Type to search

Análisis descriptivo de conocimientos sobre el método madre-canguro en profesionales de la salud

23 noviembre 2020

AUTORES

  1. Alba Domínguez Romero. Especialista en Enfermería Pediátrica, Graduada en Enfermería, Universidad de Zaragoza, Hospital Universitario Miguel Servet.
  2. Eva Ciprés Añaños. Graduada en Enfermería, Universidad de Zaragoza, CRP Santo Cristo de los Milagros.

 

RESUMEN

Introducción: El Método madre canguro (MMC) es una técnica de atención del neonato que se fundamenta en el contacto piel con piel entre la madre preferiblemente y el recién nacido prematuro y/o de bajo peso al nacer.

Objetivo: Conocer el procedimiento actual sobre la realización del Método Madre Canguro, y los beneficios que proporciona según la evidencia científica.

Metodología: Se ha llevado a cabo un estudio descriptivo observacional en el que se elaboró una encuesta basada en 13 preguntas, entregándose en el mes de marzo a 390 profesionales de enfermería de diferentes hospitales. El 29,49% de los encuestados respondió al cuestionario.

Resultados: El 75,7% afirma haber trabajado con niños alguna vez, siendo un 38,3% de los encuestados residentes o especialistas del ámbito pediátrico. El 64,9% conoce la postura adecuada, siendo un 96,5% los que consideran que la utilización de esta postura mejora la morbimortalidad neonatal.

Conclusiones: La aplicación del MMC en las unidades neonatales ha demostrado ser eficaz gracias a los numerosos beneficios relacionados con el adecuado desarrollo del crecimiento de los neonatos prematuros. Es fundamental contar con personal especializado y preparar al personal sanitario en formación acerca de los criterios para llevar a cabo el MMC, así como el desarrollo de protocolos.

 

PALABRAS CLAVE

Método Madre-Canguro, recién nacido, neonatología, enfermería, cuidados críticos.

 

INTRODUCCIÓN

El Método madre canguro (MMC) es una técnica de atención del neonato que se fundamenta en el contacto piel con piel entre la madre preferiblemente y el recién nacido prematuro y/o de bajo peso al nacer.1

Se ha puesto de manifiesto que el método canguro repercute eficazmente en el control de la temperatura, la lactancia materna y el desarrollo de vínculos afectivos referidos a todos los neonatos, al margen de su entorno, peso, edad gestacional y situación clínica.1,2

Este método implica la entrada de los padres a las unidades de cuidados especiales por lo que es necesario que el personal de estas unidades se sienta cómodo con ellos y sean conocedores de las características de este método: posición vertical entre los senos de la madre o el pecho de su padre (cualquier familiar puede cargar el bebé), con la cara de medio lado y los brazos y las piernas en posición de rana, 24 horas al día. 3

El contacto piel con piel debería comenzar de manera progresiva, evitando sesiones inferiores a 60 minutos, puesto que los cambios frecuentes pueden estresar a los neonatos. Esta duración es recomendable que vaya en aumento interrumpiendo solo para cambiarlo y mientras lo alimenta. Durante la noche el cuidador debe dormir en posición semi-sentado.3

En el momento de separación, el bebé deberá quedar arropado en una cuna previamente calentada, apartado de corrientes y abrigado con una manta. 3

El MMC puede durar hasta alcanzarse el plazo normal del parto a término (40 semanas de edad gestacional corregida) o los 2500 gramos, momento en el que el neonato ha crecido tanto que esta postura deja de ser necesaria.4

 

OBJETIVOS

  • Conocer el procedimiento actual sobre la realización del Método Madre Canguro, y los beneficios que proporciona según la evidencia científica.
  • Evaluar el conocimiento que los profesionales de enfermería tienen sobre el método madre canguro realizado en las unidades de neonatología.
  • Valorar la necesidad de la especialización de enfermería a la hora de trabajar con este tipo de pacientes.

 

METODOLOGÍA

Se ha llevado a cabo un estudio descriptivo observacional en el que se elaboró una encuesta basada en 13 preguntas, entregándose en el mes de marzo a 390 profesionales de enfermería de diferentes hospitales. El 29,49% de los encuestados respondió al cuestionario. A cada participante le fue asignado un código numérico. Las variables de estudio para el trabajo fueron codificadas y tabuladas en una hoja de cálculo por una única persona, sin incluir datos personales que pudieran permitir conocer con posterioridad la identificación de los participantes.

Se realizó una revisión bibliográfica en diferentes bases de datos (Pubmed, Cochrane, Web Of Science, GuíaSalud) con las palabras clave Kangaroo Mother Method, Newborn, Neonatology, Nursing, Intensive Care Unit y sus múltiples combinaciones con los operadores booleanos, tanto en inglés como en español. Como criterio de inclusión se aplicó la fecha de publicación, desde el 2014 hasta el 2017. Se encontraron 15 estudios, de los cuales 4 fueron utilizados por cumplir con los criterios de búsqueda.

 

RESULTADOS

De las 115 encuestas recogidas, el 75,7% afirma haber trabajado con niños alguna vez, siendo un 38,3% de los encuestados residentes o especialistas del ámbito pediátrico. Por otro lado, en cuanto a la posición correcta del MMC el 64,9% conoce la postura adecuada, siendo un 96,5% los que consideran que la utilización de esta postura mejora la morbimortalidad neonatal. En la pregunta de quién debe ejercer este método, el 95,5% asegura que tanto el padre como la madre frente a un 4,5% que ha contestado solo la madre. Además, el 38,9% considera que en alguna ocasión la estancia de los padres en las UCIS neonatales puede dificultar el trabajo de los profesionales, coincidiendo el mismo porcentaje el que afirma que no se sentiría seguro realizando las técnicas necesarias al neonato con los padres delante.

Como limitaciones de este estudio se ha encontrado la dificultad de no encontrar un instrumento estandarizado de evaluación de los conocimientos del personal sanitario en la aplicación del MMC. Por otra parte, el siguiente obstáculo está relacionado con la recolección de los datos pues no se consiguió recoger un mayor número de participantes de esta investigación, asociado a los horarios de trabajo de los profesionales para responder el cuestionario.

 

CONCLUSIONES

La aplicación del MMC en las unidades neonatales ha demostrado ser eficaz gracias a los numerosos beneficios relacionados con el adecuado desarrollo del crecimiento de los neonatos prematuros. No se han encontrado inconvenientes en su aplicación.

Es fundamental contar con personal especializado y preparar al personal sanitario de estas unidades en formación sobre los requerimientos y criterios para llevar a cabo el MMC y el desarrollo de protocolos.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Arivabene, J. C., & Tyrrell, M. A. R. (2010). Método madre canguro: vivencias maternas y contribuciones para la enfermería. Revista Latino-Americana de Enfermagem18(2), 262-268.
  2. Gutiérrez, L., Galleguillos, D., Lertora López, M., Mirone Muñoz, D., & Kamann, F. (2011). ¿Cómo se desarrolla el vínculo de apego en la díada madre-bebé prematuro, que practican el método madre canguro (MMC) en la unidad de neonatolofía del Hospital San José? (Doctoral dissertation, Universidad Academia de Humanismo Cristiano).
  3. Sánchez García, P. (2014). Posibles beneficios fisiológicos y psicológicos del método madre canguro (MMC) en bebés prematuros y sus madres.
  4. Torres, E., Giménez, M. I. A., & Isabel, M. (2012). Método canguro y lactancia materna en una UCI neonatal. Revista de l’Associació catalana d’atenció precoç33, 1-11.