Type to search

Bacteriemia Zero en el paciente con catéter venoso central en la UCI.

Categoría: ,
23 agosto 2021

AUTORES

  1. María José Ponce Lázaro. Enfermera C.S. Calatayud, SALUD Aragón.
  2. Cristina Muñoz Solera. Enfermera C.S. Calatayud, SALUD Aragón.
  3. Israel Sisamón Marco. Enfermero C.S. Calatayud, SALUD Aragón.
  4. Beatriz Delgado Guerrero. Enfermera C.S. Calatayud, SALUD Aragón.
  5. Isabel García Andrés. Enfermera C.S. Calatayud, SALUD Aragón.
  6. Silvia Lozano Alonso. Enfermera especialista en familia y comunitaria, C.S. Calatayud, SALUD Aragón.

 

RESUMEN

Introducción: Se define infección nosocomial (IN) como aquella adquirida dentro del hospital transcurridas más de 48 horas del ingreso, o la que ocurre dentro de las primeras 48 horas, pero relacionada directamente con algún tipo de manipulación invasiva realizada al ingreso. La bacteriemia se define como la presencia de bacterias en el torrente sanguíneo, demostrada mediante hemocultivos.

El Estudio de Prevalencia de las Infecciones Nosocomiales en España (EPINE) de 2018, considera las bacteriemias relacionadas con catéter vascular como la cuarta causa (15,17%) de infección nosocomial (IN), por detrás de las infecciones quirúrgicas, respiratorias y del tracto urinario. A pesar de ocupar el cuarto lugar, las IN relacionadas con catéter vascular pueden ser consideradas de las más graves, pues su mortalidad oscila entre el 25 – 60% de los casos.

Objetivo: Disminuir la incidencia de bacteriemias por catéter vascular central en el paciente crítico ingresado en UCI, identificando y actualizando los conocimientos de los profesionales sanitarios que desarrollan su actividad profesional en dicho servicio.

 

Metodología: La información recogida para la realización del trabajo se ha obtenido de diferentes bases de datos, de libros de la biblioteca de la universidad de Zaragoza, así como de libros encontrados en línea y de páginas webs relacionadas con el mundo sanitario.

Se ha utilizado el lenguaje enfermero de la taxonomía NANDA-NIC-NOC. Además se ha utilizado la web de NNNConsult proporcionada por la Universidad de Zaragoza para valorar y elegir los diagnósticos NANDA, los NIC y los NOC.

Resultado: Para conseguir la reducción del número de infecciones en la Unidad de Cuidados Intensivos relacionadas con los pacientes hospitalizados portadores de catéteres vasculares centrales, se deben realizar actividades, en las cuales deberán ser partícipes todos los profesionales de dicho servicio.

La intervención básica para conseguir llegar al objetivo será realizar los cuidados adecuados relacionados con el manejo e inserción de catéteres vasculares centrales.

Con esto se conseguirá mejorar la seguridad de los residentes de la UCI y reducir la morbimortalidad relacionada con las enfermedades nosocomiales, en concreto la bacteriemia.

Anterior a la instauración del proyecto de mejora se producirá la designación de un equipo responsable que estará compuesto de un médico y un profesional de enfermería que tendrán el objetivo de fomentar, facilitar y poner en marcha el proyecto.

 

Conclusión: Será necesario realizar una adecuada higiene de manos antes y después de realizar cualquier manipulación del punto de acceso del catéter vascular, tales como, la colación, la desinfección o la retirada del mismo. Cabe remarcar que el uso de guantes no exime del cumplimiento de la actividad.

El uso de clorhexidina para la desinfección, antes de la inserción del catéter y cada vez que se realiza el cambio de apósito con su correspondiente cura, están justificados y se deberán realizar de manera sistemática.

Se conseguirá una reducción de la incidencia de la bacteriemia, con la utilización de medidas barrera durante la manipulación del catéter, realizando la técnica con asepsia con barreras de esterilidad como gorro, guantes, batas, mascarilla y paño estéril.

Nos ayudará a conseguir nuestro objetivo, reducir el número de manipulaciones del catéter, realizando solo los contactos realmente necesarios.

Además, la retirada de catéteres vasculares centrales innecesarios y reducir el número de días que nuestros pacientes son portadores de dichos dispositivos.

 

PALABRAS CLAVE

Bacteriemia, enfermería.

 

ABSTRACT

Introduction: Nosocomial infection (NI) is defined as that acquired within the hospital more than 48 hours after admission, or that which occurs within the first 48 hours, but directly related to some type of invasive manipulation performed on admission. Bacteremia is defined as the presence of bacteria in the bloodstream, demonstrated by blood culture. The 2018 Prevalence Study of Nosocomial Infections in Spain (EPINE) considers vascular catheter-related bacteraemias as the fourth cause (15.17%) of nosocomial infection (NI), behind surgical, respiratory and respiratory infections. Urinary tract. Despite occupying fourth place, NIs related to vascular catheters can be considered the most serious, since their mortality ranges between 25-60% of cases.

Objective: Reduce the incidence of central vascular catheter bacteremia in critically ill patients admitted to the ICU, identifying and updating the knowledge of healthcare professionals who carry out their professional activity in said service.

 

Methodology: The information collected to carry out the work has been obtained from different databases, from books in the library of the University of Zaragoza, as well as from books found online and from web pages related to the health world. The nursing language of the NANDA-NIC-NOC taxonomy has been used. In addition, the NNNConsult website provided by the University of Zaragoza has been used to assess and choose the NANDA, NIC and NOC diagnoses.

Results: To achieve a reduction in the number of infections in the Intensive Care Unit related to hospitalized patients with central vascular catheters, activities must be carried out, in which all the professionals of said service must participate. The basic intervention to achieve the objective will be to carry out the appropriate care related to the management and insertion of central vascular catheters. This will improve the safety of ICU residents and reduce morbidity and mortality related to nosocomial diseases, specifically bacteraemia. Prior to the implementation of the improvement project, a responsible team will be appointed, which will be made up of a doctor and a nursing professional who will have the objective of promoting, facilitating and launching the project.

Conclusion: It will be necessary to perform adequate hand hygiene before and after performing any manipulation of the vascular catheter access point, such as collation, disinfection or removal. It should be noted that the use of gloves is not exempt from compliance with the activity. The use of chlorhexidine for disinfection, before the insertion of the catheter and each time the dressing is changed with its corresponding cure, are justified and should be carried out systematically. A reduction in the incidence of bacteremia will be achieved with the use of barrier measures during the manipulation of the catheter, performing the technique with asepsis with sterility barriers such as a cap, gloves, gowns, a mask and a sterile cloth. It will help us to achieve our goal, to reduce the number of manipulations of the catheter, making only the really necessary contacts. In addition, the removal of unnecessary central vascular catheters and reducing the number of days that our patients are carriers of said devices.

 

KEY WORDS

Bacteremia, nursing.

 

INTRODUCCIÓN

Se define infección nosocomial (IN) como aquella adquirida dentro del hospital transcurridas más de 48 horas del ingreso, o la que ocurre dentro de las primeras 48 horas, pero relacionada directamente con algún tipo de manipulación invasiva realizada al ingreso1. La bacteriemia se define como la presencia de bacterias en el torrente sanguíneo, demostrada mediante hemocultivo2.

El Estudio de Prevalencia de las Infecciones Nosocomiales en España (EPINE) de 2018, considera las bacteriemias relacionadas con catéter vascular como la cuarta causa (15,17%) de infección nosocomial (IN), por detrás de las infecciones quirúrgicas, respiratorias y del tracto urinario3. A pesar de ocupar el cuarto lugar, las IN relacionadas con catéter vascular pueden ser consideradas de las más graves, pues su mortalidad oscila entre el 25 – 60% de los casos.

 

El enfermo crítico tiene mayor riesgo de desarrollar un IN adquirida en UCI (aquella ocurrida transcurridas 48 horas desde su ingreso en la unidad), entre otros motivos por la necesidad de utilizar de forma continua dispositivos invasivos (catéteres intravasculares, sondaje vesical e intubación endotraquel) . Concretamente, el ingreso en UCI se relaciona con un riesgo 7,4 veces superior de presentar una bacteriemia nosocomial respecto a los pacientes ingresados en otra unidad5.

El catéter venoso central (CVC) es un dispositivo muy utilizado en las UCI. Se trata de un dispositivo que permite el acceso a los vasos sanguíneos a nivel central, es decir, su extremo distal se ubica próximo al corazón. Este catéter puede ser insertado en diferentes venas (subclavia, yugular o femoral) y su objetivo es proporcionar una monitorización hemodinámica del paciente y/o administrar diferentes sustancias (fluidos, hemoderivados, medicación o nutrición parenteral)2.

En Europa, alrededor del 60% de los pacientes ingresados en esta unidad tienen insertado uno, siendo aproximadamente el 50% en Estados Unidos6,7. En España, el Estudio Nacional de Vigilancia de Infección Nosocomial en Servicios de Medicina Intensiva (ENVIN – UCI) de 2018 sitúa las relacionadas con catéter vascular, como primera causa de las bacteriemias adquiridas en las UCI españolas (38,32%), por delante de las neumonías e infecciones urinarias8.

 

Entre los factores de riesgo para desarrollar una bacteriemia relacionada con catéter podemos encontrar:

  • Factores ligados al paciente: sexo, edad, enfermedad de base, inmunodepresión, alteración de la barrera cutánea, etc.5,9.
  • Factores relacionados con el catéter: número de luces, tiempo de permanencia, material de fabricación, soluciones administradas, etc.5,9.
  • Factores relacionados con el punto de inserción: vena de acceso, esterilidad, dificultad de inserción, etc (5, 9).

 

En cuanto a las soluciones administradas a través del catéter, destacar la importancia que tiene la nutrición parenteral total (NPT) en el desarrollo de una bacteriemia, ya que es un medio de cultivo potencialmente alto para el desarrollo de microorganismos. Los pacientes que reciben NPT presentan mayor riesgo de infección que los que no la reciben, aun teniendo insertado un CVC2. Además, el estudio de Marra et al. Se demostró que alrededor del 80% de los pacientes con NPT prolongada, desarrolló una bacteriemia6.

Entre los agentes etiológicos causantes de bacteriemias nosocomiales relacionadas con CVC encontramos, por orden de frecuencia: estafilococos coagulasa negativos, enterococos, bacilos aerobios Gram negativos, Staphylococcus aureus y Candida albicans6.

De entre factores etiológicos de riesgo se puede deducir que algunas bacteriemias relacionadas con catéter aparecen por una mala praxis del personal sanitario responsable de su inserción y mantenimiento.

No cabe duda que las bacteriemias nosocomiales relacionadas con el uso de catéter vascular central en UCI, constituye un gran problema, siendo responsables de un aumento del índice de morbimortalidad, prolongación de la estancia hospitalaria, de la multirresistencia a los antibióticos e incremento del coste económico para el sistema sanitario6.

De acuerdo a la OMS, la prevención y control es imprescindible para disminuir el desarrollo de infecciones nosocomiales evitables, así como la transmisión de bacterias multirresistentes7. La implantación de programas educativos y correcta actuación de todo el equipo que asiste a estos pacientes resulta fundamental para prevenir futuros episodios y salvar vidas.

 

OBJETIVO

Disminuir la incidencia de bacteriemias por catéter vascular central en el paciente crítico ingresado en UCI, identificando y actualizando los conocimientos de los profesionales sanitarios que desarrollan su actividad profesional en dicho servicio.

 

METODOLOGÍA

La información recogida para la realización del trabajo se ha obtenido de diferentes bases de datos, de libros de la biblioteca de la universidad de Zaragoza, así como de libros encontrados en línea y de páginas webs relacionadas con el mundo sanitario.

Se ha utilizado el lenguaje enfermero de la taxonomía NANDA-NIC-NOC. Además se ha utilizado la web de NNNConsult proporcionada por la Universidad de Zaragoza para valorar y elegir los diagnósticos NANDA, los NIC y los NOC.

 

RESULTADOS

Para conseguir la reducción del número de infecciones en la Unidad de Cuidados Intensivos relacionadas con los pacientes hospitalizados portadores de catéteres vasculares centrales, se deben realizar actividades, en las cuales deberán ser partícipes todos los profesionales de dicho servicio.

La intervención básica para conseguir llegar al objetivo será realizar los cuidados adecuados relacionados con el manejo e inserción de catéteres vasculares centrales.

Con esto se conseguirá mejorar la seguridad de los residentes de la UCI y reducir la morbimortalidad relacionada con las enfermedades nosocomiales, en concreto la bacteriemia.

Anterior a la instauración del proyecto de mejora se producirá la designación de un equipo responsable que estará compuesto de un médico y un profesional de enfermería que tendrán el objetivo de fomentar, facilitar y poner en marcha el proyecto.

 

Con el objetivo de frenar la bacteriemia con el adecuado manejo de catéteres vasculares centrales, se desarrollan las actividades pertinentes.

  1. Averiguar la cantidad de infecciones relacionadas con catéteres vasculares central en nuestro servicio.
  2. Designar y formar a los profesionales que se encargaran de impartir los talleres.
  3. Planificar los talleres educativos actualizados a partir de las medidas conocidas para prevenir la bacteriemia relacionada con el catéter vascular central.
  4. Imprimir y difundir folletos y guías informativas de los temas que se van a tratar en los talleres.
  5. Difundir la información acerca de la realización de los talleres entre el servicio de UCI.
  6. Llevar a cabo los talleres una hora y media en diferentes días en aula de docencia del servicio.
  7. Realizar una encuesta de satisfacción entre los asistentes a las sesiones.
  8. Implantar las medidas propuestas de mejora.
  9. Analizar los resultados obtenidos.

 

CONCLUSIÓN

Será necesario realizar una adecuada higiene de manos antes y después de realizar cualquier manipulación del punto de acceso del catéter vascular, tales como, la colación, la desinfección o la retirada del mismo. Cabe remarcar que el uso de guantes no exime del cumplimiento de la actividad.

El uso de clorhexidina para la desinfección, antes de la inserción del catéter y cada vez que se realiza el cambio de apósito con su correspondiente cura, están justificados y se deberán realizar de manera sistemática.

Se conseguirá una reducción de la incidencia de la bacteriemia, con la utilización de medidas barrera durante la manipulación del catéter, realizando la técnica con asepsia con barreras de esterilidad como gorro, guantes, batas, mascarilla y paño estéril.

Nos ayudará a conseguir nuestro objetivo, reducir el número de manipulaciones del catéter, realizando sólo los contactos realmente necesarios.

Además, la retirada de catéteres vasculares centrales innecesarios y reducir el número de días que nuestros pacientes son portadores de dichos dispositivos.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Sabatier C, Peredo R, Vallés J. Bacteriemia en el paciente crítico. Med Intensiva [Internet]. 2009 [Consultado 29 Dic 2019]; 33(7):336-345. Disponible en: http://scielo.isciii.es/pdf/medinte/v33n7/revision.pdf
  2. Vergara T, Véliz E, Fica A. Los días de exposición a nutrición parenteral aumentan el riesgo de bacteriemia asociada a catéter venoso central. Rev Chil Infectología [Internet]. 2017 [Consultado 28 Dic 2019]; 33(6):603-8. Disponible en: https://scielo.conicyt.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0716-10182016000600001
  3. Sociedad Española de Medicina Preventiva, Salud Pública e Higiene [Internet]. Estudio EPINEEPPS 2008 – 2018 [consultado 28 Dic 2019]. Disponible en: https://www.epine.es/#!/result_esp
  4. Osorio J, Álvarez D, Pacheco R, Gómez CA, Lozano A. Implementación de un manojo de medidas (bundle) de inserción para prevenir la infección del torrente sanguíneo asociada a dispositivo intravascular central en Cuidado Intensivo en Colombia. Rev Chil Infectología [Internet]. 2013 [consultado 29 Dic 2019]; 30(5):465-73. Disponible en: https://scielo.conicyt.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0716-10182013000500001
  5. Parra-Flores M, Souza-Gallardo LM, García-Correa GA, Centellas-Hinojosa S. Incidencia de infección asociada a catéter venoso central y factores de riesgo relacionados en pacientes con nutrición parenteral total en un hospital de tercer nivel. Cirugía y Cirujanos [Internet]. 2017 [consultado 29 Dic 2019]; 85(2):104-8. Disponible en: http://dx.doi.org/10.1016/j.circir.2016.05.013
  6. Gil Gallego C, Ruiz Gina L, Cardona Arango D. Factores demográficos, técnicos y características asociados a bacteriemia en pacientes con catéter venoso central en unidad de cuidado intensivos del Hospital Universitario San Vicente Fundación (HUSVF), 2009-2011. Salud Uninorte [Internet]. 2016 [consultado 29 Dic 2019]; 32(3): 483-99. Disponible en: http://rcientificas.uninorte.edu.co/index.php/salud/article/viewFile/9139/9756
  7. Sociedad Española de Medicina Intensiva, Crítica y Unidades Coronarias (SEMICYUC) [Internet]. Estudio nacional de vigilancia de infección nosocomial en servicios de medicina intensiva. ENVIN-HELICS 2008-2018 [consultado 28 Mar 2019]. Disponible en: http://www.semicyuc.org/temas/investigacion/registros/envin
  8. Lona-Reyes JC, López-Barragán B, de la Rosa AJ, Pérez-Molina JJ, Ascencio-Esparza EP. Bacteriemia relacionada con catéter venoso central: incidencia y factores de riesgo en un hospital del occidente de México. Bol Med Hosp Infant Mex [Internet]. 2016 [consultado 8 Mar 2019]; 73(2): 105-10. Disponible en: https://www.elsevier.es/es-revista-boletin-medico-del-hospital-infantil-401-articulobacteriemia-relacionada-con-cateter-venoso-S1665114615002373