Type to search

Beneficios del deporte ante el COVID-19.

Categoría: ,
4 julio 2021

AUTORES

  1. Laura Sebastián Millán. Enfermera en Centro de Salud Sagasta Ruiseñores, Zaragoza.
  2. Maria Palacín Larroy. Enfermera en urgencias Hospital Universitario Miguel Servet, Zaragoza.
  3. Alba Medina Castillo. Enfermera en urgencias Hospital Universitario Miguel Servet, Zaragoza.
  4. Celia Manjón Fernández. Enfermera en urgencias hospital Universitario Miguel Servet, Zaragoza.
  5. Claudia Sanz Barrio. Enfermera en urgencias Hospital Universitario Miguel Servet, Zaragoza.
  6. Carmen Elena Salinas Reyes. Enfermera en urgencias hospital Clínico Lozano Blesa, Zaragoza.

 

RESUMEN

La aparición del Coronavirus en nuestras vidas ha generado una multitud de cambios a nivel social, psicológico, mental y físico. El confinamiento domiciliario que produjo fue el desencadenante para reducir la actividad física y el ejercicio que nos protegen de ciertos factores de riesgo cardiovasculares. Uno de los objetivos de las organizaciones de la Salud, fue promover la actividad física y evitar o disminuir el sedentarismo. No solo influye a nivel físico, sino que a nivel mental es extraordinario para disminuir los síntomas depresivos, mejorar la autoestima o autoconcepto. Se necesitan todavía más estudios para conocer la verdadera relación entre el ejercicio y los beneficios que puede tener sobre la infección del coronavirus.

 

PALABRAS CLAVE

Coronavirus, actividad física, ejercicio, beneficios, sedestación.

 

ABSTRACT

The appearance of the Coronavirus in our lives has generated a multitude of changes on a social, psychological, mental and physical level. The home confinement that it produced was the trigger to reduce physical activity and exercise that protect us from certain cardiovascular risk factors. One of the objectives of the Health organizations was to promote physical activity and avoid or reduce sedentary lifestyle. Not only does it have an influence on a physical level, but on a mental level it is extraordinary to reduce depressive symptoms, improve self-esteem or self-concept. Still more studies are needed to know the true relationship between exercise and the benefits it can have on the coronavirus infection.

 

KEY WORDS

Coronavirus, physical activity, exercise, benefits, sitting.

 

DESARROLLO DEL TEMA

El Coronavirus tiene su primer brote en China, concretamente en la región de Wuhan a finales del pasado año, expandiéndose rápidamente por todo el mundo. Es necesario solamente un mes para que la OMS, Organización Mundial de la Salud, lo califique como una emergencia de salud pública, y dos meses más para que salte un estado de alarma por una pandemia mundial. La mayoría de los países del mundo cierran sus fronteras para evitar el tránsito humano y disminuir la propagación del virus. Con ello se espera impedir el colapso del sistema sanitario, principal objetivo de este organismo, la OMS.

Para ello es declarado un confinamiento domiciliario que lleva consigo un gran impacto negativo en la actividad social y en la actividad física. Teniendo en cuenta el alto porcentaje de morbimortalidad que generan las enfermedades no transmisibles, como son la diabetes, hipertensión arterial u obesidad, es importante mantener una actividad física adaptada a la situación y evitar la sedestación en la medida de lo posible.

Las recomendaciones de las distintas organizaciones de la Salud hablan de 1h/día de ejercicio moderado/fuerte para los niños y adolescentes, y de ejercicios aeróbicos para los mayores o enfermos crónicos. Otros autores plantean una rutina de ejercicio aeróbico 5 días por semana, o de 150 a 400 minutos por semana, dependiendo de la condición física de la persona para no causar daños colaterales.

Así es como la dosis de ejercicio realizado está inversamente relacionado con la aparición de factores de riesgo a nivel cardiovascular y determinados cánceres.

En definitiva, la OMS y demás organizaciones, proponen mantenerse activos y evitar el sedentarismo prolongado, previniendo las enfermedades mencionadas anteriormente (diabetes, obesidad, hipertensión arterial o depresión).

Por otro lado, conocemos algunas de las complicaciones derivadas del COVID -19, siendo las más frecuentes las neumonías leves y el distrés respiratorio o insuficiencia respiratoria. Se sabe que un buen ejercicio fisioterápico puede ser práctico en el EPOC, en la fibrosis quística o en el asma. ¿Podría serlo también para evitar dichas complicaciones derivadas del COVID -19? Serán necesarios más estudios para responder a esa pregunta. Pero podríamos concluir que un buen ejercicio domiciliario durante el confinamiento podría mantener nuestro organismo alerta ante el coronavirus, y afrontarlo positivamente ante una infección.

Además, es conocido que en el sistema inmunitario el ejercicio físico incrementa la respuesta celular, los linfocitos y células NK y la respuesta fagocitaria, y por lo tanto refuerza dicho sistema, consiguiendo que estas personas tengan síntomas más leves en caso de contagio 1, 2, 6

 

Deporte, salud física y salud mental:

Muchos son los estudios que delatan la baja actividad física de la población, concretamente la comprendida entre los 18 y 69 años, enlazando con ello un aumento de efectos negativos sobre la salud. Y es que cuando dejamos de lado el deporte durante unas semanas, podemos observar que:

  • A nivel cardiorrespiratorio, vemos una disminución de la capacidad aeróbica, del volumen sanguíneo y ventilatorio. La frecuencia cardíaca aumenta.
  • A nivel metabólico, aumenta el uso de los carbohidratos y disminuye la lipólisis.
  • A nivel muscular, disminuye la masa muscular.

Pero hablemos de los beneficios que produce en el organismo la realización de una actividad moderada, tan solo media hora al día. Esta actividad influye positivamente en la salud física y mental porque hay una liberación masiva de endorfinas, las cuales disminuyen la ansiedad, el estrés y los síntomas depresivos; o lo que es lo mismo, las endorfinas generan bienestar y tranquilidad, y también paralizan las terminaciones nerviosas que conducen el dolor. Con ello se crea una sensación de analgesia.

El sistema cardiovascular, digestivo, respiratorio y endocrino se recuperan, al reducirse los valores de colesterol, la obesidad, enriquecer la perfusión del corazón y aumentar el tamaño de sus cavidades. También disminuye el peligro de padecer diabetes tipo 2 y la intransigencia a la glucosa, ya que el músculo puede captar más glucosa. Además, el sistema osteomuscular mejora, al elevarse la flexibilidad.

Desde el punto de vista psicológico o mental, mejora la autoestima, el amor propio, el sueño y el descanso, lo que conduce al cuerpo a enfrentarse mejor y con más defensas a las enfermedades. Disminuye la ansiedad y las manifestaciones depresivas; a pesar de ello, no hay estudios que revelen que el ejercicio previene la depresión. 1-3, 5-8

 

¿Puede realizarse deporte al aire libre?

No supone un riesgo siempre y cuando no genere una aglomeración de gente en el mismo lugar. Mantener una distancia de seguridad con el resto de los deportistas o viandantes, no hacer uso de gimnasios al aire libre (o realizando una desinfección previa) y lavarse las manos tras la actividad, es lo adecuado.

Cuando hablamos de distancia de seguridad nos referimos a el espacio mínimo entre deportistas entre los cuales el virus COVID no puede llegar a la otra persona, siendo unos 5 metros en actividad moderada y 10 metros en actividad intensa. 2, 4-7

 

Normativa presente al realizar ejercicio durante la pandemia:

Según las autoridades sanitarias, durante estos meses de pandemia, la actividad física debe de contar con:

  • Lavado continuado de manos y uso de hidrogel.
  • Distancia mínima de seguridad, como ya he comentado anteriormente.
  • Uso de la mascarilla.
  • Limpieza del material antes y después de usarlo.
  • No compartir el material sin una limpieza correspondiente.
  • Estornudar o toser en el antebrazo.
  • Botella de agua individual, no compartirla.
  • Ropa de recambio al finalizar la actividad.
  • Ventilación adecuada (en espacios cerrados).
  • Registro de la temperatura corporal a la llegada.
  • No ducharse en el vestuario y aforo limitado.
  • Actividades con grupos reducidos. 4, 7, 8

 

El retorno al deporte:

El retorno al deporte debe de ser progresivo, adaptando de nuevo a los ligamentos, músculos y tendones a la actividad, y así evitar lesiones.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Bleda J, Orcajada J. Ejercicio físico: un posible aliado en la prevención de complicaciones en personas susceptibles de contraer COVID-19. Fisioterapia. 2020;42(5):281-282. Disponible en: https://doi.org/10.1016/j.ft.2020.07.001 0211-5638/© 2020
  2. Rodríguez MA, Crespo I, Olmedillas H. Ejercitarse en tiempos de la COVID-19 ¿qué recomiendan hacer los expertos entre cuatro paredes? Rev Esp Cardiol. 2020;73(7):527-529. Disponible en: https://doi.org/10.1016/j.recesp.2020.04.002 0300-8932/C 2020
  3. Masiá MD, Heredia JR. Recomendación de ejercicio físico en casa en período de pandemia de COVID-19. Rev Esp Cardiol. 2020. https://doi.org/10.1016/j.recesp.2020.09.005
  4. Kalazich C, Valderrama P, Flández J, Burboa J, Humeres D, et al. Orientaciones Deporte y COVID-19: Recomendaciones sobre el retorno a la actividad física y deportes de niños, niñas y adolescentes. Rev Chil Pediatr. 2020;91(7):75-90 DOI: 10.32641/rchped.vi91i7.2782
  5. Barbosa S, Urrea A. Influencia del deporte y la actividad física en el estado de salud físico y mental: una revisión bibliográfica. Revista Katharsis. 2018:141-159. Disponible en http://revistas.iue.edu.co/index.php/katharsis
  6. Cordero A, Masiá MD, Galve E. Ejercicio físico y salud. Rev Esp Cardiol. 2014;67(9):748-753. Disponible en: http://dx.doi.org/10.1016/j.recesp.2014.04.007 0300-8932/ 2014
  7. Matsudo S. Actividad física: pasaporte para la salud. Rev. Med. Clin. Condes. 2012;23(3):209-217
  8. Alvarez- Pitti J, Casajús JA, Leis R, Lucía A, López de Larai D, et al. Ejercicio físico como medicina en enfermedades crónicas durante la infancia y la adolescencia. An Pediatr. 2020;92(3):173-173. Disponible en: https://doi.org/10.1016/j.anpedi.2020.01.010