión de neoplasias extrahematológicas cuando se sospecha infiltración de médula ósea y la sospecha de tumores sólidos o aplasia/hipoplasias1,2,4-6.

No obstante, las únicas contraindicaciones para realizar la BMO son la hemofilia, la coagulación intravascular diseminada severa u otros trastornos de sangrado severos relacionados2,5,7.

Las complicaciones de la técnica son muy raras, siendo las más frecuentes el dolor local (cede con analgesia), el sangrado por la incisión, que se controla con presión manual de la zona, roturas de aguja que requieren extracciones quirúrgicas e infección en la zona de punción. Excepcionalmente, puede ser necesaria la transfusión de plaquetas en pacientes con trombocitopenia severa1,2,6.

Finalmente, el papel de la enfermera en el procedimiento de la biopsia de médula consiste en preparar y educar al paciente, valorarlo para detectar las complicaciones, darle apoyo durante el procedimiento y ayudar al médico8.

 

OBJETIVOS

  • Describir a qué pacientes está indicado la biopsia de médula ósea desde la consulta de hematología.
  • Conocer el papel de la enfermera de la consulta de hematología para mejorar la calidad de la atención al paciente cuando se solicita dicha prueba.
  • Detallar cómo se realiza la biopsia de médula ósea.
  • Conocer el rol que ejerce el personal de enfermería que colabora en el procedimiento de la biopsia de médula ósea.

 

METODOLOGÍA

Se ha llevado a cabo una revisión bibliográfica sobre la BMO en pacientes oncohematológicos.

Las bases de datos científicas consultadas en la búsqueda bibliográfica fueron Cuiden, Dialnet y Sciencedirect. Se revisaron artículos publicados en español, con acceso a texto completo y que se encontraran en un rango de los diecisiete últimos años.

Los descriptores (DeCS) principales utilizados en español han sido “biopsia”, “médula ósea”, “hematología”, “atención de enfermería”, combinadas con el operador booleano “AND” o en algunos casos “OR”.

Por otro lado, se ha recurrido a la búsqueda de información en libros académicos relacionados con la técnica de la BMO, así como el papel de la enfermera durante su procedimiento.

 

RESULTADOS

Indicaciones de BMO:1,5

Aquellos pacientes onco-hematológicos que acuden con frecuencia a la consulta de hematología que se les puede indicar la prueba de BMO son que tengan ya diagnosticada o probabilidad de tener uno de los siguientes diagnósticos:

  • Linfomas Hodgkin o no Hodgkin.
  • Leucemias mieloides/linfocíticas crónicas.
  • Aplasia medular.
  • Síndromes mieloproliferativos crónicos.
  • Mielofibrosis.
  • Tricoleucemia.
  • Neoplasias mieloproliferativas.

 

Papel de la enfermera desde la consulta de hematología:

La enfermera de la consulta de hematología se encarga de verificar junto al médico, de preguntar al paciente sobre alergias conocidas y medicación actual, especialmente antiagregantes o anticoagulantes que pueda tomar, por si debe realizar algún tipo de modificación o suspensión de tratamiento antes de la prueba.

También, efectúa la llamada al servicio de citología para concertar el día de la prueba (martes) dónde se les informa del nombre y apellidos del paciente (número de historia clínica) y de su posible diagnóstico, así como de las posibles alergias o si toma algún tratamiento anticoagulante. Una vez que el paciente ha aceptado a realizarse la prueba se comprueba que ha firmado el consentimiento informado.

Por último, antes de que salga de la consulta se le entrega al paciente un control analítico de coagulación (se realice previamente al procedimiento), una hoja informativa explicándole el día, hora y lugar de la prueba y las recomendaciones antes de someterse a la prueba (realizar ayuno 8 horas antes de la prueba) y una hoja para que se cite con anestesia. Además, para disminuir la ansiedad del paciente antes de la prueba se le informa que puede solicitar al anestesista alguna pastilla (ansiolítico) para tomarlo previamente a la prueba y se le describe brevemente el objetivo y procedimiento de la técnica.

 

Procedimiento de la técnica de BMO:6

  • En primer lugar, se colocará al paciente en la posición adecuada (decúbito lateral o decúbito prono), dejando al descubierto la zona lumbar y sacra, delimitada con los campos estériles.
  • Se procederá a la desinfección de la zona de la piel con una gasa empapada en povidona yodada o clorhexidina, aplicada a la altura de ambas espinas ilíacas posterosuperiores.
  • Se aplicará con aguja y jeringa un anestésico local (mepivacaína o lidocaína al 2%) en el punto de la piel donde se vaya a puncionar, desde el periostio hasta la piel, por planos. Se dejará actuar el fármaco 5 minutos.
  • Con ayuda de un bisturí de punta afilada (no roma) se realizará una pequeña incisión de 2-3mm en la piel para poder introducir el trocar, el cual se introducirá hasta tocar la cresta ilíaca.
  • Se introducirá, no más de medio centímetro con la punta del trocar, mediante movimientos de muñeca a izquierda y derecha, ejerciendo una presión controlada.
  • Una vez el trocar queda fijo en el hueso, se retirará el fiador y se seguirá penetrando lentamente unos 1,5-2 cm más para obtener el cilindro óseo.
  • Una vez profundizado lo suficiente, se deberá separar el cilindro de hueso mediante la introducción del capturador. Se darán varias vueltas de 360° al mango del trocar alrededor del eje de la aguja y se retirará todo el dispositivo en bloque con movimientos a izquierda y derecha, en dirección hacia fuera.
  • Justo al extraer el trocar, se aplicará presión con una gasa sobre el punto de punción para reducir pronto el posible sangrado.
  • Finalmente, se extraerá la muestra ósea del dispositivo capturador y se introducirá en un tubo que contendrá una solución para su procesamiento histológico.
  • Al paciente se le aplicará un apósito estéril, que deberá tapar la zona puncionada durante 72 horas.

 

Papel de la enfermera durante el procedimiento de BMO:6,8

  • Antes del inicio de la BMO, la enfermera debe preparar el material necesario (tabla 1).
  • Identificar al paciente y verificar que ha aceptado y firmado el consentimiento informado.
  • Preguntar al paciente si ha realizado ayuno 8 horas antes de la prueba.
  • Tranquilizar al paciente y reforzar la información sobre el procedimiento.
  • Comprobar los antecedentes y la historia clínica del paciente: valorar alergias (sobretodo a antisépticos o soluciones anestésicas) y riesgo de hemorragia (revisar las pruebas de coagulación, cifra de plaquetas, si toma antiagregantes o anticoagulantes, y si es así preguntar al paciente si ha suspendido o modificado el tratamiento siguiendo las indicaciones del médico antes de la prueba).
  • Tomar los signos vitales iniciales y canalizar vía periférica para administrar la sedación prescrita.
  • Ayudar al paciente a colocarse en la posición adecuada: decúbito lateral izquierdo con rodilla derecha flexionada o decúbito prono si el punto de inserción va a ser la cresta ilíaca posterior.
  • Ayudar al paciente a mantener la posición y a estimular a efectuar respiraciones profundas. Se desinfecta la cresta ilíaca y se prepara el material estéril.
  • Identificar y etiquetar todas las muestras recogidas (cilindro, médula ósea y frotis).
  • Ejercer presión directa en la zona de punción durante 5-10 minutos y cubrir la zona con un apósito estéril.
  • Ayudar al paciente a colocarse en una posición cómoda. Monitorizar los signos vitales y pasar al paciente a la sala de recuperación.
  • Se le recomienda al paciente que deberá guardar reposo 12-24 horas siguientes para evitar sangrados o hemorragias, cambio de apósito estéril cuando se duche y tomar analgésico como paracetamol (evitar antiinflamatorios no esteroideos –AINE-) en casos de molestias o dolor postprocedimiento.

 

CONCLUSIÓN

La BMO es útil para la evaluación de pacientes con diferentes procesos benignos y malignos, primarios y secundarios. Para un correcto estudio y procesamiento de la médula ósea, la indicación de hacer una punción medular se basará en la valoración previa de la historia clínica y de las pruebas complementarias disponibles. Por ello, la BMO es un elemento indispensable en el estudio de las enfermedades de la sangre y quizás la única forma de realizar un diagnóstico correcto, siendo fundamental realizar una técnica correcta.

Además, se ha observado que al dar confort y mayor información al paciente desde la consulta de hematología se controla mejor el miedo o la ansiedad que se produce antes de realizar la prueba, así como ofrecer unos cuidados adecuados durante el procedimiento para mejorar la calidad de la atención al paciente.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Sánchez García J, Torres Gómez A, Serrano López J, García Castellano JM. Indicaciones de aspirado y biopsia medular. Medicine 2004;9(20):1295-1296.
  2. Beléndez C, Cela E, Galarón P. Punción-aspiración de médula ósea. An Pediatr Contin 2007;5(1):52-4.
  3. Muniesa C, Hernández Machín B. ¿Está siempre indicada la biopsia de médula ósea en los pacientes con linfoma primario cutáneo de células B de la zona marginal?. Actas Dermosifiliogr. 2013;104(8):667-671.
  4. Pineda Daboín KM, Rosas García G, Rosas García MI, Rosas Uribe A. Biopsia de médula ósea: utilidad y limitaciones. Patología 2008;46(3):237-47.
  5. Hernández Nieto L. La biopsia de médula ósea como método morfológico de estudio de la hematopoyesis. En: Hernández Nieto L, Raya Sánchez JM, Arguelles Cabrera HA. Biopsia de la médula ósea perspectiva clínico-patológica. 2ª Ed. FEHH; 2017. 1-4.
  6. Raya Sánchez J.M. Técnica de obtención de la biopsia de médula ósea. En: Hernández Nieto L, Raya Sánchez JM, Arguelles Cabrera HA. Biopsia de la médula ósea perspectiva clínico-patológica. 2ª Ed. FEHH; 2017. 5-12.
  7. Bates I. Biopsia de la médula ósea. En: Lewis SM, Bain BJ, Bates I. Dacie y Lewis Hematología práctica. 10º ed. Elsevier; 2008. 99-111.
  8. Rushing J. Colaborar en la aspiración y la biopsia de médula ósea. Nursing 2007:51-52.

 

ANEXOS

Material necesario para la BMO
  • Paño normal más uno fenestrado estériles.
  • Gasas estériles.
  • Guantes estériles.
  • Hoja de bisturí del nº11.
  • Tiras de aproximación.
  • Apósito mini.
  • Betadine.
  • Rotulador de piel.
  • Frasco de formol.
  • Trócar de biopsia.
  • Aguja de Jamshidi8.
  • Jeringa de 10cc con aguja IM para localizar la zona (si el procedimiento se realiza sin sedación, necesitaríamos 2 ampollas de anestesia local).
  • Contenedor de cortantes.

Tabla 1. Material necesario para la BMO.