Type to search

Análisis del rendimiento en el método de estudio académico.

Categoría: ,
8 marzo 2021

AUTORES

 

  1. Guillermo Sánchez Barrón. Grado Universitario en Enfermería. Servicio Aragonés de Salud. Hospital Universitario Miguel Servet. Zaragoza.
  2. Alba Berrocal Elu. Diplomado Universitario de Enfermería. Servicio Aragonés de Salud. Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa. Zaragoza.
  3. Violeta Pedragosa González. Grado Universitario en Enfermería. Servicio Aragonés de Salud. Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa. Zaragoza.
  4. Daniel Candala Ramírez. Grado Universitario en Enfermería. Servicio Aragonés de Salud. Hospital Universitario Miguel Servet. Zaragoza.
  5. Margarita Elu Escalante. Técnico Superior en Laboratorio de Diagnóstico Clínico. Servicio Aragonés de Salud. Hospital Universitario Miguel Servet. Zaragoza.
  6. Noemí Pérez Caamaño. Técnico Superior en Laboratorio de Diagnóstico Clínico. Servicio Aragonés de Salud. Hospital Universitario Miguel Servet. Zaragoza.

 

RESUMEN

 

Para los estudiantes de enfermería es importante que el tiempo que emplean estudiando sus materias sea lo más productivo posible para obtener así unos buenos resultados y adquirir una mayor cantidad de conocimientos para que su futura etapa profesional tengan más herramientas con las que realizar de manera más eficiente su trabajo. Entre las principales claves es necesario tener una actitud, un hábito de estudio, una buena planificación y sobretodo evitar cualquier tipo de distracciones si quieren que el rendimiento sea óptimo.

 

Para ello, en este artículo vamos a analizar la correlación entre actitud, hábitos de estudio, y planificación en estudiantes universitarios. Para ello, realizaremos una revisión bibliográfica sobre diferentes artículos referentes a este estudio, para intentar dar una mejor visión sobre cómo actuar ante la tarea de estudiar de una mejor forma, la carrera de enfermería y conseguir unos mejores resultados.

 

En el estudio, hemos usado bases de datos como Scielo, dando mayor importancia a los artículos en español y priorizando bibliografía reciente. La mayoría de estos artículos arrojan diferentes evidencias sobre los efectos de tener buenos hábitos de estudio, y una buena actitud ante ellos.

 

PALABRAS CLAVE

Universidad, rendimiento académico, estudiantes de enfermería, abordaje, hábitos de estudio.

 

ABSTRACT

For nursing students, it is important that the time they spend studying their subjects is as productive as possible in order to obtain good results and acquire a greater amount of knowledge so that their future professional stage will have more tools with which to perform more efficiently. his work. Among the main keys it is necessary to have an attitude, a study habit, good planning and above all avoid any type of distraction if you want the performance to be optimal. To do this, in this article we are going to analyze the correlation between attitude, study habits, and planning in university students. To do this, we will carry out a bibliographic review on different articles related to this study, to give a better vision on how to act before the task of studying in a better way, the nursing career and achieve better results. In the study, we have used databases such as Scielo, giving greater importance to those in Spanish and prioritizing bibliography of recent articles. Most of these articles provide different evidence on the effects of having good study habits, and a good attitude towards them.

 

KEY WORDS

University, academic performance, nursing students, approach, study habits.

 

INTRODUCCIÓN

 

Siempre existe una persistente preocupación por el rendimiento académico de los estudiantes por parte de las autoridades y de los investigadores educativos. Constantemente se mejoran las técnicas, hábitos y formas en las que se imparte las clases. Una de esas preocupaciones nos ha llevado a investigar la actitud de los estudiantes y sus hábitos de estudios para averiguar si lo están haciendo de forma óptima y cómo ayudarles a mejorar, para prevenir así que haya fracasos en el medio universitario y salgan con la mejor preparación posible.

 

Aunque la mayoría de las investigaciones, estudios y de las estrategias de intervención han sido dirigido hacia los hábitos de estudio1, encontramos evidencias que la actitud, una buena planificación de estudio y prevenir las distracciones, son factores de suma importancia para el rendimiento académico2,3.

 

Para adquirir un hábito de estudio el alumno debe realizar la misma acción todos los días aproximadamente a la misma hora generando así un mecanismo inconsciente haciendo la actividad más fácil y efectiva. Para ello el alumno debe de realizar una planificación organizando su tiempo y espacio para aplicar todas las técnicas y métodos del estudio. Por lo tanto, el éxito en el estudio no sólo depende de la inteligencia y del esfuerzo; sino también de la eficiencia de los hábitos de estudio4.

 

Sin embargo, un factor clave para el estudio ha de ser la actitud del alumno, ya que difícilmente va a poder tener éxito cualquier tipo de estudio si las ganas, la motivación y el interés del estudiante sobre esta materia no existe. Para ello el profesor ha de ser capaz de que el alumno alcance la atención adecuada y la actitud por la materia que imparte. Estas actitudes pueden ser aprendidas y relativamente estables y por lo tanto, ser más persistentes que los hábitos de estudio si se potenciarán desde las clases.

 

El tema de las actitudes y su influencia en el ámbito educativo han sido analizadas por autores como Fishbein y Ajzen5, quienes plantean la teoría de la acción razonada (TAR), con ella se busca medir factores determinantes de la conducta humana, por ejemplo las actitudes en los contextos donde se desarrollan, en este caso el ambiente educativo; la TAR, puede definirse como un predictor de la conducta del individuo hacia un objeto o situación específica, por lo cual, es útil para investigar el comportamiento humano en contextos institucionales, porque además de predecir y comprenderlo en personas o grupos, facilita la planeación de acciones estructuradas dirigidas al contexto educativo (los estudiantes hacia el estudio).

 

En ellos podemos distinguir dos componentes básicos la actitud, si es positiva o negativa ante la realizar una conducta determinada y también encontramos el factor social que es la que te llevan o no a realizar cierta conducta.

 

Para ello diversas universidades han estado realizando diferentes estudios sobre la relación entre las actitudes y el rendimiento académico de los estudiantes y han propuesto diferentes acciones preventivas, con aspectos tales como la motivación, estilos de aprendizaje, condiciones de estudio, factores sociales y personales, para así con estas nuevas acciones fortalecer y mejorar los hábitos de los estudiantes.

 

Para que todos estos factores se den, el aprendizaje los estudiantes han de tener un buen motivador para persistir en el estudio, que le genere nuevas estrategias de aprendizaje y hábitos de estudio que le sirvan para alcanzar sus metas. Pero un factor muy importante será el entorno familiar y social donde el alumno se desarrolle, ya que una combinación de ambos componentes hará que el estudiante pueda desarrollar todas sus capacidades en el estudio.

 

OBJETIVO

 

Analizar la correlación que existe entre la actitud y los hábitos de estudio con el rendimiento académico que tienen los estudiantes Universitarios. También comprobaremos diferentes factores que interfieren en el estudio como puede ser el factor social, planificación y diferentes factores que dificultan el aprendizaje académico.

 

METODOLOGÍA

 

El artículo ha sido realizado partiendo de la revisión bibliográfica de diferentes estudios, libros y artículos sobre hábitos de estudio, actitud, técnicas de estudio y rendimiento académico. Entre las fuentes de información hemos empleado bases de datos como PubMed, Scielo y artículos de la OMS, prensa y libros.

 

Una vez obtenida la información, ha sido seleccionada y reorganizada las distintas variables que hemos ido reuniendo para que queden unificados, para una fácil comprensión, dando prioridad a artículos en español buscando respuesta ante el impacto que tienen este tipo de técnicas para que haya un mejor rendimiento académico.

 

RESULTADOS

 

La denominada TAR6, que hemos definido como un predictor de la conducta del individuo hacia determinadas situaciones lo cual, ha sido útil para investigación del comportamiento humano a nivel académico hemos podido observar en diferentes estudios como esta aplicación subraya que es primordial que para una actitud se transforma en positiva en vez de una actitud negativa ha de haber una buena formación por parte del equipo docente.

 

La conducta es el resultado de la suma de las actitudes que posee el individuo, con ella se desarrolla un fuerte motivador intrínseco y extrínseco. Y las normas subjetivas que pueden ejercer presión para ejecutar o no una conducta, independientemente de la actitud de la persona hacia la conducta.

 

Una vez el estudiante se conciencie de realizar una conducta de estudio, los hábitos de estudio pueden llegar a ser una pieza fundamental para facilitar el progreso para que el conducto alcance el éxito. Pero hay que destacar que gracias a la Tar hemos podido comprobar que es más esencial tener una buena actitud frente al estudio que conseguir unos buenos hábitos de estudio, una buena planificación o llegar a mejorar en tus técnicas. Si no se crea esa actitud para fomentar las ganas ante el estudio, todo se hará más cuesta arriba.

 

Un estudiante con una actitud negativa hacia el estudio no generará buenos hábitos adecuados al estudio, no seguirá la planificación establecida y por mucho que haya aprendido nuevas y mejores técnicas si la motivación para estudio es negativa, todo será en vano. Muchos de estos ejemplos los encontramos en las Universidades a través de cursos extracurriculares o mediante las tutorías, ya que en ellas si de manera externa le transmiten nuevos hábitos adecuados de estudio a un estudiante con actitud negativa, estos pondrán en práctica las nuevas enseñanzas adquiridas con una frecuencia menor a los estudiantes que muestran una actitud más positiva.

 

Se coincide con Gargallo7, et al, en la consideración de que la actitud es una tendencia o predisposición aprendida y relativamente duradera a evaluar de una determinada forma a un objeto, persona, grupo, suceso o situación, a partir de las creencias disponibles en torno a los mismos, y que conduce a actuar de modo favorable o desfavorable hacia dicho objeto actitudinal, de manera consecuente con dicha evaluación. Por otro lado, existe también un componente afectivo (que algunos teóricos consideran el más esencial de la actitud), que permite con cierta certidumbre anticipar la conducta de alejamiento o acercamiento al objeto actitudinal. Lo anteriormente dicho se respalda con los resultados obtenidos en la presente investigación, ya que al realizar la correlación entre las variables el resultado mostró que las actitudes sólo explican el 12% del rendimiento académico.

 

La definición de hábito sería cualquier comportamiento aprendido mediante la repetición, que se realiza de forma habitual y automática sin apenas pensar en ello. Y es un elemento básico del ser humano. No obstante, las actitudes hacia el estudio han sido medidas con menos frecuencia y hay muchos menos estudios que se dirijan a estudiar esta parte fundamental de la enseñanza y por lo tanto, no se conoce bien el impacto en el rendimiento académico, por lo que se considera importante seguir investigando el efecto que produce tener buena predisposiciones ante el estudio y ver cómo repercute eso en el rendimiento académico de los estudiantes.

 

DISCUSIÓN-CONCLUSIONES

 

Para concluir con la revisión bibliográfica que hemos expuesto sobre el análisis del rendimiento en el método de estudio académico podemos señalar que hemos logrado esclarecer que uno de los parámetros más importantes y que menos ha sido estudiado, puede llegar ha ser fundamental a la hora de embarcarse en cualquier tipo de estudio ya sea en la carrera de enfermería o en cualquier tipo de estudio, y es ni más ni menos que adoptar una actitud positiva frente al aprendizaje. Se ha comprobado que este factor psicológico podría ser clave a la hora de estructurar la forma de estudiar, potenciando las técnicas para el estudio, hábitos, planificaciones, etc. También cabe destacar que los factores externos que perjudican nuestra atención ante el estudio, como pueden ser el ambiente social en el que nos desenvolvemos, la presión o las distracciones, podrían disminuir sensiblemente con una actitud positiva, debido a que el estudiante tiene interés constante por la mejora de sus aptitudes en la materia.

 

Los resultados develan que los estudiantes que presentan actitudes positivas hacia el estudio, suelen tener mejor rendimiento académico, ya que estas actitudes repercuten en los demás factores, puesto que si la actitud es positiva y tienen ganas por aprender, establecer hábitos de estudio adecuados, o técnicas va a ser mucho más sencillo, por lo que se concluye que las actitudes tienen una correlación positiva con los hábitos de estudio y esto los lleva a obtener un buen rendimiento académico, lo que apoya a lo expuesto en este artículo.

 

Hay que tener en cuenta que no sólo la actitud es la base para alcanzar un buen rendimiento académico, sino que existen además otras variables que lo determinan, pero sí que es uno de los factores a tener en cuenta a la hora de desarrollarse en el ámbito del estudio.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Kleijn WC, van der Ploeg HM, Topman RM. Cognition, study habits, test anxiety, and academic performance. Psychol rep. 1994; 75(3): 1219-26. https://doi.org/10.2466/pr0.1994.75.3.1219
  2. Dill AL, Justice CA, Minchew SS, et al. The Use of the LASSI (The Learning and Study Strategies Inventory) to Predict and Evaluate the Study Habits and Academic Performance of Students in a Learning Assistance Program. JCRL. 2014; 45(1): 20-34. https://doi.org/10.1080/10790195.2014.906263
  3. Slaughter KA, Bates SP, Galloway RK. The Changes in Attitudes and Beliefs of First Year Physics Undergraduates: A Study Using the CLASS Survey. IJISM. 2011; 19(1): 29-42.
  4. Cruz-Núñez F, Quiñones-Urquijo A. Hábitos de estudio y rendimiento académico en enfermería, Poza Rica, Veracruz, México. Rev. Actual. Investig. Educ. 2011; 11(3): 1-17.
  5. Fishbein M, Ajzen I. Belief, Attitude, Intention, and Behavior: An Introduction to Theory and Research. Massachusetts: Addison-Wesley; 1975.
  6. Ajzen I, Fishbein M. Attitude-behavior relations: A theoretical analysis and review of empirical research. Psychol Bull. 1977; 84(5): 888-918. http://dx.doi.org/10.1037/0033-2909.84.5.888
  7. Gargallo-López B, Pérez-Pérez C, Fernández-March A. et al. La evaluación de las actitudes ante el aprendizaje de los estudiantes universitarios. El cuestionario CEVAPU. Teor. Edu. Edu y cul sociedad inform. 2007; 8(2): 238-56.
  8. Andrade-Valles I, Facio-Arciniega S, Quiroz –Guerra A, Alemán-de la Torre L, Flores-Ramírez M, Rosales-González M. Atitude, hábitos de estudo e rendimento académico: Abordagem desde a teoria da ação racional. Enferm univ. 2018;15(4):342-51.