Type to search

Beneficios de los ejercicios acuáticos durante el embarazo.

Categoría: ,
2 enero 2021

AUTORES

  1. Miguel Ángel Del Fresno Serrano. Matrón. Hospital Miguel Servet, Zaragoza.
  2. Esther Del Fresno Serrano. Enfermera. Centro de Salud Cadalso de los Vidrios, Madrid.
  3. Cristina Matas Rodríguez. Matrona. Hospital Miguel Servet, Zaragoza.

 

RESUMEN

Desde siempre son conocidos los beneficios que las actividades físicas tienen sobre el embarazo. Desde el mismo momento que se forma el embrión, éste ya se encuentra en un medio líquido, por tanto, la preparación materna durante el embarazo en actividades acuáticas, utiliza este medio que guarda una íntima relación con el origen de la vida.

Hoy en día existen gran variedad de ejercicios que una mujer embarazada puede realizar, adaptándose a sus necesidades y capacidades. Entre los ejercicios más beneficiosos se encuentran aquellos que se realizan en el medio acuático.

Los ejercicios en el medio acuático, aportan beneficios sobre el aparato muscular y óseo, cardiovascular, termorregulador, e incluso metabólico. Además, hay alguna evidencia que la actividad física, especialmente ejercicios acuáticos, pueden disminuir el riesgo de partos instrumentales y cesáreas. Y es comprobado ampliamente, que reduce el dolor durante el parto, así como la necesidad de requerir analgesia.

Con esta revisión bibliográfica quiero enseñar y fomentar el uso de los ejercicios acuáticos, que son tan recomendados para la salud de la madre y el feto.

 

PALABRAS CLAVE

Ejercicios, agua, embarazo, lumbar, masaje, shiatsu.

 

ABSTRACT

The benefits that physical activities have on pregnancy have always been known. From the moment the embryo is formed, it is already in a liquid medium, therefore, maternal preparation during pregnancy in aquatic activities uses this medium that is closely related to the origin of life.

Today there are a wide variety of exercises that a pregnant woman can perform, adapting to her needs and abilities. Among the most beneficial exercises are those that are performed in the aquatic environment.

Exercises in the aquatic environment provide benefits on the muscular and bone, cardiovascular, thermoregulatory, and even metabolic apparatus. Additionally, there is some evidence that physical activity, especially aquatic exercises, can decrease the risk of instrumental deliveries and cesarean sections. And it is widely proven to reduce pain during labor, as well as the need for pain relief.

With this bibliographic review I want to teach and encourage the use of aquatic exercises, which are highly recommended for the health of the mother and the fetus.

 

KEY WORDS

Exercises, water, pregnancy, lumbar, massage, shiatsu.

 

INTRODUCCIÓN

Aristóteles ya en el S.III a.c. comparó la relación existente entre sedentarismo y un parto dificultoso. Desde entonces siempre se ha estudiado y observado esta relación, a veces confirmando este hecho y otras veces rechazándolo. En el S.IX, se publicó el primer estudio sobre este tema, que confirmó la idea inicial de Aristóteles. Sin embargo, los primeros programas de ejercicios en el embarazo aparecieron entre 1920-1930.

Más tarde, el Doctor Read, desarrolló un programa de ejercicios basado en actividades respiratorias y gimnásticas para mujeres embarazadas y disminuir el dolor que éstas tienen durante el parto.

Ya en el año 1950, se aconsejaba andar diariamente entre 1 y 2 km, realizar tareas domésticas, y evitar actividades deportivas que fuesen de esfuerzo, ya esto último podría dar lugar a problemas en el embarazo tales como sangrado, aborto, o desprendimiento de placenta. En el año 1960, el fitness se puso de moda y se empezó a practicar de tal forma que, rápidamente se extendió hasta los años 80.

Más tardíamente, la asociación americana de obstetras y ginecólogos, conocido por las sigas (ACOG) en inglés, se pronunció sobre el hecho de realizar actividades físicas en el embarazo, siempre y cuando la mujer estuviese sana, y no surgieran complicaciones en el embarazo.1 Alemania fue uno de los primeros países pioneros, junto a Canadá y Francia, los cuales incluyeron ejercicios acuáticos durante el embarazo. Hoy en día Reino Unido, es uno de los países, donde esta práctica está más extendida.2

A día de hoy, en España, este tipo de actividades están en auge, no sólo ya para embarazadas (las cuales pueden realizar ejercicios durante el embarazo, o tener partos en el agua), sino a nivel general tales como niños, personas con discapacidad, rehabilitación, etc.

Fue Cataluña, la primera comunidad autónoma en incluir en 1996 dentro del programa de salud, este tipo de ejercicios en el embarazo.2

El embarazo supone una nueva etapa en la vida de la mujer, causando una serie de cambios, influenciados principalmente por los cambios hormonales, modificando los sistemas corporales (cardíaco, respiratorio, muscular, etc).3

Existe gran evidencia científica sobre los beneficios que los ejercicios en el medio acuático pueden proveer a la madre y al feto, durante la gestación.

Cada día está más de moda recomendar esta serie de ejercicios, siendo los más frecuentes después de andar.4

Los ejercicios acuáticos, no solo tienen como fin mejorar el trabajo corporal de la gestante, sino incrementar los hábitos saludables de aquellas mujeres que llevan una vida sedentaria, con la adquisición del ejercicio durante este período, y la posible continuación posparto, además de aumentar la autoestima que tienen sobre su propio cuerpo.3

Otras actividades en frecuencia que siguen a los deportes acuáticos son yoga, pilates, e incluso natación. Respecto a la natación, ésta viene excluida de los ejercicios en el agua, ya que se considera más un deporte que una actividad.4

Se ha demostrado que una vida sedentaria tiene efectos adversos en la población general, especialmente durante el embarazo, como es la preeclampsia, diabetes gestacional, o gran aumento de peso, o menor autoestima. Por ello, quiero demostrar la eficacia de un tipo de actividades entre todas las existentes, que son aquellas realizadas en el medio acuático.2,8

Los ejercicios acuáticos, tiene muchas ventajas comparados con otros tipos de ejercicios, ya que durante la realización de dichas actividades actúan la fuerza de la gravedad y la fuerza en sentido ascendente (causa de la flotación en este medio). Además, tienen un efecto realmente importante: ayudan a controlar la respiración y proporcionan relajación, lo cual es un factor a tener en cuenta para afrontar el periodo de parto.

Los beneficios en el medio acuático son los siguientes:

 

BENEFICIOS DE LOS EJERCICIOS ACUÁTICOS:1,3-5

Realizar ejercicios en el medio terrestre causa efectos beneficiosos parecidos que, en el medio acuático, a excepción de que la incidencia y la cantidad de beneficios es mucho menor en las gestantes que realizan estos ejercicios fuera del agua.

  • Aparato cardiorrespiratorio: Aumenta la absorción de oxígeno, siendo ésta, mayor en estado de reposo en el agua, comparado con la absorción de oxígeno fuera del medio acuático.

Debido al aumento del tamaño del útero, éste presiona las costillas, causando una mayor dificultad para respirar. Realizar actividades acuáticas, mejora el control de la respiración, aumentando la autonomía sobre los ritmos respiratorios. Es conocido el aumento fisiológico de la frecuencia cardiaca (FC) durante el embarazo. Se ha comprobado que con los ejercicios acuáticos la FC disminuye, una vez que estos ejercicios cesan, además es mayor la bajada de la FC en el segundo y tercer trimestre, con la realización de actividades acuáticas. También se ha comprobado que la presión arterial (PA) disminuye tras la realización de actividades acuáticas, lo cual es un gran beneficio para gestantes que presentan PA elevadas durante el embarazo.

Realizar ejercicios en el agua, también favorece el retorno venoso, por tanto, disminuye la incidencia de venas varicosas y trombosis (cuya incidencia aumenta en el embarazo).

  • Aparato urinario: La realización de ejercicios acuáticos ayuda a fortalecer la musculatura del suelo pélvico, y prevenir complicaciones asociadas, tales como incontinencia urinaria.

Es conocido que, respecto a este tema, los ejercicios de Kegel son los mejores a la hora de prevenir este tipo de complicaciones. Realizar ejercicios acuáticos también disminuye la hinchazón, el edema principalmente en los miembros inferiores, que es una alteración fisiológica del embarazo, esta disminución es más acusada en los deportes acuáticos.

Por último, se ha comprobado que realizar actividades en el agua, no incrementan el riesgo de infecciones urinarias, ni de infecciones vaginales.

  • Sistema metabólico: Se ha comprobado que con las actividades acuáticas disminuyen los niveles de lactato, y que los niveles de glucemia también descienden (durante la realización de estas actividades)

Los niveles de prolactina descienden con la inmersión en el agua, la realización de actividades en el agua, y el posterior reposo.

Respecto a los niveles de glucemia, se ha evidenciado que tiene efectos beneficiosos sobre el feto y la madre, especialmente aquellas gestantes que tengas diabetes pregestacional o diabetes gestacional, ya que mejora los resultados de tolerancia a la glucosa, y el aumento de peso es inferior respecto a una gestante diabética que no realiza estos ejercicios.

  • Sistema termorregulador: Principalmente se favorece la pérdida de calor, consecuencia de la evaporación al sumergirse en el medio acuático, ya que durante el embarazo tiende a aumentar la temperatura corporal.

Siendo la hipertermia un efecto negativo durante el embarazo, que podría aparecer con actividades físicas fuera del agua.

  • Sistema musculoesquelético: El embarazo trae como consecuencia la hiperlordosis lumbar debido a que el centro de gravedad se desplaza, y la espalda de la gestante tiene que soportar el peso del feto, útero y líquido amniótico, propiciando que la mujer camine curvado y cargue todo el peso sobre la zona inferior de la espalda (zona lumbar). El embarazo, además causa que los cartílagos se vuelven más laxos, y los ligamentos más blandos, consecuencia del aumento de hormonas como son los estrógenos y la relaxina.

Se ha comprobado, que aproximadamente el 67% de las gestantes refieren dolor en la zona lumbar durante las noches, especialmente en la segunda mitad del embarazo. Los múltiples estudios sobre este tema, muestran que la realización de ejercicios acuáticos, disminuyen el dolor lumbar, así como el número de días de baja que una gestante pide a consecuencia de este problema.

Los ejercicios acuáticos, generalmente ayudan a fortalecer los músculos de brazos, pecho y espalda, así como de miembros inferiores, y proporcionan relajación muscular.

La Guía de Práctica clínica de atención en el embarazo y puerperio, del ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad recomiendo la realización de ejercicios acuáticos para mejorar el dolor de lumbalgia, consecuencia del embarazo.6

De hecho, según una investigación realizada y que viene incluida en esta Guía determinó que las gestantes que realizaron ejercicios acuáticos, reportaron unas semanas después del parto un dolor menos intenso, y ratificó que las mujeres que realizan ejercicios acuáticos presentan un dolor lumbar menos intenso que aquellas que realizaban ejercicios fuera del agua.6

Realizar estas actividades, proporciona un mejor control sobre las posiciones corporales, adquiriendo un mayor control y autonomía, lo cual es beneficioso para el proceso de parto.

Además, ayudan a ampliar los diámetros de la pelvis, aumentando la nutación y contranutación sacra e iliaca, lo cual favorecerá el descenso de la presentación fetal, el encajamiento y la expulsión fetal.

  • Grasa corporal: las actividades en el medio acuático son beneficiosas para controlar el aumento de peso durante el embarazo, especialmente en aquellas mujeres que tengan una mayor predisposición a ello (multíparas, diabéticas, o con IMC >30).

Las actividades acuáticas disminuyen la grasa relativa, y aumentan el nivel de grasa parda, proporcionando un efecto beneficioso para la salud.

  • Psicológico: Las actividades acuáticas aumentan el nivel anímico de la gestante, principalmente su bienestar y calidad de vida, reduciendo el estrés y la ansiedad. Sin embargo, no hay estudios suficientes sobre los niveles de depresión durante y después del embarazo.
  • Somático: El agua a una temperatura adecuada tiene efecto sobre las terminaciones nerviosas, reduciendo la sensibilidad de las mismas, causando una disminución del dolor.
  • Beneficios sobre el feto: Las actividades acuáticas no tienen efectos contraproducentes ni beneficiosos sobre la frecuencia cardiaca fetal (FCF) después del ejercicio. La FCF en el registro cardiotocográfico no se modifica, ni afecta a la variabilidad.

Se ha demostrado que tampoco tiene influencia sobre la actividad uterina, por tanto, no hay riesgo de partos prematuros. Así, tampoco se ha conseguido demostrar que guarde relación con las malformaciones congénitas. Si, se ha demostrado, que tienen influencia sobre los niveles de líquido amniótico (LA). Esto es debido a que se produce un intercambio de fluidos a través de la placenta, manteniendo un equilibro en LA y las secreciones del feto. Es debido a la relación que se guarda entre LA y plasma renal. Por ello, en gestantes en los que los niveles de LA sean inferiores a lo normal, se recomienda la realización de actividades en el medio acuático.

Respecto a la incidencia de partos instrumentales y cesáreas, se necesitan aún más estudios, sin embargo hay trabajos que vinculan la realización de actividades acuáticas con una reducción de los mismos.

Hay un estudio reciente, publicado en la revista sanitaria “Nutrición Hospitalaria”, llamado “Influencia del programa SWEP (Study Water Exercise Pregnant) en los resultados perinatales: protocolo de estudio que avala estos beneficios sobre la gestante y el feto”, realizado en Granada (España) en el año 2016, en el que se incluyeron 543 mujeres que pasaron los criterios de inclusión. A dichas mujeres se les incluyó en un programa de ejercicios acuáticos 3 veces/semana, las cuales realizaron ejercicios en vaso profundo (para realizar ejercicios de natación) y en vaso poco profundo (para realizar ejercicios pélvicos). Se comprobó que las gestantes incluidas en este programa, realizando actividades acuáticas con la frecuencia de 3 días por semana, mejoraron su estado anímico, aparte de proporcionar grandes beneficios sobre los sistemas corporales, como disminución de la PA, menor dolor lumbar, o mejores cifras de glucosa.5

Otro estudio realizado en 2016, publicado en la revista andaluza de medicina y el deporte, mostró unos datos realmente interesantes sobre los efectos que tiene el ejercicio físico en general, ya sea en medio acuático o no, sobre las gestantes:

En relación al peso, la realización de ejercicio (a nivel general, no solamente acuático) de intensidad alta, generan bebés con un menor peso que el adecuado acorde a la edad gestacional, debido a la menor grasa de éstos, y a que durante el ejercicio físico se reduce el flujo de sangre que llega al útero, hecho que predispone a un menor crecimiento del bebé, sin embargo, no es un hecho totalmente verificado, puesto que es conocido que el organismo tiene una serie de mecanismos compensatorios como el incremento del hematocrito que ocurre con el ejercicio, lo cual no tendría que causar bebés con bajo peso.

Sorprendentemente, también se ha comprobado, que las mujeres que realizan actividades físicas (a nivel general, no solo en el agua), tienen bebés más grandes que las mujeres sedentarias, se cree que esto es debido a que hay un mayor flujo placentario, haciendo que la perfusión de sangre y nutrientes al feto sean mejores.

En cuanto al nivel anímico fetal, también se ve modificado por la realización de actividades físicas en el embarazo, de hecho, estos bebés responden mejor a los estímulos lumínicos y ambientales.1

 

¿MENOR DOLOR EN EL PARTO?:7

En un artículo publicado en 2008, publicado en la National Library of Medicine and National Institute of Health National Center Biotechnology Information, se corroboraron una vez más los efectos a nivel cardiovascular y metabólico que tienen los ejercicios acuáticos, y su estudio también incluyeron los efectos de los ejercicios acuáticos sobre el dolor en el parto.

Se llevó a cabo mediante un ensayo clínico aleatorizado y controlado en el que 34 mujeres embarazadas fueron asignadas a un grupo de ejercicios aeróbicos acuáticos y 37 mujeres a un grupo de control.

La analgesia del trabajo de parto fue solicitada por un número significativamente menor de mujeres en el grupo de aeróbicos acuáticos (27% frente a 65%)

También hubo menos peticiones de analgesia durante el trabajo de parto en el grupo de mujeres que realizaron ejercicios aeróbicos acuáticos.

 

¿A QUE TEMPERATURA DEBE DE ESTAR EL AGUA?:3

Una temperatura inferior a 25 grados puede crear incomodidad, por sensación de frío; y una temperatura superior a 34 grados puede crear fatiga y náuseas.

Por tanto, la temperatura ideal del agua, debería estar entre 26-30 grados.

 

¿DENTRO DEL AGUA O FUERA DEL AGUA?:8

Como se ha descrito con anterioridad, los ejercicios acuáticos tienen mayores beneficios en el embarazo que las actividades realizadas fuera del agua, por tanto, si las embarazadas tienen la opción de poder realizarlas, causaría un mayor impacto beneficioso para ella misma y el feto.

Existen una serie de características básicas de los ejercicios en el agua comparados con los ejercicios fuera del agua, éstos son:

  • Menor impacto en las articulaciones.
  • Mayor estabilidad del medio para el feto. (Se encuentra en un fluido).
  • La temperatura del agua se encuentra 7-9 grados debajo de la temperatura corporal, evitando la hipertermia del ejercicio físico.
  • Se utilizan múltiples y variados materiales que disminuyen el peso gracias al empuje del agua.
  • Permite una mayor amplitud de movimiento de las articulaciones.
  • Mejora el bienestar durante y después del ejercicio. De hecho, el nivel recreativo es más alto.

 

CONSEJOS ANTES DE REALIZAR ACTIVIDADES ACUÁTICAS:9

Durante el primer trimestre, se recomienda realizar actividades acuáticas a primera hora de la mañana para prevenir las náuseas y obtener mayor energía durante el resto del día.

Si el olor a cloro provoca náuseas o causa molestias en la piel o los ojos, realizar los ejercicios en una piscina de agua salada, podría ser una buena opción, siempre que el centro deportivo dispusiese de una piscina de este tipo.

Durante el segundo trimestre la intensidad será igual que en el primer trimestre, puesto que son actividades suaves, además la flotabilidad del agua reduce los efectos de la gravedad en el cuerpo, por lo que estar boca arriba para realizar brazadas, está permitido puesto que no arriesga el flujo sanguíneo, que tales posiciones pueden causar en tierra firme. Finalmente, durante el tercer trimestre, se irán realizando actividades adaptándose a la comodidad de la gestante, ya que la comodidad es clave durante este periodo final del embarazo.

Si los músculos se encuentran doloridos o tensos, se recomienda realizar actividades en zonas poco profundas de la piscina. Además, se puede usar un churro o una tabla de remo para apoyar la parte superior del cuerpo, permitiendo realizar descansos, si es necesario.

 

TIPOS DE EJERCICIOS QUE SE PUEDEN REALIZAR:8

Dentro de las clases prenatales, se incluyen actividades en el medio acuático. Son actividades realizadas por la matrona, la cual enseñará una serie de ejercicios a la gestante y ésta les ayudará a que los realicen adecuadamente.

No se aconseja que las gestantes los realicen por sí mismas, puesto que podrían realizarlos incorrectamente y sufrir algún tipo de complicación que afectase al embarazo.

Los primeros ejercicios son para incrementar la resistencia cardiovascular y la postura:

  1. Manteniendo una tabla en la cabeza, se realizarán desplazamientos en círculos con las manos en la cadera, y las rodillas se irán elevando progresivamente, así como los talones.
  2. Individualmente con la ayuda de un churro, se realizan movimientos de patada de braza en posición dorsal, y con movimientos de brazos alternativos. Se tratará de corregir esta postura elevando las rodillas.
  3. Con un movimiento “exagerado” de las piernas, se realiza la patada lateral de crol, cada 6-8 patadas se cambiará el brazo que está adelantado
  4. Por parejas, uno de ellos realiza patada de braza en posición dorsal y con un pull-boy colocado en la nuca, mientras el compañero le ayuda.
  5. Por parejas, ambos apoyados por la espalda y con la ayuda de un palote, bajarán hasta que el agua llegue al nivel del cuello, abriendo las rodillas. Cada 6 repeticiones se ponen en posición de flotación.

Juego de relajación: “RELOJ”. El grupo se sitúa en círculo. Un miembro del grupo en posición dorsal es desplazado por el resto de compañeros, uno a uno, hasta llegar a su lugar de partida. (Anexo 1)

Los siguientes ejercicios se realizan para mantener el equilibrio y la flexibilidad:

  1. Individualmente, de pie sobre el agua, se levanta una pierna llevando la rodilla al pecho durante diez segundos, pierna derecha e izquierda y luego las dos. Hay una variante que es realizarlo lateral y atrás.
  2. Ahora por parejas, de pie una frente a otra, se cogen de las manos con los pies juntos y tiraron hacia atrás durante diez segundos. Variante: Lateral.
  3. Por parejas de nuevo, una mujer frente a la otra de espalda, se estiran los brazos hacia atrás durante 10 segundos.
  4. Con un palote colocando éste en la planta del pie, se levanta la pierna para estirar los isquiotibiales durante diez segundos. La variante: Lateral con ayuda de un compañero.
  5. Por último, sentada en la tabla, con ayuda de palote, se estiran los diferentes músculos de los brazos durante 10 segundos.

Juego: Relajación en grupo con palote y giro con ayuda del monitor (Anexo 2)

¿QUÉ TIPOS DE GESTANTES NO DEBEN REALIZAR ACTIVIDADES ACUÁTICAS?:2

Hay una serie de criterios de exclusión, es decir contraindicaciones, por las cuales no se deberían realizar estas actividades, tales como:

  • Alergia al cloro
  • Otitis
  • Enfermedades neurológicas incapacitantes
  • Enfermedades respiratorias graves
  • Infecciones, o procesos febriles
  • Amenaza de aborto, o amenaza de parto prematuro

 

TÉCNICA WATSU:10

Hay una técnica aún poco conocida, que poco a poco se va extendiendo. Es conocida como watsu, que es un conjunto de actividades acuáticas para la mujer embarazada.

El término procede de la unión de las palabras agua y shiatsu. Es considerada, una técnica de masaje, que combina el efecto relajante de una inmersión en agua caliente junto a los beneficios del masaje ejercido con los dedos, acorde a los principios del shiatsu por un especialista, llamado watsuer.

Esta técnica a diferencia de otras, está centrada exclusivamente en la destreza del masajista, y se podría decir que el masaje principal lo proporciona el agua, siempre bajo la supervisión del watsuer.

El agua crea un ambiente íntimo, que hace florecer las emociones y proporciona una sensación de relajación. Una vez afloren esas emociones, la presión realizada por los dedos del watsuer libera el cuerpo y la mente de los bloqueos de energía, siendo éstos los que causan el dolor y la ansiedad.

Los principios del shiatsu dicen que, el cuerpo es atravesado por unos canales, por los cuales la energía fluye (el qi), que es la fuente que regula tanto la salud física como el bienestar emocional. Si estos canales están “colapsados” a consecuencia de los bloqueos de energía, los órganos asociados sufren, provocando tensión y dolor. La presión ejercida por los dedos, es realizada en puntos específicos a lo largo de los canales, con el fin de desbloquearlos, permitiendo que la energía fluya libremente, consecuentemente proporcionando un estado de bienestar.

Los bloqueos de energía, se producen en cualquier momento a lo largo de toda la vida, siendo el embarazo uno de estos momentos. Además de esos cambios, el embarazo causa dolor articular y muscular, especialmente en la parte baja de la columna, ya que soporta todo el peso. Con el watsu, se liberan los bloqueos y la tensión asociada, logrando una sensación de bienestar físico y emocional.

La inmersión en el agua logra movimientos que fuera del agua son difíciles de realizar, además de proporcionar mayor ligereza.

Incluso, en el agua, se puede descansar más cómodamente en comparación sobre una superficie dura, y además la presión digital se puede recibir en la parte trasera del cuerpo sin la necesidad de estar boca abajo, algo prácticamente imposible cuando se está embarazada.

Otro de los beneficios del watsu, durante la etapa del embarazo es el contacto con el niño durante los nueve meses. Estar flotando en agua con una sensación de tranquilidad, protegida por el watsuer logra que la gestante pueda empatizar con la experiencia que el bebé tiene durante estos nueve meses del embarazo.

El watsu es realizado en una piscina a una temperatura aproximadamente de 36 grados. Para mejorar la flotabilidad, se pueden usar flotadores, tales como churros o tablas.

Al comenzar el watsu, el masajista coge la cabeza y la pelvis de la gestante y las mueve suavemente para que se relacione con el agua. Poco a poco la embarazada se relaja y adquiere confianza. Entonces, el masajista realiza estiramientos, movilizando las articulaciones bloqueadas y estirando los músculos, reduciendo el dolor y/o carga de la columna. Después el watsuer realiza rotaciones y presión digital sobre los canales, a través de los cuales se logra la relajación y el equilibrio deseados.

Una vez finalizado, el watsuer, suavemente pone de pie a la mujer en la zona menos profunda de la piscina y la sujeta en el borde, donde la embaraza poco a poco abrirá los ojos para volver a la “realidad”.

La realización del watsu resulta adecuado desde el comienzo del embarazo hasta el final. No tiene contraindicaciones (a excepción de que haya riesgo de aborto o parto prematuro), sin embargo, ante estas situaciones, se debería consultar con la matrona o el obstetra.

 

OBJETIVOS

  • Realizar una revisión sistemática, para enseñar los beneficios que aportan los ejercicios en el medio acuático durante el embarazo.
  • Promover los ejercicios acuáticos en las embarazadas.
  • Incentivar que más matronas, recomienden la realización de ejercicios acuáticos a las embarazadas.

 

MATERIAL Y MÉTODO

Búsqueda sistemática de artículos y publicaciones y guías de práctica clínica, en español y en inglés desde 2008-2020.

 

RESULTADOS

Los ejercicios realizados en el medio acuático poseen grandes beneficios sobre la gestante y el feto. Estos beneficios no solo se manifiestan durante el embarazo, sino durante el proceso de parto.

Aunque desde hace muchos años, se ha ido fomentando los ejercicios en el medio acuático, se debe aún fomentar más, y que las matronas conozcan de primera mano los grandes beneficios, para que las gestantes puedan disponer de estas actividades si así lo desean. La técnica watsu, es otra técnica, que combina el medio acuático con masajes, lo cual es igual de beneficioso para las gestantes.

 

DISCUSIÓN-CONCLUSIÓN

Los estudios consultados a través de una amplia búsqueda bibliográfica, ponen de manifiesto que:

Los ejercicios en el medio acuático, proporciona grandes beneficios a la mujer gestante y al feto, para contrarrestar los efectos que un embarazo causa en los sistemas cardiovascular (hipertensión), respiratorio (hiperventilación), músculoesquelético (lumbalgias), metabólico (diabetes) y psicológico (estrés y ansiedad), principalmente.

Entre los beneficios más importantes, se encuentran la reducción de la TA, disminución de los niveles de estrés y ansiedad y fortalecimiento de la musculatura pélvica. Estos beneficios, no solo se muestran durante el embarazo, sino en su etapa final (el parto).

Estos beneficios traen consigo, además, una mayor seguridad y mejor condición física, para que la gestante pueda afrontar esta etapa.

Los ejercicios en el embarazo, son un recurso a usar, desde el primer momento y que se debe de seguir fomentando en los programas de salud, con el fin de fomentar la calidad de vida y prevenir o reducir futuras complicaciones sobre el estado de salud.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Mata F, Chulvi I, Roig J, Heredia J, Isidro F, Benítez Sillero, Guillén del Castillo M. Prescripción del ejercicio físico durante el embarazo. Revista Andaluza de Medicina del Deporte [revista en internet] 2010 [citado 2020 Nov 29]; 3 (2): 68-79. Disponible en: https://www.elsevier.es/es-revista-revista-andaluza-medicina-del-deporte-284-articulo-prescripcion-del-ejercicio-fisico-durante-X1888754610509220
  2. Gratacós S, García A. Embarazo de riesgo. En: Martínez C, Torres R. Enfermería de la mujer. 3ª ed. Barcelona: DAE Grupo Paradigma; 2017. p. 118-124
  3. Batista Rocha A, Guedes Coelho B, De Lima Araujo G, Gomes Ferreira M, Ribeiro Oliveira M, Santos Marinho M. Fisioterapia acuática en el embarazo. Environmental smoke [revista en internet] 2020 [citado 2020 Nov 29]; 3 (1): 57-68. Disponible en: https://www.researchgate.net/publication/339242280_FISIOTERAPIA_ACUATICA_EN_EL_EMBARAZO
  4. Albarracín Pérez A. Beneficios de las actividades acuáticas durante el embarazo: Revisión sistemática. Revista de Investigación en Actividades Acuáticas [revista en internet] 2017 [citado 2020 Nov 28]; 1(2): 75-90. Disponible en: https://doi.org/10.21134/riaa.v1i2.1288
  5. Aguilar Cordero M, Rodríguez Blanque R, Sánchez García J, Sánchez López A, Baena García L, López Contreras G. Influencia del programa SWEP (Study Water Exercise Pregnant) en los resultados perinatales: protocolo de estudio. Nutr. Hosp.  [revista en internet] 2016 [citado 2020 Nov 28]; 33(1): 156-161. Disponible en: http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0212-16112016000100027
  6. Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. Guía de práctica clínica de atención en el embarazo y puerperio. [internet]. Agencia de Evaluación de Tecnologías Sanitarias de Andalucía. Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales; 2014 [citado 2020 Nov 29]. Disponible en: https://portal.guiasalud.es/wpcontent/uploads/2018/12/GPC_533_Embarazo_AETSA_compl.pdf
  7. Baciuk E, Pereira R, Cecatti J, Braga A, Cavalcante S. Water aerobics in pregnancy: Cardiovascular response, labor and neonatal outcomes. Reprod Health [revista en internet] 2008 [citado 2020 Nov 30]; 5 (10). Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2613131/
  8. Marroquín Carrillo O. Actividades físicas en el medio acuático para mujeres embarazadas. Efdeportes [revista en internet] 2020 [citado 2020 Nov 30]; 25 (270). Disponible en: https://www.efdeportes.com/efd112/actividades-fisicas-en-el-medio-acuatico-para-mujeres-embarazadas.htm
  9. Ding K. Great pregnancy exercise: Swimming. Baby Center [internet] 2016 [citado 2020 Nov 30]. Disponible en: https://www.babycenter.com/pregnancy/diet-and-fitness/great-pregnancy-exercise-swimming_7822
  10. Romo E. Watsu y embarazo: relax bajo el agua. Mi bebé y yo [internet] 2020 [citado 2020 Nov 30]. Disponible en: https://mibebeyyo.elmundo.es/embarazo/salud/watsuembarazo#:~:text=El%20watsu%20es%20un%20tratamiento%20suave%20y%20relajado%2C%20por%20lo,consultarlo%20siempre%20con%20el%20ginec%C3%B3logo.

ANEXOS en artículo en pdf.