Type to search

Actualización de la enfermedad meningocócica y su vacunación.

12 diciembre 2021

AUTORES

  1. Esther Aladrén Hernando. Enfermera Especialista en Enfermería Pediátrica. Hospital Universitario Miguel Servet.
  2. Sandra Tundidor Sebastián. Residente de Enfermería Pediátrica. Hospital Universitario Miguel Servet.
  3. Paula Manero Montañés. Enfermera Especialista en Enfermería Pediátrica. Hospital Universitario Miguel Servet.
  4. Rosa Ángela Pazos Espínola. Enfermera Especialista en Enfermería Pediátrica. Hospital Universitario Miguel Servet.
  5. Jesica Calleja Bonet. Enfermera. Hospital Universitario Miguel Servet.
  6. Alicia Garzón Montero. Residente de Enfermería Pediátrica. Hospital Universitario Miguel Servet.

 

RESUMEN

La enfermedad meningocócica causada por la bacteria Neisseria meningitidis tiene una elevada mortalidad y morbilidad, produciendo secuelas muy graves, sobre todo en las poblaciones de riesgo como son los lactantes y los adolescentes. La distribución de los serogrupos que producen esta infección es diversa por diferentes regiones geográficas. Tras el estudio epidemiológico de los mismos, ha sido posible la creación de diferentes vacunas, cuya administración ha reducido la incidencia de esta enfermedad. En este artículo se revisan las últimas recomendaciones sobre la vacuna antimeningocócica tipo B y tetravalente tipo ACWY. Es necesario seguir realizando estudios epidemiológicos y proporcionar acceso a toda la población de la prevención primaria que incluye la vacunación.

 

PALABRAS CLAVE

Meningitis bacteriana, vacunas, pediatría.

 

ABSTRACT

Meningococcal disease caused by the bacterium Neisseria meningitidis has a high mortality and morbidity, producing very serious sequelae, especially in populations at risk such as infants and adolescents. The distribution of the serogroups that produce this infection is diverse across different geographic regions. After the epidemiological study of them, it has been possible to create different vaccines, whose administration has reduced the incidence of this disease. This article reviews the latest recommendations on the meningococcal type B and quadrivalent ACWY vaccine. It is necessary to continue conducting epidemiological studies and provide access to the entire population for primary prevention, including vaccination.

 

KEY WORDS

Bacterial meningitis, vaccines, pediatrics.

DESARROLLO DEL TEMA

ENFERMEDAD MENINGOCÓCICA BACTERIANA:

La meningitis producida por la bacteria Neisseria meningitidis es una enfermedad poco frecuente, aunque con una elevada mortalidad y morbilidad, a pesar de todos los avances realizados en el tratamiento y diagnóstico de esta enfermedad 1,2,3.

Las primeras manifestaciones de la enfermedad son inespecíficas, evolucionando a clínica de vómitos, cefalea, rigidez de nuca, alteración del nivel de consciencia, rechazo de las tomas, fontanela abombada, en caso de lactantes. La forma más grave de enfermedad meningocócica es la sepsis, en la cual encontramos fiebre, petequias y exantema. En cuanto al tratamiento, la administración precoz de antibioterapia influye en el pronóstico de la enfermedad 4.

Además de las manifestaciones neurológicas, en ocasiones la enfermedad afecta a otros órganos, gracias a la distribución hematógena, provocando complicaciones extracraneales como artritis séptica, neumonía, pericarditis. Entre las principales consecuencias se encuentran convulsiones, amputaciones de miembros o discapacidad auditiva 2,5.

La mayoría de las enfermedades meningocócicas invasivas (EMI) en los seres humanos son causadas por 6 serogrupos: A, B, C, W135, X, Y, disponiéndose prevención primaria contra 5 de los mismos mediante vacunas conjugadas. Más recientemente se han creado otras 2 vacunas, una vacuna contra los grupos A, C, W, Y, (MenACWY) y otra contra el grupo B (MenB) 1,6.

La enfermedad meningocócica causada por el subtipo B es poco frecuente, pero posee una alta tasa de mortalidad y produce secuelas muy graves. La epidemiología es incierta por la evolución de las cepas y los brotes que se producen1.

En cuanto a la epidemiología de esta enfermedad, se estima que hay más de 1,2 millones de casos anuales a nivel mundial, con un 10%-14% de mortalidad. Existen diferencias significativas en la distribución de los serogrupos de meningitis por las diferentes regiones geográficas, por causas desconocidas, aunque pueden influir la inmunidad y los factores ambientales de la zona1,2,7:

  • Serogrupo A: Predominante en África 7.
  • Serogrupo B: Principal causa de los brotes de meningitis y presente en los países industrializados7.
  • Serogrupo C: Predominante en Europa, América del Norte, Australia y Nueva Zelanda1,7.
  • Serogrupo W135: Epidemia en Arabia Saudí, algunos países africanos, Chile y Argentina7,4.
  • Serogrupo X: En aumento en África1,2.
  • Serogrupo Y: Aumenta su incidencia en el continente africano, Reino Unido y países del norte de Europa. Epidemias en Estados Unidos, Colombia, Canadá e Israel4,7.

El estudio epidemiológico ha permitido el desarrollo de las vacunas antimeningocócicas y la introducción de las mismas en estas regiones se ha traducido en una disminución de la incidencia de esta enfermedad7.

La mayor incidencia de meningitis se da en el grupo de edad de lactantes y niños de entre 1 a 4 años, seguidos de los adolescentes y jóvenes de 15 a 19 años, siendo más prevalente el subgrupo B, con un aumento del serogrupo W e Y. Mientras, en adultos el tipo de meningitis más frecuente es la C. Esta enfermedad tiene lugar más frecuentemente durante invierno y el inicio de la primavera1,3,4,6.

 

VACUNA ANTIMENINGOCÓCICA B:

La primera vacuna contra la meningitis tipo B multicomponente se autorizó en Europa en 2013 siguiendo una pauta 3+1 a partir de los 2 a 5 meses de edad, aunque en el 2020 esta pauta cambió a 2+1 a partir de los 2 meses de vida. En Estados Unidos esta vacuna se aprobó en 2015 para personas entre 10 y 25 años1.

En España existe disponibilidad para 2 tipos de vacunas MenB. Una multicomponente con 4 proteínas subcapsulares, incluida en los calendarios de vacunación de Reino Unido, Irlanda, Italia y Lituania. El segundo tipo se trata de una vacuna bivalente con las dos familias lipidadas de una de las proteínas subcapsulares del meningococo B2,8.

Al ser vacunas generadas con nuevas tecnologías, su efectividad, la capacidad de producir protección comunitaria y durabilidad de la protección que confieren sigue estando en duda. Además, tienen un precio elevado, todo lo cual hace que las autoridades sanitarias de España sean reticentes a financiarlas e introducirlas en los calendarios vacunales, ya que el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud no las contempla, aunque comunidades como Castilla y León y Canarias tienen la vacuna multicomponente incluida en sus calendarios2,6,9.

En España desde que está disponible la vacunación meningococo B se está observando una reducción en la incidencia de la enfermedad meningocócica causada por este tipo2,6.

Existen controversias en la administración de la vacuna multicomponente y la vacuna tetravalente MenACWY. Algunos estudios afirman que se observan niveles inferiores de respuesta inmunitaria con respecto a la administración separada, una interferencia inmunológica limitada, además de ser bien tolerado. Mientras, otros estudios, no pueden recomendarlo por falta de datos6,10,11.

Las últimas recomendaciones sobre la vacunación, publicadas en el mes de enero de 2021, confeccionadas por el Comité Asesor de Vacunas de la Asociación Española de Pediatría, insisten en la incorporación en el calendario de la vacuna MenB, en lactantes con una pauta 2+1. Para el resto de las edades pediátricas, se deben realizar recomendaciones individualizadas con cualquiera de las 2 vacunas disponibles, siempre que se cumpla la edad mínima de administración9.

En cuanto a sus efectos adversos, esta vacuna es la que produce más reacciones del calendario, siendo frecuente el dolor, eritema local y fiebre pudiendo llegar provocar convulsiones febriles. Cuando se administra junto a otras vacunas la fiebre y la irritabilidad son las reacciones más frecuentes. En Reino Unido, estudios han demostrado que tras 3 años de vacunación en lactantes con pauta 2+1 la vacuna es efectiva y segura, sin registrarse problemas de seguridad 1,6,10,12.

 

VACUNA ANTIMENINGOCÓCICA TETRAVALENTE ACWY:

Actualmente, existen comercializadas en España 2 tipos de vacunas tetravalentes MenACWY. Ambas son inactivadas y producen anticuerpos desde los primeros meses, protección colectiva y memoria inmunológica2,6.

El Comité Asesor de Vacunas de la Asociación Española de Pediatría insiste, en sus recomendaciones del 2021, la inclusión de la vacuna conjugada tetravalente MenACWY, además de a los 12 años de edad con rescate hasta los 18, a los 12 meses de vida, sustituyendo a la vacuna monovalente del tipo C. Así también, se recomienda su administración a los mayores de 6 semanas de edad con factores de riesgo o que vayan a viajar a países con alta incidencia en estos subgrupos9.

En el año 2019, el Consejo Interterritorial incorporó la vacunación tetravalente MenACWY en los niños de 12 años, con la recomendación del Comité Asesor de Vacunas de introducirla también a los 12 meses. Las vacunas tetravalentes generan inmunidad muy similar en el serogrupo C que las vacunas monovalentes, por lo que puede sustituir a las mismas en el calendario vacunal. Actualmente, solamente en dos comunidades autónomas como son Castilla y León y Andalucía tienen incorporada esta vacuna en su calendario de vacunación infantil también a los 12 meses de edad2,9.

Diversas asociaciones como la Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria y Atención Primaria recomiendan además protección en menores de 12 meses siguiendo una pauta de 3 dosis en lactantes de 2 meses (2-4-12 meses) o 2 dosis en lactantes de 6 meses (6-12 meses). En el caso de la población mayor de un año, recomiendan una dosis antes de los 10 años13.

Por su parte en Estados Unidos, en 2005 incluyó la vacuna MenACWY en el calendario de vacunación adolescente, con una dosis a entre los 11 y 12 años de edad y una segunda dosis a los 16, ampliando la estrategia a lactantes, niños y adultos con factores de riesgo10,14,15.

Los efectos adversos que se han observado en este tipo de vacunas son las reacciones locales como eritema e inflamación local en hasta la mitad de los vacunados6.

 

CONCLUSIONES

Es necesario que la vigilancia epidemiológica sobre las enfermedades meningocócicas y los subgrupos que la provocan continúe para ampliar el conocimiento en todas las regiones y poder crear medidas preventivas a todos los niveles.

Todos los años debería seguir estudiándose la necesidad de introducir la vacuna MenB en el calendario vacunal español, ya que diversos estudios realizados en países donde esta vacunación se realiza de manera sistemática, han demostrado la seguridad y eficacia de la vacuna. De la misma manera debería estandarizarse la vacunación MenACWY en todas las comunidades autónomas del país, siguiendo todas las recomendaciones de las asociaciones competentes.

Es importante que la prevención para una enfermedad con una alta morbi-mortalidad esté al alcance de toda la población en cualquier región geográfica.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Martinón Torres F, Banzhoff A, Azzari C, de Wals P, Marlow R, Marshall H et al. Avances recientes en la prevención de la enfermedad meningocócica B: evidencia real de la vacunación con 4CMenB. Vacunas [Internet]. 2021 [Consultado el 12 de septiembre de 2021]; 22 (3): 189-202. DOI: https://doi.org/10.1016/j.vacun.2021.07.002
  2. Ortigosa del Castillo L. Cerrando el círculo en torno a las meningitis meningocócicas: ¿lo conseguiremos? [Internet]. Evid. Pediatr. 2019 [Consultado en noviembre de 2019]; 15:43. Disponible en: https://evidenciasenpediatria.es/articulo/7470/cerrando-el-circulo-en-torno-a-las-meningitis-meningococicas-lo-conseguiremos-
  3. Maturana Martínez D, Aguilera Alonso D, García Mancebo J, Navarro ML, Hernández Sampelayo T, Rincón López EM. Enfermedad meningocócica invasiva en niños y adultos en un hospital terciario: epidemiología reciente y factores pronósticos. An Pediatr (Barc) [Internet]. 2019 [Consultado el 15 de septiembre de 2021]; 91 (5): 296-306. DOI: https://doi.org/10.1016/j.anpedi.2018.12.005
  4. Gil A, Barranco D, Batalla J, Bayas JM, Campins M, Gorrotxategi P el al. Prevención de la enfermedad meningocócica por el serogrupo B mediante una vacuna de cuatro componentes. Rev Pediatr Aten Primaria [Internet]. 2014 [Consultado el 15 de septiembre de 2021]; 16 (62): e55-e74. DOI: http://dx.doi.org/10.1016/j.anpedi.2013.04.013
  5. Rodríguez Martínez M, Roselló Guijarro M, López Medina E, Giner Almaraz S, Piqueras Arenas AI. Manifestaciones extracraneales asociadas a meningitis bacteriana en un hospital pediátrico terciario. Rev Enferm Infecc Pediatr [Internet]. 2020 [Consultado el 12 de septiembre de 2021]; 32 (131): 1631-1636. Disponible en: https://medes.com/publication/151577
  6. Schwarz Chavarri G, Sánchez Hernández C, Moreno Millán N, Morató Agustí ML, Martín Martín S, Javierre Miranda AP. Prevención de las enfermedades infecciosas. Actualización en vacunas, 2020. Atencion Primaria [Internet]. 2020 [Consultado el 16 de septiembre de 2021]; 52 (S2): 70-92. DOI: https://doi.org/10.1016/j.aprim.2020.08.001
  7. Pelton SI. The Global Evolution of Meningococcal Epidemiology Following the Introduction of Meningococcal Vaccines. Journal of Adolescent Health [Internet]. 2016 [Consultado el 16 de septiembre de 2021]; 59: S3-S11. DOI: http://dx.doi.org/10.1016/j.jadohealth.2016.04.012
  8. McAlpine A, Sadarangani M. Meningitis vaccines in children: what have we achieved and where next?. Curr Opin Infect Dis [Internet]. 2019 [Consultado el 10 de septiembre de 2021]; 32 (5): 510-516. DOI: 10.1097/QCO.0000000000000580
  9. CAV-AEP. Calendario de Vacunaciones de la Asociación Española de Pediatría. Razones y bases de las recomendaciones 2021. [Internet]. Madrid: AEP; 2021 [Consultado el 14 de septiembre de 2021]. Disponible en:https://vacunasaep.org/profesionales/calendario-de-vacunaciones-de-la-aep-2021
  10. Dretler AW, Rouphael NG, Stephens DS. Progress toward the global control of Neisseria meningitidis: 21st century vaccines, current guidelines, and challenges for future vaccine development. Human Vaccines & Immunotherapeutics [Internet]. 2018 [Consultado el 15 de septiembre de 2021]; 14 (5): 1146-1160. DOI: https://doi.org/10.1080/21645515.2018.1451810
  11. Macias Parra M, Gentile A, Vázquez Narvaez JA, Capdevila A, Minguez A, Carrascal M, Willemsen A, Bhusal C, Toneatto D. Immunogenicity and safety of the 4CMenB and MenACWY-CRM meningococcal vaccines administered concomitantly in infants: A phase 3b, randomized controlled trial [Internet]. Vaccine. 2018 [Consultado en noviembre de 2018]; 36: 7609-7617. DOI: https://doi.org/10.1016/j.vaccine.2018.10.096
  12. Comité Asesor de Vacunas. Posicionamiento de la AEP sobre la vacunación antimeningocócica. Madrid. Asociación Española de Pediatría. 2019. Disponible en: https://www.aeped.es/vacunas/noticias/posicionamiento-aep-sobre-vacunacion-antimeningococica
  13. Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria y Atención Primaria [Sede Web]. Madrid. Consultado el 14 de septiembre de 2021. Disponible en: https://sepeap.org/
  14. Ferlito C, Biselli R, Cattaruzza MS, Teloni R, Mariotti S, Tomao E. Immunogenicity of meningococcal polysaccharide ACWY vaccine in primary immunized or revaccinated adults. Clinical and Experimental Immunology [Internet]. 2018 [Consultado el 16 de septiembre de 2021]; 194: 361–370. DOI:10.1111/cei.13202.
  15. Niccolai LM, Hansen CE. Suboptimal uptake of meningococcal vaccines among older adolescents: Barriers, solutions, and future research directions. Human vaccines & immunotherapeutics. 2020; 16 (12): 3208-3212. DOI: https://doi.org/10.1080/21645515.2020.1754052